También camino sobre el fuego y encanto serpientes

Después del accidente la vida no es la misma. Los tejidos se reestructuran. Donde hubo piel, a veces hay cicatrices. Algunos huesos quedan expuestos y no siempre se encuentra quien los reacomode. Quizás, luego, haya que operar. Es cierto que cuando le ocurre a un niño, él se cura mejor. Todo se regenera más rápido y se adapta a vivir con las secuelas que a veces recuerdan el pasado.

A veces, los accidentes no son físicos, (ninguno es sólo físico) sino, principalmente, internos. Y a veces no son accidentes, sino traumas («golpes») constantes. Contra la identidad, la seguridad, las creencias internas. A esto le llamamos trauma complejo. Cuando la cronicidad normaliza un estado de supervivencia en adultos o niños.

Into the Abyss, Achraf Baznani(2014)

Tal como ocurre en los accidentes físicos, la mente se adapta a las nuevas condiciones (más rápido en niños que en adultos) y construye mecanismos de defensa para evitar más sufrimiento. Por eso, tenemos distintas manifestaciones de «callosidades»: dependen de las características de la «piel» de cada paciente, las predisposiciones genéticas, el tipo de daño, etc. Así como se construye una costra que protege una herida de la contaminación y evita que se extienda mientras está fresca, el cerebro puede construir una costra para sus heridas internas, aislando eventos dolorosos hasta que pase el estado de alerta. Cuando el estado de alerta se prolonga, esta cicatriz se queda de forma permanente protegiéndose y protegiendo al resto de la mente de contagiarse de su dolor.

A este tipo de aislamiento le llamamos disociación. Los estados de disociación son temporales normalmente, y no surgen siempre en forma de «cura» para situaciones dolorosas. También pueden darse por agotamiento como una forma de reducir el gasto cognitivo o simplemente como una capacidad de concentración que aisla la experiencia para lograr más eficacia en alguna tarea. De aquí que el espectro de disociación oscile entre una discontinuidad ligera del proceso de integración perceptiva y la radical disociación en múltiples identidades (varias conciencias de «yo» con experiencias perceptivas, emocionales, sensoriales y de memoria propias).

My small world, Achraf Baznani(2014)

.

Espacio para profesionales:

Las recientes tendencias sobre rasgos transdiagnósticos que plantean un abordaje distinto sobre la clasificación de patologías respecto a la forma clásica de los manuales, postula la posibilidad de considerar la disociación como una clave que refiere también a la «evitación existencial» y que se encuentra presente en patologías muy diversas: trastornos de conducta alimentaria, trastorno obsesivo compulsivo, evitativo, ansioso, fóbico, de estrés postraumático, bipolar, límite, somatomorfo y alexitimia. Además de una buena cantidad de evidencia que estudia esta asociación, la experiencia clínica permitirá percibir un patrón cognitivo común de evitación en estas alteraciones que da origen a obsesiones, desórdenes emocionales, comportamientos compulsivos y descontrolados o aparentes afecciones somáticas.

De aquí también la importancia creciente, por ser eficaz, que toma en las terapias de tercera generación (EMDR, Aceptación y Compromiso, Dialéctico Conductual, Activación Conductual, etc.) la aceptación de las emociones desagradables y su tolerancia a lo largo del proceso terapéutico.

.

Paperman, Achraf Baznani(2014)

La disociación es una forma compleja y útil de respuesta a los eventos traumáticos que puede atravesar una persona. Se presenta con mayor radicalidad y complejidad cuando el trauma es continuo y ocurre en edades tempranas. Esto podría deberse a que los mecanismos de tolerancia al estrés no han sufrido un proceso de maduración gradual y porque la búsqueda de supervivencia se considera superior a la integración de la experiencia. Recordemos que en un niño, la percepción sensorial y su internalización a través de funciones ejecutivas es un proceso desgastante; un adulto posee, en comparación, muchísima más capacidad de inferencia acerca del mundo a partir de la experiencia.

Se trata precisamente de una forma extraordinaria de respuesta al miedo. Tal como encantar serpientes y caminar sobre el fuego. Tan maravillosa es nuestra mente que nos permite atravesar la guerra sin pensar en el dolor para sobrevivir. Los pacientes que han atravesado por trauma; independiente de su edad, condición y la gravedad del mismo; son también veteranos. Las consecuencias son difíciles, y el proceso terapéutico tiene la función de dar a estos superhéroes de su propia historia, la capacidad de controlar su superpoder.

Porque "un gran poder conlleva una gran responsabilidad"
El tío Ben

Referencias:

Peiró (01 de marzo, 2021). Terapias de tercera generación. Economipedia.com. https://economipedia.com/definiciones/terapias-de-tercera-generacion. economipedia.com/definiciones/terapias-de-tercer-generacion.html#:~:text=Las%20terapias%20de%20tercera%20generaci%C3%B3n,en%20sus%20conductas%20y%20sintomatolog%C3%ADa.

Vera (s.f.) ¿Qué son las terapias de tercera generación y cuales hay?. Grulla, psicología y nutrición. https://grullapsicologiaynutricion.com/blog/terapias-tercera-generacion

Mi querida amiga «Ansiedad»

Y todo comenzó así…

¡Hola! Sé que hubieras preferido que no escriba esta carta pero aquí estoy, he llegado con más fuerza, anteriormente te visitaba pero solías ignorarme, creo que aún no tienes idea de quién soy. Me presento, soy tu amiga Ansiedad, no te asustes hoy vengo en son de paz, por cierto ¿por qué no me aceptas?

Lo digo porque la última vez que me acerqué a ti me ignoraste por completo, tuve que manifestarme con un dolor de pecho o una migraña pero me pasaste por encima. Te di muchas señales para que pararas y no fuiste capaz ni querías, seguías atendiendo llamadas, diciendo sí a todo, tratando de demostrar a los demás quién eres, pensando en lo que no va a pasar…. Por eso hoy, aunque no me gusta actuar así, me he puesto firme y he cogido valor para presentarme. Sé que me odias y yo en cambio te quiero proteger. Sé que dices que ojalá no me hubieras conocido y yo sin embargo desespero cuando ni caso me haces. He venido para alertarte; a veces me paso, lo sé, pero si respiraras mejor, si hicieras lo que te apeteciera, si fueras menos exigente… nos lo harías más fácil a las dos y eso lo sabes.

¿Recuerdas esa vez que te dio un dolor de cabeza? ¿O cuando tuviste insomnio por más de dos horas? ¿O qué tal esa vez que, sin apetito te metiste un atracón de chocolates?, todas esas veces era yo tratando que me escucharas pero seguías con tu ritmo de vida, seguiste con tu misma manera de pensar… Entonces intenté algo más fuerte, hice que te temblara el ojo, que te diera gastritis  y que te sudaran las manos… pero tampoco lo percibiste. Bueno no te sientas recriminada , sólo quiero pedirte un favor…

¿Quieres hacer el favor de parar de trabajar cuando te envío señales?, ¿de actuar con asertividad y no decir «sí» a todo?, ¿de dejar de preocuparte por lo que aún no ha llegado y seguramente no pase? Cuídate, atiende a tu cuerpo, a tu emoción. Toma mis visitas como avisos de que es tiempo de conectar contigo misma. De que cuando ocultas tu rabia, tu ira, tu tristeza… favoreces a que yo aparezca, lo único que llevo tratándote de decir todo este tiempo, es que… ya es tiempo de evolucionar, necesitas hacerlo, no hay de otra. Necesitas crear cambios muy profundos dentro de ti, pues en realidad no estás disfrutando de tu vida y no te sientes plena.  Por eso pretendo ayudarte a recuperar tu esencia y para lograrlo, tendrás que deshacerte de lo que te impide contactarla.

Deseo ayudarte a ver precisamente qué te impide contactar con tu sentido de vida, con tu pasión por vivir, con tu alegría y con tu verdadero ser que es tu esencia.  Cada vez que yo aparezca en tu vida, será porque por ti misma no te has dado cuenta que no estás siendo plena y feliz, así es que si vuelvo a aparecer, no te asustes… mejor agradéceme que llegué y escúchame….

¿Te gustó la carta? Creo que si la ansiedad nos hablara nos podría decir eso y más. Todos alguna vez en nuestra vida hemos sufrido de intranquilidad, angustia; algunos en nivel más elevado que otros pero al fin y al cabo todos hemos experimentado ese vacío en la panza, la aceleración de nuestro ritmo cardiaco, las ideas rumiantes, el exceso de futuro, entre otras señales que nos manda nuestra querida amiga “ Ansiedad”

Ya sea por la pandemia o por una sobredosis de redes sociales los niveles de ésta se pasean por las nubes. Vamos a empezar por definirla. Es una emoción normal que se experimenta en situaciones en las que el sujeto se siente amenazado por un peligro externo o interno. Muy a menudo confundimos el síntoma (angustia, inquietud, insomnio, etc…) con el problema en sí , es una señal de alerta, una advertencia de que algo no anda bien. Por poner un ejemplo sencillo, sería como la fiebre que aparece como reacción y defensa ante una infección en nuestro organismo. Habría que diferenciar entre miedo (la persona conoce el objeto externo y delimitado que le amenaza y se prepara para responder) y ansiedad (el sujeto desconoce el objeto, siendo la amenaza interna y existiendo una dificultad en la elaboración de la respuesta).

Es normal sentir agobio por mudarse, empezar un empleo nuevo o hacer un examen. Este tipo de sensación es desagradable, pero puede empujar a la persona a trabajar mas duro. Por otra parte, cuando se habla de una ansiedad sana ésta viene y va, pero no interfiere con el día a día de la persona. Debemos, por lo tanto, ver qué problema está tratando de resolver (aunque de forma poco acertada), qué función está cumpliendo, preguntándonos de dónde viene, qué necesitamos revisar y sobre qué está tratando de llamar nuestra atención. Ella puede traernos mensajes distintos a cada uno de nosotros, la clave está en ver cuáles son para iniciar a tratar su origen y no solamente eliminar de forma superficial las molestias que nos ocasiona.

¿Cuáles son las causas de la llegada de nuestra amiga ansiedad?

Las causas de los trastornos de ansiedad son complicadas. Muchas podrían ocurrir en el acto, algunas pueden conducir a otras. Entre las más comunes está el estrés ambiental, dificultades en  el trabajo, problemas en las relaciones interpersonales, querer controlar la situación, genética, se dice que las personas que tienen familiares con un trastorno de ansiedad son más propensas a experimentar uno ellas mismos. Además, se cree que las áreas cerebrales responsables del manejo del miedo pueden estar interferidas.

Se presenta con síntomas físicos que pueden variar de una persona a otra. En su manifestación más intensa, se dan las llamadas crisis de ansiedad en las que los síntomas son más agudos y en ocasiones pueden acompañarse de sensación de muerte, de locura o de pérdida de control. Todo ello provoca un intenso malestar más o menos continuado que puede derivar en un «miedo al miedo», es decir: lo que inicialmente causaba incomodidad se acaba transformando en temor a percibir los síntomas y malestares que provoca ella. Muchas veces nace a partir de emociones reprimidas o mal gestionadas.

Hay muchas razones para rechazar lo que sentimos, puede ser que en nuestra familia de origen no nos enseñaron a manejar nuestros afectos, puede que creamos que nos van a llevar a extremos que no podremos controlar, a lo mejor hace que nos juzguemos… En cualquier caso, las emociones rechazadas o mal gestionadas degeneran frecuentemente en molestias y problemas mayores. Conocer cómo vivimos éstas y aprender a realizar una gestión más sana de ellas es esencial para evitar que aparezcan en otras formas más perjudiciales.

Los síntomas generales son: Respiración rápida y poco profunda, aceleración de las pulsaciones del corazón, inquietud constante, problemas de concentración, dificultad para dormir, entre otros; estos síntomas pueden variar en intensidad y frecuencia debido a que cada uno reacciona de acuerdo a lo aprendido. Por otra parte, con respecto al diagnóstico, en muchas ocasiones se recorre un largo trayecto de pruebas médicas, visitas a urgencias del hospital y que al final del proceso te dicen: “Usted no tiene nada, tiene ansiedad, lo que tiene que hacer es relajarse y tomarse la vida de otra forma”. Y te preguntas… “¿Y eso? ¿Y ahora cómo lo hago?”. Desde muchos ámbitos, incluido el médico y sanitario en general, existe mucho desconocimiento sobre cómo tratarla psicoterapéuticamente, y se apela en frecuentemente a la fuerza de voluntad sin dar herramientas o estrategias de manejo.

Cuando nuestra «amiga» aparece en nuestra vida, lo natural es que queramos solucionarla lo antes posible. Ante nuestra “prisa” por estar mejor o resolver lo que nos preocupa podemos no darnos cuenta que es necesario un proceso que puede durar más tiempo del que nos gustaría. Ante casos agudos de ansiedad o algunos trastornos asociados a ella puede ser oportuno una medicación que nos ayude a rebajar el malestar o los momentos más intensos, pero debemos tener en claro que son un recurso que actúa sobre los síntomas pero no soluciona el problema de base.

La ansiedad no se cura con pastillas sino a través de un proceso de terapia con el que atenderemos el mensaje que viene a traernos, conocer el origen y darle su tiempo para tratarla a profundidad. Ser conscientes de que necesitamos un tiempo para mejorar, trabajar en sus causas  y aprender recursos con los qué gestionarla, serán los pasos para vencer la ansiedad, recuperar el equilibrio y prevenir futuras apariciones; aquí te menciono algunas actividades que nos pueden ayudar:

-Organiza cualquier actividad que te cause presión o alguna fecha límite, elabora listas para hacer que las tareas abrumadoras sean más manejables y comprométete a tomarte un tiempo libre del estudio o del trabajo.

– Ejercicios de relajación: Esto incluye meditación, practicar una respiración diafragmática o profunda, baños con aceites corporales o esencias agradables, pueden realizarse en una tina, descansar en un lugar oscuro y practicar mindfulness.

-Ejercicios para reemplazar pensamientos negativos por positivos: haz una lista de los pensamientos negativos que podrías estar teniendo como resultado de la ansiedad, y escribe otra lista junto a ella que contenga pensamientos positivos y creíbles para reemplazarlos.

-Red de apoyo: habla con personas conocidas que te apoyen, como un familiar o un amigo.

-Ejercicio: el esfuerzo físico puede mejorar la autoestima y liberar sustancias químicas en el cerebro que desencadenan sentimientos positivos.

Consejería: Buscar apoyo psicológico es una buena opción, el psicólogo te brindará las herramientas necesarias para que la puedas aceptar y convivir  con ella, recuerda que desde que aceptas tenerla ya te estás haciendo cargo.

Anímate a correr el riesgo de conocer y aceptar a nuestra amiga «Ansiedad».

El cerebro emocional

Desde los inicios del desarrollo de la especie humana, las emociones se han hecho presentes en el día a día, generando diferentes tipos de reacciones en las personas, y sirviendo para poder responder ante situaciones nuevas, conflictos o ante la creación de una idea, ya que activan los procesos mentales de una persona. Según Reeve (2010), “Las emocionesson fenómenos subjetivos, fisiológicos, funcionales y expresivos de corta duración que nos preparan a reaccionar en forma adaptativa a los sucesos importantes en nuestras vidas” (s.p.). Es así que el estudio de las emociones nos dará una explicación de porque las personas actúan de determinada forma, ante determinados escenarios.

Las emociones se conforman por procesos afectivos, que suelen ser muy breves, muy intensos y temporales; y que están asociadas con un estímulo desencadenante; cumpliendo una serie de funciones que nos permiten adaptarnos a un determinado entorno o situación. Primeramente, la función adaptativa, permite generar una conducta apropiada ante una determinada situación. Luego la función social que permite introducirnos en las relaciones interpersonales, generando no solo un vínculo entre las personas, sino dinámicas de relaciones y la función motivacional, donde la emoción va dirigida hacia una determinada meta, por lo que moviliza a la persona para que realicé una determinada conducta.

¿Para qué sirven las emociones?

Las emociones deben su existencia a su gran influencia en los asuntos humanos, en especial a los cruciales, desde un punto de vista irracional. Goleman en su best seller mundial sobre inteligencia emocional. Según Goleman (1995), “Un matrimonio completamente entregado a su hija, hizo todo lo que estuvo en sus manos por salvarla cuando el tren en donde iban se precipitó al río, respondiendo a su amor de padres. Acto seguido, lograron sacarla por la ventana y lamentablemente ellos fallecieron”. (p. 8). Con este ejemplo se intenta explicar, como a través del tiempo la autoinmolación parental se debe al traspaso de genes y por consecuencia a persistir en la línea reproductiva. Es así que las emociones se visualizan como un sacrificio irracional, que priman en momentos decisivos.

Cuando la pasión desborda la razón

Goleman nos explica que, dentro de las emociones, encontramos reacciones rápidas en automático, que serían la respuesta a años de evolución en donde el sentido de supervivencia era fundamental para la preservación de la especie, por lo que se inscribieron en nuestros genes, específicamente en nuestro sistema nervioso. Asimismo, La sociedad, a través de las normas que establece para regular la conducta, también ha ayudado a regular las emociones. Según Ciompi (2007), “el pensamiento «puro» y exento de afecto no existe ni en la ciencia, ni en la lógica formal”. (s.p). Por lo que hablaríamos de un tipo de lógica afectiva, ya que nunca estamos libres de afecto, lo que tiene efectos significativos sobre todo tipo de pensamiento y comportamiento, estando así la emoción por encima de la lógica y no al contrario.

Impulsos para la acción

Goleman clasifica y explica la naturaleza de las emociones principales dentro de los parámetros biológicos y como estas confluyen en la vida cotidiana, Primero, en el enojo, se da un aumento del flujo sanguíneo de las manos, el ritmo cardiaco se acelera, y las hormonas se alteran; lo que ayuda a generar la cantidad de energía necesaria para acometer acciones vigorosas. Segundo, cuando sentimos miedo, la sangre se retira del rostro y fluye a la parte de las piernas, favoreciendo así la huida. Al mismo tiempo, el cuerpo parece paralizarse, aunque sólo sea un instante y el cuerpo se pone en estado de alerta predisponiéndolo para la acción, mientras la atención se fija en la amenaza inmediata con el fin de evaluar la respuesta más apropiada. En tercer lugar, está el amor donde los sentimientos de ternura y la satisfacción sexual activan el sistema nervioso parasimpático, también engloba un amplio conjunto de reacciones que implican a todo el cuerpo y que dan lugar a un estado de calma y satisfacción que favorece la convivencia. En cuarto lugar, la tristeza nos ayuda a asimilar una pérdida irreparable y provoca la disminución de la energía y el entusiasmo especialmente en las diversiones y los placeres y cuanto más se profundiza y se acerca a la depresión, más lento se vuelve el metabolismo corporal. Este encierro introspectivo nos brinda el hecho de llorar y sopesar sus consecuencias, para luego planificar y cuando la energía retorna se da un nuevo comienzo. Por último, está la felicidad que se encarga de inhibir los sentimientos negativos y de obstaculizar los estados que generan preocupación, al mismo tiempo aumenta el caudal de energía disponible. En este caso no hay un cambio fisiológico especial salvo una sensación de tranquilidad que hace que el cuerpo se recupere más rápido de la excitación biológica provocada por las emociones perturbadoras. Esta condición proporciona al cuerpo un reposo, un entusiasmo y una disponibilidad para afrontar cualquier tarea que se esté llevando a cabo y fomentar también, de este modo, la consecución de una amplia variedad de objetivos.

Nuestras dos mentes

Según Daniel Goleman, en un sentido muy real, tenemos dos mentes, una que piensa y otra que siente. Los sentimientos son esenciales para el pensamiento y viceversa. Pero cuando aparecen las pasiones, la balanza se inclina: es la mente emocional la que domina y aplasta la mente racional. Entonces si hablamos de una mente racional, nos referimos a aquel aspecto lógico de la persona. No importa a qué conjetura o preguntas diarias arribemos, no importa si la lógica usada nos lleva a tomar elecciones elementales o incorrectas. Sin embargo, una vez que hablamos de nuestra mente emocional, hacemos alusión al aspecto del cerebro vinculado al sentir. No es viable tener una emoción sin que esta nos haga cualquier tipo de pensamiento, ni se puede pensar en cosa alguna sin que esto nos depare cualquier tipo de sensación. Además, las personas que solo razonan, sin tener cuenta sus sentimientos, pueden llegar a tomar elecciones que, al final, lo llevarán a un desenlace emocional de frustración o abandono. Tanto uno como el otro, el excesivamente racional (rígido) y el excesivamente emocional (flexible), concluirán siendo presas del malestar.

El cerebro, el lugar donde se producen las emociones

Durante millones de años el cerebro ha evolucionado hasta que los centros superiores llegaron a ser derivaciones de los centros inferiores. La región del cerebro más primitiva es el tallo encefálico y se encarga de la supervivencia regulando las funciones básicas, como la respiración y movimientos automáticos, entre otros. A partir del tallo encefálico surgió el neocórtex, lo que se traduce en que el cerebro racional es derivado del cerebro emocional. Por otro lado, el sistema límbico forma la región donde se generan las respuestas a los estímulos emocionales, que permiten al individuo fijar el resultado de las acciones y aprender si son deseables o no, pues en el se encuentran centros de recompensa y castigo.

El secuestro emocional

El secuestro emocional para Goleman (1995) es:

Aquella reacción de la persona que se da] en un instante y desencadena una reacción decisiva antes incluso de que el neo córtex —el cerebro pensante— tenga siquiera la posibilidad de darse cuenta plenamente de lo que está ocurriendo, y mucho menos todavía de decidir si se trata de una respuesta adecuada. El rasgo distintivo de este tipo de secuestros es que, pasado el momento crítico, el sujeto no sabe bien lo que acaba de ocurrir. (p.14).

Estas respuestas emocionales inmediatas son muy comunes en nosotros. Estas reacciones es posible que las hayamos experimentado en situaciones desesperantes, de estrés, miedo o de mucho entusiasmo. Cabe resaltar que no solo desencadenan comportamientos negativos, sino también positivos. Todo este proceso toma lugar en nuestro sistema límbico, específicamente en nuestra amígdala, al ser esta parte del cuerpo uno de nuestros centros emocionales. Este proceso se daba antiguamente en las personas cuando se encontraban en situaciones de peligro. En la actualidad, esta amígdala sigue activándose de vez en cuando llevándonos así a comportarnos impulsivamente en ocasiones.

La amígdala, la sede de las pasiones

La amígdala cumple una importante función en el ser humano, pues nos permite poder relacionarnos con las personas de nuestro entorno. Esta viene a ser como un depósito de memoria emocional que nos permite reconocer a nuestra familia, amigos y pareja. Además, esta no solo se encarga del procesamiento emocional, sino que además de ello tiene relación con el aprendizaje y la memoria, dado que permite pasar información hacia la corteza prefrontal y ayuda a que parte de ella se deposite en nuestra memoria de largo plazo. Una de sus funciones más importantes es poder identificar alguna clase de amenaza, siendo una especie de centinela psicológico que afronta todo tipo de situación; siendo la primera en tomar respuesta en esto, con sus recursos neuronales más intensos y primitivos, que tienen un gran poder que desborda a la misma razón, y transmitiendo un mensaje al cerebro de manera inmediata. Por otro lado, la amígdala funciona como un sistema rudimentario de alarma, que, con más frecuencia de lo deseable, manda un mensaje de urgencia que relaciona la experiencia presente y la compara con lo que sucedió en el pasado, utilizando un método asociativo, equilibrando las situaciones, por el simple hecho de compartir algunos rasgos similares, desarrollando respuestas que fueron captadas en el pasado y que ya son obsoletas; y que reacciona antes de que la información termine de procesarse en el neocórtex. La amígdala puede precipitarse en rabia o miedo antes de que el córtex sepa de manera concreta lo que está ocurriendo, ya que la emoción se pone en marcha antes que el pensamiento. Dicha reacción resulta eficaz en el caso de los animales, ya que les permite huir a la menor sospecha de peligro, mientras que en los humanos resultaría en situaciones vergonzosas y poco decorosas, como el percatarte de tu ex pareja mientras vas en el metro, la reacción de huir o saltar de dicho trasporte para alejarse de esa situación que podría representar un peligro para el individuo resultaría en la muerte.

Para finalizar, las emociones responden a momentos cruciales en la vida del ser humano, esto debido a que forman parte de nuestra historia genética, ya que responden a la supervivencia de nuestra especie. Por otro lado, la sociedad y las normas han tenido un papel importante en su regulación y gestión en las personas. Así también, cumplen una función esencial en nuestra vida diaria, debido a que son impulsos que nos permiten orientar nuestras acciones de manera eficaz. Además, nos ayudan a conocer nuestro entorno y a nosotros mismos, facilitando así la toma de decisiones ante diferentes situaciones. Cabe mencionar que se pueden manifestar distintas emociones a la vez.

Respecto a su explicación biológica, a partir del tallo encefálico surge el neocórtex, lo que se traduce en que el cerebro racional surgió del cerebro emocional. Es así que el sistema límbico influye en las respuestas fisiológicas ante ciertos estímulos que provocan emociones. En consecuencia, se puede decir que el ser humano tiene dos mentes, una racional y otra emocional; las personas deben de aprender a expresarse de manera adecuada implicando estos dos aspectos, así los resultados serán más satisfactorios. Asimismo, la amígdala nos permite relacionarnos de manera adecuada con nuestro entorno y cumple una función importante de aprendizaje y memoria, ya que es el principal núcleo de control de las emociones y sentimientos, controlando las respuestas de satisfacción o miedo; y también es la responsable del llamado, “secuestro emocional”, ya que puede originar que la persona actué sin control racional guiado solo por lo que siente, ante un escenario que la empuje a ser más emocional que racional. Es así que, sólo cuando existe armonía entre la mente racional y emocional, podemos hablar de inteligencia emocional.

Bibliografía

 Goleman, D. (1995). Inteligencia Emocional. https://ciec.edu.co/wp-content/uploads/2017/08/La-Inteligencia-Emocional-Daniel-Goleman-1.pdf

Ciompi, L. (2007). Sentimientos, afectos y lógica afectiva. Su lugar en nuestra comprensión del otro y del mundo. Rev. Asoc. Esp. Neuropsiq, 27(2), 153-171. https://scielo.isciii.es/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S0211-57352007000200013

Reeve, J. (2010). Motivación y emoción (5° Ed). México. McGRAW-HILL.

El fenómeno de las emociones

Hasta el trabajo de Wukmir (1967), nadie ha sabido dar una explicación definitiva acerca del fenómeno de la emoción. Todo lo que se ha dicho de ella y se sigue diciendo, son descripciones de sus efectos muy generales. En este artículo, queremos resumir la aportación de Wukmir al esclarecimiento definitivo del fenómeno emocional. Esperamos que la lectura detenida y reflexiva de este artículo pueda ayudar al lector la cuestión aludida.

Aproximación a la emoción

En cada instante experimentamos algún tipo de emoción o sentimiento. Nuestro estado emocional varía durante el día en función de lo que nos ocurre y de los estímulos que percibimos. Otra cosa es que tengamos siempre conciencia de ello, es decir, que sepamos y podamos expresar con claridad lo que sentimos en un momento dado.

Estas tienen una naturaleza muy compleja y para expresarlas utilizamos una gran variedad de términos, además de gestos y actitudes. De hecho, podemos utilizar muchísimas de las palabras del diccionario para expresarlas y, por lo tanto, es complicado hacer una descripción y clasificación total de lo que podemos experimentar. Sin embargo, el vocabulario usual para describirlas es mucho más reducido y ello permite que las personas de un mismo entorno cultural puedan compartirlas. En la siguiente tabla se muestran algunas tanto en sus vertientes positivas como negativas.

Emociones positivasEmociones negativas
Me siento …Siento …Me siento …Siento …
BienBienestarMalMalestar
FelizFelicidadDesgraciadoDesgracia
SanoSaludEnfermoEnfermedad
AlegreAlegríaTristeTristeza
FuerteFortalezaDébilDebilidad
AcompañadoCompañíaSoloSoledad
etc.etc.etc.etc.

Las emociones están acompañadas de un proceso multifactorial o multidimensional. Uno siempre tiene la impresión de que le faltan palabras para describirlas con precisión.

Pero debajo de esta complejidad subyace un factor común: cada una expresa una cantidad o magnitud en una escala positivo/negativo. Así, experimentamos emociones positivas y negativas en grados variables y de intensidad diversa. Podemos tener cambios de intensidad, bruscos o graduales, bien hacia lo positivo o bien hacia lo negativo.

En el lenguaje cotidiano, las expresamos dentro de una escala positivo-negativo y en magnitudes variables, como «me siento bien», «me siento muy bien», «me siento extraordinariamente bien» (intensidades o grados del polo positivo) o «me siento mal», «me siento muy mal», «me siento extraordinariamente mal» (intensidades o grados del polo negativo).

Según sea la situación que provoca la emoción, escogemos unas palabras u otras como ‘amor’, ‘amistad’, ‘temor’, ‘incertidumbre’, ‘respeto’, etc., que, además, señala su signo (positivo o negativo). Y según sea la intensidad, escogemos palabras como ‘nada’, ‘poco’, ‘ bastante’, ‘muy’, etc. y así, componemos la descripción de la misma. Decimos, por ejemplo, «me siento muy comprendido» (positiva) o «me siento un poco defraudado» (negativa).

En consecuencia, podemos reconocer en toda emoción dos componentes bien diferenciados. Por un lado, el cuadro siguiente trata de reflejar estos a ambos.


Emoción como valoración o medida de la probabilidad de supervivencia:

Ahora nos falta determinar a qué se refiere este componente cuantitativo (magnitud positiva o negativa) que contiene toda emoción. ¿Qué es lo que miden? ¿Qué significa ‘positivo’ y ‘negativo’ en ellas?

Los organismos vivos disponen de mecanismos perceptivos que les permiten reconocer aquellos estímulos que son significativos para su supervivencia: para obtener comida, para protegerse de un ataque, etc. Pero la percepción cubre sólo una parte del problema; tiene como objeto reconocer los estímulos y saber que son.

Esto no es suficiente para un ser vivo. Además, necesita saber si esto que ha asimilado (que ya ha reconocido) le es útil y favorable para su supervivencia o no. ¿Qué mecanismos tienen los seres vivos para determinar si lo que han percibido es favorable para su supervivencia o no?

Wukmir (1967) planteó que tales mecanismos son las emociones, que son una respuesta inmediata del organismo que le informa del grado de favorabilidad de un estímulo o situación. Si la situación le parece favorecer su supervivencia, experimenta una emoción positiva (alegría, satisfacción, deseo, paz, etc.) y sino, experimenta una emoción negativa (tristeza, desilusión, pena, angustia, etc.). De esta forma, los organismos vivos disponen de este mecanismo para orientarse, a modo de brújula, en cada situación, buscando aquellas situaciones que son favorables a su supervivencia y alejándose de las negativas para esta.

Por ejemplo, cuando entramos en una reunión, lo primero que hacemos es reconocer (percibir) a las personas que están en la sala y casi simultáneamente, empezamos a experimentar nuevas emociones relacionadas con la nueva situación. Si lo que sentimos es positivo y agradable significa que nuestro mecanismo emocional valora que la situación, lo que allí ocurre, es favorable para nuestra supervivencia (negocios, afecto, conocimientos, etc.). Por el contrario, si nos sentimos mal, inquietos, forzados, etc., cree que la situación puede perjudicarnos.

Esta valoración se realiza mediante mecanismos físico-químicos muy diversos dependiendo de la complejidad del organismo. Los de un organismo unicelular son simples para evaluar si una situación o estímulo le es favorable o desfavorable, mientras que los de un mamífero, son mucho más intrincados, en los que su sistema nervioso juega el papel fundamental.

Con la aparición y desarrollo del córtex, los procesos cognitivos participan de forma fundamental en la elaboración de las emociones. En particular, la importancia del neocórtex en la especie humana es tal que, los procesos cognitivos las determinan en gran medida. Pero el hecho de que el córtex y neocórtex participen en la creación, no significa que sea de forma consciente. Esta elaboración es un proceso no voluntario, del que se puede ser sólo parcialmente consciente.

A menudo se habla de controlar las emociones como una habilidad necesaria para el buen desarrollo de nuestras relaciones sociales. En este caso, controlarlas significa que uno sea capaz de no mostrar las emociones que está experimentando. Es decir, no tenemos control sobre las mismas sino sobre su manifestación externa.

En definitiva, queremos decir que, por medio de la emoción, un organismo sabe, consciente o inconscientemente, si una situación es más o menos favorable para su supervivencia.

Ahora bien, cualquier organismo puede equivocarse en su valoración emocional. Todo proceso de medida puede ser erróneo en grados variables. Los mecanismos emocionales, al igual que los perceptivos, son limitados y están sometidos a múltiples incidencias, tanto internas como externas, que disminuyen su eficacia. En consecuencia, lo que sentimos puede no corresponder a la realidad de la situación y producir graves perjuicios al organismo. Es decir, una situación puede ser valorada positivamente, aunque en realidad, sea muy perjudicial para el organismo.

Un ejemplo típico es el efecto droga. La droga es un estímulo capaz de engañar al sistema emocional, es decir, hacer que el organismo valore dicho estímulo como positivo para su supervivencia, cuando, en realidad es todo lo contrario. De hecho, en la vida de los seres vivos, estos errores son frecuentes. Nuestra subjetividad nos enseña que muchas emociones experimentadas son incorrectas y que sólo mediante un gran esfuerzo de introspección podemos conocer cuáles son las que corresponden con nuestra realidad. Saber lo que sentimos verdaderamente es algo difícil de lograr. Esto no tendría mayores consecuencias si no fuese porque participan directamente nuestro comportamiento y el error nos sitúa en una posición de riesgo.

En resumen, Wukmir planteó que siendo la vida y la supervivencia lo positivo para un ser vivo, las emociones son el resultado de una medida (o valoración) subjetiva de la posibilidad o probabilidad de supervivencia del organismo en una situación dada o frente a unos estímulos determinados. Estas informan al organismo acerca de la favorabilidad de cada situación. Diríamos, pues, que se comportan como una variable de estado intensiva (el valor total es igual al promedio de las partes). A cada estado de nuestro organismo le corresponde una emoción, que es más positiva cuando se trata de un estado más saludable, más orientado hacia la vida (orexis) y es más negativa cuando nuestro estado se acerca más a la enfermedad y la muerte (anorexis). Pero, como todo proceso de medida, está sujeta a errores que acaban perjudicando al organismo.

Referencias:

Alonso-Recio, A., Serrano-Rodríguez, J., Carvajal-Molina, F. Calder, A.J., Young, A.W., Perrett, D.I., & Etcoff, N.L. (1996). Categorial perception of Morphed Facial Expressions, Cognition. 3(2), 81-117.

M.P. González, E. Barrull, C. Pons y P. Marteles (1998). Loeches-Alonso,A. (2012). Reconocimiento de expresiones faciales de emociones en la enfermedad de Parkinson: una revisión teórica. Revista de Neurología, 54(8), 479-489.

Wukmir, V. J., (1967): Emoción y Sufrimiento. Barcelona: Labor.

¿Por qué el “sentimiento” es más fuerte que yo?

Exactamente… ¿Qué es ese sentimiento? ¿lo has pensado? ¿Qué es lo que realmente hace que quieras actuar de la misma forma una y otra vez? Aunque sepas que no es la mejor decisión porque termina haciéndote daño o porque terminas complaciendo a los demás y satisfaciendo nuestro sistema de recompensas, responsable también, de mantener muchas de nuestras conductas dañinas, ya que nos provee gratificación instantánea; sin embargo, no necesariamente nos convienen a largo plazo. (Chiaraviglio, 2020).

¿Te ha pasado?

Tal vez es porque automatizas un pensamiento o creencia, es decir, es tan automático que ya no lo puedes ni percibir. A veces la emoción es tan fuerte y repentina que solo te concentras en lo que sientes, (aún no has hecho consciente el pensamiento que refuerza que la creencia exista y se quede en tu cabeza) y de forma reactiva, provoca una emoción.

Las creencias se forman basadas en las emociones, si hago un juicio es porque existe una emoción.

“Hace frío afuera, en el frío debo abrigarme”.

Esta es una afirmación y una declaración porque viene de una experiencia, algo que has comprobado por repetición. Por lo general, puedes confiar en que es cierta.


“Si los demás se dan cuenta que fallé, me van a juzgar, van a creer que soy tonto o poco inteligente”.


Esta es una afirmación o declaración basada en una creencia que se puedo, o no comprobar, pero tanto como la primera, se toman como ciertas sin haberlas cuestionado, como el cerebro es especialista en simplificar procesos, te ahorrará el análisis de cada pensamiento. Es por eso que muchas veces nos cuesta ser conscientes de las cosas que pensamos y más bien creemos que solo las sentimos, que aparecen sin saber por qué, casi como con una necesidad compulsiva de responder a ese estímulo sin detenernos a analizar si es real o no.

Muchas de estas creencias las adquirimos de niños y las asimilamos así, como ciertas.                        

«No puedo dejar de sentirme así»

La forma en la que te sientes en relación a todo lo que te pasa, es igual a las imágenes que te haces en la cabeza y las palabras que te dices a ti mismo.
La crítica, el autosabotaje, la procrastinación, la desmotivación, etc. son algunas de las tendencias que adoptamos al actuar.

¿Por qué las repetimos?

No solo por costumbre, también lo hacemos porque no hemos encontrado otra forma de resolver nuestros conflictos, volviéndose familiar, por lo que desarrollamos tolerancia al dolor normalizando el sufrimiento y cayendo en un bucle, en donde creemos que no podemos hacer algo para sentirnos mejor, ya que no hemos descubierto el origen. Y es probable que no podamos hacerlo porque no hemos entendido la importancia y trascendencia que le daría a nuestras vidas hacernos cargo y decidir hacer algo al respecto. En vez de hacer eso analizamos tortuosamente nuestra vida cayendo en la victimización.
Por eso cuando de pronto descubrimos que nos estamos sintiendo mal, debemos hacer el ejercicio de mirar hacia atrás hasta llegar a los posibles pensamientos que sustentan estas creencias, que están controlando nuestras decisiones. Tú tienes el poder para decidir reestructurar tu pensamiento, tienes la capacidad de tomar decisiones que te ayuden a motivarte, a ir por lo que realmente quieres, por la vida que mereces.

Si aplicamos esto a las relaciones amorosas, podríamos empezar con las siguientes preguntas: ¿Cómo aprendimos a querer? ¿Cómo aprendí a relacionarme en pareja? ¿Es mía la creencia sobre el amor?

Si estas creencias me fueron heredadas de mis padres, por ejemplo, el tipo de relación que ellos formaron, creó una emoción que dio paso a mi creencia sobre cómo debe ser el amor. Explicándolo así, muchas veces podemos observar con reflexión que lo que aprendemos desde pequeños, dentro de nuestras primeras interacciones, son el inicio de lo que después serán nuestras creencias, nuestros principios, sistemas de valores, etc. pues son estas las que regirán nuestras vidas ¿cierto?

Pero… ¿me siento realmente cómodo con eso? ¿puedo crear mis propios juicios?

¡Claro que sí!

(sin dañar a nadie en el proceso, por supuesto.)

Desde luego, después de trabajar en uno mismo, encontrando esos escurridizos pensamientos que refuerzan creencias que ni si quiera son nuestras y que se camuflan como verdades rígidas y absolutas, las cuales, no se adaptan para todas las etapas de la vida ni con todos los roles que cumplimos como adultos.

Cómo bien decía Viktor Frankl:

Tus creencias son subconscientes  
Lo que tú crees controla lo que sientes,
Lo que sientes controla lo que piensas,
Lo que piensas controla lo que haces.
Marisa Peer.


Palabras clave: creencias, emociones, sentimiento, pensamientos, sistemas.

  • Fuentes:
  • Chiaraviglio N. (2020, 26 de junio). ¿Por qué nadie puede llenar tu vacío?
  • Frankl V. (2004). El hombre en busca de sentido. Herder Editorial.
  • Peer M. [Marisapeertherapy] (2020). How to change limiting beliefs.

Spiderman No Way Home y El Problema de la Nostalgia

La expectación por Spider-Man: No Way Home está por las nubes, esta larga pausa en las salas de cine debido a la pandemia parece haber avivado más a un público hambriento por un filme de esta categoría. Tanto es así, que incluso antes de estrenarse ya ha superado un record, concretamente el del tráiler más visto de la historia en sus primeras 24 horas, marca que ostentaba hasta hace poco otra producción de Marvel Studios con Avengers: Endgame. Y es que la próxima película de “Nuestro vecino amigable” ha logrado un total de 355, 5 millones de reproducciones en tan solo 24 horas.

Imagen: El reciente tráiler de Spiderman: No Way Home produjo diversas reacciones entre los internautas

Pese a sufrir no pocas filtraciones, una de ellas y más importante el día antes del estreno oficial, los ánimos parecen no haber decaído, y por el contrario estos avistamientos ilegales de buena parte de las sorpresas del filme, no hacen sino acrecentar las ansias de los fanáticos y público en general por disfrutar de la tercera entrega de Spiderman en el Universo Cinematográfico de Marvel (UCM)

Pero claro, no todo podría ser miel sobre hojuelas, y es que con el casi seguro Spider-verse confirmado, las críticas y diversas opiniones no han tardado en surgir respecto a la interpretación de Tom Holland como el superhéroe arácnido. Detracciones nada recientes, pues estas se remontan al 2017 año del estreno de la película Spiderman: Homecoming. Primer filme protagonizado por Holland luego de un breve vistazo a su personaje en Capitan América: Civil War (2016)

Muchas personas aseveran que el mejor Spiderman de todas las películas en general fue llevado a la pantalla grande de mano del director Sam Raimi y protagonizado por Tobey Maguire en el lejano 2002. Que, aunque su trilogía ha envejecido muy bien hasta el día de hoy, siendo de las mejores producciones que darían inicio al boom del cine de super héroes que experimentamos ahora mismo, si tiene algunos errores que sus más acérrimos fanáticos se niegan a aceptar, muchos de ellos llevados por la noción de que todo tiempo pasado fue mejor y que ya no hacen películas como las de antes.

¿Nostalgia?

La palabra nostalgia deriva del griego nostos que significa (hogar) y algos /dolor). Fue acuñada por el médico Johannes Hofer (siglo XVII) para describir un estado de ánimo de los soldados suizos que luchaban fuera de su país, que sentían una tristeza ocasionada por el anhelo de regresar a su hogar. Que, aunque generalmente se presenta de manera individual, también la puede experimentar un país por alguna época dorada en específico en alguno de sus aspectos como lo puede ser el fútbol o tiempos de bonanza económica.

Imagen: Comentario en Twitter sobre la nueva película de Spiderman No Way Home

Tal y como sostendría Manuel Fernández Blanco, psicoanalista y psicólogo clínico: Lo perdido parece inolvidable, nos da la sensación de único e irrepetible. Se tiene nostalgia por algo que crees que te hizo feliz, que crees que te hacía estar completo, que te hace perfecto. Por ello que uno recuerda con tanto cariño las épocas antiguas y las producciones animadas o fílmicas como el caso del Spiderman de Tobey M. porque las vimos en épocas que ahora nos causan mucha añoranza, el solo hecho de recordar el pasado que dejamos atrás, un pasado lejos de los problemas y desafíos que representan la adultez o juventud que experimentamos actualmente.

El problema de la nostalgia

Este sentimiento es un paraíso que se siente como perdido pero que, en realidad nunca se ha tenido en propias palabras de Manuel Fernández. Es recordado como bonito, emocionante. Ya que normalmente recordamos un pasado idealizado. Tenemos pocos momentos de felicidad que los recordamos a todos con idealización, claro no representa ningún problema si es que esto no refiere una negación al presente ni la congoja al contemplar el futuro.

Imagen: Comparación de los diversos comentarios en redes sociales sobre las últimas películas del superhéroe arácnido.

Rafael Euba, “Se recuerda un pasado que parece mejor de lo que fue, la nostalgia se compone de brochazos muy simples que nos impiden ver el pasado con exactitud. El problema se da cuando te anclas al pasado, creer que no se va a encontrar en el futuro nada similar a lo que se echa de menos. La nostalgia es muy atractiva porque el pasado tiene una pureza y candidez que ni el presente ni el futuro poseen. El pasado no crea ansiedad Y el presente y futuro pues no. Las grandes vivencias dejan una huella emocional muy profunda

¿La nostalgia como algo patológico?

En un principio del siglo XVIII la nostalgia fue considerada como una grave enfermedad mental, que en esas épocas su diagnóstico significaba que el individuo tenía que ser recluido en un manicomio o en la cárcel. Y a partir del siglo XIX que la nostalgia dejo e tener esta categoría para pasar a ser un síntoma existente dentro de un trastorno mental, como lo puede la depresión o ansiedad.

La nostalgia también se puede presentar como algo no vivido, es decir el deseo o anhelo por experimentar ciertas situaciones, tal como sucede cuando se visualiza algún fragmento de una película, un cuento de fantasía, o una historia de amor. Incluso hasta una canción es capaz de trasladar a una época específica, desencadenando imágenes añoradas o inventadas. Y tal como se mencionó previamente estos pueden verse maquillados, incluso inventados por nuestros procesos mentales.

La nostalgia y Spiderman

Este sentimiento no es ajeno a Peter Parker o su alter ego, de hecho, este personaje ha tenido de los pasados mas conmovedores y difíciles entre esta industria. Aunque la muerte de secundarios no es poco recurrente entre las constituciones y trasfondo de las figuras de los comics. Las pérdidas de Peter Parker aún se conservan entre las más importantes de la editorial roja, además que sus sacrificios constituyeron un cambio en el status quo y la psique de los personajes. O acaso alguien puede olvidar la mítica frase «Un gran poder conlleva una gran responsabilidad»

Por trágico que resulte, todo superhéroe que se precie de serlo ha debido de experimentar, la muerte de un cercano y en el caso de Peter Parker estas no son pocas solo por rememorar las defunciones de Gwen Stacy (1973), May Parker (1997), hasta los propios padres Richard y Mary Parker (1968).

El Tipo de la Brocha: The Amazing Spider-Man #700

Imagen: En las diversas producciones el superhéroe arácnido ha experimentado varios momentos de nostalgia personificada con su tío Ben Parker.

Pese a ser historias llenas de ficción, Spiderman es la historia de un hombre intentando hacer lo correcto con los dones que posee, esta responsabilidad que ha asumido no debe impedirle encontrar la felicidad, los errores que uno comete pueden ser perdonados y que por más que uno caiga debe encontrar la manera de resurgir.

Cualquiera puede ponerse una máscara, cualquiera puede ser como Spiderman solo necesitas tener la voluntad de hacer lo correcto y nunca rendirte, no quedarse estancado con lo dulce de un pasado que, aunque acogedor, no puede ser tomado como un refugio permanente ni perfecto. Tal y como nos lo enseña nuestro vecino amigable trepamuros.

RESEÑA Marvel Gold. El Asombroso Spiderman 6: La muerte de Gwen Stacy -  Tomos y Grapas

Imagen: Pese a sufrir muchas pérdidas de seres queridos Spiderman siempre ha logrado continuar.

Que uno disfrute o no de una interpretación determinada es de lo más natural, sin embargo, el problema se da cuando desvalorizamos toda obra nueva por el solo hecho de cambiar actores o por renovar las fórmulas del producto. El ser humano a lo largo de su historia ha demostrado ser un ser completamente adaptable y unos pocos cambios no deberían suponer un desafío mayor para nosotros.

Así que la próxima vez que nos encontremos ante una nueva producción no seamos tan remisos a darle una oportunidad, el solo hecho de que sea diferente a como lo solíamos recordar, no necesariamente significa que sea una mala producción. La renovación constante es natural en contextos tan innovadores como el nuestro así que lo mejor es mantenernos dispuestos al cambio, para no caer en lo tentadora que resulta la nostalgia excesiva.

Y claro nuestros recuerdos son algo que constituyen nuestra propia personalidad, si esto conlleva tener una negación constante a el resto de tiempos lleno de posibilidades estamos cayendo en el peligro de la añoranza nociva. Por lo que se requiere una serie de medidas para que continúes con tu propio camino trazado, valorando el pasado. viviendo en el presente y soñando con el futuro.

Referencias:

ChilePsicólogos. (s.f.). ¿Qué Es La Nostalgia Y Cómo Superarla? Cuando El Pasado Nos Atrapa. https://chilepsicologos.cl/nostalgia

La Casa de El. (2016) TOP 10 DE LAS MUERTES RELEVANTES EN LA VIDA DE SPIDERMAN. https://www.lacasadeel.net/2016/09/top-10-las-muertes-relevantes-la-vida-spiderman.html

Intelectualidades Empáticas (Empatía I)

Introducción de Rigor

La palabra empatía, tal como aparece en frases motivacionales en redes y como se usa a diario, siempre me ha resultado sosa. Una versión desteñida y secular de lo que en otros tiempos se llamaba amor. Tanto, que he intentado darle un sentido menos pueril asumiendo que se refiere a la aprehensión de las circunstancias emocionales despertadas por determinada vivencia en determinado sujeto. Una versión intelectualoide del mal usado “Ponerse en los zapatos del otro”, que también resulta ser la frase favorita y menos clara para definir el término. Punto aparte.

Lo interesante

Resulta ser que en búsqueda de cuestiones más profundas, que colocaran la emoción humana y su comprensión cotidiana en un espacio un poco más importante, encontré una definición interesante que linkeo y pasaré a explicar a continuación:

Empatía

https://dicciomed.usal.es/palabra/empatia

La aproximación primera es bastante sencilla. Básicamente empatía no es lo mismo que simpatía; es la comprensión íntima y asimilación de la situación existencial de otro. Bien. Palabras de leguleyo que funcionan en cualquier corte.

Y ¿La promesa de novedad?

¡Empatía no significa empatía! No como la conocemos popularmente. No hasta mil novecientos y pico. En principio, la usaba Galeno escrita así: ἐμπάθεια (/empátheia/), significa «sentimiento/dolencia (pathos) intenso». Y dos siglos antes, Aristóteles, llamando ἐμπαθής (/empathḗs/) a los apasionados. Con todo el sentido del mundo, en es ‘dentro’; y páthos, ‘sentimiento’.

Poquísimo tiene que ver con ser comprensivo y escuchar al otro.

¡Ah! El alemán.

Sucede que el estructuralista Titchener (americano de nacimiento e hijo intelectual del Wundt) importó  a los Estados Unidos el término alemán einfühlung (empatía), desarrollado por Theodor Lipps en Psychologische Untersuchungen (Investigación Psicológica, 1907), como empathy.

Einfühlung (Se lee algo así como ainfiulõn) Es un término introducido a la existencia por Vischer.

¿Podemos realmente? ¿En cada situación? ¿Con cada persona?

Vischer era un poeta. Tenía la teoría de que el arte implica dos cuestiones: (1) una idea y (2) su manifestación. Así, la estética radica en el rescate de la idea pura, porque la cuestión de ‘manifestación’ se envilece con el tiempo. Desarrolla una extensa disertación sobre estos términos en su libro: Ueber das optische Formgefühl: ein Beitrag zur Aesthetik (Sobre el sentido óptico de la forma: una contribución a la estética, 1873) a tal punto que, sin haber acuñado un término específico, se le considera el originador del concepto primigenio de empatía: ‘sentimiento introducido’ por el hombre en los objetos que observa.

Embanderando la empatía

Sin embargo, es importante saber que el verdadero creador de la palabra (en alemán, al menos) es Hermann Lotze. En su libro Mikrokosmus, quince años antes de Vischer (1858), define la einfühlung como una traducción del término ἐμπάθεια referido a la ‘animación’ (de ánima) artificial de los objetos al atribuírsele emociones. Este es el concepto de empatía que atravesó el atlántico con Titchener.

Estética y psicología

Volviendo al tema de la estética, en las traducciones de textos freudianos, einfühlung (empatía) se refiere al ‘sentimiento introducido’ por un hombre en otro: la ‘proyección psicológica’. Así es que la difusión de los escritos psicoanalíticos, hizo popular la referencia de la palabra para el estado emocional de un sujeto observado por otro. 

Se trasladó el término estético a el análisis psicológico y, desde ahí con mucha facilidad al uso cotidiano, que no distingue diferenciación entre empatía afectiva y cognitiva. La primera referida al sufrimiento conjunto con el padeciente y la segunda, a la comprensión intelectual del sufrimiento.

El uso popular y actual del término está más incluso más alejado de otros más especializados: en 1895, Lasswitz llamaba einfühlung a la “propiedad física del sistema nervioso análoga a la capacitancia eléctrica relacionada con el sentimiento”.

Por supuesto, todas las frases motivacionales con intenciones optimistas que existen en las redes tienen alguna verdad dentro, pero no debería significar esto la tolerancia sobre la manipulación de un término y su extrapolación a cuestiones más profundas que aquellas que su definición reclama. El psicópata puede ser tan empático como un santo porque su capacidad de leer emociones no está limitada. Empatía no es bondad, ni amor, ni bien.

Goethe. Retratado como si acabara de leer las frases motivacionales de arriba.

Pequeña nota sobre H. Lotze:

Pensador alemán de mitad del siglo XIX, sostiene la conciliación entre mecanicismo y espiritualismo teísta en armonía. En Mikrokosmus defiende la realidad como el resultado de tres cuestiones: leyes universales, realidades captadas por la percepción y plano cósmico (los valores, que unifican conceptos).

Referencias

Colaboradores de Wikipedia. (2016, 18 abril). Friedrich Theodor Vischer. Wikipedia, la enciclopedia libre. https://es.wikipedia.org/wiki/Friedrich_Theodor_Vischer

Cortés, F. (2014, febrero). Dicciomed: Diccionario médico-biológico, histórico y etimológico. dicciomed.usal.es. https://dicciomed.usal.es/palabra/empatia

H. (2001). Etimología de EMPATÍA. etimologías.dechile.net. http://etimologias.dechile.net/?empati.a

MCNBiografias.com. (2010). Lotze, Rudolph Hermann (1817–1881). » MCNBiografias.com. http://www.mcnbiografias.com/app-bio/do/show?key=lotze-rudolph-hermann

Wikipedia contributors. (2021, 30 junio). Edward B. Titchener. Wikipedia. https://en.wikipedia.org/wiki/Edward_B._Titchener

¿Sabes si eres PAS? Si es así, aquí una guía

Cerremos los ojos por un momento e imaginemos que vamos a comprar al mercado, concentrémonos en todo lo que sentiremos al pasar por la sección de verduras, vamos caminando y ya podemos observar la variedad de colores, los distintos aromas, la música de alguna radio; llegas al puesto de tu casera y notaste que la señora ha cambiado de peinado y que le llegaron nuevas verduras así que está reacomodando sus cajas, como esta atareada demora en atender y la gente se va acumulando a tu alrededor, la que esta a tu izquierda empieza a desesperarse y se va enojada, la que esta a tu derecha trata de entablar una conversación sobre las noticias del día, cuando por fin termina de atenderte y ya hiciste toda tus compras, sales del mercado y el sol es tan intenso que te apura a llegar al paradero y el primer micro que llega está lleno de gente.

Y ahora abre los ojos y pregúntate ¿Has sentido todos esos estímulos? ¿Qué es lo que sentiste al final? A veces uno no es consciente de todo lo que percibe y/o aveces la forma como el cuerpo absorve todos los estimulos pueden variar en intensidad, esto fue un tema que la psicologa Eleine Aron y Arthur Aron investigaron las diferentes respuestas ante un mismo estimulo, llegaron a la conclusión que pero cada uno de esos estímulos o la mayoría de ellos suele ser perfectamente captados y con mayor intensidad por las personas altamente sensibles conocidos como PAS, según estudios realizados por la Doctora Elaine Aron 2 de cada 10 personas pueden tener un funcionamiento más desarrollado del sistema nervioso lo que le permitiría una percepción sensorial más profunda de estímulos externos.  Perciben

Este rasgo es más que una etiqueta relacionada con las teorías de la personalidad, en 1996 la psicóloga Elaine Aron y Arthur Aron observaron en sus investigaciones las variaciones de las respuestas ante un mismo estímulo y concluyeron que las variaciones se deben al grado de Sensibilidad en el Procesamiento Sensorial (SPS) de cada persona, este estudio sirvió de base y actualmente encontramos libros de diferentes autores que nos explican un poco más sobre este rasgo, y para la explicación de este artículo se usó de guía el libro “Personas Altamente Sensibles” de la psicóloga Karina Zegers, donde explica claramente que no puedes usar este término como un título para que los demás te traten distinto ya que una persona no PAS desconoce cómo puede afectar las interacciones con el exterior en una persona, su motivo principalmente es ayudarte a entender tu forma de percibir y ayudarte a lidiar con el exceso estímulos de cada día.Para saber si cumples con la descripción de los PAS, puedes desarrollar el cuestionario de 22 preguntas de Elaine Aron publicada en su libro “El don de la sensibilidad” el cual se puede encontrar en su blog https://www.personasaltamentesensibles.com/test-de-sensibilidad/. También la psicóloga Karina Zegers diseño un test de 55 preguntas un poco más específico, y de acuerdo a la puntuación que acumules puedes conocer en qué nivel se encuentra la intensidad de sensibilidad a los estímulos, pero para identificarte correctamente como un PAS tienes que presentar los 4 pilares principales, los cuales son:

  • Profundidad en la manera de procesar la información recibida: es muy común que se rumeen ideas, dar vueltas a un asunto, viéndolo desde diferentes perspectivas mezclándola con experiencias anteriores buscando una solución o un sentido más profundo, de igual forma desarrolla sus amistades buscando una conexión profunda.
  • Sobreestimulación: el resultado de recibir más información de lo que el cerebro puede procesar, ya que un PAS se satura mucho más rápido en menos tiempo. Esta sobresaturación puede manifestarse a través de síntomas como dolor de cabeza, mareos, sudoración excesiva, taquicardia o dificultad para respira e insomnio; incluso puede perder el control en situaciones estresantes que lo bloqueen o que sienta fuertes ganas de escapar.
  • Fuerte emocionalidad y empatía: se expresa una emoción muy intensa ante situaciones que te conmuevan con facilidad, sobre todo si trata de algo positivo como la felicidad de una persona; de igual forma la empatía es desarrollada de manera innata y muchas veces esta percepción emocional nos suele apartar de la objetividad y nos hallamos en medio de problemas ajenos.
  • Sensibilidad para matices y sutilezas: esta sensibilidad intensa permite que se perciba estímulos poco notorios como un cuadro torcido, la variedad de color, un aroma lejano, o si falta un botón en la camisa de un amigo. Incluso esta percepción va más allá de los sentidos conocidos como el gusto, olfato, tacto, vista y gusto; pueden ser capaces de sentir el estado anímico de la persona que tengan cerca o su energía positiva y negativa.

A parte de estas características principales se puede presentar otros considerados secundarios o derivados, que, a diferencia de los 4 pilares, estas pueden o no estar presente, algunas son:

  •  Un bajo umbral de dolor.
  • Sensibilidad a todo tipo de sustancias.  
  • Asustarse con facilidad.
  • Agobiarse cuando se tiene que hacer muchas cosas en poco tiempo.
  • Sentir la necesidad de caer bien o ser agradable.
  • No saber poner límites.
  • Tener dificultad para tomar decisiones.
  • Sentirse afectado por los cambios.
  • Incomodidad cuando te observan hacer alguna actividad.
  • Les afecta los cambios meteorológicos o de estación, algunos lo llaman meteorosensibilidad. 
  • Poseer una gran intuición. 
  • Tener miedo a cometer errores.

Mamás y bebés PAS

Las madres PAS sobre todo las primerizas suelen atravesar un embarazo como una experiencia llena de cambios radicales, no solo por los aspectos   hormonales y biológicos, también suele sentirse insegura sobre como enfrentar la llegada de un nuevo integrante de la familia o la perfección la lleve a investigar sobre el tema de maternidad y obsesionarse con querer hacer bien su trabajo. Es importante saber que esta situación no se puede afrontar sola, busca apoyo, conversa con tus cercanos sobre las inseguridades que te rodean y ten presente que cada día con tu bebé es una experiencia llena de aprendizaje.

Tanto los bebés PAS como los que no, nacen con un grado mayor de sensibilidad y las primeras semanas suelen ser un proceso de transición, lo aconsejable es que se les exponga a lugares con colores suaves y poca luz. Si es PAS es recomendable que se tenga cuidado con su piel se puede, optando por vestirlo con tejidos naturales de preferencia de colores pálidos, quitar etiquetas o marcas, cubrir su cabeza dentro o fuera de la casa (pierden calor corporal a través de la cabeza).

Niños altamente sensibles

Es muy frecuente que surja la pregunta, ¿Cómo reconocer si un niño es PAS?, hay una alta probabilidad de que, si uno de los padres tiene este rasgo, el hijo lo va a heredar. Y son muchos los casos de padres que desconocen esta característica y recuerdan su niñez como diferente de los demás. En el libro de “Personas altamente sensibles” de Karina Zegers (el cual para mayor información se pondrá el link al final del artículo), nos muestra un retrato de las características que puede manifestar un niño, claro que no se debe de tomar como una imagen fija de un niño PAS:

  • Reaccionará fuerte a todo tipo de estímulos: como el ruido, tela tosca o los olores molestos; puede que aprenda a tolerarlos por un tiempo, pero luego se estresará y estará irritable.
  • Prefiere observar: se mantiene al margen y parece la mayor parte del tiempo ensimismado, si es extrovertido puede establecer contacto con más facilidad.
  • Sus miedos e inseguridades son más notorias, por ejemplo, hablamos de un niño quien siempre es el último en saltar un charco, ya que requiere de más tiempo para procesar toda la información de la situación.
  • Mostrará disposición a ayudar, ser útil en su entorno sobre todo en casa.
  • Suele evitar los juegos competitivos o bulliciosos, en las horas de recreo prefiere apartarse y leer o solo observar, es muy diferente a un niño tímido quien, si quiere participar, pero su inseguridad es más fuerte.
  • Es normal que constantemente este haciendo preguntas, esta atento a muchas cosas incluso de algunas que no hayas notado.
  • Si es un niño extrovertido tendrá momentos donde estará enérgico inquieto y travieso, pero luego se agotará.

 Según van creciendo los niños, van enfrentándose a frases como “Tienes que ser fuerte”, “No llores, no es para tanto” “Es divertido, tienes que ir” muchas veces estas expresiones lo hacen sentir como alguien raro que no puede realizar lo que los demás hacen y para aumentar su trabajo tiene que afrontar todo este mundo lleno de estímulos, callando esas sensaciones que lo abruman. Si quieres ayudarlo el primer paso es comprender sus molestias, escúchalo y enséñale a expresar sus emociones sin menospreciarlas, un gran apoyo también es establecer una rutina y que organice sus actividades diarias. Debe comprender que a veces tiene que aguantar su incomodidad ante lugares con mucho ruido o llena de personas y que puede darse una pausa al día para desconectarse del exterior. Lo más importante nunca condicionar el cariño de padre cuando esté realizando un berrinche, ni hacerle sentir inferior o no valorado ya que su autoestima y su confianza se verá afectada.

PAS y trabajo

El ambiente laboral es un lugar donde un PAS puede expresar sus características positivas, sobre todo si el trabajo concuerda con sus valores y ética, donde pueda contribuir al progreso de la humanidad, cuide el ambiente o aporte a la belleza. Se esfuerzan bastante en trabajos que les permitan ayudar, a veces se concentran en su propósito que pueden desarrollar un estrés laboral por comprometerse tanto o simplemente dejan que sus compañeros de trabajo se aprovechen de ellos. Ser una persona empática y de buen corazón no quiere decir que tengas que quedarte callada y esperar a que las cosas cambien, de cada uno depende como mejorar su situación, empieza por fortalecer tu actitud interior, deja de concentrarte en tu dolor y comprende el actuar del otro.

Pero si sientes que tu trabajo no va de acuerdo a tus valores o se trata de alguna empresa que sin ética abusa del engaño, es muy posible que no aguantes mucho tiempo trabajando ahí.

Algunas de los campos que son de mayor interés de las personas PAS al momento de escoger una carrera son:

  • Campo artístico creativo: puede considerarse como el favorito de la mayoría de los PAS, ya que les ofrece la libertad para expresar aquello que lo ha emocionado en algún momento.
  • Educación: suele ser un ámbito que exige de mucha fuerza interior a las personas PAS, cuando logran superarlo sienten que está contribuyendo en algo mayor que su propio interés, y se entregan a la enseñanza con mucho entusiasmo.
  • Salud: llama la atención de varias personas altamente sensibles ya que uno de sus rasgos más comunes es la necesidad innata de ayudar, pueden optar por la medicina, enfermería, terapia, salud mental, salud física.
  • Administrativo: son altamente perceptivas al detalle y su carácter concienzudo los hacen excelentes profesionales en este ámbito, no solo en oficinas trabajando con archivos, su lado amable les permite trabajar de mejor manera en atención al cliente, aunque es importante saber que puede llenarse de estrés rápidamente.
  • Justicia: no es sorpresa que algunos sientan ese llamado de defender lo justo y lo correcto, y pueden trabajar según sus valores contribuyendo al bienestar social a través de ONG o en departamentos de defensa.
  • Trabajo enfocado en la flora y fauna: los espacios naturales generan en los PAS una sensación de bienestar, de igual manera los animales producen ese efecto. Por eso varios son los que no solo se animan a trabajar en organizaciones encargadas de cuidar el planeta, algunos optan por ser jardineros, agricultores o paisajistas.
  • Autónomos: son muchos los que optan por un trabajo independiente, libres de jefes y conflictos con compañeros de trabajo, y es que en la mayoría de los casos, tomaron la decisión de emprender solos después de haber pasado por situaciones laborales negativas.

PAS y relaciones

Si recordamos lo antes mencionado, una de las características principales de este rasgo es la fuerte emocionalidad, lo que va a incrementar la sensación de enamoramiento haciendo difícil pensar en otras cosas o controlar algunas reacciones, haciendo que los PAS puedan sentir con facilidad esa sensación de flechazo que cubre su amor platónico de una nube rosada poniéndola en un pedestal.

Así como un PAS suele desconectarse y buscar un tiempo para si mismo, también busca una conexión profunda con su compañero, en muchos casos da más sin esperar algo a cambio. Es importante que primero sepa como valorarse y amarse a sí mismo. En los casos donde dos personas PAS pueda desarrollar una relación se observa que se puede generar una mejor comprensión mutua, pero eso no asegura que la mayoría de las relaciones de este tipo funcionen.

Consejos 

Para terminar, compartiremos una sección de consejos que se puede aplicar para prevenir una sobresaturación o para enfrentar situaciones en las que no se pueda controlar las reacciónes.

La importancia del trabajo personal: Una de las frases que dijo Mahatma Gandhi es “Si quieres cambiar el mundo, cámbiate a ti mismo» conocernos nos enseña a ser responsables de nuestros pensamientos, nuestras palabras y las consecuencias de nuestros actos, recorriendo la senda del desarrollo personal.

Dormir bien: la mejor manera de desestresar es el dormir, durante el sueño la mente digiere toda la información absorbida siendo importante darle el tiempo necesario al descanso. Algunas ideas que pueden ayudar a conciliar mejor el sueño son: evitar ver pantallas antes de dormir, es mejor ponerse a leer o practicar ejercicios de respiración, si eres más sensible a los efectos de sustancias estimulantes evita consumir en las noches cafeína, chocolates o alguna bebida energética. 

Meditación:  existen muchas técnicas de meditación que se pueden utilizar para calmar la mente, puedes practicarla en las noches antes de ir a dormir como una rutina para controlar los pensamientos favoreciendo la hora del descanso.

Desconectarse: caminar descalzos sobre el jardín, sobre la arena, o abrazar un árbol y cultivar plantas son actividades que te permitirán descargar el exceso de energía, otras opciones que se pueden considerar es el baile, practicar yoga, el taichi, la euritmia o algún deporte, hacerlo por uno mismo sin considerarlo como una obligación.

El link donde se puede conocer mucho más sobre los PAS es https://elblogdesasa.files.wordpress.com/2019/12/karina-zegers-de-beijl-personas-altament e-sensibles.pdf

Referencias

Personas altamente sensibles (s.f.) ¿Qué es la alta sensibilidad? Personas altamente sensibles. Recuperado de  https://www.personasaltamentesensibles.com/alta-sensibilidad/

Zeger, K. (2016). Personas Altamente Sensibles. Recuperado de https://elblogdesasa.files.wordpress.com/2019/12/karina-zegers-de-beijl-personas-altamente-sensibles.pdf

Los celos: Colocándolos en su debido lugar

Los celos son un conjunto de emociones que, a lo largo de la Historia de Occidente, han sido manejados de una manera muy pobre, pues han causado muchos estragos que no tenían por qué ocurrir.

La solución a este problema no estaría en la inexistencia de los celos, eso es un ideal inalcanzable y algo antinatural (ya veremos las razones); tampoco en ignorarlos o huir de ellos. La respuesta se podría encontrar en la comprensión y control de los mismos.

Como mencioné los celos son emociones. Nosotros vivenciamos, experimentamos, y pasamos por infinidad de emociones en nuestro día a día. El asunto muchas veces queda ahí, no obstante, hay se saber entenderlas y explicarlas.

La palabra emoción deriva del latín, emovere (compuesto de ex, “fuera” y movere, “mover”) que significa “sacar, alejar” y en sentido amplio, sacudir, como pueden apreciar, la emoción es un remezón venido de afuera. Así mismo, son el fruto del proceso evolutivo que le ha permitido al hombre adaptarse al entorno en que vivimos y relacionarse con los demás. En líneas generales, son el modo más directo de expresión a nivel universal (Giardini et al, 2017, p.43, 47).

«Celos» de Edvard Munch

El celo y los celos

Según la Real Academia Española (2021), la primera acepción de celo es: Cuidado, diligencia, esmero que alguien pone al hacer algo. Y recién en la séptima acepción (reconocida como “celos”) significa: Sospecha, inquietud y recelo de que la persona amada haya mudado, o mude su cariño, poniéndolo en otra. Dicho sea de paso, la diferencia de significados debido al singular/plural, es muy interesante; otras palabras con esta característica son humanidad/humanidades, humo/humos, resto/restos, honor/honores.

Como ven el singular resulta ser algo muy bueno, el plural es cuando la cuestión puede complicarse más de lo debido.

Paul Ekman (según Giardini et al, 2017, p. 60), psicólogo dedicado en emociones y lenguaje no verbal, sostiene que las emociones más básicas son la alegría, la sorpresa, la tristeza, la ira, el asco y el miedo. A partir de estas se desarrollan muchísimas otras, más complejas, en distintos grados y combinaciones; y entre ellas los celos.

Agentes del FBI, de la CIA, e incluso el director de la película Intensa-Mente, han recurrido a la asesoría personal de Ekman.

El intelectual Marco Aurelio Denegri (2015, p.185). nos compartió una definición formal de celos: “Inquietud, desasosiego y preocupación de la persona que teme que aquella a quien ama dé la preferencia o conceda la primacía a otra”

Ni los filósofos, Aristóteles y Blas Pascal, ni el psicólogo pionero en el estudio de las emociones en América, William James (entre otros grandes pensadores) se molestaron en hacer un estudio acerca de los celos (Denegri, 2015, p.185).  

¿Por qué estos grandes personajes no se molestaron en estudiar los celos? ¿Será que los celos nunca debieron transformarse en la bestia que se encarga de desgarrar el alma de tantas personas? ¿Quizás en épocas de antaño no influían tanto en la vida del hombre?

Aristóteles (2014, p. 39) solo se ocupó de nombrarlos como una pasión del alma, junto con el deseo; la cólera; el miedo; el coraje; la envidia; la alegría; el sentimiento de amistad; el odio; la nostalgia; la piedad y toda afección acompañada por el placer o la pena.

Es oportuno tener en cuenta el arrebato de la pasión amorosa, en donde se suelen soltar frases como “Eres mía, solo mía” o “Eres mío, solo mío” o “Tú me perteneces, yo te pertenezco, nos pertenecemos”; y son muchos de los que viven la vida en pareja, que se sienten -erróneamente- propietarios. En el sexo hay posesión, en el amor erótico hay posesión, pero hay que tener muy presente que no todo poseedor es propietario (Denegri, 2015, p.187). Dicho esto, tanto el amor como los celos pueden ser objeto del arrebatamiento pasional.

Por ende, si en la relación de pareja hubiese una cierta posesión (en la dimensión sexual, por lo menos), no por ello se podría decir que un cónyuge de pronto se vuelva propietario del otro, por supuesto que no.

El psicoterapeuta existencial Rollo May (según Denegri, 2014, p. 189) sostiene que quizás, cierta medida de celos es normal y saludable, dirigiéndose al cuidado y preocupación por la otra persona -de similar manera al celo, según la RAE-; pero agrega que, lo que la mayoría entiende por celos es en cuestión la desmesura de los mismos. Y remata mencionando que esta posesividad generada por los celos aumenta mientras más grande sea la impotencia del celoso.

En otras palabras, May entiende a los celos como algo común y prácticamente inevitable; lo malo es el apasionamiento de los celos (afirmación que se relaciona con la descripción aristotélica), me refiero a la sospecha obsesiva, esclavizante e hiriente.

De manera muy similar, Montagud afirma que “los celos se sienten cuando percibimos una amenaza hacia algo que consideramos propio, que o bien le pueden hacer daño o nos lo pueden arrebatar. En su debida medida, puede ayudarnos a conseguir aquello que queremos, sin embargo, en la mayoría de los casos los celos surgen por una falta de autoestima y desconfianza”.

«Celos en el jardín» de Edvard Munch

Ni para ser desdichados, ni para enorgullecerse

¿Quién será capaz de controlarse infaliblemente? Como mencioné al principio, la solución para vencer los celos no son eliminarlos, tampoco ignorarlos. Sino en darles su lugar correspondiente, reconocer que cuando no están en apasionamiento, podrían ser hasta beneficiosos; la exageración cualquier emoción siempre termina en una desviación de la recta conducta.

Occidente le ha dado mucha importancia al amor entendido como sentimiento (no hablo del amor entendido como virtud, que ha sido muy ignorado y desestimado). Al exacerbar un sentimiento, es muy difícil que los otros que giran alrededor del mismo no sean acentuados también. Y es por ello que los celos están tan presentes en nuestra sociedad. Esto es ajeno y casi incomprensible para Oriente.

Dicho esto, me despido con unas líneas mordaces del maestro Denegri:

“El melodrama y la desdicha signan de antiguo la tradición amorosa de Occidente. Somos aficionadísimos a la pasión de sufrir, y sobre todo nos encanta el sufrimiento estéril; por eso los celos, desfigurantes radicales de nuestro arbitrio, son normalísimos en nuestra práctica amorosa”. (2015, p. 190)

Ahora que lo sabemos, tenemos la responsabilidad de ser constantes en la superación de esta afirmación.

Referencias

  • Aristóteles (2014). Ética Nicomaquea. México DF: Grupo Editorial Tomo S.A.
  • Denegri, M. A. (2015). Miscelánea Humanística. Lima: Fondo Editorial editorial de la Universidad Inca Garcilaso de la Vega.
  • Giardini, A.; Baiardini, I.; Cacciola, B.; Maffoni, M.; Ranzini, L. y Sicuro, F. (2017). Comprende la Psicología: Stanley Schachter, Jerome Singer – La teoría de las emociones. Barcelona: Editorial Salvat, S.L.
  • Montagud, N. (S.f.). Emociones secundarias: qué son, tipos y características. Recuperado de: https://psicologiaymente.com/psicologia/emociones-secundarias
  • Real Academia Española (2021). Celo. Recuperado de: https://dle.rae.es/celo

Spotify y el control emocional

¡Dime lo que lo que escuchas y te diré que sientes! 

Como sabemos hoy por hoy, Spotify es una empresa de servicios multimedia de origen sueco fundada en 2006, por el tecnólogo Daniel Ek y el empresario  Martin Lorentzon cuyo producto es la aplicación empleada para la reproducción de música vía streaming. 

La aplicación se lanzó el 7 de octubre de 2008. Las cuentas gratuitas permanecieron disponibles por invitación, mientras que el lanzamiento abrió suscripciones pagas para todos.

¿Una lista de reproducción indicada para cada emoción?

¿Alguna vez no han intentado engañar a un algoritmo? ¡Yo sí! Creo que es un esfuerzo  poco ortodoxo y puede les haya jugado una mala pasada si lo intentaron. Quizá el algoritmo se desconfiguró ligeramente, al ver que un usuario o tal vez varios como yo, pasemos  de escuchar, solo por dar un ejemplo, a Mercedes Sosa deleitándome con su voz y con un clásico como es «Alfonsina y el mar»; y de la nada salto repentinamente, sin más… a una de las canciones más significativas, también por el alto contenido emocional (que representa para mí) como es «Accidentally in love» de la banda de rock alternativo Counting Crows.

¡Definitivamente una cosa, no tiene nada que ver con la otra! (ya que son dos géneros musicales totalmente opuestos). Y si eso fuera poco, me sale tan, pero tan natural, que ya ni busco de forma intencional hacerlo, es algo tan espontáneo que lo hago sin percatarme; escojo música tan variada y aleatoria como el camino de regreso a casa, o si deseo cambiar de no tomar determinado transporte para llegar a un sitio de mi ciudad.

Sin embargo, me fijé en un pequeño detalle, por el cual decidí escribir este artículo. Aunque por muy sutil que parezca (considero yo), es delicado y debe ser observado con lupa y hasta ser muy bien estudiado…

La música, como en cualquier arte, es una expresión donde el hombre explora lo más íntimo de su ser, expresa su alma sin ningún tapujo, y manifiesta lo que posiblemente siempre ha callado. A través de melodías, sonidos y bellas letras, muchos artistas, cantantes y compositores nos transmiten pedazos o fragmentos de su alma. En otras palabras, se ven expuestos, nos vemos expuestos. 

Aproximación a la emoción

Desde ya, es complicado en ocasiones expresarnos o definir lo que experimentamos.  Nuestro estado emocional varía a lo largo del día, en función de lo que nos ocurre y de los estímulos que percibimos. Esto debemos tenerlo en consideración.  Otra cosa fundamental, es que tengamos siempre conciencia de ello, es decir, que sepamos y podamos expresar con claridad que emoción experimentamos en un momento dado.

Las emociones son experiencias muy complejas y para expresarlas utilizamos una gran variedad de términos, además de gestos y actitudes. De hecho, en el diccionario podemos encontrar muchas más palabras de las que nos podríamos imaginar para expresar emociones distintas y, por tanto, es imposible hacer una descripción y clasificación de todas las emociones que podemos experimentar. Sin embargo, el vocabulario usual para describir las emociones es mucho más reducido y ello permite que las personas de un mismo entorno puedan compartirlas. 

La  lista de reproducción de las emociones

Plataformas como Spotify, Apple Music, Dezzer y compañía, no deberian tener la intencion de reducir nuestros sentimientos o expresiones emocionales a solo pequeñas carpetitas llamadas: (canta en la ducha, forever verano, en el trabajo o mientras conduces) solo por contar algunas cuantas…Sin mencionar el detalle también de la inteligencia artificial (IA) inmersa en el lío, donde Spotify está impulsando un proyecto para medir tus gustos en «buenos o malos» ,es decir, si tu playlist personal e individual es desagradable al oído o no… ( ¡Vaya! Si eso le importara a alguien más que al propietario de la playlist, es decir, a ti mismo…) 

La respuesta está en el término ya antes mencionado: los algoritmos. En este punto se preguntarán porqué; ya que el algoritmo tiene la capacidad como para poder identificar las emociones. Tal cual lo leen. 

Se han dado estudios relacionados dónde se encuentra que Spotify tiene particular interés en el desarrollo de nuevas habilidades, funciones y además de recientes tarifas para poder implementar en su plataforma, si eso fuera poco, nos ha generado  nuevas expectativas entre los usuarios que sin contarlo nos han dejado un poco congelados.

Sin embargo, a inicios del año Spotify había propuesto una nueva tecnología para la promoción y la capacidad de analizar no sólo la calidad de nuestra voz, sino también el sonido del ambiente en el que nos encontremos, con lo cual podría determinar el estado de ánimo tentativo y así configurar la música más “adecuada” para nosotros. En ese sentido, se debería implementar o promover recomendaciones o políticas, tanto éticas como profesionales, las cuales deben ser consideradas no solo por la empresa y los mismos usuarios. 

El argumento ante esta propuesta planteada es muy simple y básica: la música evidentemente es un reflejo del estado anímico que manifestamos en un momento determinado. Sin embargo, no sería idóneo o hasta incluso, se podria llegar a considerar una violación a nuestra intimidad o al consumo que tenemos de forma diaria o cotidiana…

Considero que ahí radica el gran problema de la búsqueda incesante de estar presentes en absolutamente todo… tanto como la música de las fiestas infantiles, de los centros comerciales, de las ferias, de los funerales, incluso de nuestra depresión…¡Solo pensémoslo por un momento! ¿De igual forma nos podríamos llegar hasta cuestionar que no sería quizás hasta un juego u experimento? El hecho de seleccionar una música respecto a mi estado anímico que quizás pueda prolongar un mal innecesario… Y es que no siempre necesitamos un tipo de música en una circunstancia en particular, ya sea positiva o negativa. Quiero imaginar que no tenemos carpetas con canciones predeterminadas inspiradas de momentos de dolor, porque no debemos enfrascar la totalidad y la complejidad de nuestras emociones y sentimientos en 3 o 5 minutos y en un dispositivo multimedia. Eso es devaluar nuestra condición humana y ponerla al servicio de un streaming como es Spotify. 

Porque la clave de mis emociones (o de cualquier otra persona),  de su control y de su autonomía, no está en la música, sino en sí misma, su inteligencia, en sus habilidades  y ahí es donde jamás nunca un algoritmo va a poder llegar e igualar a un ser tan desarrollado, tan complejo y maravilloso como el ser humano. 

Quizás Spotify no tomó en consideración ese pequeño detalle o se les escapó ese algoritmo… 

Es cierto, pueden saber de memoria nuestros gustos musicales respecto a nuestras emociones, pero no podrán decodificar con ningún algoritmo nuestra conciencia, ahí no podrán llegar…

Bibliografía:

  • Cohen, S. (1993). Ethnography and popular music studies. Popular music, 12(02), 123-138.
  • Crozier, W. (1997). Music and social influence.
  • DeNora, T. (1986). How is Extra-Musical Meaning Possible? Music as a Place and Space for» Work». Sociological theory, 4(1), 84-94.
  • DeNora, T. (2000). Music in everyday life. Cambridge University Press.
  • Frith, S. (1978). The Sociology of Rock Music. London: Constable.