Llegando a la frontera

«Cuando creíamos que teníamos todas las respuestas, de pronto, cambiaron todas las preguntas”

-Mario Benedetti-

Palabras clave:​ Trastorno límite de la personalidad, TLP, inestabilidad emocional, impulsividad, emociones péndulo.

¿Cuántas veces nos hemos sentido en el límite de nuestro ser? En ese abismo, cuando la vida golpea y no se frena. Sentir que la piel quema; cuando un movimiento nos eriza cada cutícula. Un incendio en el alma. Es de esta manera que muchos pacientes borderline ven el mundo.

El 2% de la población mundial que vive con este trastorno que se caracteriza por esa tetra volátil (emociones péndulo, impulsividad y relaciones inestables),que salen fuera de órbita, y la gran mayoría de veces es casi imposible volver; ya que esta patología es poco entendida e innumerables veces se le aborda desde el estigma, sin entender el dolor que está inmerso.

Incomprensibles, radicales, los pacientes TLP son vistos de esta manera. Pero la génesis de este trastorno es mucho más de lo se puede especular.

El primer avance hacia el entendimiento y comprensión de este trastorno, de tal complejidad que hasta puede sorprendernos, se dio en los años 80. El Manual de Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales, Tercera edición (DSM III por sus siglas en inglés) enumeró por primera vez al trastorno límite de la personalidad como una enfermedad diagnosticable. Siendo denominado, el trastorno límite de la personalidad (TLP) una patología mental grave que se distingue por los estados de ánimo, comportamiento y relaciones inestables.

La condición borderline sigue en busca de una identidad, un rostro, ya que como los pacientes a los que acoge bajo su denominación: si estos manifiestan inestabilidad en sus áreas vitales y confusión en la identidad, el concepto límite sufre estas mismas características por ser inestable, confuso y con una identidad en entredichos.

Así es como, el TLP, se caracteriza por un patrón general de inestabilidad en las relaciones interpersonales, en su autoimagen y la afectividad con una notable impulsividad que comienzan al principio de la edad adulta. El pronóstico de los pacientes con TLP es impredecible además de ser frecuentemente inestable, con numerosas recaídas, que se corresponden con períodos de crisis por las que a menudo acuden al auxilio de los especialistas.

La presencia de múltiples comorbilidades, hace de este trastorno, una lucha diaria por vivir, en búsqueda de dignidad y plenitud en esta caótica contienda. Por mencionar solamente veremos que se ha descrito que los varones diagnosticados de TLP tienen tasas mayores de comorbilidad con trastornos por consumo de sustancias, en particular con el alcohol, sin embargo, en las mujeres con TLP con trastornos se muestra una latente respecto a conducta alimentaria, en especial con la bulimia. Así como, se han encontrado tasas de suicidio de hasta un 10%,mientras que los intentos de suicidio son aún más frecuentes y se consideran uno de los motivos de consulta más importantes de estos pacientes.

Sin embargo, la otra cara de la luna existe y es sorprendente, brillante, luminosa. Sí, aunque parezca ilógico, hay algo que rescatar o mucho por descubrir. Por las mismas características de esta patología, la segregación de neurotransmisores de forma ambivalente como la serotonina y dopamina (solo por mencionar algunas) hacen que estos pacientes se adapten de manera bastante inusual y desproporcionada en su entorno. De tal manera que, hace que puedan desarrollar habilidades de forma más exacerbada, en la empatía; solidaridad o meticulosidad por ejemplo. Si bien no están necesariamente presentes en todas las personas con TLP, tenemos casos fehacientes dignos de mencionar.

La creatividad característica de los pacientes TLP, su talento, su pasión, es visible y palpable, solo veamos a la escritora Susanna Kaysen relatando su lucha en Inocencia Interrumpida (Girl, Interrupted), basada esta película en hechos reales de la misma autora y Winona Ryder sumándose al encarnar la vida de una paciente borderline.

Un testimonio de vida y superación es también el caso de Marsha Linehan, PhD en psicología y creadora además de pionera en el desarrollo de la Terapia Dialéctica Conductual (DBT por sus siglas en inglés) quien, a raíz de su experiencia como paciente borderline, desarrolla este modelo teórico, basándose en los principios derivados del Zen y la filosofía dialéctica. Salvando de este modo hasta la actualidad, la vida de muchas personas. Así como ella, vemos muchas vidas con historia, que marcan el sendero hacia la aceptación de esta enfermedad.

Marsha Linehan. Doctora en psicología por la Universidad Loyola, Chicago.

Lo sabemos, aún seguirán existiendo múltiples conceptos relacionados, enigmas por resolver. La búsqueda insaciable de comprensión de esta enfermedad, será el primer eslabón de muchos que vienen, para poder así descifrar la verdad que encierran los complejos trastornos de personalidad, pero aún más, el trastorno límite de la personalidad. Entender la complejidad del TLP es ir hacia la frontera. Llegar, será la misión de todos aquellos que nos es menester ver al otro como otro ser humano, y no llamar a este otro yo, por el trastorno que padece, recordándole aquello que cree que estuvo siempre perdido en él y siempre le perteneció: su dignidad.

«Lo que niegas te somete, lo que aceptas te transforma» -Carl Jung-

Bibliografía

Carrasco, J. L. (10 de abril de 2019). La resiliencia y el TLP. Recuperado el 23 de octubre de 2020, de https://tlpmadrid.com/la-resiliencia-y-el-tlp/

Instituto Nacional de Salud Mental. (2018). Trastorno Límite de la Personalidad.

Jiménez Barbero, J. (OCTUBRE de 2010). El Trastorno Límite De Personalidad. Enfermeria Global.

Antonella Alexandra Beltrán Contto

Estudiante de psicología. Miembro del colectivo DEIS. Actriz en formación. Clown hospitalaria en área oncológica y pedíatra. Me especializo en abordaje DBT. Erradicar el estigma respecto a las enfermedades mentales es una meta a cumplir. La rama clínica y social son mi gran pasión. ¡Ah! Además del arte, ya que nos redime y trasforma. ¡Cuidado! ¡Tengo una pluma cargada y no dudaré en usarla!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *