Que la autoeficacia te acompañe

El tesoro de la confianza en uno mismo 

En homenaje a Albert Bandura

“Confiar en ti mismo no garantiza el éxito, pero no hacerlo garantiza el fracaso”

Albert Bandura – 

Si alguien realmente confío en sí mismo y después en los demás, fue Albert Bandura. No sólo porque desarrolló el concepto de autoeficacia sino que a su vez también le dio un significado mucho más grande a la teoría de la misma.

En palabras de Bandura la autoeficacia percibida se basa en la perspectiva agente de la teoría cognitiva social  (Bandura, 1997 , 2006 , 2008a ). 

En este sentido podemos decir que ser un ‘’agente’’ es influir intencionalmente en el funcionamiento y las condiciones de vida de uno, desde este punto de vista, la gente son contribuyentes a las circunstancias de su vida y no sólo producto de ellas.

PROPIEDADES FUNCIONALES BÁSICAS DE LA AUTOEFICACIA

 La evidencia convergente de estudios controlados experimentales y de campo verifica que la creencia en las capacidades de uno contribuyen de manera única a la motivación y la acción (Bandura, 1997, 2008b; Bandura y Locke, 2003).

Las creencias de eficacia afectan la automotivación y la acción a través de su impacto en las metas y aspiraciones. Es en parte sobre la base de creencias de eficacia que las personas eligen qué desafíos de objetivos emprender, cuánto esfuerzo invertir en el esfuerzo y cuánto tiempo perseverar ante las dificultades (Bandura, 1997; Locke y Latham, 1990).

Esto solo explicaría que cuando nos enfrentamos a obstáculos, contratiempos y fracasos, quienes dudan de sus capacidades aflojan sus esfuerzos, pueden darse por vencidos prematuramente o conformarse con soluciones más ‘’pobres’’. Por otro lado, aquellos que creen firmemente en su capacidades redoblan su esfuerzo para superar los desafíos.

La eficacia percibida juega un papel influyente, es cierto, pero todo depende en gran medida de las creencias sobre lo bien que uno puede desempeñarse en determinadas situaciones. Los de alta eficacia esperan obtener resultados favorables a través de un buen desempeño, mientras que aquellos que esperan los malos resultados de sí mismos provocan resultados negativos. Los resultados esperados pueden tomar la forma de costos y beneficios materiales, elogio social y reproche, y reacciones afectivas de autoaprobación y autocensura.

Cultivo de las competencias

¡Es cierto! Para mantenerse al día con un mundo que cambia rápidamente, uno debe desarrollarse, actualizarse, y reformar sus competencias en continua autorrenovación. Para lograr esto, debemos desarrollar habilidades en la regulación de los determinantes cognitivos, motivacionales, afectivos y sociales.

De hecho, el crecimiento acelerado del conocimiento y el rápido ritmo de los cambios sociales y tecnológicos están dando prioridad a las capacidades para la automotivación y el autodesarrollo (Bandura, 2002).

Factores de la Autoeficacia

Muchos factores se conjugan como en una quimera maravillosa desde nuestra niñez para mostrar aquellas sendas paulatinas de la Autoeficacia en cada uno de nosotros. Entre ellos se destacan:

Los logros de la actividad

Dado que en la medida que se va obteniendo éxito en las diferentes actividades que se realizan, se acrecienta la confianza (Autoeficacia) en sí mismo y la sensación de competencia personal que caracterizan a una persona autoeficaz pero también a la inversa.

El aprendizaje observacional

Observar comportamientos deseables incentiva el deseo de ser como ellos y, en consecuencia, “modelan” la conducta de los individuos en pro de la Autoeficacia.

En este sentido, podemos entender que el aprendizaje observacional como resultado de la contemplación de conductas de otros seres vivos (ya que no se trata de un término específico para los humanos), así como de las consecuencias.

La principal particular del aprendizaje observacional es que se da sin necesidad de que la persona que aprende obtenga refuerzo. Sin embargo, el refuerzo sí es necesario para que la conducta se lleve a cabo.

Las persuasiones verbales

Resultan también sustanciales, puesto que el hombre es un ser esencialmente social y necesita de la comunicación con los demás, fundamentalmente por medio del lenguaje, es decir, las expresiones verbales (y en gran medida las no verbales) a las que está expuesto desde el inicio de la vida y que resultan un elemento que puede tanto fortalecer como debilitar la expectativa de eficacia personal. Elogiar o decirle a una persona (dentro de límites de lo real, obviamente) que posee o puede alcanzar determinadas habilidades, hará que se eleven cuál pájaro en vuelo su sensación de adecuación, seguridad y confianza (por ende la Autoeficacia), y esto (posiblemente) lo lleve al tan ansiado éxito, incluso a personas que no posean tal vez las virtudes en su totalidad, lleguen a escalar peldaños que los impulse a ser mejores. Sin embargo, también este modelo puede darse a la  viceversa, es decir, que frente a persuaciones no tan agradables o favorables (mejor conocidas como las críticas «destructivas» solo por mencionar un ejemplo) pueda que esto desaliente a la persona, y lo aleje de aquella meta ( por más que este sea capaz de lograrlo).

Acá un claro ejemplo de que aquel que cree en los otros puede encender un faro, una luz en el camino: 

Conclusiones

El desafío es preservar en el considerable valor funcional de la autoeficacia (sobre todo resiliente.) 

Y en este sentido, volvemos a reafirmar que los sistemas de retroalimentación social que pueden ayudar a identificar estas prácticas (positivas estarán más allá del punto de utilidad, porque no solo buscarán el fin de la producción (en el sentido de eficacia) sino también se motivará a la persona a explorarse a sí mismo y sobre todo creer en él (nadie mejor que esa tarea en ocasiones pesada pero decisiva que cada uno de nosotros) 

La psicología no puede decirle a la gente cómo deben vivir sus vidas. Sin embargo, puede proporcionarles los medios para efectuar el cambio personal y social.

Albert Bandura   – 

Bibliografía: 

 Bandura , A. ( 1986 ). Social Foundations of Thought and Action: A Social Cognitive Theory . Englewood Cliffs, NJ : Prentice – Hall .

 Bandura , A. ( 1991 ). Self – regulation of motivation through anticipatory and self – regulatory mechanisms . In R. A. Dienstbier (ed.), Perspectives on Motivation: Nebraska Symposium on Motivation (Vol. 38 , pp. 69 – 164 ). Lincoln : University of Nebraska Press .

 Bandura , A. ( 1997 ). Self – effi cacy: The Exercise of Control . New York : Freeman .

 Bandura, A. (1999). Moral disengagement in the perpetration of inhumanities. Personality and Social Psychology Review, 3, 193 – 209.

 Bandura , A. ( 2000 ). Exercise of human agency through collective effi cacy . Current Directions in Psychological Science , 9 , 75 – 78

¿Sabes si eres PAS? Si es así, aquí una guía

Cerremos los ojos por un momento e imaginemos que vamos a comprar al mercado, concentrémonos en todo lo que sentiremos al pasar por la sección de verduras, vamos caminando y ya podemos observar la variedad de colores, los distintos aromas, la música de alguna radio; llegas al puesto de tu casera y notaste que la señora ha cambiado de peinado y que le llegaron nuevas verduras así que está reacomodando sus cajas, como esta atareada demora en atender y la gente se va acumulando a tu alrededor, la que esta a tu izquierda empieza a desesperarse y se va enojada, la que esta a tu derecha trata de entablar una conversación sobre las noticias del día, cuando por fin termina de atenderte y ya hiciste toda tus compras, sales del mercado y el sol es tan intenso que te apura a llegar al paradero y el primer micro que llega está lleno de gente.

Y ahora abre los ojos y pregúntate ¿Has sentido todos esos estímulos? ¿Qué es lo que sentiste al final? A veces uno no es consciente de todo lo que percibe y/o aveces la forma como el cuerpo absorve todos los estimulos pueden variar en intensidad, esto fue un tema que la psicologa Eleine Aron y Arthur Aron investigaron las diferentes respuestas ante un mismo estimulo, llegaron a la conclusión que pero cada uno de esos estímulos o la mayoría de ellos suele ser perfectamente captados y con mayor intensidad por las personas altamente sensibles conocidos como PAS, según estudios realizados por la Doctora Elaine Aron 2 de cada 10 personas pueden tener un funcionamiento más desarrollado del sistema nervioso lo que le permitiría una percepción sensorial más profunda de estímulos externos.  Perciben

Este rasgo es más que una etiqueta relacionada con las teorías de la personalidad, en 1996 la psicóloga Elaine Aron y Arthur Aron observaron en sus investigaciones las variaciones de las respuestas ante un mismo estímulo y concluyeron que las variaciones se deben al grado de Sensibilidad en el Procesamiento Sensorial (SPS) de cada persona, este estudio sirvió de base y actualmente encontramos libros de diferentes autores que nos explican un poco más sobre este rasgo, y para la explicación de este artículo se usó de guía el libro “Personas Altamente Sensibles” de la psicóloga Karina Zegers, donde explica claramente que no puedes usar este término como un título para que los demás te traten distinto ya que una persona no PAS desconoce cómo puede afectar las interacciones con el exterior en una persona, su motivo principalmente es ayudarte a entender tu forma de percibir y ayudarte a lidiar con el exceso estímulos de cada día.Para saber si cumples con la descripción de los PAS, puedes desarrollar el cuestionario de 22 preguntas de Elaine Aron publicada en su libro “El don de la sensibilidad” el cual se puede encontrar en su blog https://www.personasaltamentesensibles.com/test-de-sensibilidad/. También la psicóloga Karina Zegers diseño un test de 55 preguntas un poco más específico, y de acuerdo a la puntuación que acumules puedes conocer en qué nivel se encuentra la intensidad de sensibilidad a los estímulos, pero para identificarte correctamente como un PAS tienes que presentar los 4 pilares principales, los cuales son:

  • Profundidad en la manera de procesar la información recibida: es muy común que se rumeen ideas, dar vueltas a un asunto, viéndolo desde diferentes perspectivas mezclándola con experiencias anteriores buscando una solución o un sentido más profundo, de igual forma desarrolla sus amistades buscando una conexión profunda.
  • Sobreestimulación: el resultado de recibir más información de lo que el cerebro puede procesar, ya que un PAS se satura mucho más rápido en menos tiempo. Esta sobresaturación puede manifestarse a través de síntomas como dolor de cabeza, mareos, sudoración excesiva, taquicardia o dificultad para respira e insomnio; incluso puede perder el control en situaciones estresantes que lo bloqueen o que sienta fuertes ganas de escapar.
  • Fuerte emocionalidad y empatía: se expresa una emoción muy intensa ante situaciones que te conmuevan con facilidad, sobre todo si trata de algo positivo como la felicidad de una persona; de igual forma la empatía es desarrollada de manera innata y muchas veces esta percepción emocional nos suele apartar de la objetividad y nos hallamos en medio de problemas ajenos.
  • Sensibilidad para matices y sutilezas: esta sensibilidad intensa permite que se perciba estímulos poco notorios como un cuadro torcido, la variedad de color, un aroma lejano, o si falta un botón en la camisa de un amigo. Incluso esta percepción va más allá de los sentidos conocidos como el gusto, olfato, tacto, vista y gusto; pueden ser capaces de sentir el estado anímico de la persona que tengan cerca o su energía positiva y negativa.

A parte de estas características principales se puede presentar otros considerados secundarios o derivados, que, a diferencia de los 4 pilares, estas pueden o no estar presente, algunas son:

  •  Un bajo umbral de dolor.
  • Sensibilidad a todo tipo de sustancias.  
  • Asustarse con facilidad.
  • Agobiarse cuando se tiene que hacer muchas cosas en poco tiempo.
  • Sentir la necesidad de caer bien o ser agradable.
  • No saber poner límites.
  • Tener dificultad para tomar decisiones.
  • Sentirse afectado por los cambios.
  • Incomodidad cuando te observan hacer alguna actividad.
  • Les afecta los cambios meteorológicos o de estación, algunos lo llaman meteorosensibilidad. 
  • Poseer una gran intuición. 
  • Tener miedo a cometer errores.

Mamás y bebés PAS

Las madres PAS sobre todo las primerizas suelen atravesar un embarazo como una experiencia llena de cambios radicales, no solo por los aspectos   hormonales y biológicos, también suele sentirse insegura sobre como enfrentar la llegada de un nuevo integrante de la familia o la perfección la lleve a investigar sobre el tema de maternidad y obsesionarse con querer hacer bien su trabajo. Es importante saber que esta situación no se puede afrontar sola, busca apoyo, conversa con tus cercanos sobre las inseguridades que te rodean y ten presente que cada día con tu bebé es una experiencia llena de aprendizaje.

Tanto los bebés PAS como los que no, nacen con un grado mayor de sensibilidad y las primeras semanas suelen ser un proceso de transición, lo aconsejable es que se les exponga a lugares con colores suaves y poca luz. Si es PAS es recomendable que se tenga cuidado con su piel se puede, optando por vestirlo con tejidos naturales de preferencia de colores pálidos, quitar etiquetas o marcas, cubrir su cabeza dentro o fuera de la casa (pierden calor corporal a través de la cabeza).

Niños altamente sensibles

Es muy frecuente que surja la pregunta, ¿Cómo reconocer si un niño es PAS?, hay una alta probabilidad de que, si uno de los padres tiene este rasgo, el hijo lo va a heredar. Y son muchos los casos de padres que desconocen esta característica y recuerdan su niñez como diferente de los demás. En el libro de “Personas altamente sensibles” de Karina Zegers (el cual para mayor información se pondrá el link al final del artículo), nos muestra un retrato de las características que puede manifestar un niño, claro que no se debe de tomar como una imagen fija de un niño PAS:

  • Reaccionará fuerte a todo tipo de estímulos: como el ruido, tela tosca o los olores molestos; puede que aprenda a tolerarlos por un tiempo, pero luego se estresará y estará irritable.
  • Prefiere observar: se mantiene al margen y parece la mayor parte del tiempo ensimismado, si es extrovertido puede establecer contacto con más facilidad.
  • Sus miedos e inseguridades son más notorias, por ejemplo, hablamos de un niño quien siempre es el último en saltar un charco, ya que requiere de más tiempo para procesar toda la información de la situación.
  • Mostrará disposición a ayudar, ser útil en su entorno sobre todo en casa.
  • Suele evitar los juegos competitivos o bulliciosos, en las horas de recreo prefiere apartarse y leer o solo observar, es muy diferente a un niño tímido quien, si quiere participar, pero su inseguridad es más fuerte.
  • Es normal que constantemente este haciendo preguntas, esta atento a muchas cosas incluso de algunas que no hayas notado.
  • Si es un niño extrovertido tendrá momentos donde estará enérgico inquieto y travieso, pero luego se agotará.

 Según van creciendo los niños, van enfrentándose a frases como “Tienes que ser fuerte”, “No llores, no es para tanto” “Es divertido, tienes que ir” muchas veces estas expresiones lo hacen sentir como alguien raro que no puede realizar lo que los demás hacen y para aumentar su trabajo tiene que afrontar todo este mundo lleno de estímulos, callando esas sensaciones que lo abruman. Si quieres ayudarlo el primer paso es comprender sus molestias, escúchalo y enséñale a expresar sus emociones sin menospreciarlas, un gran apoyo también es establecer una rutina y que organice sus actividades diarias. Debe comprender que a veces tiene que aguantar su incomodidad ante lugares con mucho ruido o llena de personas y que puede darse una pausa al día para desconectarse del exterior. Lo más importante nunca condicionar el cariño de padre cuando esté realizando un berrinche, ni hacerle sentir inferior o no valorado ya que su autoestima y su confianza se verá afectada.

PAS y trabajo

El ambiente laboral es un lugar donde un PAS puede expresar sus características positivas, sobre todo si el trabajo concuerda con sus valores y ética, donde pueda contribuir al progreso de la humanidad, cuide el ambiente o aporte a la belleza. Se esfuerzan bastante en trabajos que les permitan ayudar, a veces se concentran en su propósito que pueden desarrollar un estrés laboral por comprometerse tanto o simplemente dejan que sus compañeros de trabajo se aprovechen de ellos. Ser una persona empática y de buen corazón no quiere decir que tengas que quedarte callada y esperar a que las cosas cambien, de cada uno depende como mejorar su situación, empieza por fortalecer tu actitud interior, deja de concentrarte en tu dolor y comprende el actuar del otro.

Pero si sientes que tu trabajo no va de acuerdo a tus valores o se trata de alguna empresa que sin ética abusa del engaño, es muy posible que no aguantes mucho tiempo trabajando ahí.

Algunas de los campos que son de mayor interés de las personas PAS al momento de escoger una carrera son:

  • Campo artístico creativo: puede considerarse como el favorito de la mayoría de los PAS, ya que les ofrece la libertad para expresar aquello que lo ha emocionado en algún momento.
  • Educación: suele ser un ámbito que exige de mucha fuerza interior a las personas PAS, cuando logran superarlo sienten que está contribuyendo en algo mayor que su propio interés, y se entregan a la enseñanza con mucho entusiasmo.
  • Salud: llama la atención de varias personas altamente sensibles ya que uno de sus rasgos más comunes es la necesidad innata de ayudar, pueden optar por la medicina, enfermería, terapia, salud mental, salud física.
  • Administrativo: son altamente perceptivas al detalle y su carácter concienzudo los hacen excelentes profesionales en este ámbito, no solo en oficinas trabajando con archivos, su lado amable les permite trabajar de mejor manera en atención al cliente, aunque es importante saber que puede llenarse de estrés rápidamente.
  • Justicia: no es sorpresa que algunos sientan ese llamado de defender lo justo y lo correcto, y pueden trabajar según sus valores contribuyendo al bienestar social a través de ONG o en departamentos de defensa.
  • Trabajo enfocado en la flora y fauna: los espacios naturales generan en los PAS una sensación de bienestar, de igual manera los animales producen ese efecto. Por eso varios son los que no solo se animan a trabajar en organizaciones encargadas de cuidar el planeta, algunos optan por ser jardineros, agricultores o paisajistas.
  • Autónomos: son muchos los que optan por un trabajo independiente, libres de jefes y conflictos con compañeros de trabajo, y es que en la mayoría de los casos, tomaron la decisión de emprender solos después de haber pasado por situaciones laborales negativas.

PAS y relaciones

Si recordamos lo antes mencionado, una de las características principales de este rasgo es la fuerte emocionalidad, lo que va a incrementar la sensación de enamoramiento haciendo difícil pensar en otras cosas o controlar algunas reacciones, haciendo que los PAS puedan sentir con facilidad esa sensación de flechazo que cubre su amor platónico de una nube rosada poniéndola en un pedestal.

Así como un PAS suele desconectarse y buscar un tiempo para si mismo, también busca una conexión profunda con su compañero, en muchos casos da más sin esperar algo a cambio. Es importante que primero sepa como valorarse y amarse a sí mismo. En los casos donde dos personas PAS pueda desarrollar una relación se observa que se puede generar una mejor comprensión mutua, pero eso no asegura que la mayoría de las relaciones de este tipo funcionen.

Consejos 

Para terminar, compartiremos una sección de consejos que se puede aplicar para prevenir una sobresaturación o para enfrentar situaciones en las que no se pueda controlar las reacciónes.

La importancia del trabajo personal: Una de las frases que dijo Mahatma Gandhi es “Si quieres cambiar el mundo, cámbiate a ti mismo» conocernos nos enseña a ser responsables de nuestros pensamientos, nuestras palabras y las consecuencias de nuestros actos, recorriendo la senda del desarrollo personal.

Dormir bien: la mejor manera de desestresar es el dormir, durante el sueño la mente digiere toda la información absorbida siendo importante darle el tiempo necesario al descanso. Algunas ideas que pueden ayudar a conciliar mejor el sueño son: evitar ver pantallas antes de dormir, es mejor ponerse a leer o practicar ejercicios de respiración, si eres más sensible a los efectos de sustancias estimulantes evita consumir en las noches cafeína, chocolates o alguna bebida energética. 

Meditación:  existen muchas técnicas de meditación que se pueden utilizar para calmar la mente, puedes practicarla en las noches antes de ir a dormir como una rutina para controlar los pensamientos favoreciendo la hora del descanso.

Desconectarse: caminar descalzos sobre el jardín, sobre la arena, o abrazar un árbol y cultivar plantas son actividades que te permitirán descargar el exceso de energía, otras opciones que se pueden considerar es el baile, practicar yoga, el taichi, la euritmia o algún deporte, hacerlo por uno mismo sin considerarlo como una obligación.

El link donde se puede conocer mucho más sobre los PAS es https://elblogdesasa.files.wordpress.com/2019/12/karina-zegers-de-beijl-personas-altament e-sensibles.pdf

Referencias

Personas altamente sensibles (s.f.) ¿Qué es la alta sensibilidad? Personas altamente sensibles. Recuperado de  https://www.personasaltamentesensibles.com/alta-sensibilidad/

Zeger, K. (2016). Personas Altamente Sensibles. Recuperado de https://elblogdesasa.files.wordpress.com/2019/12/karina-zegers-de-beijl-personas-altamente-sensibles.pdf

APRENDE A AMAR(TE)

«EL AMOR ES NECESARIO PARA VIVIR, TANTO COMO EL AIRE PARA RESPIRAR».

La constante necesidad del ser humano por encontrar una pareja, sustentando frases como «no quiero estar solo(a)», «encontrare a mi media naranja», «es mi pareja ideal», «nadie me amará como él o ella», » sin él o ella no soy nada», sin darnos cuenta que algunas de estas frases son producto de lo poco que conocemos de nosotros mismos y del amor en si.

Pero, ¿Cómo aprendemos del amor y por qué siempre lo asociamos a las relaciones de pareja? Muchas de las cosas que sabemos sobre el amor surgen a raíz de la observación de nuestros primeros vínculos, es decir al hacernos conscientes de la relación de pareja de nuestros padres, empezamos a interpretar como «se debe amar». Si el vínculo de nuestros padres es conflictivo e insano, por ejemplo, con conductas de hogar machistas, o con episodios violentos, es muy probable que repitamos las mismas acciones en relaciones futuras.

Al conocer al amor en los libros; novelas; películas e incluso en historias de fantasía que lo aborden superficialmente podemos llegar a tener la expectativa de encontrar al príncipe azul o a la princesa rosa en algún momento de nuestras vidas; o nos invita a idealizar a un persona cuando nos gusta y recién estamos empezando a conocerla podemos terminar comparándola con los personajes de ficción, queriendo que nuestra relación de pareja sea como lo que vimos, escuchamos o leímos.

En la programación neurolingüística se considera que en la actualidad reflejamos lo que nuestro inconsciente desea. Teniendo en cuenta las leyes del universo mencionaré información clara e importante solo de las dos primeras. La primera ley habla de hacernos consientes de lo que pensamos y esto será real, un ejemplo es pensar tanto en la infidelidad que de algún modo lo hará real a largo plazo. La segunda ley, es la de la correspondencia, la cual nos permite enfocarnos más en el interior, ya que eso proyectamos y atraemos, por ejemplo si estas en un proceso inestable emocionalmente atraerás de alguna manera una persona con similares características, en donde tengas que hacer el papel del cuidador o el cuidado, llegando a una relación toxica.

Para poder entender estas leyes y como funcionan en nosotros, es necesario conocernos a nosotros mismos. Todos tenemos un historia, nada de esto tiene que ver ser hombre o mujer, tenemos vivencias buenas y que nos suman, también vivencias traumáticas o dolorosas que al igual nos brindan aprendizajes. Tengamos en cuenta que todos vemos el mundo de perspectivas diferentes, demostramos amor y cariño según como lo entendemos, el uso y practica de una escala de valores es diferente de con quienes nos relacionamos, nuestro manejo emocional es diferente al de nuestra pareja.

Aunque nuestras acciones son controladas en gran medida por el inconsciente, muchas veces este no permite el cambio ya que nos cuida. Sanar heridas y vivencias provocadas durante nuestra vida, no es algo fácil, pero lo principal es buscar la ayuda correcta con que te sientas cómodo(a), lo segundo es querer cambiar realmente y lo tercero hacerte responsable de tus actos.

La paciencia es necesaria, ya que a veces queremos todo rápido, entendamos que las cosas duraderas tardan y son paso a paso, el reconocer tus virtudes y defectos, criticarte sin humillarte, no compararte, sentirte seguro(a) de ti mismo, respetarte y respetar a los otros, vivir y dejar vivir, en conclusión, eso es amor propio.

Recuerda que cada cambio que realices en ti, es para ti y por ti, si tú empiezas a entender lo que te pasa, todo lo que te rodea será mejor. La vida no es perfecta, ya que la perfección no existe, recuerda que puedes enamorarte de quien tú quieras, cuando tú quieras y continuar siendo feliz.

CAPÍTULO IV: «¡No quiero prender la cámara!»

En abril del 2020 inicié con algunos apuntes respecto al impacto de la pandemia en la salud mental, hoy a poco más de un año, puedo presentar una cuarta parte (Al final de este texto dejó los 3 links anteriores, por si alguien desea curiosear un poco más). Esta pandemia, a pesar de su complejidad, nos está brindando una luz gigante a aquellos que nos pausamos a observar la conducta humana.

En estos últimos meses me he encontrado varias veces con la frase: «La pandemia de salud mental». Y creo que es muy honesta, tanto que me he permitido usarla un par de veces. Hay datos interesantísimos, en los que necesitamos profundizar día a día, a veces siento que no puedo dejar de pensar en todas ventanas que nos abren el ingreso a la mente de las personas, que hoy en día han aprendido a vivir más adentro que afuera.

Creo que nunca antes había escuchado a mis pacientes hablar con tanta urgencia de su necesidad de recibir atención, de ser escuchados.

El capítulo IV de mis apuntes en pandemia: «No quiero prender la cámara», surge a raíz de que a la fecha, no he tenido un sólo paciente adolescente que no se haya negado a activar la cámara del dispositivo electrónico con el que fuese a conectarse a sus clases virtuales (En cualquiera de las plataformas más utilizadas como Zoom, Skype, etc.)

Muchos padres y docentes se preguntan: ¿Cuáles son las razones por las cuáles les cuesta tanto hacerlo?, me comencé a cuestionar sobre lo mismo hace meses, me costaba entender, porque así como muchos de los padres o profesores, yo tampoco usaba tanta tecnología cuando era adolescente. Entonces me di cuenta que, la recopilación de datos se tenía que basar en primero identificar las diferencias generacionales, para que fuesen criterios de exclusión al auto-análisis, y es que el primer paso, es dejar de comparar a los adolescentes del hoy, con los adolescentes que fuimos, es realmente distinto.

Me parece importante dejar para más adelante el tema de la influencia de la tecnología en los distintos grupos generacionales en cuanto al desarrollo de la personalidad, estilos de apego, formas de afrontamiento, habilidades sociales, etc.

¿Qué significa encender la cámara en las clases para un adolescente?

En la adolescencia uno tiende a sentirse más observado, porque realmente comienza a importar más y más el aspecto físico. Hacer las clases virtuales frente a una pantalla, hubiese sido como si nos hubiesen puesto un espejo al frente nuestro durante toda la jornada académica.

Es importante resaltar que en esta época de vida, los adolescentes suelen obsesionarse con algunas ideas sobre su auto-imagen, las cuales abstraen de la opinión que piensan que los demás tiene sobre ellos.

Por la presión social, muchos adolescentes están plenamente convencidos de que su aspecto físico es crucial para alcanzar la felicidad.

Al tener su reflejo frente a ellos, muchos adolescentes se siente vigilados y están concentrados en lo que su lenguaje no verbal dice, y piensan mucho antes de tener algún movimiento.

Creo firmemente que cuando crezcan van a ser los mejores lectores de gestos, posturas, pero a la vez, corren el riesgo del mayor disimulo social.

Esta nueva rutina «obliga» a los estudiantes a mostrar sus espacios privados, y la mayoría de estudiantes adolescentes tienden a hacer las clases aislados de las demás personas del hogar, y que mejor alternativa que su habitación. Aunque no solo es el tema visual, a este grupo de edad suele incomodarle también los ruidos provenientes de su hogar. Entonces, ¿No resulta invasivo el obligarlos a que enciendan la cámara?

Con la metodología virtual se agudiza el temor a equivocarse públicamente y a ser juzgados por los demás. Por lo que, esta nueva modalidad de enseñanza, esta ocasionando que varios estudiantes desarrollen ansiedad a la exposición social.

Pensar que su conexión a internet podría fallar durante su exposición, o justo cuando se les pida participar. Aunque es una situación que escaparía de su control, genera gran preocupación. Así como también, el pensar en que su imagen se quedaría congelada por varios segundos frente a todos los demás.

Otra de las razones por las cuales se les dificultan las clases virtuales, es porque mencionan que al poder ver a todos en una misma pantalla, se distraen con mayor facilidad.

«No es como cuando estabas en el salón de clase, y si volteabas la profesora te llamaba la atención, ahora tu miras al frente, y nadie sabe que es lo que realmente estás viendo».

¿Cuáles son los síntomas de esta ansiedad social?

Las interacciones diarias de las clases remotas generan los siguientes síntomas y signos:

-Ansiedad elevada.

-Angustia por sentirse avergonzado o humillado.

-Percepción incomodidad.

-Tensión.

-Temor al pensar que serán juzgados por los demás.

-Temor a tener que interactuar con los demás, especialmente si se trata de personas extrañas.

-Temor a que los demás noten su angustia, al reflejarla en algunos síntomas físicos, como por ejemplo, sudoración, voz temblorosa, sonrojarse, tensión muscular, etc.

-Desmotivación académica.

-Conductas evitativas al tener que prender la cámara y/o el micrófono, para el desarrollo de las clases virtuales, y mucho más si les toca participar.

-Después de participar, tener ideas obsesivas sobre los errores identificados, aunque muchas veces la mayoría de estos son magnificados.

Estos síntomas varían en nivel de gravedad en base a los recursos psicológicos que tuviese el adolescente, antes de iniciar con esta nueva metodología. El nivel de comodidad en las situaciones sociales depende de los rasgos de la personalidad y de las experiencias de vida. 

El estrés intenso puede afectar la rutina diaria, la relación intrafamiliar, el proceso de aprendizaje, hábitos de estudio, ejecución de tareas académicas, entre otras actividades.

Escopofobia:

Es es un trastorno de ansiedad caracterizado por un miedo permanente y patológico a ser visto por los demás o a percibir que los demás depositan su atención sobre ellos.

Recomendaciones:

El aprendizaje debe ser afectivo, motivacional, por lo que es necesario promover estrategias que permitan reconstruir la interacción con los estudiantes, capacitando a los docentes en estrategias psicoeducativas y en la gamificación de actividades, con el fin de propiciar un entorno menos distante y más amigable con los estudiantes.

Es importante que la cámara del docente este encendida en todo momento, pero podría considerarse alguna opción para que los estudiantes, independientemente de que prendan o no la cámara, no puedan estar viéndose a sí mismos, y al resto, durante toda la jornada académica, es probable usar algún tipo de filtro para que sea solo una la persona que los observe y pueda monitorearlos. Esto a excepción de cuando tengan que participar.

Encender la cámara no debería ser obligatorio para todos los casos, es recomendable evitar el condicionamiento al uso de la cámara, con las calificaciones o asistencia. Tendiendo en cuenta los casos específicos, en dónde se este presentando este nuevo tipo de ansiedad social a la exposición virtual. En donde también es recomendable la asistencia psicológica.

Se puede sugerir el uso de fondos virtuales para evitar que perciban una exposición a su privacidad.

Tener en cuenta otros medios de participación, como las respuestas por audios, o mediante el uso del chat.


Referencias:

Melo-Solarte, D. y Diaz, P. (2018). El Aprendizaje Afectivo y la Gamificación en Escenarios de Educación Virtual. Información Tecnológica Vol. 29(3).https://scielo.conicyt.cl/pdf/infotec/v29n3/0718-0764-infotec-29-03-00237.pdf

Patel, Shivani (2020). Online classroom etiquette: to turn cameras on or not. VC Starhttps://www.vcstar.com/story/news/2020/08/24/ventura-county-virtual-learning-educators-online-classroom-etiquette/3387448001/

¿Qué es la personalidad?

¿Qué es la personalidad?

La palabra “personalidad”, tiene muchas aplicaciones en la vida cotidiana, es así que podemos escuchar expresiones como “tiene personalidad”, refiriéndose a la fuerza de voluntad que tiene una persona, como si fuera algo que se puede o no se puede tener, pero nada más alejado de su naturaleza real. Sobre su significado aún no existe un concepto definido, pero queda claro que está relacionada con características propias de un individuo que pueden evidenciarse a través de la conducta. Es así que la palabra personalidad es el resultado de la combinación de persona y esencia, que ha sido abordada a través de los años desde diferentes perspectivas, como la teología, la filosofía y el derecho; siendo la psicología la ciencia que más ha profundizado en su estudio a través de sus diversos planteamientos. La psicología comprende a la personalidad como un conjunto de cualidades propias, en función del desarrollo de cada individuo y a partir de características ambientales, biológicas y sociales. Asimismo, existen dos aspectos esenciales para una mejor conceptualización de este término, como son: el temperamento de naturaleza genética o emocional; y el carácter que responde más a factores externos como la moral y la experiencia de cada sujeto. Lo cierto es que existen muchas teorías sobre este concepto, que han sentado las bases de lo que hoy conocemos en psicología como personalidad. A continuación, hablaremos un poco sus principales enfoques y como han aportado al desarrollo de este concepto.

Análisis de las teorías de la personalidad

Respecto al análisis de las diferentes teorías de la personalidad, encontramos seis teorías. Primero, la teoría psicodinámica que tiene como representante a Sigmund Freud y posee tres perspectivas desde las cuales trata de explicar la personalidad. La primera comprende tres estructuras: el ello que es totalmente inconsciente y responde al principio del placer; el yo entre lo consciente y lo preconsciente que responde al principio de la realidad; y el superyó representado por el consciente y que responde al componente moral. La segunda plantea cinco etapas psicosexuales: la etapa oral en la que el bebé obtiene placer al succionar el pecho de la madre; la etapa anal en la que el niño obtiene placer en la expulsión y retención de las heces; la etapa fálica en la que los niños descubren sus genitales; la etapa de latencia en la que se pierde el interés sexual; y la etapa genital, en la que el adolescente puede satisfacer sus deseos sexuales reprimidos. Asimismo, su forma de evaluación estaría dada por manchas o tintas, dibujos, recuerdos, técnicas verbales y de ejecución. Segundo, la teoría fenomenológica tiene como representantes a Carl Rogers y Gordon Allport. El primero sostiene que la personalidad se construye al cumplir metas positivas, con componentes benéficos, y que existe una tendencia a la realización. Por su parte Allport está de acuerdo en que debe existir una motivación, pero no positiva, sino sexual y solo en determinadas etapas; que los motivos de la persona reflejaran su madurez; y que el “yo” es un aspecto que se desarrolla a lo largo del tiempo. A su vez, esta teoría utiliza como instrumentos para medir la personalidad: estudios de casos y entrevistas no estructuradas. Tercero, la teoría de los rasgos tiene como principales representantes a Raymond Cattel y Hans Eysenck. El primero agrupo los rasgos en cuatro formas: comunes contra únicos; superficiales contra fuentes; constitucionales contra moldeados por el ambiente; y dinámicos contra habilidad y temperamento. Por su parte Eysenck agrupo los rasgos en tres dimensiones: introversión, extroversión y neuroticismo. Los instrumentos de evaluación más conocidos son el 16PF, el MMPI, el CPI, el PIC, entre otros; que evalúan la personalidad de niños, adolescentes y adultos, tomando como referencia los rasgos y dimensiones en los que se basa esta teoría. Cuarto, la teoría conductual tiene como representantes a John B. Watson y B. F. Skinner, y propone que el comportamiento humano está decidido por las experiencias, y es producto de la estimulación externa. La postura de Watson es que la observación y la modificación de la conducta son la vía de acceso al interior de la mente humana. Por su parte, Skinner nos dice que el ser humano aprende producto de su medio ambiente, donde existen estímulos o refuerzos de la conducta. Asimismo, Hull sostiene que los estímulos forman lazos y por consiguiente los hábitos; y divide los impulsos en primarios o fisiológicos que suceden al interior del organismo, y secundarios que son los que se adquieren a causa de los primeros. Quinto, la teoría cognoscitiva de Walter Mischel, Bandura, Rotter y Kelly, nos dice que la conducta individual está más allá de un simple resultado de los rasgos y que dependen de las situaciones, es decir que la personalidad no es estable y cambia dependiendo de cada situación en particular. De modo que la conducta es el resultado del razonamiento de la persona, respecto de la persona y del medio ambiente que lo rodea. Mischel expone que las cualidades del individuo tienen un efecto en el ambiente y que estas cualidades son complejas y pueden variar. Bandura, sostiene que la autoeficacia es el desempeño interno que nos da la capacidad de manejar situaciones complicadas con buenos resultados. Rotter nos dice que la conducta responde a las metas y a la autoregulación. Kelly plantea el constructo en la personalidad como la anticipación la interpretación y el significado de los sucesos, que permite diferenciarnos de los demás. Respecto a sus instrumentos de evaluación Rotter presenta una escala que evalúa las expectativas generalizadas de la persona y su control interno o externo del reforzamiento. Sexto, la teoría integradora de la personalidad, como su nombre lo dice integra todas las teorías antecesoras en un significado más amplio, esto debido a que explicar la personalidad desde una de las teorías es limitarla porque todas las teorías en sí mismas aportan en gran medida a su conceptualización. Su principal propuesta es el “modelo evolutivo de Millon”, que incluye aspectos cognitivos, conductuales y biológicos; y la perspectiva nomotética que trata diferentes aspectos de forma general, y la ideográfica que trata de las diferencias individuales. También resaltan los cinco factores o dimensiones que tiene como instrumento de evaluación el BFQ; y el modelo de los Siete Factores de Cloninger. Los instrumentos de evaluación de esta teoría propuestos por Milton son el MCMI-III, el MACI para adolescentes y MIPS para adultos.

En relación a las semejanzas y diferencias de estas teorías. La teoría psicodinámica coincide con las demás teorías al sostener que la personalidad es el resultado de las fuerzas psicológicas que se dan dentro de cada persona, pero contradice las demás teorías al basarse en los impulsos sexuales; y porque sus instrumentos de evaluación de la personalidad son muy subjetivos. Por otro lado, la teoría fenomenológica, se diferencia de la primera al basar su enfoque en la motivación positiva y a su desarrollo a lo largo de la vida hasta alcanzar niveles superiores de funcionamiento, y al tener instrumentos de evaluación más fiables; pero se asemeja a la teoría de Freud cuando acepta la teoría sexual como una causal de motivación, aunque no durante toda la vida, ya que la motivación tiene que ver con la madurez de la persona. En otro orden, la teoría de los rasgos difiere completamente de la primera y de la segunda, al tratar la personalidad como las características propias de cada persona basada en sus rasgos, su estabilidad emocional y el ser más impulsivo o reservado; y porque sus instrumentos de evaluación responden al método científico. Por su parte en la teoría conductual y cognitiva, si bien la teoría cognitiva se basa en los procesos cognitivos (atención, percepción, memoria, entre otros), el conductismo se basa en el estudio de la conducta humana a partir de los procesos observables y cuantificables (estímulo-respuesta). Otra diferencia destacable son su perspectiva de la personalidad; ya que la teoría cognitiva parte de la introspección y de estímulos internos como el pensamiento y los sentimientos. Mientras que el conductismo basa el comportamiento del ser humano en la experiencia a través de estímulos externos. Por otra parte, la teoría cognitiva nos dice que la personalidad es cambiante de acuerdo a cada circunstancia en específico, mientras la teoría conductual nos señala el estímulo respuesta en una circunstancia premeditada. Finalmente, la teoría integradora es la conjunción de todas las teorías de la personalidad, por lo que se asemeja a todas al tener aspectos de todas las teorías en general, y se diferencia de todas al no ser una teoría limitada sino englobadora.

Conceptos que nos ayudan a entender mejor que es la personalidad

Cuando se busca explicar el comportamiento o la forma de ser de una persona, no solo se habla de personalidad, sino de otros conceptos que también se han venido utilizando para explicar las características particulares de alguien en específico. Según Schultz y Schultz (2010), “La respuesta más completa que podríamos sugerir es que todas las teorías hablan de factores que influyen, en cierta medida, en la configuración de nuestra personalidad. Cada teórico ha aportado piezas vitales para armar el rompecabezas”. (p.p. 470). Es así que en la actualidad el concepto de personalidad es uno de los más discutidos en el ámbito de la psicología, esto debido a su naturaleza complicada y de difícil definición, por lo que al buscar el contraste de las teorías aceptadas para lograr a futuro un concepto completo y de alcance general, surgen conceptos que nos van a ayudar a definir y fundamentar su verdadero significado.

Respecto a las definiciones científicas, encontramos el temperamento, el carácter, la inteligencia y la conducta, como conceptos de factor genético psicológico y ambiental que influyen sobre la estructura de la personalidad. En primer lugar, el temperamento implica el factor genético. Según Cerdá citado por Allport y luego por Montaño y otros, (2009), “el temperamento es un fenómeno naturalmente emocional, es decir, que se puede presentar a causa de factores genéticos o hereditarios” (s.p.). Segundo, en relación al factor psicológico, relacionado al nivel de afrontamiento del estrés, podemos relacionar este factor con el concepto de inteligencia respecto a los procesos cognitivos, la cual se determina por la eficacia con la que el sujeto trabaja por una meta, teniendo como influencia la herencia y el aprendizaje. Como nos menciona Schultz y Schultz (2010), “Allport decía que somos reflejo de la herencia y también del ambiente. La herencia proporciona la materia prima (psique, inteligencia y temperamento), y las condiciones del entorno la moldean, expanden o limitan” (p.p. 480). Tercero, el concepto de carácter, que implica el factor ambiental. Según Montaño y otros (2009), “El carácter es una combinación de valores y sentimientos que un individuo va adquiriendo a lo largo de su desarrollo a través de la interacción, condiciones y circunstancias externas, además difiere en cada individuo de acuerdo con su forma o punto de vista de interpretar la realidad humana” (p.p. 86). Finalmente tenemos el concepto de conducta que es la manifestación del temperamento, el carácter y la inteligencia. Según Montaño (2009) en su explicación de la teoría cognitiva de la personalidad, “la conducta está guiada por la manera como se piensa y se actúa frente a una situación” (p.p. 96).

Para finalizar, considero que los enfoques de la personalidad que más han aportado en el desarrollo del concepto de personalidad se encuentran en los que surgen en la etapa científica o moderna, ya que permiten proceder a la formulación de modelos hipotéticos que cada día se acercan más a un concepto concreto de personalidad, y porque visualizan a la psicología como una ciencia, esto debido a que la psicología como una ciencia nueva, debe buscar la consolidación, por lo que el concepto de personalidad debe construirse a través de teorías que puedan ser comprobadas en un proceso sistemáticamente organizado bajo el método científico, que explique y diseñe teorías que permita probar una hipótesis. Por otro lado, este concepto aún no está definido, debido a que existe una gran controversia en torno a un concepto concreto, por lo que en la actualidad se busca contrastar todas las teorías aceptadas en la llamada teoría integradora, y así lograr un concepto completo que se acerque de forma general a lo que significa personalidad en un sentido amplio y sobre todo científico.

En relación a la teoría integradora de la personalidad, es el resultado de una comunidad científica que no se pone de acuerdo en un concepto final de personalidad, por lo que esta teoría se plantea la elaboración de un modelo de personalidad amplio que considere a las principales teorías, debido a que como nos explica Montaño y otros (2009), “la personalidad no podrá limitarse a describir o explicar el temperamento, el carácter (el self) o la inteligencia, al consciente o al inconsciente, a las conductas observables o a las internas, ni a las diferencias o semejanzas”. (p.p. 99). Un ejemplo de esta teoría es el “modelo evolutivo” de Millon (1990), que atribuye variables cognitivas, conductuales y biológicas a la personalidad. De esta manera se concluye que, la personalidad no debe limitarse a estar determinada por una teoría, sino que su conceptualización debe ser el resultado de su construcción a lo largo del tiempo, en la fusión de todos los enfoques, para darnos una visión mucho más acertada y más amplia sobre su gran variedad de planteamientos y su metodología en la evaluación de sus componentes.

Respecto a si considero que el concepto de personalidad seguirá evolucionando, es un rotundo sí, ya que más allá de del factor biológico y psicológico, la personalidad también se guía por un factor social y recordemos que la sociedad va a seguir siempre en constante evolución, por lo que siendo la personalidad algo que se basa en este factor social, va a tener que seguir dilucidando nuevas teorías de las nuevas formas de ser que puedan darse en el futuro. Un ejemplo de esto son las investigaciones en base a contextos sociales, respecto de un grupo de una edad en específico, como nos da a conocer Schultz y Schultz (2010), que nos habla de las investigaciones en una población de hombres, de raza blanca, pertenecientes a culturas occidentales y los jóvenes entre los 20 a 25 años, “Tienden más a consumir drogas, a fumar, a beber alcohol, a conducir a gran velocidad, a tener relaciones sexuales con mucha frecuencia, a apostar, a correr riesgos físicos y a viajar a lugares peligrosos, en lo tocante a su personalidad suelen ser egocéntricamente extrovertidos, independientes, asertivos, no conformistas y desinhibidos para expresar sus emociones…”. (p.p. 445). 

Fuentes

Montaño, M., Palacios, J., Gantiva, C. (2010). Teorías de la personalidad. Un análisis histórico del concepto y su medición Psychologia. Avances de la disciplina, 3(2), 81-107. Recuperado de redalyc.org/pdf/2972/297225531007.pdf

Schultz, P., Schultz, S. (2010) Teorías de la personalidad, (9 ed). México: S.A. de C.V., una compañía de Cengage Lear ning, Inc. Recuperado de https://cdn.website-editor.net/50c6037605bc4d1e9286f706427108e6/files/uploaded/Schultz_Teorias%2520de%2520la%2520Personalidad.pdf

Denegri, Echevarría, y un diálogo por la vocación

«La vocación de San Mateo» de Caravaggio

La primera acepción de vocación según la Real Academia Española es la siguiente: Inspiración con que Dios llama a algún estado, especialmente al de la religión (2021). Como pueden darse cuenta, el uso de esta acepción se ha quedado rezagado. Ahora «vocación» se entiende de una forma más general -y secular-, en otras palabras, con su tercera acepción: Inclinación a un estado, una profesión o una carrera (2021). Y a partir de ello, es que han surgido términos como “Orientación vocacional” o frases como “sigue tu vocación”.

En su programa La Función de la Palabra, Marco Aurelio Denegri, abrió de manera muy similar la entrevista que sostuvo con el psicólogo peruano Javier Echevarría en el 2014, pues afirmó que, en nuestra sociedad, la palabra vocación en efecto se usaba para el llamado a la vida religiosa, pero también se usaba para el llamado a la vida artística; a pesar de esa adición, la palabra en cuestión, seguía teniendo un uso exclusivo, cosa que ya dejó de ser así hoy en día en el Perú y quizá, en el mundo entero.

Tanto sacerdotes como artistas, debían tener la vocación. Y la crisis de su escasez actual se debe a que precisamente estos dos caminos se sujetan a pruebas más que exigentes para su auténtico desenvolvimiento.

Ahora y con la aprobación formal del Diccionario, como vimos al inicio, se usa el termino de manera general. Ante esta situación moderna, Denegri planteó lo siguiente: Una persona que vende pollos al por mayor diariamente e hizo una pequeña fortuna. A esa actividad ¿se le puede llamar vocación? ¿Uno podría pensar que el comerciante dijese algo como “yo desde siempre he querido vender ciento cincuenta pollos diarios”? Ciertamente la primera acepción quedaría enterrada, si se dijera que ese comercio mayorista es una vocación del mismo modo que la vocación religiosa o artística.

Echevarría respondió que todos tenemos un llamado, desde muy pequeños nos fijamos en ciertos juguetes, ciertas personas, ciertos libros, etc.

La búsqueda está en todos, pero hay búsquedas que no todo el mundo tiene, a todos nos llama la atención muy diferentes tipos de cosas.

Sostuvo que el comerciante mayoritario del ejemplo de Denegri, tendría la vocación ubicada en el afán de conquista, en el pensar ganar, en el resultado, la competencia. Continuó diciendo que cosas como el discurso largo y prolongado, la reflexión, puede aburrirles. Son más que nada hombres de acción. Una afirmación un tanto condescendiente.

Intentando conciliar ambas posiciones podríamos mencionar que, hay diferentes tipos de vocaciones, así como hay diferentes tipos de hombres.

Determinismos

Cabe agregar que no solo basta con tener una u otra vocación, el lugar geográfico donde uno se desarrolla juega un papel importantísimo.

Andrés Oppenheimer (2008) le preguntó a Bill Gates si hubiera logrado todo lo que logró de haber nacido en Paraguay, a lo que Gates respondió que solo hubiera sido “simplemente un mal agricultor”

Lo anterior también fue mencionado por Denegri, y agregó que nacer, estudiar, trabajar, no es lo mismo en un país que en otro. No es lo mismo ser algo aquí que ser algo allá, pero los resultados no necesariamente se miden con la regla del éxito social o económico, la cuestión diferencial es la calidad que tiene uno como persona, pues acotó que mucha gente con escasísimo desarrollo interior -dando a entender que incluía a Gates dentro de esta gente, además de Mark Zuckerberg-, llegó a acumular muchísimo dinero.

Echevarría refirió que uno es uno y sus circunstancias y lo que uno hace con sus circunstancias, con clara inspiración en el “Yo soy yo y mi circunstancia, y si no la salvo a ella no me salvo yo” de Ortega y Gasset (1914, pp. 43, 44), y continuó diciendo que, si bien en el Perú no podrían ocurrir casos como el de Gates, si se puede llegar a ser y hacer una serie de cosas importantes, hasta genialidades.

Denegri ante esto, en un tono humorístico, dijo esta peculiar frase: “Si Hamlet viniera al Perú se volvería loco, porque aquí en el Perú, ser y no ser es lo mismo”, pero no negó la afirmación Orteguiana dicha por el psicólogo (Ortega y Gasset fue un referente para Denegri).

“Desde que nacemos el cerebro, observa, capta registra memoriza ciertos aspectos del mundo con mucha facilidad, porque nos llama la atención. Saber esto es el punto de partida para descubrir el misterio de tu existencia” citó Denegri de «Se busca emprendedor» un libro de Echevarría, pidiéndole una mayor aclaración al respecto. La réplica fue que hay cosas que son muy fáciles desde que naces. ¿Por qué ciertas cosas son tan fáciles para uno? Las cosas registradas por el cerebro a lo largo de la vida, de pronto encajan y le sirven a uno.

Problemática

Denegri replicó con que el estado normal del cerebro es la desatención, para hacer que el cerebro obre distintamente hay que poner en acción la atención, el interés, el esfuerzo y la perseverancia. Y la mayor parte de la gente carece de tres de estos factores atención, perseverancia y esfuerzo. Y si hay algo que le ha repugnado al ser humano es esforzarse y no solo esforzarse sino responsabilizarse, sentenció Denegri citando a Miguel de Unamuno.

Nunca ha habido tantos estímulos, tantas distracciones como los hay en la era tecnológica, y estos son una manera de alejamiento del mundo interior y por supuesto también son otra manera de permanecer en el estado desatencional

Y exactamente ese es uno de los problemas de la vocación y de la orientación vocacional que requieren mirar adentro y honda reflexión.

“Dime rapidito para qué sirvo yo, y si no me gusta, tú tienes la culpa porque tú me dijiste”, fue lo que mencionó Echevarría para escenificar la situación de la apatía de muchos jovencitos a la hora de acudir a una orientación vocacional

Denegri contribuyó a esto, mencionando que la cultura de la droga y de la violencia, que causan estragos universalmente, por supuesto que llegan a los jóvenes, alejándolos de su vida interior. Y consecuentemente pronunciando la crisis vocacional y ocupacional

El niño nace con hambre de conocer el mundo, pero en muchas ocasiones ese llamado a conocer y experimentar, no es cultivado y se apaga con los años, Echevarría se declaró optimista, y mencionó que la gente que busca cambiar esto si bien son minoría, las pequeñas cifras van cambiado, y hay que tenerlas en cuenta.

Urgencia y flexibilidad vocacional

Echevarría menciona que la persona puede adaptarse sanamente a una ocupación que le brinde estabilidad y los recursos necesarios para vivir (flexibilidad), pero que hay otras que simplemente no pueden estar satisfechas si no logran satisfacer su llamado (urgencia). Las últimas deben ser apoyadas, pero al mismo tiempo, situarlas en un escenario realista, para que no queden frustradas.

Poniéndose de ejemplo particular, Echevarría hizo mención de que él pudo dedicarse tanto al teatro como a la psicología e incluso llegó a hacer una combinación de ambas. Esto fue motivo para Denegri de tocar el tema del abarcamiento; dedicarse a muchas ocupaciones hace que tarde o temprano una o más sean descuidadas, e incluso existe el riesgo de caer en el superficialismo a la hora de desempeñarse en ellas. La solución o un buen modo de evitar caer en esos escenarios, es precisamente la convergencia de ocupaciones que naturalmente se puedan complementar. Además del caso de Echevarría, también traigo a cuenta este estudio de la bella complementación de la Psicología con la poesía.

Colofón extravocacional

Si se habló de las consecuencias de la droga y la violencia, Denegri también mencionó que en general, no es fácil encontrar una persona perfectamente sana (no hace falta que se caiga en drogadicción o en violencia), y complementa que la solución está en ser comprensivo y reconocer que lo que se debe buscar es que las personas sean lo suficientemente sanas. Echevarría complementó esta idea citando a Hillman: “Las heridas que uno tiene a nivel personal, son los ojos por los cuales uno ve el mundo”.

Por supuesto que uno mismo no se libra de las heridas, Echevarría recomendó no ignorarlas, y de no poder curarlas, reconciliarse con ellas.

Ray Bradbury, autor de obras notables como Fahrenheit 451 y El Hombre Ilustrado

Ese pensamiento si bien fue sincero y factible en muchos casos, no es universalmente viable, por ello Denegri hizo un contrapunto citando a Ray Bradbury: “Todas las mañanas cuando salto de la cama, piso una mina, la mina soy yo, después el resto del día me la paso recogiendo los pedazos” y agregó “a ver ahora salten ustedes”. En efecto, hay que saltar, afortunadamente nuestra situación no es como la que planteó Bradbury, la explosión no se dará todas las mañanas, no se dará todos los días. Pero independientemente de su frecuencia, cuando ocurra hay que ser valientes y recoger con gallardía hasta el último pedazo para volverlos a unir.

En el 2016, en su siguiente libro «Padres de la patria. Cómo criar a un peruano diferente», Echevarría escribió un párrafo que recita así: “Fluir en el presente puede ser muy sanador en una parte de la vida, pero el poder implica asumir responsabilidad. Y la responsabilidad es saber cuáles son tus deberes y no solo tus derechos”. Ese mismo año, en su segunda entrevista con Denegri, en la que hablaron de la formación como ciudadanos y la democracia en el Perú, el propio Echevarría mencionó que todo vínculo con las personas debe ser lo suficientemente sano; además de declararse realista. Quizá primer encuentro con Denegri tuvo algo que ver con todo ello.

Referencias

LAS VENTAJAS DE ANALIZAR EL COMPORTAMIENTO ORGANIZACIONAL

Si se parte del punto de que la principal herramienta del psicólogo es la observación, entonces es capaz de realizar un análisis completo del comportamiento organizacional a un nivel micro y macro

En un primer nivel, el psicólogo puede entender los comportamientos de un individuo dentro de una organización. También comprender la complejidad de las relaciones interpersonales, en las que interactúan dos personas, por ejemplo, dos compañeros de trabajo o un par formado por un superior y un colaborador.

En el nivel siguiente, el psicólogo organizacional puede examinar la dinámica de las relaciones de grupos pequeños, Cuando es necesario que dos grupos o más coordinen esfuerzos, como en las áreas de ventas, los psicólogos se interesan en las relaciones intergrupales que surgen. Por otro lado, es posible observar a las organizaciones como sistemas enteros que tienen relaciones entre ellos, tal es el caso de las fusiones.

Entonces, podemos resumir todos estos análisis en un solo concepto que sería el siguiente:

El comportamiento organizacional es un campo de estudio que analiza las interacciones entre los individuos, grupos y estructura. El propósito de aplicar dicho conocimiento en una organización es mejorar su efectividad,

Alles (2008)

Por ello, es recomendable que un analista del comportamiento organizacional sea principalmente un psicólogo, ya que, como hemos mencionado posee herramientas útiles para tal análisis.

Ahora bien, ¿en que podría beneficiar a una organización el saber este conjunto de datos o información relacionado con el comportamiento? Es una pregunta que se va a responder a continuación:

¿Qué beneficios trae a una empresa analizar el comportamiento organizacional?

Mejora la calidad y productividad

Robbins y Judge (2009) dicen que los gerentes de hoy comprenden que el éxito de cualquier esfuerzo por mejorar la calidad y la productividad debe incluir a sus colaboradores. Éstos no sólo serán la fuerza principal que ejecute los cambios, sino que participarán cada vez más en la planeación de los mismos. El Comportamiento Organizacional ofrece puntos de vista primordiales para ayudar a los gerentes a trabajar hacia dichos cambios.

Fierro (2013) indica que, en la década de 1990, las organizaciones de todo el mundo aumentaron su capacidad en respuesta a una demanda mayor. Las compañías construyeron instalaciones nuevas, expandieron sus servicios e hicieron crecer el número de sus colaboradores. El resultado fue que actualmente, casi todas las industrias padecen de un equipamiento excesivo. Las bodegas sufren por el exceso de supermercados y centros comerciales. Las fábricas de automóviles están en capacidad de construir más vehículos de los que los consumidores compran. La industria de telecomunicaciones está ahogada en deudas por construir una capacidad que le tomará 50 años aprovechar, y la mayor parte de las ciudades y pueblos ahora tienen muchos más restaurantes de los que sus comunidades demandan.

Mejora el servicio al cliente

En la actualidad, la mayor parte de los colaboradores de los países desarrollados trabajan en industrias de servicios. Los ejemplos de estos puestos de servicios incluyen representantes de apoyo técnico, trabajadores en restaurantes de comida rápida, vendedores, meseras o amas de llaves, enfermeras, técnicos automotrices, consultores, representantes de crédito, planeadores financieros y sobrecargos

Robbins y Judge (2009) mencionan que la característica común de estos trabajos es que requieren interacción sustancial con los clientes de la organización. Y como ésta no puede existir sin clientes ya sea que se trate de una empresa de abogados, museo, escuela o institución de gobierno, la gerencia necesita asegurarse de que los colaboradores tengan como principal objetivo la satisfacción del cliente.

Muchas organizaciones fracasan porque sus colaboradores fallan en la satisfacción del consumidor. Por ello, la gerencia necesita crear una cultura de responsabilidad ante el cliente. El Comportamiento Organizacional proporciona una guía valiosa para ayudar a que los gerentes creen dichas culturas, aquellas en que los colaboradores sean amigables, corteses, accesibles, expertos y prestos para responder a las necesidades de los clientes.

Estimula el cambio y la innovación

Robbins y Judge (2009) indican que las organizaciones exitosas actuales deben impulsar la innovación y dominar el arte del cambio, o serán candidatas a la extinción. La victoria será para aquellas que mantengan la flexibilidad, además se enfrenten a sus competidores en el mercado con productos y servicios innovadores.

Por ejemplo, Domino’s llevó a la desaparición de miles de pequeños distribuidores de pizza cuyos dueños pensaron que podían continuar haciendo lo que habían hecho por años. También, Amazon.com está sacando del negocio a las librerías independientes conforme demuestra que es posible vender con éxito libros desde un sitio de Internet.

Los colaboradores de una organización son el ímpetu para la innovación y el cambio. Por ello, el reto para los gerentes es estimular la creatividad de los colaboradores y su tolerancia al cambio. El campo del Comportamiento Organizacional proporciona ideas y técnicas que ayudan a alcanzar estas metas.

Lucha contra lo «temporal»

Con el cambio viene lo temporal. En años recientes se han combinado globalización, capacidad ampliada y avances de la tecnología, para hacer un imperativo que las organizaciones sean rápidas y flexibles si han de sobrevivir. El resultado es que la mayoría de gerentes y empleados actuales trabajan en un clima cuya mejor descripción es “temporal”.

El estudio del Comportamiento Organizacional les proporciona perspectivas que los ayudarán a entender mejor un mundo laboral que está en cambio constante. Les motiva a vencer la resistencia al cambio y ayuda a entender la mejor manera de crear una cultura organizacional que florece en el cambio.

Ayuda a los colaboradores a equilibrar los conflictos trabajo vida

De acuerdo con Fierro (2013), los colaboradores se quejan cada vez más de que la línea entre el tiempo en el trabajo y fuera de éste se ha vuelto tenue, lo que genera conflictos personales y estrés,

Los colaboradores perciben cada día que el trabajo invade sus vidas personales, y esto no les gusta. Por ejemplo, estudios recientes sugieren que los colaboradores quieren realizar funciones que les den flexibilidad en la programación de su trabajo de tal manera que administren mejor los conflictos trabajo-vida. De hecho, hay evidencias que indican que actualmente, para un colaborador la prioridad del balance entre el trabajo y vida personal es mayor que la de la seguridad en el trabajo.

Además, Fierro (2013) menciona que la mayoría de estudiantes de bachillerato y universidad afirman que una meta importante en su carrera es lograr balancear su vida personal con el trabajo. Desean tener “una vida”, como también un trabajo. Las organizaciones que no ayudan a que su personal equilibre su trabajo con su vida encontrarán cada vez más difícil reclutar y conservar a sus colaboradores.

Crea un ambiente de trabajo positivo

Alles (2008) menciona que algunas organizaciones tratan de obtener una ventaja competitiva a través de la creación de un ambiente de trabajo positivo.

Al mismo tiempo, Amorós (2010) señala que se están incrementando las investigaciones en la educación organizacional positiva (también llamada comportamiento organizacional positivo). La cual que se centra en desarrollar fortalezas, estimular la creatividad y desatar el potencial.

Los investigadores del Comportamiento Organizacional Positivo estudian lo que esta bien en las organizaciones. Quedando obsoleto un análisis del comportamiento organizacional donde se identificaba lo que esta mal en la empresa y sus colaboradores.

Por ejemplo, los analistas del comportamiento organizacional positivo han estudiado el concepto llamado “el mejor yo reflejado”, el cual se trata de pedir a los colaboradores que piensen en situaciones en las que estuvieron en su “mejor momento personal” a fin de entender cómo aprovechar sus fortalezas. Estos investigadores afirman que todos poseemos los recursos para alcanzar nuestras metas, pero que con demasiada frecuencia nos concentramos en nuestras limitaciones y muy rara vez pensamos en la forma de utilizar nuestras fortalezas.

Por último. el presente artículo tiene por finalidad que en el campo de psicología organizacional, existen temas que puedan ayudan a contribuir a que las funciones del psicólogo dentro de una empresa no sólo se relacionen a los procesos de selección y capacitación.

Tal es el el caso del análisis del Comportamiento Organizacional, ya que, se ha visto que tiene múltiples beneficios. Y desafía a las organizaciones para que piensen en el modo de aprovechar las fortalezas de sus trabajadores en lugar de sólo lamentarse de sus limitaciones.

REFERENCIAS

  • Alles, Martha (2008). Comportamiento Organizacional: Como lograr un cambio cultural a través de gestión por Competencias. Buenos Aires: Granica
  • Amorós, Eduardo. (2010). Comportamiento Organizacional: En busca del desarrollo de Ventajas competitivas. Perú: USAT
  • Dailey, Robert (2008). Comportamiento Organizacional. Gran Bretaña: Edinburgh
  • Fierro Ulloa, Isidro (2013). Comportamiento Organizacional Positivo: Implicaciones para la organización actual. Revista Saber, Ciencia y Libertad.  Vol. 8: 104 – 120
  • Robbins, Stephen y Judge, Timothy (2009). Comportamiento Organizacional. México: Pearson Educación

Psicología paliativa y la negativa del dolor

Sociedad enferma ante el dolor.

“¡Cuéntame qué es para ti el dolor y te diré quién eres!”.

 Ernst Jünger 

Palabras claves: algorafobia, sufrimiento, dolor, carencia, psicología positiva. 

En la vida del hombre, se deslumbra un peregrinar del sufrimiento, que se manifiesta a través de experiencias tangibles y palpables. A su vez, aparece una incógnita constante que nos persigue y es ¿por qué? 

En el mundo, se presenta como personal y concreto. El terreno del sufrimiento humano es mucho más vasto, mucho más variado. El hombre sufre de modos diversos. El sufrimiento es algo todavía más amplio que la enfermedad, más complejo y a la vez aún más profundamente en la humanidad misma.

Eso es así por cuanto una de las características del dolor es que afecta a la realidad en toda su extensión. Es lo que dice San Agustín: “Sentir dolor es privativo del alma, no del cuerpo” (La ciudad de Dios, XXI, 3).

Sin embargo, hoy en día vemos que como las olas del mar el dolor se disipa y se vuelve más extremo e incluso irracional.

ALGORAFOBIA

El sentido del dolor y del sufrimiento humano es, en definitiva, un misterio que al igual que el propósito de la propia existencia terrenal, escapa a la comprensión.

Es así como entramos a una sociedad agonizante y llena de perturbaciones que se explicarían mucho mejor con este tipo de patología (Algorafobia) que es el miedo anormal y persistente al padecer dolor. Las causas de este pueden ser variadas. Sin embargo, el magma de la fuente traumática es la experiencia con situaciones donde la persona se ve sometida al dolor de una forma sumamente excesiva e intensa. De igual manera tenemos que tener en cuenta que, las fobias pueden ser heredadas y adquiridas por medio de lo que es la observación, lo que mejor se conoce como es el condicionamiento vicario o modelado.

“El Grito” -1893 – Edvard Munch / Expresionismo

APRENDIZAJE VICARIO Y SOCIAL 

El “gurú” de la cuestión, es nadie más ni menos que el gran psicólogo canadiense de ascendencia europea, Albert Bandura – 4 de diciembre de 1925 (edad 95 años). Quién considera que el aprendizaje vicario es este principio de aprender a través de la observación de tal modo que, la persona realiza dicha acción y experimenta las consecuencias de la misma. Bandura, A. (1969).

 ¿Pero se preguntarán qué tiene que ver esto con el dolor o el sufrimiento humano? Tal vez ahora en la coyuntura actual podemos hablar y deslizar un poco más respecto a esto y ver las causas de tal comportamiento en lo que es el aprendizaje social. 

Nuevamente Bandura, A. (1986) nos ilumina y recalca que el aprendizaje social es dicho aprender pero no mediante un refuerzo, sino que cae en el modelo de la imitación. Para Bandura, tal comportamiento de la persona se ve íntimamente influida por el mundo y se da de una forma hasta causal, es decir, mutua.

Bandura fue Presidente de la American Psychological Association (APA). Además es doctor “honoris causa” en varias universidades del mundo.

COYUNTURA ACTUAL 

La pandemia fue la gota que derramó el vaso (aunque siempre se puede esperar más.) De igual modo, han sido develadas las carencias del hombre moderno (y el mundo moderno) en el sentido que no estábamos preparados para las circunstancias y para tal evento con tan compleja magnitud.  A su vez al hombre, lo ha retado a confrontarse así mismo y mucho más hondo aún con la muerte.

Ya el sufrimiento y el dolor ha evolucionado; en este sentido podemos decir que se ve un gran enfrentamiento. Porque es ahora donde se hace mucho más visible esta condición de finitud nuestra y a su vez el rostro de la decadencia y la muerte prácticamente está tocando la puerta. 

¡Pero no solo es esto! Ahora bajo el contexto en el cual estamos viviendo se va expandiendo este malestar a través de lo que es la aceptación de la visión positivista de la globalización (medios de comunicación). Por otro lado, este conflicto que se ha ido dando en otras esferas de nuestra sociedad: La política (en un estado antagónico). En términos de Chantal Mouffe, desarrolla este marco analítico, subrayando la imposibilidad de llegar a un consenso (ilusión de una sociedad reconciliada) sin exclusiones.

Otra cuestión que vuelve a aparecer es el dolor. ¿Por qué tenemos que ir a la agonía? Otra pregunta muy clave. Ya que, debemos volver a este estado de agonismo como una solución radical para poder resolver de forma definitiva los diversos conflictos. Sin embargo, no hay espacio para el dolor, no hay espacio para el sufrimiento.

Chantal Mouffe, esposa de Ernesto Laclau – Filosofa Post-marxista

Y esta carencia también lo sufre la psicología. 

¿PSICOLOGIA PALIATIVA 

O

POSITIVA?

Habíamos mencionado previamente el término de carencia en la psicología respecto al dolor. La respuesta es muy sencilla, es la no existencia de una psicología negativa. 

Martin Seligman el pionero, (ya que el padre prácticamente que acuña el uso de dicho término fue Abraham Maslow.) La psicología positiva explica bien que la felicidad es un estado de diversas fortalezas, que se conjugan y hacen que esta realidad nos lleve a una vida con algo más que no sea dolor.

En este sentido podemos ser bastante críticos con Seligman, porque la perspectiva que construye acerca de la felicidad está basada en dimensiones que no albergan alguna connotación negativa.

Veamos por qué:

  • El sentido de la vida placentera: como un concepto muy hedonista orientado al placer.
  •  La construcción de una buena vida:  es decir alcanzar no solo el éxito en el sentido social, laboral, sino también alcanzar nuestro máximo potencial.
  • Una vida significativa: La última gran dimensión, qué es el altruismo. Definición de la bondad y su ejercicio en el servicio a los demás.
  • Incluso para complementar toda esta idea, Seligman crea un sistema o clasificación de dichas fortalezas humanas donde destacan virtudes tales como:

 la sabiduría,  el conocimiento,  el coraje, la humanidad, la prudencia y a su vez también la trascendencia.

Sin espacio para el dolor la psicología, en su grandeza,  tiene este gran defecto o carencia: servir como una especie de paliativo, y también (porqué no)  otras ciencias (psiquiatría), no sería en sí misma, sino también en la negligencia de unos especialistas, llenándonos de medicamentos,  para tal vez quizás también paliar, de alguna u otra forma dicha agonía, sin penetrar en ella…

«Confieso que no sé porqué pero mirar las estrellas siempre me hace soñar»

Vincent Van Gogh 

Bibliografía:

Bandura, A. (1969). Principles of behavior modification. New York: Holt, Rinehart & Winston

Bandura, A. (1986) Social Foundations of Thought and Action: A Social-Comparison Theory. Englewood Cliffs: NJ: Prentice Hall

Chantal Mouffe, En torno a lo político, p. 16.

San Agustín de Hipona – La ciudad de Dios (Libro XXI: El infierno, fin de la ciudad terrenal) (413).

Seligman, Martin (2011) La auténtica felicidad. Madrid: Zeta Bolsillo.

La adultez tardía, una de las mejores etapas de la vida

A medida que pasan los años, podemos cuestionarnos y creernos el papel que la sociedad nos asigna de acuerdo a cada etapa de nuestra vida. Respecto a esto, una de las etapas más estigmatizadas es la adultez tardía, que comprende desde los 60 años en adelante, y que a diferencia de lo que se cree, podría ser una de las mejores etapas del desarrollo del ser humano. Como datos interesantes. Estudiosos en el tema dicen que, de los 60 años en adelante, se da algo parecido a una segunda infancia, porque las preocupaciones laborales quedan atrás y se tiene más tiempo para la realización personal, respecto a retomar metas pausadas o iniciarse en algo que siempre se quiso pero que no se tuvo la oportunidad. Asimismo, respecto a la memoria y a los olvidos constantes característicos de esta etapa, Pascual Leone, neurólogo especializado en el tema, nos dice que, estos van asociados a una mayor capacidad de ver relaciones más distantes que se traducirían en la consecución de la llamada sabiduría, por lo que cambiar con la edad desde el punto de vista cerebral no es malo, ya que te permite ampliar la mirada. A continuación, trataremos con más profundidad esta etapa y daremos algunos consejos para un mejor aprovechamiento de la misma.

Conozcamos los principales conceptos de esta etapa

La idea de que el envejecimiento es sinónimo de decadencia se ha ido apartando y le ha dado paso a modelos exitosos de envejecimiento, que tienen como base la evitación de la enfermedad, el mantenimiento de un elevado funcionamiento físico – cognitivo, y la participación constante en actividades sociales. Es así que, existen teorías que respaldan este concepto, como son. La teoría de la retirada, que consiste en la reducción gradual de la participación social y una mayor preocupación por uno mismo. Teoría de la actividad, que sostiene que cuanto más activos permanezcan los ancianos, mejor envejecen. Teoría de la continuidad que desarrolla como un estilo de vida alto, ayuda a conservar un auto-concepto similar a través de los años.

La adultez tardía es una etapa en la que se intensifica la manera de comportarse, la manera de pensar, la manera de relacionarse, entre otros; por lo que existen tres factores importantes. El primero es el tiempo para poner todos los aspectos de la vida en orden. El segundo son los recursos internos y externos, relacionadas a las emociones y los pensamientos. El tercer factor está relacionado con la promoción del bienestar, que tiene como fin que todo sea positivo. Esta etapa se hace más evidente desde los 60 años y según Erikson, consiste en comprender el sentido de integridad del yo basado en la reflexión sobre la propia vida.

Un ámbito importante en esta etapa es el manejo del concepto de la muerte. Según Kuber-Ross, existen cinco etapas en el proceso de aceptación de la muerte, como son: la negación, la ira, el negociar por tiempo extra, la depresión y la aceptación. Por otra parte, pueden darse cambios emocionales a consecuencia del deterioro físico como la disminución de los sentidos y la aparición de enfermedades, los cambios sociales y familiares, y el deterioro cognitivo. Asimismo, la búsqueda de actividades y la compañía de personas que les proporcionen gratificación emocional se vuelve primordial, así como la satisfacción con la vida y su relación con la religión.

Estimula tu cerebro para vivir más y mejor

Álvaro Pascual Leone, gran científico que investiga la estimulación no invasiva del cerebro, mediante la Estimulación Magnética Transcraneal, una técnica que permite mejorar ciertos aspectos de la cognición, nos dice que el cerebro es un órgano eléctrico lleno de cables que utiliza electricidad para traducirlo en una reacción química concreta para de nuevo activar electricidad, entonces la idea de usar electricidad directamente para activar esos cableados es una idea antigua. Asimismo, respecto a la adultez tardía agrega que respecto a nuestra capacidad de memoria, a lo largo de nuestro desarrollo el cerebro va cambiando y la eficacia de los mecanismos de su plasticidad se deterioran, como el hecho de perder la capacidad para asociar cosas cercanas como el nombre del objeto o de la persona es decir la memoria concreta, esto va asociado a una mayor capacidad de ver relaciones más distantes que se traducirían en la obtención de la llamada sabiduría, por lo que cambiar con la edad desde el punto de vista cerebral no es malo, ya que te permite ampliar la mirada. En relación a esto Pascual menciona que, “ves el bosque y el coste es dejar de ver las hojas”.

Entonces, el verdadero objetivo de la neurología para el futuro es prevenir el escenario de la edad como un factor de riesgo para el desarrollo de enfermedades neurológicas, detectando el patrón de salud general a tiempo y brindándonos estrategias que nos ayuden a mantener sano el cerebro a lo largo de su desarrollo, es decir no tratar la enfermedad sino prevenirla. Cuerpo sano en mente sana o quizás sea mejor decir, cuerpo sano porque tu cerero está sano.

La plasticidad cerebral

La plasticidad cerebral se refiere a la capacidad del sistema nervioso para cambiar su estructura y su funcionamiento a lo largo de su vida, como reacción a la diversidad del entorno. La neuroplasticidad permite a las neuronas regenerarse tanto anatómica como funcionalmente y formar nuevas conexiones sinápticas. Los procesos mediante los cuales el cerebro adulto es capaz de repararse y reorganizarse han sido motivo de investigación en los últimos años, teniendo resultados alentadores. En caso de lesión cerebral difusa, para que las personas piensen y perciban mejor, se trabaja en las zonas de procesamiento del cerebro, llamadas mapas cerebrales, que representan el mundo externo, y que pueden crecer y fortalecerse con el ejercicio de memoria y que motive al cerebro a pensar, memorizar, entre otros. Como consecuencias, se pueden ver cambios, como en una mejor atención, una mejor coordinación en la terapia del movimiento, un mejor aprendizaje, entre otros; desencadenando cambios plásticos en el cerebro. Asimismo, el pensamiento se puede transformar en genes en el interior de las neuronas, esto a través de psicoanalíticas que han cambiado la estructura del cerebro, al cambiar la estructura del pensamiento. También se puede observar casos como el de “la mano fantasma”, en la cual se siente que al tocar el rostro tocan también una mano que ya no existe. Así mismo, debido a la plasticidad cerebral se ha demostrado que es posible conseguir un desarrollo cerebral importante en cerebros con traumas graves.

Algunos consejos para mejorar la plasticidad neuronal.

1.- Ver cosas nuevas, como leer, escuchar audios en los que se da información que no se conoce, ir a una exposición, estar con gente que nos cuenta cosas nuevas. En resumen, el acceso a la novedad o a lo diferente conlleva la activación de tus circuitos neuronales, tus patrones de funcionamiento del cerebro que empieza a activar la neuroplasticidad.

2.- Las interacciones sociales son muy importantes para el desarrollo de la neuroplasticidad. El estar con personas diferentes, el tener que poner en práctica ciertas habilidades para hablar, conversar, escuchar, mirar e identificar el lenguaje no verbal genera neuroplasticidad.

3.- Tener una conversación con alguien sobre temas de los que no estemos acostumbrados a hablar, o hablar con personas de ámbitos diferentes, que se dedican a cosas distintas.

4.- Innovar y arriesgarse a salir de lo acostumbrado, ya que conlleva la estimulación de diferentes partes del cerebro, que a vez estimula distintos circuitos neuronales. Por ejemplo, suele ser habitual que cada miembro de la familia tenga asignado su sitio en la mesa o en el sofá, podríamos cambiar de sitio de vez en cuando. También, aventurarse a ir por caminos o rutas nuevas, dándonos así la oportunidad de explorar, entre otros.

5.- No utilizar la mano no dominante, es decir, la izquierda si somos diestros o la derecha si somos zurdos. Y no sólo al escribir, sino para todas las actividades cotidianas que tendemos a realizar con la mano dominante, como puede ser comer o lavarse los dientes.

6.- Una rutina de ejercicio físico caminando a diario, ya que salir a caminar estimula el desarrollo de ciertas áreas del cerebro, como el factor del crecimiento del cerebro. El BDNF o factor de crecimiento derivado del cerebro, que favorece el desarrollo de nuevas conexiones entre las células del sistema nervioso y con ello mejores circuitos por las que se envía y recibe información en determinadas áreas del cerebro, en particular en áreas relacionadas con la memoria. 

Estimulación cognitiva en enfermedades neurodegenerativas

La estimulación cognitiva tiene por finalidad estimular las capacidades cognitivas existentes para mejorar el funcionamiento cognitivo y disminuir la dependencia del adulto mayor, enlenteciendo el proceso de deterioro, trabajando las capacidades que aún se conservan y mejorando el funcionamiento cognitivo de las personas con deterioro cognitivo o demencia. Como primer paso se encuentra el entrenamiento, de las personas mayores, en sus actividades, para ayudar a evitar ralentizar el deterioro cognitivo. Este entrenamiento debe ir dirigido a la obtención de objetivos específicos, como el mantenimiento de las capacidades mentales el máximo tiempo posible, la potenciación de la autonomía y la autoestima de la persona, la mejora de la interacción de esta con su entorno y la disminución de la ansiedad y la confusión, así como otras reacciones psicológicas adversas. El trabajo en grupo es esencial para la estimulación cognitiva, ya sea hablando de la realidad, contando recuerdos, miedos, deseos, etc. Los grupos de conversación son el modo idóneo de estimular a nivel cognitivo a las personas mayores. Además, favorecen la socialización para evitar el aislamiento, la comunicación verbal, no verbal y calman ansiedad, estrés u otras patologías. Entre las principales técnicas podemos observar la estimulación de las habilidades cognitivas para mantener las habilidades intelectuales con el fin último de conservar la máxima autonomía de los sujetos en su vida diaria. Finalmente es importante Mantener las habilidades intelectuales, crear un ambiente estimulante y mejorar las relaciones interpersonales de los adultos mayores, ya que esto va a favorecer a su autoestima y al mantenimiento de lo cognitivo y emocional.

Para finalizar, Álvaro Pascual Leone, neurólogo reconocido, nos brinda tres recomendaciones esenciales para estimular el cerebro.

1.- Comer la cantidad de calorías mínima para no perder peso ni lo máximo para no ganas peso, es decir tener un equilibrio en la ingesta alimenticia.

2.- Practicar ejercicio físico vigoroso durante 15 a 20 minutos para poner en marcha el corazón y el cerebro, para aumentar la capacidad de las zonas cerebrales y que estas tengan mayor control inhibidor, como resistir tentaciones y tomar mejores decisiones.

APROXIMACIONES CUANDO ESTÁS SIN ALIENTO

GUÍA PARA DESFALLECIDOS

Una herida no es simplemente una abertura que emana molestias y dolor, muchas veces se puede representar como aquel recuerdo que llega y arde o aquel sentimiento que irrumpe y desacomoda la vida diaria. “Quiero morir” para esos sujetos que piensan en palabras y una “vista” de venas abiertas para otros quienes piensan en imágenes, para cualquiera de los dos casos, sufrir se traduce en no poder actuar y simplemente encerrarse en un bucle de tareas rutinarias que silenciosamente roban la vida y suspiros de mejora ya que en cada momento de ocio el dolor hace su acto de presencia.

No poder concentrarse, no querer comer, aunque el hambre ataque y haga de las costillas su saco de boxeo, no desear ir al sanitario y esperar que el esfínter empuje a regañadientes a la víctima para que pueda por obligación hacerse cargo mínimamente de sí mismo, no peinarse dado que es una serie de actividades que devoran las energías, no hablar porque profundiza la agonía de soportar la de uno mismo y ahora la del otro que se preocupa. Así, se vive a grandes rasgos un proceso de enfermedad cuando un estado de ánimo alicaído derrumba el sistema inmune.

El gran imperio que otrora se erguía orgulloso ahora ve cómo se derrumba tras cada negativa por buscar alivio ¡es que cuesta tanto! ¿Cómo levantarte y telefonear al médico si no estás ni seguro de poder/querer mejorar? Es lanzar todo por la borda en un proceso que para otros puede ser insignificante, y esa distorsión cognitiva que carcome y hace pequeña la enfermedad impide ver focos de esperanza. Qué complicada la conciencia de enfermedad. Ahora, revisemos puntos claros, un croquis de un proceso febril que deja como secuela un alma rota que se recupera aliento tras aliento.

El lugar de los hechos

El altar, la habitación en podredumbre o la oficina del alto edificio. En cualquier lugar un proceso de enfermedad puede ocurrir, se gestó en un lugar distinto posiblemente, pero, se vive en aquel donde se pasa más tiempo, convirtiéndolo en un refugio hostil. La luz molesta, el sonido familiar y predecible retumba como grandes elefantes en el pasillo y lo que antes era encantador como el orden, la limpieza o los ventanales ahora no son más que obstáculos que usurpan la paz. Al mismo tiempo, es un refugio encantador, porque es mejor que estar apabullado del ronroneo inquisidor de todos en una fiesta, por ejemplo, tolerando esos ¿cómo te va? O “te ves fatal”, de muchos quienes notan el pesar.

La vida evolutiva

Como en el examen mental de cualquier especialista, la alimentación, el sueño y hasta el sexo se ven cuestionados en el interín mental. ¿Para qué comer si el organismo ruge por la molestia? No obstante, el ánimo empuja al ayuno, ¿para qué despertarse? si el sueño es ese placebo que calma el tintineo de la muerte, o, al contrario, para qué dormir si las pesadillas y el malestar corporal acompañado de espasmos y dolencias quitan a Morfeo de la lista de placeres. Y finalmente, el deseo y la libido son simples recursos de mala calidad que ni siquiera se atraviesan porque la anhedonia (incapacidad para experimentar placer) se apoderó obsesionada de la persona, como una amante en celo que se impulsa por aniquilar a su huésped.

El organismo descompuesto

            Como si de Kafka se tratara, comienza una nueva apreciación de uno mismo. Poco a poco nos desprendemos de la piel en una metamorfosis de la salud al deterioro total, empieza por el aspecto físico.

            “Qué cara traes hoy hija, maquillate”, “esta ropa se hace tan incómoda, ni me queda bien”, “el sol no calienta suficiente hoy, qué clima tan hostil”. Y así vamos sumando quejas sobre el entorno. Luego, pasamos al ámbito mental, el más escabroso.

“¿Cuándo se acabará esto?”, “doy todo por estar en casa acurrucado, esto de fingir desgasta”, “ahora viene aquel con su energía cocainómana ¿de dónde sale tal actividad?”. Y así en más, todo lo que involucra procesos de planificación se ven totalmente anonadados por el medio y las exigencias.

Finalmente, en la destrucción de la podredumbre, tenemos la capacidad inhibida de lo emocional. Viene representada por dos momentos que muchas veces pueden ligarse, lo cual puede traer consigo algunas inquietudes.

El tipo irritable: “no me ayudes, ya para molestia estoy yo solo”: son aquellos que repudian el contacto con otros, ven a los semejantes como entes que pululan sin ton ni son, en el fondo, existe un repudio por el estado de salud y bienestar que según ellos poseen. Además, existe el deseo de no querer tolerar sus maneras, ni gestos, porque involucra responderles y no hay cabeza para ello. Al mismo tiempo, los problemas del mundo hasta el más grave se ven como un acto insolente “¡qué me importan otros si yo estoy hasta…! Una característica importante es que no desean abiertamente recibir ayuda aunque muchas veces sepan que la necesitan, simplemente se regodean en el dolor confiando en sus desfallecidas fuerzas y esperando además que el otro comprenda que su dolor es tan grande que no tendrá cura (al menos no tan pronto).

El tipo victima: “te necesito, desfallezco sin tu apoyo”: son aquellos que a viva voz expresan su malestar y dolor, piensan que contándoles a otros su pena esta será distribuida equitativamente y de ese modo la mejora llegará. Claramente sociables, no repudian la compañía la ansían y muchas veces en su estado lo multiplican para hacerse aún más merecedores de apoyo y cariño. En cuanto a la percepción de sus problemas y el de los otros, comprenden que existen más dolencias en el mundo, pero las de ellos está en primer lugar “sí, a la Tía Feli le sucedió, ahora yo me siento peor, y además que a mí se me empeoro porque tuve mala suerte…” más leña al fuego. Se caracterizan primordialmente por su afán de esperar cuidados y mimos, quedándose profundamente dolidos si no lo reciben o si no es de la manera que esperan.

El tipo mixto: “necesito ayuda, pero si lo digo me van a cuestionar, si me preguntan digo lo que sucede”: estos tipos que se ven mezclados en sus expresiones de enfermedad son muy comunes. Por un lado, les molesta las injerencias que otros puedan tener sobre su enfermedad “eso te sucedió porque tu no hiciste, dejaste de hacer o seguramente permitiste…” es decir, se vuelven ariscos ante las arremetidas de terceros que lo responsabilizan del proceso de enfermedad; al mismo tiempo, arremeten contra otros porque se sienten pesimistas sobre su recuperación sobre todo considerando los datos que tienen sobre el mundo “no me recuperare, la tasa de muertos por X enfermedad supera la de los recuperados y yo con mis problemas no voy a poder…”, ante esta actitud evitan también contar lo que les sucede y así ahorrarse las penurias negativas de otros. Pero, así como se acuartelan en su malestar, también añoran los mimos y cuidados de otros, se sienten desprotegidos por su cerco social que ellos ayudaron a formar, sin embargo, sí existe una mano piadosa, la toman aunque con reservas, pues, gustan de sentirse respaldados ante la adversidad.

¿Qué sucede cuando no me siento enfermo pero tengo diagnóstico?

            En primer lugar, podemos hacer referencia a una acomodación mental, es decir, el organismo se hace a la idea de que el estado de bienestar anterior, ya no será “pleno” sino que tendrá que enfrentar obstáculos. Sucede por ejemplo en enfermedades crónicas como la diabetes, donde la persona debe contemplar la idea de tener que ajustar su ritmo de vida, hábitos alimenticios y tener actividades físicas regulares para lograr mantener una vida estable. Pero esto, es apenas el inicio.

¿Y, si no quiero?

Para nadie es un secreto que estar enfermo para algunos puede significar una alegría malsana pero agradable, por ejemplo, si calificamos y tildamos a algunos de “perversos” podemos decir que hay personas que gustan de ser cuidados y regodearse en el dolor por sentirse incapaces de no hacerse consigo mismos. Entonces, de esta “especie” humana surge una aleación muy compacta de cuidador-enfermo, provocando serios problemas de dependencia en ambos.

            De igual manera, existen los del tipo que desean con todas sus fuerzas el clamor de la vida y buscan alternativas a toda costa: homeópatas, medicina oriental, occidental ¡lo que sea! Y consiguen en su camino aliados e incluso admiración, logrando a veces el cometido: vivir.

            Al mismo tiempo, están los que se resignan a su diagnóstico y lo abrazan, no estamos hablando de personas que quieran directamente fallecer, que los hay, pero, en este momento haremos referencia a aquellos que ya dan la batalla por perdida debido al peso que supone. Para ustedes, los que en el fondo quieren dejarse de lado y dar todo por vencido, mis palabras:

“Me permití decidir no comer, hasta que mi organismo no fabricó el hambre.
 Decidí no dormir, hasta que la vida me empujo a bostezar.
 Me permití no relacionarme, para evitar más dolor, me censuré duramente.
 Descubriendo así el abandono y desamparo.
 Decidí cerrar mi alma, hasta que me vi sola y con sed de ternura.
 Me permití hacerme la fuerte, y de pronto descubrí que soy solo de carne y hueso.
 Descubrí la importancia de percibir el aroma del peligro, cuando dejé de notarlo.
 Y así más instancias, en un momento optadas, las fui perdiendo.
 Dándome cuenta después, que no eran opciones.
 Era mi vida, latiendo.
 Vive, lucha.”