Streaming, la respuesta a los medios tradicionales.

La palabra streaming referencia el tránsito o flujo de datos, los cuales se realizan al descargar ficheros. Por tanto, permite la visualización de imágenes en tiempo real al emplear el internet (García Clavería, 2013).

En la actualidad los servicios de streaming son la alternativa a los medios tradicionales como la televisión, la radio o el periódico. El consumo de servicios relacionados al internet se ve incrementado en relación a la edad en una escala inversamente proporcional (DDS, 2016).   Es decir que las generaciones más jóvenes emplean un mayor tiempo en línea, en contra posición a las mayores que prefieren los medios tradicionales.

Parte de las características que hacen especial a los servicios de streaming son la posibilidad de escoger el contenido sin tener que respetar una programación, lo que sumado la posibilidad de consultar dicho contenido en la plataforma de preferencia, supone beneficios que los medios tradicionales no logran igualar (Martínez Ávila, 2020).

Los medios tradicionales se caracterizan por tener un proceso más complejo, partiendo desde la ideación de un sketch o segmento a la fase de publicación pasa por distintos filtros, los cuales supervisan que el producto final cumpla con estándares mínimos, incluyendo filtros morales o relacionados a los colores de la empresa. Por  otra parte, si bien no se puede generalizar que todos sean autoproducidos, si existe una gran parte del medio que cuenta con equipos reducidos, incluso llegando a ser medios de una sola persona (Ortega et al., 2021).

Social Media Live Streaming y la importancia del video en directo en  tiempos de quedarse en casa

La democratización de los medios resulta de la masificación de los servicios de streaming, lo que facilita compartir ideales, conceptos y entretenimiento. Situación que contribuye a un crecimiento retroalimentado por los mismos consumidores, echo que no termina de convencer a la industria.

Durante los últimos años se busca impulsar proyectos para establecer protocolos de neutralidad del internet, de tal forma que un país u organización no controle el flujo de datos. Sin embargo, esa cuestión pasa por limitaciones legales, como la libertad de expresión y los derechos de autor, es importante precisar, que cada país es autónomo en su legislatura, por tanto dichos proyectos tratan de integrar las particularidades de cada país (Gómez, 2014). No obstante, dichas medias son altamente polémicas, puesto que durante la pandemia se vio que países activamente bloquearon o restringieron el acceso a internet como medida restrictiva frente a contenido que resulte contradictorio al del gobierno (HRW, 2020).

Neutralidad de red - Wikipedia, la enciclopedia libre

Es en este punto en el que se busca precisar que un organismo o institución puede tener la autoridad para restringir contenido, bajo que ideales o marco teórico se sustenta la censura, ciertamente este proceso requiere de un mayor estudio. Sin embargo, durante la pandemia se evidenció la necesidad de reducir los efectos nocivos de la desinformación por medios online, tanto el origen, tratamiento y transmisión del SARS-Cov-2 fue manipulado activamente para establecer paralelismos con situaciones conspirativas, incluso llegando a realizar estafas a través de redes sociales (Acosta-Quiroz & Iglesias-Osores, 2020, p. 1).

Conclusiones

Los medios de streaming son la evolución necesaria de los medios tradicionales, ciertamente se puede apreciar un contenido más diversificado. En consecuencia, la elección de dicho contenido puede ser abrumadora si la persona que los consume no tiene especial interés, como puede ser el caso de las personas mayores. Sin embargo, también puede ser una ventana para descubrir múltiples perspectivas, que enriquezcan el pensamiento crítico y la creatividad.  

El ocaso de la televisión tradicional | Transformación Digital | Tecnología  | EL PAÍS

Otro punto para tomar en consideración es la influencia que tienen los medios en la formación de la propia persona; existe evidencia que el acceso a la información, y las relaciones sociales puede influenciar la construcción de la identidad de los adolescentes (Del Prete & Redon Pantoja, 2020). Es importante resaltar que las personas jóvenes se encuentra en una etapa de desarrollo, altamente sugestionable. Por tanto, la responsabilidad de los padres o tutores es cada vez mayor al encontrar un catálogo de posibilidades.

Referencias

costa-Quiroz, J., & Iglesias-Osores, S. (2020). COVID-19: Desinformación en redes sociales. Revista del Cuerpo Médico del HNAAA, 13(2), 218-219. https://doi.org/10.35434/rcmhnaaa.2020.132.678

DDS. (2016). ZA_Deloitte_Digital_Democracy_Survey_Final.pdf. https://www2.deloitte.com/content/dam/Deloitte/za/Documents/technology-media-telecommunications/ZA_Deloitte_Digital_Democracy_Survey_Final.pdf

Del Prete, A., & Redon Pantoja, S. (2020). Las redes sociales virtuales: Espacios de socialización y definición de identidad. Psicoperspectivas. Individuo y Sociedad, 19(1). https://doi.org/10.5027/psicoperspectivas-Vol19-Issue1-fulltext-1834

García Clavería, M. (2013). La realidad actual del streaming de video: El streaming tradicional vs alternativas actuales. XVI Concurso de Trabajos Estudiantiles (EST) – JAIIO 42 (2013). http://sedici.unlp.edu.ar/handle/10915/94882

Gómez, L. M. R. (2014). LA GESTIÓN DEL TRÁFICO DE INTERNET EN LA UNIÓN EUROPEA. 8.

HRW. (2020, abril 2). En la lucha contra el COVID-19 los bloqueos de Internet deben terminar—World. ReliefWeb. https://reliefweb.int/report/world/en-la-lucha-contra-el-covid-19-los-bloqueos-de-internet-deben-terminar

Martínez Ávila, L. Y. (2020). Una guía para televidentes de streaming en Colombia. 38. Ortega, E., Padilla, G., & Rodriguez, J. (2021). Cultura participativa, fandom y narrativas emergentes en redes sociales. Dykinson.

Ana, la princesa porcelana

 

Estimados lectores en este último artículo quiero compartir con ustedes uno de los temas que más me ha interesado y qué nos puede pasar a todos: «Los trastornos de conducta alimentaria».

Cuando hablamos de Ana, resulta fácil pensar en ella y cómo transforma los cuerpos que caen en su engaño. Se llega a un peso inferior esperado a la talla:

  • Bajo peso corporal levemente severo definido como un IMC de ≥17. 
  • Bajo peso corporal moderadamente severo definido como un IMC de 16-16,99.
  • Bajo peso corporal severo definido como un IMC de 15-15,99.
  • Bajo peso corporal extremadamente severo definido como un IMC <15. (DSM V. American Psychiatric Association, 2013).

También nos encontramos con una alteración del ciclo menstrual, es decir, una amenorrea (la ausencia continua de menstruación) y una alteración de la imagen corporal que se empieza a configurar en los primeros años de la infancia.

Conforme a comentarios que han vertido sobre nosotros, nuestros familiares, comentarios de los compañeros en la escuela, lo que veíamos cuando éramos pequeños y lo que sentíamos cuando nos miramos al espejo, puede desencadenar una negación y control del hambre.

Este punto es muy importante, tenemos que pensar que etimológicamente anorexia significa «pérdida de apetito» pero las pacientes (incluido varones) anoréxicas no pierden el apetito; son las fases muy avanzadas de la enfermedad normalmente  en donde lo que hacen es pasar mucha hambre, que se niegan a sí mismas y a los demás, fruto de esta restricción prolongada en el tiempo. 

Es verdad que incurren en una pérdida de capacidad para discriminar la sensación de hambre y entonces les cuesta identificarla para mantener sumisa dicha sensación natural. 

Para contrarrestar está necesidad, ejercen una gran hiperactividad a través del ejercicio físico y a comportamientos obsesivos basados en el control de las calorías, hay un miedo a la subida de peso cuando la paciente logra de forma estable mantener un equilibrio en la restricción de la ingesta de que se ha impuesto, no solamente adelgaza sino que detiene su crecimiento, no solo logra estar delgada sino parecer una niña o princesa de porcelana.

El cuerpo adopta un funcionamiento y una apariencia infantil con motivo de la desnutrición, los órganos se reducen y tienen una funcionalidad propia de la infancia, conseguir alcanzar el peso deseado le conduce al «empoderamiento» a proclamar la victoria sobre el cuerpo y la vida, eliminando de esta manera su tendencia a infravalorarse y su miedo en la toma de decisiones.

Hay una irritabilidad y un cambio brusco en el estado de ánimo. Pasa que a lo mejor los padres acaban de ver a su hija exultante y al minuto siguiente se la encuentra llorando porque quizá ha pasado por delante de un espejo y no le gusta lo que ha visto o se ha comido un cuarto de galleta más y siempre que le aprieta el pantalón más de la cuenta se produce también un desequilibrio.

Estas peculiaridades en su dieta y estilo de vida, tienen que ser compensadas o legitimadas a través de un expediente académico intachable y esto a su vez conduce a un perfeccionismo y a una minuciosidad en sus conductas.

En los últimos 30 años las modelos de las revistas han reducido su peso significativamente donde antes tenían un peso de 65 o 70 kg y eso constituye un ideal de belleza ahora mismo el peso de las modelos no supera los 50 kg. Y en el caso de los hombres podemos ver en las revistas cuerpos hiper-musculosos por anabolizantes (Teoría de la Cultura, 2007).

Los adolescentes crecen con la idea de que estar delgados proporciona la clave de la felicidad, amistades, éxito pareja, trabajo y lo peor es que algo de eso es verdad.

La glorificación de la delgadez en el caso de las adolescentes no solamente les permite obtener la admiración del sexo opuesto sino será la envidia de sus propias compañeras. Tanto es así que las chicas anoréxicas se les presupone una mayor inteligencia, una mayor autodisciplina y la capacidad para integrarse dentro de sectores socioeconómicos elevados, pero no olvidemos que cuando una chica ha sido ridiculizada sobre su peso en la infancia, la impronta que se produce en su mente es tan intensa que esas burlas le acompañarán el resto de su vida.

Hay dos contextos familiares que propician la aparición de este tipo de trastornos el primer caso es el de los padres y protectores que están muy pendientes de cualquier necesidad física o emocional de su bebé en el momento de nacimiento, por ejemplo: frío, llanto, hambre, etcétera. Al impedir al niño desarrollar las habilidades necesarias para discriminar sus sensaciones emociones para aceptar su propia imagen corporal o la de sus hijos transmitiendo mucha falta de naturalidad en las relaciones interpersonales es posible que tiendan a cosificar el cuerpo y a percibirla de una forma fragmentada como una serie de partes a perfeccionar que no se integran entre sí, arrugas, papada, barriga, etcétera. Las madres que conservan un rol tradicional dentro de la familia proyectan sobre la comida un valor simbólico de entrega y amor a la misma pero también una forma de justificar la importancia de su rol a pesar de no tener una remuneración por su trabajo (Kirszman y Salgueiro, 2002).

Hay pacientes que rechazan la comida materna porque en el fondo están rechazando el papel simbólico de su madre dentro de la familia hay padres que creen arreglar la situación mediante la desestructuración alimentaria, es decir, cada uno llega en el horario que crea conveniente y come lo que encuentre en la nevera de esta manera se consumen alimentos precocinados demasiado elaborados sin ninguna personalidad con calorías vacías que implican una mayor sensación de insatisfacción y hambre, preludios del futuro atracón bulimico. Por otro lado, la comida premia comportamientos si te portas bien, te compro un helado, sirve como amenaza si no te comes la sopa, te quedas sin postre, endulza las penas  con pasteles y reduce el aburrimiento al tomarnos un chocolate caliente.

El ideal de belleza que se impone a la mujer, esto implica la negación por parte de las propias madres de procesos consustanciales a la transformación de su cuerpo con motivo de la menopausia entre los 40 y los 50 años de edad empieza entonces por parte de las progenitoras el seguimiento de dietas hipocalóricas sin ningún tipo de asesoramiento nutricional se ven incapaces de cumplirlas en el 95% de los casos, pero para entonces sus hijas han  tomado buena nota de ello y ya tienen un modelo a imitar.

Pensemos en las familias con un estilo relacional en el que tienden a evitarse los conflictos hay una inhibición de las emociones, la expresión positivas se considera una debilidad y la expresión negativas se considera una descalificación o una falta de clase. Sin embargo, cuando alguien inhibe necesidades crea dentro de sí, fuertes sentimientos de frustración y una incapacidad para resolver los conflictos abiertamente; es entonces cuando la comida se puede convertir en un modulador de los deseos inhibidos. En este tipo de familias es frecuente encontrar algún tipo de alianza implícita e inconsciente entre una de los padres y sus hijos intentando demostrar la superioridad moral sobre el otro miembro de la pareja (Avilés, 2007).

La hija en un intento desesperado de evitar la ruptura matrimonial; la anorexia conseguirá la unión de los dos padres pero a costa de su vida. 

En otras ocasiones, algunos padres se referirán a sus hijas con diminutivos, expresiones animadas comprándole ropa de niña pequeña como calcetines, zapatos, vestidos, etc.

Algunas pacientes anoréxicas han sido la niña bonita del padre durante su infancia con la llegada de la pubertad se tiene que romper esa relación simbiótica, por el miedo a un incesto real o fantasía. Es entonces cuando las chicas encuentran en la anorexia un refugio para mantener la seguridad sobre su cuerpo. Es frecuente también un modelo de comunicación basado en el chantaje emocional, en la inhibición de las elecciones personales y en la ausencia de límites dentro del ámbito familiar, es decir, padres que entran en las habitaciones de los hijos sin pedir permiso, abren armarios, abren cajones, diarios privados o madres que componen tensión, se intercambian vestidos con sus propias hijas.

Puede haber casos en los que un cuadro de anorexia o bulimia esté enmascarando un abuso sexual. Las pacientes adoptan conductas purgativas o entran en ingestas desaforadas o consumen sustancias con el fin de negar el impacto traumático de la experiencia, también es posible que vomitan como una muestra de rechazo hacia sí mismas.

Para culminar, comparto un poema respecto a este tema que caló en mí y de igual manera espero que en ustedes pueda tener impacto y sobre todo se quede en la retina para aprender a desaprender, no solo la forma en la que nos expresamos respecto a nuestros cuerpos, sino a reafirmar nuestra imagen con amor y respeto:

Ella 

Enséñame a ser como tú, 

a no pedir, ni reclamar.

La muerte me persigue,

y no quiero huir más.

Enséñame a tener disciplina, 

a querer ser como tú, prometo cambiar,

a ceñirme a tu figura, a no comer más.

Mi pequeña, enséñame a ser como tú, 

yo ya no quiero volver a caer, 

desfallecer, no es una opción,

cada centímetro menos, es toda una nueva ilusión… 

Bibliografía: 

  • Avilés, D. (2007). Actitud negativa hacia la alimentación (anorexia nerviosa) entre padres e hijos. Tesis de licenciatura. Toluca (México): UAEM.
  • Diagnostic and statistical manual of mental disorders, 5th ed.: DSM V. Washington, DC: American Psychiatric Association, 2013.
  • Kirszman, D. y Salgueiro, M. (2002). El enemigo en el espejo. De la insatisfacción corporal al trastorno alimentario. Madrid: TEA. 

Amor y buena voluntad en la Navidad

La obra de Hermann Hesse tiene un profundo entendimiento del ser humano. Y como se podría inferir, el factor psicológico se hace presente en las ideas que plasmó en el papel. Entre ellas tiene unas reflexiones acerca de la Navidad.

Este es el libro que contiene las reflexiones de Hesse.

A Hesse le tocó vivir cuatro Navidades dentro de la I Guerra Mundial, en la que se ocupó de atender caritativamente a los prisioneros de guerra. Pensó que para ellos, la Navidad sería una «fiesta de la nostalgia, la fiesta del recuerdo de las cosas perdidas: El hogar, la infancia, la paz, y la dicha que de la paz nace» (2007, p. 134). De igual modo, los prisioneros en campo enemigo y toda las víctimas de la Guerra anhelarían con todo su corazón la «paz en la tierra» que el evangelio de la natividad anuncia (Hesse, 2007, p.134).

Por supuesto, no hace falta ser una víctima de tan terrible categoría, sentirse afligido, triste, melancólico o simplemente con un bajón emocional. La naturaleza humana está siempre insatisfecha, pero, estar insatisfecho no significa que se menosprecie lo que está presente. Una inquietud honesta, que se identifique con un deseo -o nostalgia- de infinito o de bondad, es totalmente legítima.

TheNostalgiaoftheInfinite.jpg
«Nostalgia de Infinito» de Giorgio de Chirico. Mi interpretación personal de la pintura es que existe un tipo de felicidad eterna e incomparablemente, más grande que nosotros mismos, y que alguna vez fuimos partícipes de ella, estuvimos en ella. Ahora estamos afuera, pero no estamos lejos de ella, y aún hay posibilidad de volver.

A veces el descontento se puede acentuar más en épocas navideñas, ¿pero por qué? Quizá sea debido a que muchos olvidan o descuidan el auténtico significado de la Navidad, que es por supuesto el nacimiento de Cristo y todo lo que implica. Pero esto no significa que la felicidad de la Navidad tenga un acceso restringido solo para los creyentes. En tanto una persona tenga apertura al amor y a los demás, basta para que sea bienvenida a este día del año que suele opacarse debido a los problemas de los otros 364.

Debemos tener siempre presente que si queremos estar alegres (o mejor aún, felices), tenemos que saber el porqué de esa alegría (o felicidad). Cuando uno no sabe por qué intenta o pretende estar alegre, ese estado puede flaquear, y desvanecerse sin ofrecer mayor resistencia. Ojalá que los creyentes, siempre recordemos que la Navidad se trata de Cristo venido al mundo para redimirlo, que allí esté nuestro consuelo y esperanza. Y que los que tengan otras creencias o descreencias, recuerden que el amor al prójimo basta para sobreponerse (o empezar a sobreponerse) a cualquier cosa. Hesse (2007, p. 134) nos dice que la Navidad es el momento que nos une en el deseo universal de redención, y aunque esta pueda ser distinta en las personas, el pensamiento de redención por el amor es una posibilidad que vive en todo corazón humano. Asimismo, nos advierte que la Navidad no es solo un consuelo, tampoco es solamente añoro o agradecimiento de lo que hemos vivido; la Navidad es también un esfuerzo por despertar o fortalecer la buena voluntad.

Buena voluntad

Hesse nos menciona que tener buena voluntad es tener compromiso, es seguir la voz de nuestra conciencia, es despertar lo mejor y más vivo de nosotros mismos. Solo así podremos ver el valor y simbolismo de las luces, las campanas, las canciones y los regalos de la Navidad (2007, p. 135). Como pueden apreciar, ninguna persona queda excluida de esta posibilidad. Sea cual sea la manera de cómo uno ve la vida, independientemente de nuestros estados emocionales, siempre se puede obrar con buena voluntad y eso puede llevarnos a una auténtica felicidad.

Que esa atención de conciencia, esa honestidad, ese compromiso, acompañe y guíe a los buenos deseos y a las buenas intenciones. Los buenos deseos a veces no llegan a ningún lado por no ponerse en marcha, y las buenas intenciones pueden tener resultados contraproducentes; la buena voluntad, junto con el amor están para prevenir esos riesgos.

Donar órganos, un acto de buena voluntad - Periódico El Sol COLOMBIA

Coda

Y ya que líneas más arriba, Hesse mencionó a los regalos, él también nos sugiere cómo reaccionar ante ellos. Primero que apreciemos no solo al regalo en sí mismo, sino al esfuerzo hecho para que pueda ser entregado; imaginemos la historia que pudo estar detrás del mismo; hagamos que gracias a este podamos evocar a una persona, lugar o momento del pasado. Por último, esforzarse en hacerlo con cualquier tipo de regalo, ya sea un dibujo hecho por un niño; un libro, un ramo de flores, o una carta, ejemplos que el autor puso sobre la mesa (2007, p. 388, 391, 392). ¿Verdad que son regalos excelentes? Pero claro, todo lo obsequiado con buena voluntad también lo será.

¡Feliz Navidad!

Fuente: Hesse, H. (2007). Pequeñas alegrías. Madrid: Alianza editorial.

CONFESIONES DE UN K-NINO

Hoy, me desvisto de mis corazas, me adentro al clima nublado y brumoso que enmarca esta ciudad desolada que hoy me invade, como hombre, me siento en contacto por primera vez con mis memorias, nombres, razones y motivos secretos, aquí, de rodillas y con la cabeza deshecha confieso mis penas que en otro momento fueron hazañas según me comentaron otros que, sin conocerme realmente, ahora me ven como un héroe. ¡Ilusos! Solo soy quién se enfundó en un disfraz del supuesto hombre moderno. Esto, es solo una mentira.

Yo, me identifico con quien se le adjudica el peyorativo de “perro”, más adelante, me permitiré dar mi opinión sobre esto. Antes de iniciar este descalabro, me permito expresar que sí algún otro semejante llega a leer estas líneas, que sepas que te acepto, te comprendo; puede que no comparta tus acciones ni las haga mías, pero, por encima de ello, sin condiciones te doy la mano.

¿Quién soy?

La apariencia no importa, aquí se irá transformando en lo que vayas leyendo. Una cara, un gesto, una acción…todo se irá cambiando, hablo en mi nombre, pero realmente soy muchos a los que puedo enmarcar.

Esto es tan así que si te digo que acepto por fin que soy un perro, un maldito perro, a tu cabeza se te viene una imagen de alguien que te afligió y te sigue afligiendo, sino es así, entonces ¿por qué lo recuerdas? Finalmente, solo diré que para definir quién soy, comenzaré describiéndome por partes.

¿De dónde vengo?

Yo, vengo de un hogar cultivado por la tradición y la convencionalidad, aún no tengo progenie, pero, sin lugar a dudas yo sería incapaz de inculcar la ceguera voluntaria. Esta cualidad así bautizada por mi madre, refiere a todas las acciones que ella decide secuestrar en nombre de la familia, según ella, apoyada por estilos de crianza y una sociedad distorsionada, mi padre, solo podía estar al tanto de un puñado de cosas, no obstante, las que tienen que ver con un acercamiento emocional a nosotros, sus hijos, era un deber innecesario, inexistente. De este modo, me forjé en la misión de creer que la comida y sus preparaciones siempre estaban prestas, dado que sin importar los achaques de mamá, ella se ocuparía, sí me dolía el corazón la forma correcta de afrontarlo era ahogándolo en videojuegos o licores bajo el amparo de “noche de amigos” y no en la sabia conversación con alguien mayor y más experimentado, pero, ¿Cómo podía encontrar dicha experiencia sí mi padre castigaba a mi madre con silencio cuando tenía ella sus pequeñas contestaciones en breves arrebatos?, ¿Cómo confiar en los míos sí al momento de hablar de cómo me sentía y cuán presionado estaba se me tildaba de desviado, gay y demás ademanes?, ¿Cómo confiar sí papá solo estaba para castigar, reprimir y demostrar dominancia sin contemplaciones y mamá solo estaba para bajar la cabeza? De aquí vengo y esto es lo que me ha traído.

Sacrificio, manos atadas y daño materno

Al recordar mis memorias, evado la cruda refulgencia de mis emociones, de cuánto anhelaba la comprensión en mi niñez y solo encontraba una espalda fría que decía que los niños como yo no debíamos comportarnos así. De este modo, aprendí que mi madre estaba hecha para ceder a los disfrutes que según ella yo merecía: salir de fiesta desde los doce, beber desde los trece, tener novias desde la primaria, entre otras cosas, que asumí como completamente normal, hasta que vi con desencanto que mis hermanas no podían si quiera mencionar la palabra fiesta porque ya eran tildadas de “rebusconas y fáciles”. Bajo esa premisa, me acostumbré a ver a mis primeras enamoradas como eso: chicas rebusconas que me hacían valedero de mis primeros apodos de “cazador”. Ahora, con mis años encima, ¿Qué sentido tiene que a una mujer, una humana como yo, sea entendida como una presa? Es incomprensible y hasta perverso.

Las manos atadas vinieron cuando me acostumbré también a la idea que mayor capacidad de “enamoramiento de chicas hacia mi” equivalía a mayor valía. Todo suena grotesco y más cuando fue de mi padre de quien aprendí dicha creencia. Así, me adapté mentalmente a subsanar todo resquebrajo que tuvo, en otras palabras, a saber, de sus infidelidades y convertirme inclusive en su confidente cuando “se le cruzaban las fechas” y debía usar una tapadera. Lo veía como un gesto natural de padre e hijo, sobre mi madre, solo pensaba que se lo había buscado dado que ya hacía mucho tiempo solo se ocupaba del hogar y no de sí misma ni de su esposo, mi padre. Pensar en esto ahora, y ver que aún se hace con total impunidad me revuelve mis entrañas, pero, eso aprendí.

¿Cómo fueron mis relaciones amorosas?

No hace falta ser un sabio para saber que fueron un destrozo, causado por mí, por ellas, por el efecto que les causé y se volvieron en mi contra. Hoy, con mi soledad en brazos recapacito acerca de mis prácticas, aisladas de toda compasión, entendimiento y ternura. Las mujeres, solo fueron para mí un rato, momentos que se llenaron de encuentros sexuales para satisfacerme por completo a mis anchas, luego, se convirtieron en satisfacción para ellas, pues, en mi retorcida lógica llegué a contemplar que mientras mejor se sentían conmigo, mejor fama iba a tener para atrapar a otras. Una porquería de sistema, lo sé. Lo que ocurría tras unos encuentros es totalmente sabido: me desaparecía, no llamadas, ni mensajes de texto, solo ignoraba su existencia una vez lograda la “conquista”, una forma errónea más de ver el acto de acercarme a alguien. Para mí, se trataba de poder, el acercarme a las mujeres y con palabras, sonrisas, halagos y regalos llevarla a donde me apeteciera se volvió un juego más.

Después de la universidad y luego del trabajo, ya tenía un par de citas agendadas, por sí alguna no daba la talla, “mojigatas” las hacía llamar a aquellas que me ignoraban a mí, con mi ego herido, comenzaba a despotricar con mis amigos sobre ellas, inventando excusas y situaciones para no admitir jamás que ellas me rechazaron a mí por tenerme como un patán. Tenían razón.

Ni que decir de las innumerables galerías virtuales que a modo de catálogos deslumbraban mis ojos cuando necesitaba llenar mi vacío emocional, ellas, las disponibles a todas horas, estaban allí, clasificadas, ordenadas y calificadas de acuerdo a mis arrebatos. Una pena. Sin embargo, así accedí a ellas por mucho tiempo haciéndolas esperar incluso cuando me llamaban a mí, solo yo importaba, nadie más.

Claramente, nunca había presentación a amigos o a la familia. Mi madre siempre me preguntaba por la falta de formalidad en mi vida amorosa, y yo salía de esos “apuros” a punta de estar ocupado en mi carrera, no tener tiempo en invertir en una relación, tolerar los berrinches de ellas…en fin, patrañas para no decir a vox populi que su hijo era incapaz de ser vulnerable con alguien, que le dolía inmensamente confesar que no sabía estar solo, y que siempre tuvo a alguien agendado porque desde los 16 (tiempo en que estuve por primera vez con alguien) no sabía mantener una conversación cercana con una mujer si no era para llevarla  a la cama; indudablemente, me era imposible.

Una vez

Solo una vez me enteré de la valía de una buena compañía, de la necesidad de estar para alguien no por mi billetera, ni por mis halagos sino por mi persona. Ella, con su ímpetu de estar siempre revoloteando en sus ámbitos y vivir siempre en su soledad tan feliz me parecieron un atractivo inigualable, estaba en la universidad a mitad de carrera, con un promedio estable, sin fiestas alocadas y un sentido del humor excelente, ella, fue en quien posé mis ojos por primera vez sin ansias de llenar mi vacío ego.

Después de camuflarme en su vida como un amigo, ella empezó a sentirse cómoda en mis manos, sin embargo, el desastre llegó. ¿Cómo brindo amor y cercanía si no lo tengo? Lo acepto, no me conozco, mi fama y lo que se dé mí es porque otros me lo han dicho, a solas, tiemblo por escuchar mis pensamientos ingratos y banales contra mí. Por lo que, al acercarme con ella de una manera que sentía que mi alma estaba desnuda, me aterroricé. Lo presintió, estoy seguro, me llamaba y mensajeaba, adoraba leer que se preocupaba por mí, pero, mi miedo a no afrontar mi vulnerabilidad con alguien más me paralizó. Debía tomar medidas extremas para sacarla de mi vida, por su bien, más que por el mío, así lo vi en aquel entonces y finalmente, una noche sin premeditarlo, en una fiesta, me escapé con su mejor amiga, el resto ya lo intuyen. Quedamos destrozados, pero, me resguardé de expresar mis ineptitudes.

Luego de ello, comencé a darme cuenta que la vida en relaciones amorosas no era para mí, al menos no con el sentido que le estaba dando, así que tomé mis maletas, las emocionales y las físicas, me fui a un lugar nuevo y comencé de nuevo mis andanzas para entender el amor y entenderme a mí. ¡vaya estrago!

Del amor al odio, conocí la dependencia y la sumisión

Decidí hacerlo todo distinto, vestirme, engalanarme, agraciarme con ellas, todo diferente. El problema de hacer estos cambios es que no solo no era yo, sino que, además, yo no era equilibrado conmigo mismo, seguía detrás de una fachada, esta vez, la de un hombre sensible, un hombre que se resbala por una mujer, en un sentido más patético que Johnny Bravo porque no podía siquiera decir que «no» por miedo a la soledad, a que me dejaran y me hicieran ver como un don nadie en la vereda. Simplemente, me fui al lado opuesto, sin saberlo, me convertí en un hombre que tenía sus carnes fuera, para convertirse en carroña ante la primera que, por compasión decidiera estar conmigo.

Así, inicia la historia de mis amoríos extremos, donde detectaba a una mujer como una casa hogar que pudiera darme techo, yo, un desesperado de cariño comencé a tambalear mis cimientos y me resquebraje: “no soy suficiente”, “no puedo proveerlas de lo que necesitan”, “úsame por una noche o todas las que quieras”, “quiéreme”. Así, como lo veo ahora, yo estaba en la postura que hacía años atrás muchas mujeres estaban conmigo. Probé claramente la hiel del desprecio y de cómo mi ego más desestructurado que nunca lloró por creerse insuficiente hasta de vivir.

Terapia y mentiras

Al ser un pesimista no confeso, me adapté a la idea de sobrevivir a mis peripecias solo, sin ayuda, siempre con una vela al aire ondeando las olas sin rumbo alguno, esperando que la fortuna se apiade de mi destino. Sin embargo, al volcarme en desilusiones que me dejaron en bancarrota, sin ánimos de querer intentar suspirar por la vida ni andar sobre mis pasos para buscar refugio, comencé a detestar profundamente la solvencia femenina, esa que les da pie a ellas de llorar cuando quieren y por lo que quieren, de prestar atención a lo que sienten y exclamarlo a viva voz, de reunirse con sus amigas y juguetear a fantasear una vida tranquila sin preocuparse de que su trabajo no es vanagloriado por una serie de tontos que al igual que yo se creen proveedores de todo el universo. Las envidiaba profundamente.

En este pozo profundo me encontraba hasta que, cabizbajo y sin una moneda en mis bolsillos me volví un desalmado. Pedía a mis amigos, los pocos que me quedaban, unas cuántas monedas para embriagarme, claramente, les decía que era para vivir, para la casa y mi familia, pero mentía, no era capaz de aceptar mi derrota, hasta que un accidente de tránsito donde laceré la vida una mujer y su hija me llevaron a juzgados, la prensa y lo que para mí fue en su momento peor: terapia.

¿Cómo era posible esto? Finalmente, mi familia luego de que se enterasen de toda mi vida y lograran solventar mis malvadas acciones, accedí a ir a terapia, a regañadientes y por orden de un juez. Era de una comunidad bastante ajetreada por lo que estaba en el pasillo esperando que fuera mi turno, finalmente llega, y es una mujer. Es lo que hay, el sistema público es así, mis despilfarros no lograban pagar a un particular ni mucho menos lograban agilizar mi cambio a otro profesional de mí mismo sexo. Así que allí estuve, renuente, terco, grosero y quebrado.

El milagro del desalmado

La gente suele opinar que las ideas suicidas son solo cuestión de horas antes de cometer el hecho, que simplemente llegan y concretas. Además, muchos piensan que morirán de la misma manera en cómo han vivido siempre, inclusive con las mismas ideas y creencias. Yo, tras largos años me di cuenta que no, es falso y soy testigo de ello.

No sé a quién agradecerle sí a la sombra de mi vida que se hacía más amplia, sí a Calamaro, Riso o Bumbury por sus letras reflexivas o a mi psicóloga, ella, quién con una mordacidad atroz y una voluntad firme cumplió con su deber enseñándome que la vida no fue la culpable de todas mis desdichas, ni mi familia fue un motor activador de mis penurias, aprendí la decisión más valiente y aguerrida que pude conocer jamás: mi responsabilidad.

Pasé de ser un perro desalmado a alguien que entendió que las personas, al igual que yo, siente, se afligen y son vulnerables a los actos de otros, aprendí que muchas de mis faltas no son por cuestiones económicas sino porque en mi vida interior estaba tan vacía que ni mil arcas de oro podían llenar mi desacuerdo conmigo mismo. Además, aprendí que respirar cada día sabiendo que puedo tener amigas al lado, esas que, como ángeles asexuados se encariñan de mi presencia y no de mi virilidad, son los tesoros más grandes que cualquier «conquista» que pude tener anteriormente.

Finalmente, entendí que soy un hombre, vulnerable, de carne y hueso, que siente, se ilusiona y es capaz de proyectar y dar amor, de sentirlo sin compromiso de que va a llenar un campo de fútbol de regalos, entendí que una familia no se consolida con mentiras, ni siquiera valen la pena para mantener «la unión familiar» , simplemente entendí que mis hijos, si llego a tenerlos, merecen el reconocimiento de sus emociones, conectar más allá de lo físico y vincularse con otros como lo que son: humanos.

Un perro, no es una descripción para un ser humano, empezando porque es contradictorio, él es leal y fiel, ciegamente en muchas ocasiones. Nosotros, podemos dilucidar, no, no fui ni soy un perro, solo fui un humano plagado de ideas y comportamientos erróneos que decidí en su momento, no atacar y avanzar.

Precisamente por eso, me agradezco y me compadezco, me miro con ternura y me reafirmo como un ser libre que piensa, siente y ama desde lo más profundo de su alma y con plena seguridad de su masculinidad, que cargo siempre conmigo para recordar con una sonrisa que este, en verdad, soy yo.

Introducción a la teoría del color

El color puede ser definido como un fenómeno físico, representación única del espectro de la luz que impacta en los receptores lumínicos, provocando el inicio de un proceso orgánico que finaliza con la creación de imágenes, las cuales son procesadas acorde a las particularidades de cada persona. (Paidotribo, 2019) (Correa et al., 2018).

Revisando a PINK FLOYD - Capítulo V: The Dark Side of the Moon - Rock The  Best Music

La teoría del color tiene como cimiento al círculo cromático, elemento artístico que facilita la matización de colores.  Esta herramienta emplea colores primarios (rojo, azul y amarillo), base cromática con la que se obtiene todos los demás colores;  los secundarios son resultado de mezclar dos colores primarios,  finalmente los colores complementarios resaltan o contraponen la paleta de un cuadro (Téllez Parra, 2020).

Teoría del color: Cómo escoger una paleta de colores coherente

La percepción del color parte por un proceso biológico innato, que, durante el paso de los años va desarrollando preferencias. Estudios realizados en Bogotá, con una población de 561 personas, encontraron una relación significativa entre la edad y la percepción cromática, teniendo mayor dificultad para discernir entre uno y otro en los primeros años de vida, siendo el rango de edad de los 9 a los 18 años la mayor diferencia en la percepción del color, la cual puede ser explicada por los cambios en los niveles hormonales (Correa et al., 2018).

Emoción y sentimiento relacionados al color

Una de las principales disciplinas abocadas al estudio del color es la Psicología, puesto que trata de encontrar tanto los procesos cognitivos relacionados con la percepción,  como la influencia que pueda tener el medio cultural y social (Melgarejo, 1994). La perspectiva del consciente y subconsciente presenta un planteamiento psicológico como una sucesión en la construcción involuntaria de las sensaciones que resultan del momento de apreciación artística.

Las emociones se categorizan como estados de ánimo transitorios, altamente intensos, de duración corta; en cambio los sentimientos poseen una menor intensidad, pero una prolongada influencia en la persona. Por tanto, las primeras radican en un plano inconsciente y los segundos, en procesos conscientes (Hernández, 2020).

El artista tiene la capacidad de transmitir emociones y sentimientos empleando los colores como medio. Tanto la ausencia como la presencia de luz transmiten experiencias únicas y dinámicas. Por ejemplo, tonalidades azules son asociadas al frío, calma y tranquilidad, mientras que las rojas se identifican con intensidad, emoción, e incluso sensualidad (Cañellas, 1979).

Publicidad del color

El estudio del color posee distintas facetas, entre las que se puede apreciar la publicidad. En este medio se buscar resaltar y transmitir emociones específicas que faciliten el posicionamiento de productos, ideas o conceptos; por lo que se requiere establecer paletas que faciliten dicho proceso. Los sistemas de color Pantone o Trumatch incluyen gamas cromáticas de 24 bits, es decir, más de 16 millones de posibilidades (Moreno, s. f.). El uso de medios tecnológicos representan un cambio de perspectiva, puesto que, tras la digitalización de procesos se pierde parte de la subjetividad del matiz en favor de la representación precisa, mediante código RGB.

Como resultado de estudios publicitarios se establece preferencias cromáticas, con las que se puede tener un mayor impacto emocional en las personas que lo ven. Esta situación ciertamente reduce el romanticismo asociado al proceso artístico del diseño. Sin embargo, promueve el estudio científico que tiene el color, no solamente se necesita llamar la atención, sino el crear empatía con el espectador (Lindarte-Soto et al., 2019).

RGB y CMYK: Qué son y cuándo usar cada modo de color - Imborrable

Conclusión

El estudio del color a nivel orgánico se encuentra en proceso de constante descubrimiento, algunos investigadores incluso aseveran que se encuentra en un estado poco desarrollado (Murga, 2019). En cambio se puede afirmar que a nivel psicológico, la comprensión de los efectos que puede tener en las conductas es más notoria, puesto que los avances en el marketing son altamente representativos. La publicación de una campaña publicitaria no puede existir sin considerar el efecto que pueda tener la paleta.

Por otra parte, el estudio de las particularidades culturares que pueda tener la percepción cromática puede ser visto como una herramienta de estudio para la conceptualización de las emociones y sentimientos. Ciertamente la percepción de bueno y malo está sujeto a la cultura y el ambiente, por lo que la interpretación de los colores facilita dicha herramienta.

Referencias

Cañellas, A. M. (1979). Psicología del color. Maina, 35-37.

Correa, V., Estupiñán, L., Garcia, Z., Jiménez, O., Prada, L. F., Rojas, A., Rojas, S., & Cristancho, Y. E. (2018). PERCEPCIÓN VISUAL DEL RANGO DE COLOR: DIFERENCIAS ENTRE GÉNERO Y EDAD. 9.

Hernández, A. (2020, septiembre 22). Descubre la Diferencia entre Emoción y Sentimiento. Hernández Psicólogos. https://www.hernandezpsicologos.es/blog/diferencia-emocion-sentimiento/

Lindarte-Soto, M. S., Mantilla-Contreras, D. K., Roncallo-Lizarazo, J. P., Rojas-Torres, J. J., & Barrientos-Monsalve, E. J. (2019). La pérdida del valor agregado de la psicología del color en el medio publicitario en Colombia. Revista CONVICCIONES, 6(11), 14-22.

Melgarejo, L. M. V. (1994). Sobre el concepto de percepción. Alteridades, 8, 47-53.

Moreno, V. (s. f.). Psicología del color y la forma. Recuperado 14 de diciembre de 2021, de https://www.guao.org/sites/default/files/biblioteca/Psicolog%C3%ADa%20del%20color%20y%20la%20forma.pdf

Murga, D. (2019, diciembre 2). Psicología del color en el marketing. https://repositorio.upeu.edu.pe/handle/20.500.12840/2859

Paidotribo, E. P. (2019). Pintura creativa: Color. Parramón Paidotribo.

Téllez Parra, J. M. (2020). Teoría del Color. https://acervodigitaleducativo.mx/handle/acervodigitaledu/53819

ACT-úa enfrentando el dolor

El pensar en nuevas técnicas que sean efectivas pero también bajo un sustento científico hace que las estás terapias de tercera generación se vayan superando una a una cada vez más, en pro y aras en búsqueda del beneficio del bienestar de nuestros pacientes. 

PERO…¿QUÉ ES LA ACT?

Una de ellas es justamente la terapia de aceptación y compromiso, que implica una serie de ejercicios prácticos para hacer salir el poder y la importancia del daño emotivo, cognitivo y los procesos de comportamiento. Su objetivo es ayudar a las  a cambiar su relación con los pensamientos negativos y emociones que están teniendo sobre sus vidas y en algunos casos están afectando en gran medida a su salud y bienestar.

Esto se aplica generalmente en grupos en los que se utilizan metáforas, ejercicios de visualización y tareas de comportamiento. El número y la duración de las sesiones dependerá en gran medida de las necesidades de los participantes y de los métodos que practica el terapeuta.

La duración total del tratamiento debe ser relativamente corta, sin embargo este factor también dependerá de cada caso.

FUNDAMENTOS

La ACT (Hayes et al., 1999; Wilson y Luciano, 2002; Hayes y Stroshal, 2004) consideran que es un giro radical en el foco de la terapia: por un lado, no se trata de cambiar o reducir los pensamientos, sensaciones, o recuerdos molestos, sino que se busca alterar su función y de generar flexibilidad en la regulación del comportamiento. La terapia de aceptación y compromiso fundamenta sus bases teóricas en emplear la afectación entendida como la capacidad humana de experimentar el aquí y el ahora en los pensamientos y emociones.

Esta capacidad de estar conscientes está unida al compromiso de llevar a cabo acciones acordes con nuestros valores personales así como a las estrategias de cambio necesarias para aumentar nuestra flexibilidad psicológica.

La ACT sostiene que a la base de los problemas psicológicos se encuentran lenguaje que generamos que nos produce pensamientos y sensaciones que vivimos como molestos el hecho de que estos problemas sean principalmente verbales, lo facilita la luchar contra nuestros propios eventos privados y pues estamos en ello a pesar de que con frecuencia los resultados de tales lucha resultan contraproducentes mediante metáforas paradojas y ejercicios experienciales los clientes de la ATC aprenden a contactar con los recuerdos y sensaciones tanto los temidos y evitados como otros que surcan en el presente con esta terapia las  aprenden la habilidad de recontextualizar estos eventos privados, les ayuda a clarificar lo que realmente les importan su vida lo que en el fondo valora y adquieren el compromiso con los cambios necesarios en la acción. La ACT tiene una filosofía de la vida que cuenta con el  humano como una de las condiciones para encontrar soluciones tenemos que pasar por un camino de

AUTOCONOCIMIENTO

El autoconocimiento es una de las cumbres humanas pero también fuente de trastornos el lenguaje negativo, lleva a la hiperflexibilidad característica de algunos trastornos, además se ofrece una alternativa psicopatológica en la figura del trastorno de evitación experiencial. 

La ACT es una innovación terapéutica se proponen desmantelar el sentido común sobre la naturaleza del trastorno y del  promover la orientación a la vida a los valores en vez del ensañamiento contra los síntomas de dar de alta a la persona frente a sus propios problemas, muy por el contrario se busca que los clientes encuentren el significado a su  en el camino de la responsabilidad hacia el modo de vida que persiguen y llegar a aceptar simplemente su condición de seres humanos. El  en el sentido de volver sobre las penalidades de la vida tal como uno las vive y o poner en el presente un  futuro el ser humano aspirando a no sufrir nunca ni por nada ha terminado propiciando sufrir más y por más cosas.

OBSERVACIONES 

La Terapia de Aceptación y Compromiso aunque no es un conjunto específico de técnicas. Hay 6 procesos básicos empleados para establecer la flexibilidad psicológica y  cada una de estas áreas se conceptualiza como una habilidad psicológica positiva para que se eviten o prevengan pensamientos negativos. Esta terapia se centra en los siguientes aspectos: 

  • La aceptación:  como una alternativa  que supone tener en cuenta los eventos dolorosos y experiencias privadas sin tratar de cambiar su frecuencia o por más que se animé a los clientes de la terapia ACT para abrir voluntariamente y dejar ir su lucha interna con estos problemas no deseados en esencia esto puede ayudar a aprender formas de hacer frente a ellos.
  • Función cognitiva: también conocida como la separación emocional se refiere a un conjunto de técnicas que tratan de cambiar las funciones de dichas creencias negativas que afectan a una persona. Procedimientos que pueden surgir incluyendo el fomento de la persona para observar externamente sus problemas no deseados dándole una forma, tamaño, color, velocidad o forma por recontextualización de recuerdos y experiencias incómodas dónde uno mismo puede aprender a relacionarse con ellas de una forma diferente que no implica hacer ningún tipo de valor particular hacia ellos ponerse en contacto con el momento presente. La terapia intensiva a los clientes a hacerse psicológicamente presente, es hacer un esfuerzo consciente para conectar con lo que está sucediendo en el aquí y ahora experimentando el mundo de forma más directa; pensando en hacer su comportamiento y pensamiento más flexible utilizando a menudo como una herramienta para que los pacientes puedan describir los acontecimientos actuales en lugar de predecir y juzgarlos.
  • La auto- observación: la ACT es vista como una combinación de dos partes una parte es el «yo» pensando  responsable en una persona en relación con sus creencias, juicios y fantasías; mientras que la segunda parte de un observador que se ocupa de la atención y la conciencia, esta última es la parte de la mente que permite a cada uno de nosotros  desarrollar habilidades de atención plena en valores.

 Los valores son las cualidades que las  han elegido para vivir y son esenciales para el desarrollo de los objetivos de la terapia existe gran variedad de ejercicios que se utilizan para ayudar a los clientes a elegir una dirección en la vida en diversos ámbitos con la familia y la carrera y la realización de estás por lo general proviene de la capacidad de una persona para seguir a través de los procesos de aceptación de fusión y el contacto en el momento presente las acciones comprometidas.

La etapa final del modelo de terapia ACT consiste en el establecimiento de objetivos concretos que sean consistentes con los valores elegidos de una persona se considera esencial que la persona que toma parte se comprometa a estos objetivos con el fin de fomentar los cambios necesarios para descubrir un mayor sentido de la vida el bienestar y la plenitud. Este proceso consiste en elementos de la terapia conductual tradicional tales como la adquisición de habilidades; métodos que dan forma y la fijación de objetivos, la paradoja es vivir en un mundo más cómodo, más seguro, más preciso, muchísimo menos doloroso y encontrarnos abrumados por el , generado precisamente, por ese mundo diseñado para buscar la felicidad evitando el  consejos vitales:

  1. compórtate de acuerdo con tus valores y luego te sentirás bien en el lugar de primero colocar el sentimiento de bienestar. 
  2. Se asume  que el  es normal y qué es una señal donde el cliente está muy cerca de lo que el cliente le importa.
  3. Se asume que hay más vida en un momento de dolor que en un momento de alegría.
  4. El terapeuta asume con sus pasos que todas las  esperan aspirar a soñar y tienen una vida más amplia más rica y llena de significado quién puede beneficiarse. La terapia de aceptación y compromiso puede ser beneficiosa para una amplia gama de individuos con caracteristicas particulares para alterar la función más que la existencia de pensamientos y sentimientos desagradables.

Siendo especialmente útil para ayudar a hacer frente a problemas como la ansiedad, la depresión y los trastornos obsesivos compulsivos los traumas el abuso de sustancias trastornos de la alimentación e incluso los síntomas psicóticos los elementos de la atención plena de la terapia afecte también son eficaces para ayudar a las  a mejorar su rendimiento deportivo o en los negocios en muchos modelos de entrenamiento y terapia la atención tiende a ser enseñado a través de la meditación, sin embargo la ACT se emplea una gama de herramientas para enseñar estrategias de atención plena diferentes. Esto hace que sea un enfoque más atractivo para los que quieren dominar rápida y fácilmente la atención sin tener que meditar.

Referencias: 

  • Hayes, S.C. (2004). Acceptance and commitment therapy, relational frame theory, and the third wave of behavioral and cognitive therapies. Behavior Therapy, 35, 639-665.
  • Hayes, S.C., Strosahl, K.D., y Wilson, K.G. (1999). Acceptance and commitment therapy. Nueva York: The Guilford Press.
  • Hayes, S.C., y Wilson, K.G. (1995). The role of cognition in complex human behavior: A contextualistic perspective.

¿Qué haces cuando dices que amas?

Últimamente ha estado rondando por mi cabeza muchas preguntas sobre por qué a veces dejamos que alguien más, pero, sobre todo, nuestras parejas nos hagan daño, nos limiten, no nos acepten cómo somos y aún más, no nos amen.

La forma en que expresamos amor como ya lo hemos comentado en artículos anteriores, que viene del amor que hemos recibido y visto de nuestros padres y cuidadores, luego con esas herramientas vamos al mundo a presentarnos, algunos comenzando a saber quiénes son… cómo son… y cómo aman. Otros en cambio, al no estar seguros de quiénes son, no saben si merecen amor o no: ¿cómo son?, ¿la forma en la que aman está bien? Al no encontrar respuesta se someten, sin querer, a que los demás, basados en sus propias experiencias, rosen la superficie de lo que mostramos ser y nos ubiquen en un lugar que muchas veces no merecemos, pero aceptamos porque creemos que, si el otro puede verlo, y decide darle un poco de lo que tanto necesita, debe amarlo ¿verdad?

¿En qué momento olvidamos qué merecemos o qué cosas no debemos permitir ni un poco? O tal vez sería mejor preguntar: ¿Lo sabemos? ¿Nos lo han enseñado? ¿De dónde nace la necesidad de agradar primero al otro, antes que a mí mismo?

¿Y tú qué haces cuando dices que te amas?

Esta reflexión no es de mi autoría, pues la plantea Nilda Chiaraviglio en sus diplomados sobre pareja, y sin querer respondió lo que a diario escucho en consulta, mujeres y hombres que se hacen daño, unos haciéndolo a otros y otros haciéndoselo a sí mismos, cayendo en el ciclo de violencia continua, sometiéndose a malos tratos, incluso a veces, cuestionándose actos que no cometieron, pero que deben aceptar para no quedarse solos.

¿Por qué?

¿En qué punto una persona al estar en pareja y por “pertenecer a ella” permite humillación, culpa y castigos?

¿Por qué? La única lealtad que deberíamos defender sobre nosotros mismos, la regalamos.

¿Por qué estamos dispuestos a creerle a otra persona quiénes somos?

¿Por qué pretendemos encontrar la validación de qué somos en la pareja?

¿Por qué me traiciono, porqué soy más leal al otro que a mí mismo?


Tal vez porque no sabemos cómo amamos y es por eso que aceptamos, aquello que sin saber necesito y no llego a cuestionar si eso es lo que merezco.
Entonces me di cuenta que no hay que buscar mucho más allá, es algo menos complicado y que conocemos bien, la escuchamos siempre y se llama autoestima, ¿es importante la autoestima cuando empezamos una relación?
 Desde luego oír no es sinónimo de comprender, menos de hacer, por lo que sostengo que, cada vez que escuchamos: “ámate”, “quiérete” y “valórate”, no estamos entendiendo qué es lo que nos están pidiendo, porque no nos basta con repetirlo como un mantra milenario, si en el momento que, mi pareja viene y cuestiona mis valores, yo, inmediatamente los cambio por otros, los suyos, porque yo no los tengo.
 Pero ¿realmente no los tengo?, ¿o los ignoro constantemente?
¿Será porque verlos y defenderlos alejaría de mí el amor que necesito del otro? ¿Y ese amor solo puede venir desde afuera? ¿Y si primero lo construyo yo, para mí?

Claves para alcanzar una buena autoestima según Rojas (2001)

El juicio personal: Se trata de la aceptación integral de mi personalidad, lo valioso y en lo que aún me falta trabajar, debemos entender que siempre será más productivo enfocarnos en las cualidades que tenemos constituidas y de las cuales nos sentimos más orgullosos.

La aceptación de uno mismo: Se alcanza un estado de paz relativa en la que uno se acepta a pesar de los errores, en el fracaso, en el éxito, cuando merezco algo, así, sostengo un estado de plenitud cuando asumo quién soy, cuando consigo lo que quiero y cuando aprendo a aceptar lo que no estaba planeado.

El aspecto físico: Debemos integrar la aceptación de nuestra imagen al concepto de autoestima, las características fisiológicas, enfermedades físicas o psicológicas congénitas y adquiridas; se trata de aceptar lo que no me gusta y potenciar aquellas cosas que me gustan como nuestros rasgos y belleza.

El patrimonio psicológico: Podemos ser conscientes de nuestro patrimonio psicológico cuando admiramos y asimilamos nuestra autenticidad, que está compuesta por un estilo personal que comprende nuestra inteligencia, creatividad, estilo, nuestra fuerza de voluntad, la manera en que expresamos nuestro ser, cómo hablamos, cuáles son nuestros pasatiempos, qué interpretación y qué sentido le damos a nuestra existencia y un largo etcétera…

El trabajo: Es importante la identificación con el trabajo que se realiza y que tratemos de hacerlo con compromiso, amor y dedicación. La suma y validación de nuestros logros, fortalecen nuestro autoconcepto.

El entorno sociocultural: Es el ámbito en donde se desarrollan los recursos para la comunicación y la relación con los demás y ponemos en práctica nuestra autoestima: ¿Qué es lo que creo de mi en relación a los demás?

Evitar la envidia o compararse con los demás: Es importante entender que el compararse o querer lo mismo que otro, es una característica humana natural ya que en esencia no es negativo, más bien, nos brinda información: “Ese es un camino que me gustaría seguir, en vez de menospreciar lo que ahora tengo, lo analizo y me preparo para conseguir, lo propio, lo que también quiero lograr, porque confío en que mí mismo”.

Hacer algo positivo por los demás: El acto de entrega a los demás, de dar algo por propia voluntad que el otro necesita, es motivo de cierta armonía interior; siempre y cuando no implique la anulación personal o un autosacrificio distorsionado.

Desarrollar la empatía el ponerse en el lugar del otro: Para entender mejor la empatía, debemos, tener en cuenta el concepto de la compasión, que es mirar al otro con amor y al mismo tiempo validando su sufrimiento, así desaparecen los juicios y las críticas y le damos el paso a una verdadera empatía, la que más próxima esté de ponerse en el lugar de los demás, sabiendo que solo podremos lograrlo si lo aplicamos hacia nosotros mismos también.

Un signo de madurez es la capacidad para saber perdonarse y perdonar a quienes nos rodean” (Rojas, 2001).

Entonces, sí podría empezar reconociendo mis valores y mis principios, con qué me siento cómoda y plena, podría empezar a respetar mis formas y procesos; escuchando y validando mis logros y fracasos, es decir, conociéndome a mí misma/o. Ya que así puedo cambiar o mejorar, lo que reconozco, lo asimilo como mío, como parte de mí.

Si teniendo en cuenta lo anterior, decido no hacer el esfuerzo de conocer más sobre mí, tal vez me encuentre frecuentemente en relaciones en las que constantemente me sienta poco amada/o.

Según Chiaraviglio, (2021) y otros autores, el enamoramiento, no es igual que amar a mi pareja, el enamoramiento es un proceso en el cual la corteza prefrontal se ve inundada de muchos neurotransmisores, oxitocina, dopamina, serotonina, etc. Que mantienen su vigencia durante uno o dos años, lo que nos da paso a la idealización del otro; ya que al estar enamorados somos las mejores versiones de nosotros mismos (al principio), luego de este periodo, empezamos a ver al otro como realmente es, como lo vimos siempre. Sin embargo, después de años de relación por lo general, los gestos y detalles disminuyen, lo cotidiano nos visita, y nos enfrentamos a nuevos retos como pareja; sumado a esto, se van agotando los efectos “mágicos” y amortiguadores de los neurotransmisores ya mencionados. ¿Qué nos queda ahora?

Decidir si amar o no
 
Para Chiaraviglio (2021), amar es un verbo, un trabajo, que implica realizar conductas que construyen el amor día con día; como cuando me planteo una meta a la cual quiero llegar, con la diferencia que existen metas que se trazan en conjunto, respetando la libertad del otro de ser quién es y cómo desea ser amado. Si yo entiendo que mi pareja tiene los mismos derechos que yo, sería importante ser consciente y llegar a la conclusión de que, por mucho que yo lo ame y desee que mi pareja me ame también, lo que yo le ofrezco puede o no satisfacer su demanda de amor. Entonces mi amor tiene cierto límite, no puedo complacer las demandas de todas las personas que quieran ser mis parejas (en caso haya tomado la decisión de amar).

Pongamos un ejemplo, de esos que me gustan tanto:

Pareja:

  • “Amor te amo, tanto, tanto, tanto, que te voy a proteger siempre”.

Análisis: ¿Qué hace mi pareja cuando me dice que me va a proteger? ¿Y si proteger significa decidir por mí? ¿Y si en su intento de protegerme, me invalida? ¿Y si me acostumbro a que mi pareja me proteja, qué haré cuando no esté? ¿Realmente quiero depender de mi pareja?

Nosotros:

  • “Está bien amor, yo también te amo tanto que te quiero solo para mí todo el tiempo”.

Análisis: ¿Qué hago cuando digo que amo? ¿querrá mi pareja que lo ame así? ¿Tendremos problemas por mi forma de querer? ¿Podré cumplir siempre, eso que estoy ofreciendo?

Por supuesto, no queremos insinuar que enamorarse sea algo negativo, de hecho, debemos vivirlo al máximo, sin embargo, cuando empiezo a sentirme incomodidad en la relación, quizá debamos evaluar si nuestras diferencias al amar son demasiado altas y costosas a nivel emocional, laboral, social, que empieza a socavar nuestra autonomía. Quizá sea hora de decidir terminar la relación, agradecer las experiencias compartidas, decirnos adiós y seguir cada uno, nuestros caminos…

¡O! por el contrario… entregarnos a la experiencia del maltrato psicológico, físico y lo violento que es amar idealmente (tipo Hollywood) y someternos a exigencias que no podemos cumplir y que pisoteen nuestra autoestima por no ser la persona que necesitan que seamos y que, por cuestiones inherentes a nosotros mismos, no somos.

Por otro lado, existen personas que están dentro de una relación, en la que, balanceando, los pros y los contras, estos se encuentran al mismo nivel, por lo que, se podría tomar la decisión de continuar y revaluar, siendo conscientes de que llegaron a un punto en el que la relación necesita tomar un nuevo rumbo, con el esfuerzo y compromiso de ambos.

No nos olvidemos que, como seres humanos, tenemos la capacidad de decidir y que, normalmente, somos nosotros los que nos damos, lo que sentimos merecer, y que sí depende de nosotros sostener la relación que deseamos en nuestras vidas. Podemos lograrlo reconociendo y construyendo quiénes queremos ser, y cómo queremos amar y que nos amen.

Pues como decía Sócrates: “el fin último del ser humano es conocerse a sí mismo”.



Palabras clave: amor, autoestima, pareja, relaciones.
Referencias:
–          Branden N. Los 6 pilares de la autoestima. Editorial Paidós.
–          Cortés C. (2018). Mírame, siénteme. Estrategias para la reparación del apego en niños. España, Editorial Desclée De Brouwer.
–          Chiaraviglio N. (2021, 9 de noviembre). Relaciones de pareja sanas. Se Regalan Dudas Podcast.
–          Rojas E. (2001). ¿Quién eres? Ediciones Temas de hoy S.A.

¿Y si hablamos de la muerte? Primera parte

No se puede pensar: “Voy a ser feliz el día que mi papá se mejore definitivamente”. Tengo que ser feliz hoy con su cáncer. Y él también. Pero ojo: puedo «ser feliz y no estar contenta». En la quimioterapia, la gente es feliz pero no lo vive contenta. Nadie quiere estar en ese lugar. Sin embargo, agradece cada circunstancia, cada sonrisa, cada día. Esa gente tiene conciencia de la muerte aprendió a disfrutar de la vida.

¿Por qué en vez de hablar de cómo tenemos que vivir, hablamos de que queremos hacer antes de morir? Una de las características del ser humano es darse cuenta de su temporalidad, de que no estará vivo siempre. La muerte nos acompaña desde el principio del camino. Esto ha sido siempre un drama terrible para nosotros, que a lo largo de nuestra existencia tenemos que enfrentarnos a situaciones que conllevan dolor. Entender que es tan parte nuestra como nacer, mencionarla es adecuado porque permite mayor consciencia en el trajín diario y que los duelos por las pérdidas sean también transiciones más naturales.

¿Podemos decir entonces que conversar de la muerte es saludable?, creo que “Es sanador”. Nos aporta recursos, nos posiciona en otro lugar ante la vida, nos ayuda a practicar la gratitud y tener una postura de aprendiz ante ella.

Esta es una de las claves para que se pueda disfrutar plenamente de nuestro paso por aquí, hay que darle un poco más de acogida a la muerte, que deje de ser tabú, aceptarla para que nos ayude a transitar con mayor intensidad, con mayor disfrute.

Todos entendemos que en algún momento nos vamos a ir, pero no lo hacemos real, no lo tenemos consciente hasta que perdemos a alguien muy cercano, cayendo en sobrevivir desde un lugar muy omnipotente, “como si fuéramos eternos , aún sabiendo desde el minuto cero que sí somos seres finitos”.

Yo quisiera departir desde mi historia en que pude ver la muerte tan de cerca, en el año 2016 tuve a mi segunda hija y debido al embarazo se me formaron múltiples cálculos en la vesícula que si bien de manera externa no había problema, por dentro me estaban destruyendo. Tenía algunos cólicos, unos manejables otros peor que un parto, pero mi respuesta era: “me voy a operar más adelante que mi hija pequeña cumpla seis meses”; cada día eran más fuertes hasta que en uno de esos colapsé… Cuando tuve conciencia estaba en la clínica en una camilla con un dolor insoportable,  recuerdo la cara de los médicos preocupados, mi esposo con cara de desesperanza y yo retorciéndome en la camilla, no recuerdo más. La mañana siguiente desperté,  estaba hospitalizada con suero, él a mi lado y el médico, al verme abrir los ojos dio una sonrisa más grande que la de un niño cuando abre su regalo de Navidad. Me explicaron que había sufrido de una pancreatitis y que en la mayoría de casos era mortal, “hace dos días falleció un chico en la habitación de al lado por el mismo diagnostico”, comentó el doctor seguido por estas palabras: “estas viva por milagro”.

Estuve dos semanas hospitalizada sin ver a mi familia, sin probar alimento alguno;  todo era suero. Tenía los brazos destrozados e hinchados. Los primeros días fueron buenos porque me los tomé como un descanso sin embargo cuando me daban más días de hospitalización y ya me estaba olvidando de masticar por lo que no probaba alimento, empezó a salir mi lado impaciente; hubo días que lloraba, otros que rezaba y también venían las preguntas: ¿Por qué a mí? algún motivo debe haber… buscaba y buscaba. Finalmente lo encontré; antes de esto vivía renegando de mi historia y del rol que me había tocado, agestada 24 x 7, sin una pisca de gratitud, envidiando la libertad de los otros, anclada en el pasado con sentimientos de melancolía. Hoy puedo decir gracias “pancreatitis” porque así me di cuenta que no seré eterna, que no tengo el control de nada ni de nadie y que debo conectarme con el presente aquí y ahora cómo un regalo, ser agradecida, ponerme en el papel de alumna ante la vida y sobre todo gozar de quienes tengo hoy conmigo.

«Ofelia» por John Everett Millais, representa una escena de Hamlet por William Shakespeare

El poder hablar de esto es lo que me va a ayudar a vivir mejor cada instante, a disfrutar de mis seres queridos, de lo natural, de lo cotidiano. Conversar de la muerte, propia o ajena, suele ser difícil. Rodeos, excusas, palabras cómo “no hables de eso”, “te vas a poner bien” son las que usamos al ver a alguien enfermo. Sin embargo, con la pandemia de coronavirus como protagonista y de cara a una estadística que pone en evidencia constante la lista de víctimas, la finitud se hizo visible así cómo los procesos de duelo.

La muerte no es lo único que provoca duelos en la vida: puede haberlos por cualquier tipo de desenlace, desde la baja en un trabajo, defunción o hasta una mudanza. Es un proceso de adaptación emocional ante cualquier pérdida. Puedes hacerlos hasta por el extravío de algún objeto, lo que cambia es cómo se va a desarrollar, si voy a ser más o menos consciente de eso. El duelo se desarrolla de manera individual, cada uno lo transita a su manera donde lo único en común es poder aceptar las circunstancias, así recién podemos ver qué mensaje hay detrás.  Esto tiene que ver con codificar elementos de la inteligencia espiritual: ese para qué le da sentido a esa experiencia, ese para qué invita a que valoremos nuevos hábitos, evaluar nuestros afectos, hayamos cambiado prioridades, aumentemos nuestros espacios de conciencia, tengamos mucho mayor conocimiento de vivir en gratitud y con flexibilidad.

La Dra. Arango que lanzó su libro “Mundos Invisibles” discute sobre la muerte y el duelo, donde señala que no podemos elegir cómo morir pero si cómo poder morar bien. Según Arango asumir la certeza de deceso, además, ayuda a disfrutar el día, a estar en paz y a ser más feliz. Esto no significa no tener dificultades porque los retos y los problemas hacen parte de la evolución , sino actuar con bondad, compasión y honestidad. “Las personas que viven bien están conectadas con su alma y un alma buena es aquella consciente de los valores básicos que deben guiar a un ser humano bondadoso”. Se trata de experiencias naturales que deberían estar más presentes en la cotidianidad. Pues como ella dice, “si aprende a hablar de la muerte la gente se libera de muchos temores y vive con mayor tranquilidad”.

“El duelo es un proceso totalmente natural, no es patológico y no es una enfermedad”. No siempre se necesita de ayuda psicológica para llevarlo adelante; sin embargo, hay cierto tipo de pérdidas que quizás hagan que se necesite ayuda profesional desde el principio…

Referencia

Arango, E. L. (2016). Mundos invisibles: Una guía para comprender el viaje del alma de regreso a su hogar y contactarnos. Colombia: Penguin Random House

Un verdugo llamado alcoholismo

¿Sabías que no todo lo dañino es ilegal?

Desde hace mucho tiempo tenemos una percepción errónea en cuanto nos referimos a una droga ilegal pensamos que es dañina y tóxica para la salud tanto mental como física y justificamos a las ya conocidas “drogas legales”, dentro de ellas el tabaco y el alcohol, por esta razón es que tantas personas las consumen. 

A largo plazo, el comportamiento de abuso de drogas puede convertirse en un problema con mayor probabilidad a la soledad, o incluso a menudo, con deterioro progresivo de las distintas actividades cotidianas.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) plantea: el alcoholismo es un trastorno conductual crónico manifestado por ingestas repetidas de alcohol, excesivas, respecto a las normas dietéticas y sociales de la comunidad y acaban interfiriendo la salud o las funciones económicas y sociales del bebedor.

 

La dependencia de sustancias es una enfermedad del sistema nervioso central (SNC), debida a una disfunción neurobiológica de estructuras cerebrales mesencefálicas, límbicas y corticales y de circuitos cerebrales implicados en la motivación y la conducta (Kosten, 1998; Leshner, 1997; Kalivas y Volkow, 2005).

¿Por qué los adolescentes consumen drogas y alcohol?

Los adolescentes tienden a querer experimentar y probar cosas nuevas, por un tema de aceptación social, porque piensan que los hacen más adultos o que les generará felicidad. En cierto punto, hay algo de verdad y es necesario saber que este efecto puede ser inhibidor (depresor) como ocurre con el alcohol.


¿Es lo mismo adicción que dependencia?

– Adicción: Consumo repetido de una o varias sustancias psicoactivas, hasta el punto de que el consumidor (denominado adicto) se intoxica periódicamente o de forma continua, muestra un deseo compulsivo de consumir la sustancia (o las sustancias) preferida, tiene una enorme dificultad para interrumpir voluntariamente o modificar el consumo de la sustancia y se muestra decidido a obtener sustancias psicoactivas por cualquier medio.


Drogas y Alcohol En Los Adolescentes y Sus Consecuencias

-Dependencia: En sentido general, estado de necesitar o depender de algo o de alguien, ya sea como apoyo, para funcionar o para sobrevivir. Aplicado al alcohol y otras drogas, el término implica una necesidad de consumir dosis repetidas de la droga para encontrarse bien o para no sentirse mal. En el DSM-IIIR, la dependencia se define como un grupo de síntomas cognitivos, fisiológicos y del comportamiento que indican que una persona presenta un deterioro del control sobre el consumo de la sustancia psicoactiva y que sigue consumiéndola a pesar de las consecuencias adversas. Equivale, más o menos, al síndrome de dependencia recogido en la CIE-10 (ICD-10). En el contexto de la CIE-10 (ICD-10), el término dependencia podría referirse en general a cualquiera de los componentes del síndrome. Este término se intercambia a menudo con el de adicción y alcoholismo.

Infografía. La Organización Mundial de la Salud (OMS) prendió las alarmas, luego de su último informe sobre el consumo de alcohol en América. Para 2010, Paraguay lidera la lista con 33,9% de la población que ha tenido este tipo de episodios, seguido por Venezuela con 24,3% y Perú con 13,5%. 

¿Cómo apoyar a sus seres queridos con trastornos por consumo de alcohol?

El principal soporte emocional para una persona con dicho trastorno será su familia, siento un participante activo en sus actividades diarias, tener mucha paciencia y celebrar por muy mínimo que sea, todas sus victorias y sobre todo el auto cuidarse, ya que las personas de padecen de dicho trastorno pueden ser agresivas o estar a la defensiva.

PALABRAS CLAVES: ALCOHOLISMO, ADOLESCENCIA, FAMILIA.

Referencias bibliográficas

  1. Organización Mundial de la Salud. Glosario de trastornos mentales y guía para su clasificación. Ginebra,1976.
  2. González R. Variedades de alcoholismo. Rev Hosp Psiquiátr La Habana 1983;24(4):523-9.
  3. https://gestion.pe/tendencias/peru-tercer-pais-consume-alcohol-region-96077-noticia/?ref=gesr
  4. Glosario de términos de términos de alcohol y drogas.

Los estudiantes universitarios y la enseñanza virtual

La pandemia por COVID-19 originó muchos cambios drásticos en diferentes aspectos de la vida diaria de las personas en todo el mundo, tales como la forma de vivir y de relacionarse; siendo la educación uno de los aspectos de más transformación, debido a que ante el contexto de emergencia sanitaría, las sesiones de aprendizaje tuvieron que pasar de presenciales a virtuales. Nuestro país no fue ajeno a esta realidad, y una de las poblaciones más afectadas con las nuevas metodologías implantadas fueron los estudiantes universitarios, ya que ante la necesidad de continuar sus estudios a pesar del contexto de pandemia, tuvieron que adaptarse a esta nueva realidad. Según (Orbegozo, 2020), “la tasa de deserción universitaria llegó al 18,6% en el país, seis puntos porcentuales más respecto al 2019 que son atribuibles a la pandemia del COVID-19”. (s.p.). Es así que, debido a ese nuevo escenario, se han presentado dificultades como los problemas de visión debido a la luz azul que emiten los dispositivos, los problemas técnicos, los problemas emocionales, pérdida de peso, entre otros.

La Educación a distancia

Se puede considerar como una estrategia educativa que permite que los factores de espacio y tiempo, ocupación o nivel de los participantes no condicionen el proceso enseñanza – adquisición de conocimientos. Asimismo, el aprendizaje es un proceso de dialógico que se desarrolla con mediación pedagógica, dada por el docente que utiliza los avances tecnológicos para ofrecerla. Se caracteriza por lo siguiente. Primero, la mayor parte de la comunicación educativa es entre docente y estudiantes y entre estos últimos ocurre de manera independiente. Segundo, implica una comunicación de dos direcciones (docente–estudiantes y entre estudiantes) con el objetivo de permitir y apoyar el proceso educativo. Tercero, emplea tecnología para mediar la comunicación de ambos canales. (Garrison y Shale, 1987, p.12).

Ventajas y desventajas que brinda la educación a distancia

Algunas de las ventajas comprende: el acceso flexible al contenido que va más allá de lo que se puede obtener en el aula; la oportunidad de acceder a la información desde cualquier punto donde exista conexión a Internet; se integran diversos recursos para optimizar el proceso de enseñanza – aprendizaje, se potencia el aprendizaje colaborativo y cooperativo; las aportaciones mejoran en cuanto a calidad se refiere gracias a la flexibilidad temporal de la que nos dota el uso de estos sistemas; existe retroalimentación no solo con el docente, sino con el resto de compañeros; potencia la motivación; e incrementa la participación de las personas, las cuales toman conciencia de que son responsables de su propio aprendizaje. (Segura y Gallardo, 2013, p.7). Así también, no podemos obviar que existen desventajas en el uso de estos sistemas, como son: la volatilidad de la información y la necesidad de una conexión estable a la red, es decir, cualquier problema técnico no previsto puede provocar una gran pérdida de información, así como la falla en la entrega de tareas; y la dependencia de la realización de las clases virtuales, a la conexión a la red, sin la cual no sería posible acceder a dicha información. (Segura y Gallardo, 2013, p.4).

El rol del tutor en las clases virtuales

Además de las características del facilitador del aprendizaje en línea, este adquiere y desarrolla ciertas funciones como: ofrecer retroalimentación, mantener canales de comunicación, propiciar la armonía, lograr que el papel del estudiante durante el proceso sea lo más activo posible, procurar que el entorno virtual sea el idóneo, ayudar en la gestión del tiempo de forma correcta, organizar trabajos colaborativos en la virtualidad, verificar el nivel en el uso de tecnologías, ofrecer recursos didácticos de alta calidad y evaluar el medio virtual que se utilizará. (Mora, 2010, p.106).

Factores que repercuten en la perspectiva del estudiante

Diferentes estudios que analizan esta problemática, nos dicen que se tienen posiciones diferentes, respecto a la perspectiva de los estudiantes universitarios hacia las clases virtuales.

Respecto a la identificación de los factores positivos que el estudiante puede visualizar en la modalidad virtual, encontramos a la practicidad en el ámbito geográfico, la inmediatez en la comunicación, y la flexibilidad en el tiempo, que le brindan al estudiante una mayor comodidad para llevar a cabo las sesiones de clase. Por otro lado, vemos que hay un mejor trabajo cooperativo, un mayor uso de recursos multimedia, una mejor organización, la facilidad de las clases grabadas, el desarrollo de conocimientos informáticos, la preparación natural para un entorno cada vez más digital, y el desarrollo de la autonomía.

En relación al estudio de los factores negativos, los estudiantes se han enfrentado a un contexto de grandes cambios, tanto académico, social y laboral si fuera el caso, haciéndolos más propensos a sufrir problemas emocionales, debido a la presión y la exigencia social que en algún punto no tomó en cuenta este aspecto. Añadido a esto, podemos observar otros problemas como son la falta de conectividad, la falta de recursos tecnológicos, y la falta de conocimiento sobre el uso de herramientas tecnológicas; los cuales en un primer momento impidieron el reconocimiento por parte del alumno, de la modalidad de estudios virtual. Por otro lado, se ha visto que el estudiante es más proclive a emociones negativas, y a distraerse más en el transcurso de la clase, esto último debido a las diferentes aplicaciones y redes sociales disponibles, en esta modalidad. Asimismo, existe una preocupación, respecto al desarrollo de habilidades y capacidades como las relaciones interpersonales, que se dan de forma diferente ahora, en comparación de cómo se daban presencialmente, donde había más contacto humano y eran más dinámicas. Así también, existe disconformidad por parte del estudiante, en relación a la evaluación mayormente grupal, lo cual lo hace dependiente de la capacidad de otros integrantes del grupo a la hora de recibir una calificación. Asimismo, los recurrentes problemas de visión por estar constantemente expuestos a la luz de las pantallas de los diferentes dispositivos digitales, tanto para llevar a cabo sus clases en línea, como para la realización de sus labores académicas, entre otros. Por otra parte, los problemas de internet y las fallas técnicas, son una de las principales causas de no cumplir con la consigna dada en la sesión virtual en línea. Como último factor, la calidad de la enseñanza virtual no es la misma que la presencial, ya que no hay un desarrollo de habilidades interpersonales, y debido a que la virtualidad ha permitido que los estudiantes por aula se tripliquen, la comunicación entre el alumno y el docente se ha visto afectada. 

Los aspectos negativos serán el punto de referencia de nuestra preocupación, ya que si bien la virtualidad en las sesiones de aprendizaje ha representado una evolución en este ámbito; la transición a esta nueva forma de enseñanza ha afectado de sobremanera a una gran parte de la población de estudiantes universitarios. En consecuencia, se ha generado un gran estado de frustración porque a primera vista, y para muchos involucrados, las clases no fluyen como deberían. Del mismo modo, la coyuntura del COVID-19 ha generado diversos cambios en el estilo de vida de las personas y como consecuencia ha traído cambios en la salud mental siendo uno de ellos el estrés. Según Cordova (2020), “Los constantes cambios seguirán apareciendo en el sector educativo. Sin embargo, se tiene claro que el uso de las tecnologías en la educación ha llegado para quedarse.” (s.p.).

La psicología y el estudio de esta problemática

La emoción con la que los estudiantes se encuentran al momento de ingresar a clases es muy importante en el proceso de atención, memoria, toma de decisiones, así como de otros procesos cognitivos; por esta razón es importante que se motive al estudiante a tomar riesgos y a experimentar con nuevas ideas y posibilidades, incentivarlos a no tener miedo a equivocarse, pero también reforzar que sus equivocaciones deben servir para reforzar su conocimiento. Es así que la falta de motivación debido a los problemas emocionales, se ha presentado en una parte de los estudiantes de diferentes edades, pero principalmente en los de educación superior. Algunos factores son el exceso de responsabilidades, la alta carga de trabajo o tareas, las evaluaciones de los profesores, la competitividad el temor al fracaso o no alcanzar las metas autoimpuestas, aceptación del grupo de pares, la rivalidad entre compañeros, cambios en los hábitos alimentarios, horarios de sueño, el cansancio cognitivo, entre otros. Asimismo, un factor determinante, es la carencia o la poca práctica de hábitos de estudio que puede ser evidenciada cuando los estudiantes no utilizan adecuadamente su tiempo para realizar sus labores académicas, no utilizan técnicas de estudio, estudian a última hora o tienden a distraerse con facilidad. Lo indicado anteriormente influye en gran parte en el rendimiento académico, ya que el no poder satisfacer sus necesidades, provoca en los educandos problemas emocionales, debido al estrés, la preocupación, somnolencia, desconcentración, nerviosismo, fatiga, depresión, entre otros.

En relación a la rama de la psicología que debe observar este fenómeno, tenemos a la psicología social, ya que comprende la prevención, abordaje y una mayor consideración de los problemas sociales. Asimismo, promueve el cambio en el entorno social, el mejoramiento de la calidad de vida, y el bienestar de la comunidad, teniendo como una de sus pautas principales que lo social afecta directamente a lo personal. Es así que, esta rama de estudio nos ayuda a entender el yo social de las personas, en base al entorno en el que viven, y el rol que la sociedad les impone. Según Myers y Twenge (2019), “La psicología social es la ciencia que estudia la forma en que las situaciones influyen sobre nosotros, en especial el modo en que las personas se perciben y afectan entre sí”. (p. 2). En consecuencia, esta disciplina se encarga de atender los problemas psicosociales, saliendo del estudio individual de las personas, para estudiarlas en comunidad.

Esta disciplina de la psicología será encargada de estudiar, la reacción de los estudiantes universitarios, hacia las clases virtuales, en el contexto de la pandemia, ya que ese proceso de cambio, ha afectado el comportamiento de muchos estudiantes universitarios; por lo que, debemos centrarnos en la importancia de conocer cómo las emociones activan la conducta motivada en la población estudiantil; conceptos relacionados a su bienestar integral, que le permitirán desarrollar acciones que favorezcan su motivación, en este caso hacia la toma de conocimientos en línea.

Algunos estudios ponen de manifiesto la presencia de estados afectivos tales como miedo y ansiedad, y por otro lado, motivación y compromiso afectivo como factores clave que contribuyen facilitando u obstaculizando los procesos de aprendizaje; planteando que es importante conocer la percepción que tienen los estudiantes universitarios en la situación de aprendizaje en función del grado de desafío y familiaridad que representan para ellos, también de su relevancia para alcanzar metas personales, y comprender las emociones que experimentan en estas situaciones. Por ello, estudian las relaciones entre los ambientes percibidos de aprendizaje y las experiencias emocionales de esos actores, encontrando que la ansiedad, la ira, la frustración, el estrés y el aburrimiento aparecen condicionadas por la percepción negativa de los estudiantes en la situación de la educación en línea, en donde el estudiante experimenta una diversidad de emociones relacionadas con las tareas de aprendizaje en el contexto académicos de las clases virtuales.

Respecto a la teoría de la motivación que se acopla a esta problemática, tenemos a la teoría de la activación, que consiste en la fuerza interior que impulsa, en este caso al alumno, a realizarse en su día a día, la cual es diferente en cada persona, ya que depende de la situación en que el individuo se encuentre. Es este sentido, encontramos que los estudiantes con una perspectiva negativa hacia las clases virtuales, probablemente sientan emociones negativas, que no les permitan activarse psicológicamente, sintiéndose sin la energía necesaria para enfrentar los retos académicos habituales. Por lo que, es importante que se realice esta activación fisiológica, es decir, que se motive al alumno, para que este tenga emociones positivas a la hora de responder en el ámbito académico; previniendo escenarios de estrés, ansiedad, y otros problemas emocionales muy presentes en la virtualidad.

Recomendaciones

Es importante realizar evaluaciones constantes a los alumnos por parte de la institución educativa a su cargo, a fin de que puedan estar atentos a un problema en el futuro y puedan brindar el apoyo que se requiera. Asimismo, es relevante que se realicen diversas actividades como baile o algún deporte, ya que está comprobado que realizar actividad física libera, hormonas como la dopamina y oxitocina las cuales inhiben la serotonina que es liberada en situaciones de estrés. Así también, la organización de un horario de estudios en sintonía con la vida personal del estudiante, para evitar tener sobrecargo de actividades, les servirá como un plan de estudios personalizado en atención a sus necesidades. Por otro lado, debe dejar de lado el uso de los celulares en el transcurso de la sesión de clases, si no es para un uso académico, y así evitar la falta de concentración y la procrastinación, ya que traerá como consecuencia estrés y preocupación al no poder cumplir con las consignas propuestas por el docente. Por otra parte, se debe asegurar al educando, un lugar que esté despejado de todo tipo de distracción y donde no haya el ingreso del ruido, así como contar con los recursos y medios adecuados para su aprendizaje.

En relación a la prevención y tratamiento de los estudiantes afectados emocionalmente por la transición de la presencialidad a la virtualidad en sus sesiones de aprendizaje, es primordial que se trabaje una buena gestión de las emociones de la mano de una buena motivación y el autoconocimiento, ya que lo ayudarán a superar las complicaciones en la virtualidad, presentadas con mayor intensidad en contextos como el actual. Es así que una buena gestión de emociones en los estudiantes, evitará problemas de estrés, enojo, ansiedad, frustración, tristeza, soledad, fatiga, falta de concentración, entre otros. Teniendo en cuenta que la educción en línea se ha impuesto de modo obligatorio, debido al estado de necesidad social a causa de la pandemia por COVID-19, esta última como un factor secundario en el surgimiento de la negatividad. Del mismo modo, un mejor autoconocimiento y autoconcepto en los alumnos, permitirá que este sea consciente de sí mismo, de lo que le afecta y sobre sus necesidades, siendo mucho más fácil que pueda tomar medidas respecto a las emociones negativas que pueda tener a causa del contexto que está viviendo. De la misma manera, el fortalecimiento de conceptos relacionados al bienestar emocional, reforzarán en el alumno conceptos relacionados a su desarrollo personal, lo que implica una mejor inteligencia emocional, la cual le permitirá hacer frente de mejor forma a las dificultades que le representa esta nueva realidad.

Conclusiones

La modalidad virtual estará tomando un papel significativo en el futuro de la educación a nivel mundial, por lo que, si bien se observa la aceptación de los estudiantes de esta forma de aprendizaje a pesar de las dificultades presentadas en el periodo de adaptación, también se observan problemas emocionales debido a esta nueva metodología. En consecuencia, es importante tener presente el factor emocional si se desprende de la actitud negativa del educando hacia la virtualidad de sus clases. Asimismo, se debe trabajar en brindar una adecuada motivación mediante ejercicios de activación fisiológica; y en los cambios desde el punto de vista didáctico que permitan una mayor implicación del estudiante en el proceso de aprendizaje. Actualmente es un hecho que el apropiado manejo de las emociones puede intensificar enormemente la motivación y la toma de conocimientos

Finalmente, es relevante que la aplicación de este sistema virtual establezca mejoras con el fin de obtener mejores resultados en comparación con la modalidad de estudios presencial, desde el punto de vista de las vivencias de los estudiantes, así como en su bienestar integral; por lo que se debe conocer la perspectiva que tienen estos hacia la educación en línea, y de esa manera tener una mejor visibilidad del contexto, para poder identificar un posible problema y hacer una intervención adecuada.

REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS

Córdova, L. (19 de Agosto de 2020). ¿Cómo abordar la salud emocional durante las clases virtuales? HERO Startup. https://herostartup.com/blog/termometro-emocional-como-abordar-la-salud-emocional-de-los-estudiantes-durante-las-clases-virtuales/  

Myers, D. y Twenge, J. (2019). Psicología Social. (13.° ed.). Ciudad de México: Editorial MCGRAW-HILL Interamericana Editores, S.A. de C.V.

Orbegozo, F. O. (28 de setiembre de 2020). Unos 174.000 estudiantes peruanos dejaron la universidad en lo que va del 2020. El Comercio. https://elcomercio.pe/lima/sucesos/unos-174000-estudiantes-peruanos-dejaron-la-universidad-en-lo-que-va-del-2020-noticia/  

Garrison, D., y Anderson, T. (2005). El e-learning en el siglo XXI: investigación y práctica. Barcelona, Octaedro. Recuperado de: file:///C:/Users/MI%20PC/Downloads/AJDE_MappingBoundaries.pdf

Mora, F. (2010). “Papel del tutor virtual en la educación a distancia”. Revista Calidad en la Educación Superior, 104-109 pp. file:///C:/Users/MI%20PC/Downloads/410-Texto%20del%20art%C3%ADculo-589-1-10-20140626.pdf

Segura, A. y Gallardo, M. (2013). Entornos virtuales de aprendizaje: nuevos retos educativos. España: Universidad de Granada. file:///C:/Users/MI%20PC/Downloads/Dialnet-EntornosVirtualesDeAprendizaje-5226650.pdf