Mi querida amiga «Ansiedad»

Y todo comenzó así…

¡Hola! Sé que hubieras preferido que no escriba esta carta pero aquí estoy, he llegado con más fuerza, anteriormente te visitaba pero solías ignorarme, creo que aún no tienes idea de quién soy. Me presento, soy tu amiga Ansiedad, no te asustes hoy vengo en son de paz, por cierto ¿por qué no me aceptas?

Lo digo porque la última vez que me acerqué a ti me ignoraste por completo, tuve que manifestarme con un dolor de pecho o una migraña pero me pasaste por encima. Te di muchas señales para que pararas y no fuiste capaz ni querías, seguías atendiendo llamadas, diciendo sí a todo, tratando de demostrar a los demás quién eres, pensando en lo que no va a pasar…. Por eso hoy, aunque no me gusta actuar así, me he puesto firme y he cogido valor para presentarme. Sé que me odias y yo en cambio te quiero proteger. Sé que dices que ojalá no me hubieras conocido y yo sin embargo desespero cuando ni caso me haces. He venido para alertarte; a veces me paso, lo sé, pero si respiraras mejor, si hicieras lo que te apeteciera, si fueras menos exigente… nos lo harías más fácil a las dos y eso lo sabes.

¿Recuerdas esa vez que te dio un dolor de cabeza? ¿O cuando tuviste insomnio por más de dos horas? ¿O qué tal esa vez que, sin apetito te metiste un atracón de chocolates?, todas esas veces era yo tratando que me escucharas pero seguías con tu ritmo de vida, seguiste con tu misma manera de pensar… Entonces intenté algo más fuerte, hice que te temblara el ojo, que te diera gastritis  y que te sudaran las manos… pero tampoco lo percibiste. Bueno no te sientas recriminada , sólo quiero pedirte un favor…

¿Quieres hacer el favor de parar de trabajar cuando te envío señales?, ¿de actuar con asertividad y no decir «sí» a todo?, ¿de dejar de preocuparte por lo que aún no ha llegado y seguramente no pase? Cuídate, atiende a tu cuerpo, a tu emoción. Toma mis visitas como avisos de que es tiempo de conectar contigo misma. De que cuando ocultas tu rabia, tu ira, tu tristeza… favoreces a que yo aparezca, lo único que llevo tratándote de decir todo este tiempo, es que… ya es tiempo de evolucionar, necesitas hacerlo, no hay de otra. Necesitas crear cambios muy profundos dentro de ti, pues en realidad no estás disfrutando de tu vida y no te sientes plena.  Por eso pretendo ayudarte a recuperar tu esencia y para lograrlo, tendrás que deshacerte de lo que te impide contactarla.

Deseo ayudarte a ver precisamente qué te impide contactar con tu sentido de vida, con tu pasión por vivir, con tu alegría y con tu verdadero ser que es tu esencia.  Cada vez que yo aparezca en tu vida, será porque por ti misma no te has dado cuenta que no estás siendo plena y feliz, así es que si vuelvo a aparecer, no te asustes… mejor agradéceme que llegué y escúchame….

¿Te gustó la carta? Creo que si la ansiedad nos hablara nos podría decir eso y más. Todos alguna vez en nuestra vida hemos sufrido de intranquilidad, angustia; algunos en nivel más elevado que otros pero al fin y al cabo todos hemos experimentado ese vacío en la panza, la aceleración de nuestro ritmo cardiaco, las ideas rumiantes, el exceso de futuro, entre otras señales que nos manda nuestra querida amiga “ Ansiedad”

Ya sea por la pandemia o por una sobredosis de redes sociales los niveles de ésta se pasean por las nubes. Vamos a empezar por definirla. Es una emoción normal que se experimenta en situaciones en las que el sujeto se siente amenazado por un peligro externo o interno. Muy a menudo confundimos el síntoma (angustia, inquietud, insomnio, etc…) con el problema en sí , es una señal de alerta, una advertencia de que algo no anda bien. Por poner un ejemplo sencillo, sería como la fiebre que aparece como reacción y defensa ante una infección en nuestro organismo. Habría que diferenciar entre miedo (la persona conoce el objeto externo y delimitado que le amenaza y se prepara para responder) y ansiedad (el sujeto desconoce el objeto, siendo la amenaza interna y existiendo una dificultad en la elaboración de la respuesta).

Es normal sentir agobio por mudarse, empezar un empleo nuevo o hacer un examen. Este tipo de sensación es desagradable, pero puede empujar a la persona a trabajar mas duro. Por otra parte, cuando se habla de una ansiedad sana ésta viene y va, pero no interfiere con el día a día de la persona. Debemos, por lo tanto, ver qué problema está tratando de resolver (aunque de forma poco acertada), qué función está cumpliendo, preguntándonos de dónde viene, qué necesitamos revisar y sobre qué está tratando de llamar nuestra atención. Ella puede traernos mensajes distintos a cada uno de nosotros, la clave está en ver cuáles son para iniciar a tratar su origen y no solamente eliminar de forma superficial las molestias que nos ocasiona.

¿Cuáles son las causas de la llegada de nuestra amiga ansiedad?

Las causas de los trastornos de ansiedad son complicadas. Muchas podrían ocurrir en el acto, algunas pueden conducir a otras. Entre las más comunes está el estrés ambiental, dificultades en  el trabajo, problemas en las relaciones interpersonales, querer controlar la situación, genética, se dice que las personas que tienen familiares con un trastorno de ansiedad son más propensas a experimentar uno ellas mismos. Además, se cree que las áreas cerebrales responsables del manejo del miedo pueden estar interferidas.

Se presenta con síntomas físicos que pueden variar de una persona a otra. En su manifestación más intensa, se dan las llamadas crisis de ansiedad en las que los síntomas son más agudos y en ocasiones pueden acompañarse de sensación de muerte, de locura o de pérdida de control. Todo ello provoca un intenso malestar más o menos continuado que puede derivar en un «miedo al miedo», es decir: lo que inicialmente causaba incomodidad se acaba transformando en temor a percibir los síntomas y malestares que provoca ella. Muchas veces nace a partir de emociones reprimidas o mal gestionadas.

Hay muchas razones para rechazar lo que sentimos, puede ser que en nuestra familia de origen no nos enseñaron a manejar nuestros afectos, puede que creamos que nos van a llevar a extremos que no podremos controlar, a lo mejor hace que nos juzguemos… En cualquier caso, las emociones rechazadas o mal gestionadas degeneran frecuentemente en molestias y problemas mayores. Conocer cómo vivimos éstas y aprender a realizar una gestión más sana de ellas es esencial para evitar que aparezcan en otras formas más perjudiciales.

Los síntomas generales son: Respiración rápida y poco profunda, aceleración de las pulsaciones del corazón, inquietud constante, problemas de concentración, dificultad para dormir, entre otros; estos síntomas pueden variar en intensidad y frecuencia debido a que cada uno reacciona de acuerdo a lo aprendido. Por otra parte, con respecto al diagnóstico, en muchas ocasiones se recorre un largo trayecto de pruebas médicas, visitas a urgencias del hospital y que al final del proceso te dicen: “Usted no tiene nada, tiene ansiedad, lo que tiene que hacer es relajarse y tomarse la vida de otra forma”. Y te preguntas… “¿Y eso? ¿Y ahora cómo lo hago?”. Desde muchos ámbitos, incluido el médico y sanitario en general, existe mucho desconocimiento sobre cómo tratarla psicoterapéuticamente, y se apela en frecuentemente a la fuerza de voluntad sin dar herramientas o estrategias de manejo.

Cuando nuestra «amiga» aparece en nuestra vida, lo natural es que queramos solucionarla lo antes posible. Ante nuestra “prisa” por estar mejor o resolver lo que nos preocupa podemos no darnos cuenta que es necesario un proceso que puede durar más tiempo del que nos gustaría. Ante casos agudos de ansiedad o algunos trastornos asociados a ella puede ser oportuno una medicación que nos ayude a rebajar el malestar o los momentos más intensos, pero debemos tener en claro que son un recurso que actúa sobre los síntomas pero no soluciona el problema de base.

La ansiedad no se cura con pastillas sino a través de un proceso de terapia con el que atenderemos el mensaje que viene a traernos, conocer el origen y darle su tiempo para tratarla a profundidad. Ser conscientes de que necesitamos un tiempo para mejorar, trabajar en sus causas  y aprender recursos con los qué gestionarla, serán los pasos para vencer la ansiedad, recuperar el equilibrio y prevenir futuras apariciones; aquí te menciono algunas actividades que nos pueden ayudar:

-Organiza cualquier actividad que te cause presión o alguna fecha límite, elabora listas para hacer que las tareas abrumadoras sean más manejables y comprométete a tomarte un tiempo libre del estudio o del trabajo.

– Ejercicios de relajación: Esto incluye meditación, practicar una respiración diafragmática o profunda, baños con aceites corporales o esencias agradables, pueden realizarse en una tina, descansar en un lugar oscuro y practicar mindfulness.

-Ejercicios para reemplazar pensamientos negativos por positivos: haz una lista de los pensamientos negativos que podrías estar teniendo como resultado de la ansiedad, y escribe otra lista junto a ella que contenga pensamientos positivos y creíbles para reemplazarlos.

-Red de apoyo: habla con personas conocidas que te apoyen, como un familiar o un amigo.

-Ejercicio: el esfuerzo físico puede mejorar la autoestima y liberar sustancias químicas en el cerebro que desencadenan sentimientos positivos.

Consejería: Buscar apoyo psicológico es una buena opción, el psicólogo te brindará las herramientas necesarias para que la puedas aceptar y convivir  con ella, recuerda que desde que aceptas tenerla ya te estás haciendo cargo.

Anímate a correr el riesgo de conocer y aceptar a nuestra amiga «Ansiedad».

El camino de la autoconfianza

Actualmente, vivimos con una alta demanda en casi todos los aspectos de la vida. Tales como conseguir un buen puesto de trabajo, subir de status social, encontrar pareja, etc. Además, esto se engrandece con las expectativas mostradas en redes sociales donde se ver lo que debería ser una “vida perfecta”.

El miedo al fracaso esta a la orden del día. Me entra a reflexión lo siguiente:¿Cuándo podemos considerar a una persona como alguien exitoso?¿Cómo podemos catalogar a alguien como ejemplo de confianza? Hay líderes o gerentes, con muchos años de experiencia, y siendo los mejores en su trabajo; pero se sienten inseguros y con miedo al fracaso. Entonces entendemos que poseer confianza no solo se debe a la suma de componentes que tienes a tu alrededor, los cuales te ayudan en la vida; sino que también es una mirada personal hacia uno mismo.

Cómo tener autoconfianza: Tres perspectivas diferentes:

1. Desde la Psicología:

La autoconfianza es el autoconcepto que una persona cree o piensa de sí misma. Está determinada por muchos aspectos; por nuestro pasado, nuestro presente y las expectativas de nuestro futuro. Todo lo que pasamos se queda en nuestro subconsciente almacenado y nos predispone a actuar de determinadas maneras en nuestro día a día.

Crea un mundo en el cual te sientas agusto

  • Créalo con tus reglas, donde a partir del conocimiento de tu persona sepas que cosas te afectan más que otras.
  • No te compares con los demás, es momento de alejar de tu mente de todo aquello que te cause dolor, de aquí la importancia de poner límites.
  • Intenta hacer cada día cosas que no te crees capaz de realizar; al hacer algo que pensamos que está fuera de nuestro alcance potenciara grandemente tu autoconfianza al cumplirla. Pero es importante ponerse metas realistas, como tender tu cama todas las mañanas. Si se empieza desde lo más básico, y así al cumplir estas metas, podremos agregar más y de mayor dificultad.
Hay que tener confianza en uno mismo

2. Una mirada cristiana:

Para obtener la bendición de una fuerza mayor, debemos salir primero de nosotros mismos y depositar nuestra confianza en Dios. Él nos dará una base en la que acogernos. Sin duda uno de mis textos preferidos para referirnos a este punto es: “Mi Dios, pues, suplirá todo lo que os falta conforme a sus riquezas en gloria en Cristo, Jesús” Filipenses 4:14-20. La Biblia es clara y concisa, con soluciones prácticas para nuestra vida, aquí agregaría el dicho “el que tenga oídos que oiga”.

Seguir nuestra vocación de vida nos da autoconfianza, pero muchos la confunden con hacer lo que a uno le gusta, o en lo que es bueno. Pero se refiere a aquello para lo que Dios te ha llamado a hacer en esta vida, por tanto, es un llamado, recordando también otro pasaje bíblico que dice “Pidan y se les dará”.

Confianza en Dios

3. Desde la bioneuroemoción:

La bioneuroemoción es una medicina alternativa, donde a todo tipo de malestar o enfermedad se le encuentra una causa netamente emocional y de esta manera busca sanarla.

Según (Batlló, s.f.), profesora del Enric Corbera Institute: Si un paciente va a una clínica y dice “tengo problemas de autoconfianza”, desde la bioneuroemoción lo que se le responde es: ¿Qué es lo que usted me quiere decir?, se busca la auto indagación del propio individuo. Se busca concretar y relacionar una dificultad en la vida de la persona, donde sufrió un choque emocional tan fuerte que busca hacerse visible en el cuerpo y/o actitudes. Si aplicamos esto al tema de la autoconfianza podemos ver cuál sería el detonante de este sentimiento.

Poner amor a lo que se está haciendo en el presente, sin muchas expectativas, nos hace tener confianza en lo que hacemos. Hay que preguntarse: ¿Qué imagen tengo de mi mismo? y ¿Quién creo que soy? Debemos observarnos profundamente… Pero… ¿Y qué hay de la confianza en el otro? En la Bioneuroemoción, el otro siempre es nuestro espejo, nos dice dónde estamos, al compararnos con este. El desarrollo de una persona se da en un ambiente de confianza y con alguien que haga de guía, dando una confianza de anclaje, para saber a dónde tienes que ir. Por otro lado, también necesitamos equivocarnos y asumir nuestros errores, resolverlos sin el juicio que nos haga sentir después culpables.

Bioneuroemoción. Tomado de: https://sonria.com/bioneuroemocion/

Autoengaño y falsa autoconfianza

Pero cuando no hay un correcto análisis de la situación desde un punto de vista objetivo; cuando no reconocemos nuestros límites. Se busca encubrir carencias y aparece un miedo a enfrentarse a sí mismo; debido a abrazar ideas ilusorias.

“La falsa autoconfianza ayuda a producir un autoengaño que permite a la persona evadirse del verdadero estado interno de autoconfianza que en muchos casos está detrás de la “máscara”. Esta forma de evitación, la falsa autoconfianza, puede traer consigo graves consecuencias, pues te hace más débil y te aleja de la realidad”. (García Allen, 2021)

Autoengaño en los deportistas (Vease 1)

Conclusión

Existen muchas formas de llegar a la autoconfianza una de ellas es Dios, Él nos pone las cosas desde un punto de vista práctico y espiritual; y a través de la Biblia es como podemos guiar nuestros pasos en la vida, no por nada es el libro más leído en el mundo. Sin embargo, si este punto no resuena contigo, se puede comprender la autoconfianza desde la Psicología y la bioneuroemoción, que brindan un aporte valioso en el desarrollo personal.

Referencias

  • Batlló, M. (s.f.). Onda Cuantica. Obtenido de: https://www.youtube.com/watch?v=Fbi6gGZ_yHg
  • García Allen, J. (2021). Psicología y Mente. Obtenido de: https://psicologiaymente.com/psicologia/falsa-autoconfianza-autoengano

______________________________________________________________________________

  1. https://www.deportesaludable.com/deportes/el-autoengano-y-la-falsa-confianza-de-los-deportistas/

SOY MUJER

«QUE EL CAMINO QUE ELIGAS SEA DE APRENDIZAJE CONTINUO, CADA SUCESO, CADA TROPIEZO PUEDE SER UNA LECCION. DA LA BIENVENIDA AL CRECIMIENTO Y LA EVOLUCION DE SER TU, AUNQUE EN OCACIONES SEA INCOMODO».

CHAMALÚ.
circulo

Antes de empezar deseo aclarar que no me considero feminista, tampoco aludo personalmente contra alguien, pero identifico que mi educación en parte tiene una influencia machista, no de forma directa, pero frases de mi madre como lava los platos, limpia y ayuda en la casa porque tu hermano no lo puede hacer, tuvieron esta connotación, esta anécdota puede ser frecuente en más de un hogar.

En muchos entornos, desde que las mujeres llegan al mundo, su trato es diferente, desde pequeños detalles como el uso de los colores característicos de la decoración de la habitación y la ropa, el rosa para las mujeres y el celeste para los hombres. En una oportunidad escuché el comentario de una madre, a la cual le incomodaba que su hijo varón forrara un cuaderno de color rosado, ya que según decía ese color era para mujeres, esto un claro estereotipo.

Por todo lo señalado, considero interesante analizar los siguientes puntos:

CAPITULO I: EL GÉNERO FEMENINO.

Empecemos por definir el género, como un conjunto de características físicas y conductuales que distinguen a un grupo social del otros, en este caso el género femenino es definido como todo lo que tiene que ver con las mujeres y distintas características femeninas.

En cuanto a los roles de género, muchas veces desde pequeñas se nos brindaban regalos asociados a las actividades de la casa, tales como muñecas, cocinas, instrumentos de limpieza, impulsando de alguna manera a que estas actividades o juegos se asocien con el desenvolvimiento en casa.

Los cuentos o películas al que usualmente tenían acceso las niñas eran sobre princesas indefensas, incentivando en ellas que llegara el príncipe azul y las rescatara de alguna situación peligrosa.

La decoración de las habitaciones para las niñas solían tener objetos diferentes, la vestimenta con toques más femeninos, faldas, polos, zapatillas, collares coloridos, brillos, los cortes de cabello, peinados y detalles, son características mantenidas en los años, para supuestamente acentuar los rasgos y comportamientos femeninos.

Todo esto es parte de un enfoque socio-cultural, y es importante analizarlo. Así como también el plano socio-emocional.

En cuanto al manejo emocional, es importante tener en cuenta que con el paso del tiempo aprendemos mediante la observación e imitación, hecho conocido en psicología como el comportamiento vicario, esto se irá dando de forma progresiva, no solo las mujeres imitarán conductas del mismo género sino también de las personas con las que sienta mas cercanía. Es usual que las mujeres podamos sentir las emociones con mayor libertad, a excepción del enojo, ya que podría existir una tendencia a tener cuidado con expresar la ira.

Al hablar de «Femineidad», se menciona que está asociada a la observación detallada, que se puede usar al momento de escoger ropa, arreglarse y guiar alguna actividad en el hogar o en el trabajo, también en sus habilidades sociales.

Definitivamente, las diferencias pueden centrarse en un plano científico, como aquellas que demuestran que el cerebro de las mujeres nos permite tener adecuadas actitudes frente al lenguaje, velocidad para percibir las cosas y buena memoria visual. Entre muchos otros aspectos, que pueden involucrar el hecho que el sistema endocrino de las mujeres suele madurar antes y ser cambiante por el ciclo menstrual ya que involucra cambios hormonales.

CAPITULO II: EL MACHISMO.

En la actualidad el trato hacia la mujeres ha mejorado, pero aún no es suficiente, uno de las factores sociales que es un constante en contra de la igualdad y respeto a la mujer es el machismo, el cual por su rigidez, aún sigue practicándose por un gran porcentaje de la población mundial, incluyendo las diferencias de genero y el manejo del poder.

Las personas con una cultura machista suelen ser respetuosas y amables con las mujeres que presentan algún tipo de vínculo, pero eso no cambia que las sigan viendo, por lo menos por momentos, como objetos, y menospreciando sus acciones. Cuando una mujer no encaja con el perfil de lo correcto, es mayor la sensación de desagrado para con ella.

Desde el inicio de los tiempos se les brindó a los hombres reconocimientos y puestos políticos importantes, por otro lado a sus parejas labores de casa y cuidado de los hijos, que a pesar de no serlo, eran consideradas como tareas fáciles o de menor importancia.

Por muchos años las sociedades vivieron en negación sobre este hecho, considerando que los comportamientos machistas eran normales, por ello muchas generaciones siguieron aprendiendo y repitiendo estas acciones, haciendo que el fenómeno siga vigente, también algunos grupos religiosos o comunidades siguen practicando el machismo como parte de sus tradiciones.

CAPITULO III: REVOLUCIÓN FEMENINA:

La liberación femenina empezó en Europa, en la época de la revolución Francesa en el año de 1780, naciendo así el primer movimiento feminista, las pioneras de estas luchas fueron Lucrecia Molt y Elizabeth Candy Santón, las protestas masivas de grupos de mujeres alzando la voz y reclamando sus derechos, proponían el libre sufragio e igualdad política.

El código civil Napoleónico, posicionó a las mujeres considerándolas menores de edad sin derechos civiles, por ejemplo, los hijos y pertenencias de las pareja eran directamente de la figura masculina, las mujeres no podían acceder a educación superior. Las protestas en parte fueron un fracaso ya que la nación no reconocía a las mujeres más que hacia roles impuestos, como madres y esposas.

Durante la primera guerra mundial las mujeres fueron contratadas en el medio laboral por falta de personal. A partir de la segunda guerra mundial, se empezó a otorgar la libertad de sufragio a las mujeres en casi toda Europa.

Una vez formada la corriente feminista empieza a formarse el feminismo radical, este quería que las mujeres puedan tener la libertad de poder expresar su sexualidad, pudiendo tener una libre elección, el no tener solo la función de crianza de los hijos o las labores de la casa.

Gina Vargas (1998), identifica la llegada del feminismo a América Latina, iniciando así una lucha constante con los gobiernos autoritarios. Se lograron diálogos y acuerdos, para poder tener un espacio más igualitario en la sociedad.

En la actualidad las luchas feministas son constantes, algunas optan por el lado radical, otras con un enfoque más social, motivando así marchas y reuniones con fines mas políticos, haciendo que esos mensajes lleguen cada vez a más personas, notando con ello una influencia de la psicología de masas.

CAPITULO IV: DIA INTERNACIONAL DE LA MUJER.

Se pone como fecha el 8 de marzo, por un hecho lamentable que implicó la perdida de 129 mujeres en la fábrica de Cotton en Estados Unidos. Se habían declarado en huelga, solicitando que la jornada laboral sea de 10 de horas y un salario igual al que recibían los hombres, por ello el dueño no accedió solicitando que se cerrara la empresa y que se sacara a las mujeres de ella, como resultado murieron en su lucha.

En el año 1909 en New York el 28 de febrero se conmemoró el primer día Nacional de la mujer. En el año de 1910, se desarrolló la segunda Conferencia Internacional de Mujeres Socialistas, en Copenhague, el tema principal, hablar era el sufragio de la mujeres, con ello Clara Zetkin como líder considerando la opinión de más de 20 mil mujeres, declararon así el 8 de marzo como el Día Internacional de la Mujer, en memoria de las mujeres caídas.

En el año de 1977 la Organización Mundial de la Salud, designó oficialmente el 8 de marzo como el Dia Internacional de la Mujer.

CONCLUSIONES.

En conclusión la vida de una mujer desde que llega al mundo si será diferente a la de los hombres por muchos factores psicosociales. Por ello considero que parte de igualdad, es obtener respeto tanto al intelecto como a las formas de su cuerpo, dejando de ver a la mujer como un objeto sexual o de posesión.

También es necesario generar el respeto mutuo entre las mujeres, dejando de lado algunas creencias, no insultando o faltando el respeto entre las féminas, buscando así una hermandad y protección.

Las mujeres son libres de elegir un estilo de vestimenta y lucir como les guste sin miedo al acoso o faltas de respeto, también son totalmente capaces de cumplir papeles muy importantes en la sociedad, y de poder hacer todo lo que se proponen ya que poseen muchas fortalezas, los porcentajes de mujeres profesionales, empresarias, científicas y deportistas destacadas cada vez son más, estos reconocimientos, son sinónimos de orgullo.

Desde hace mucho tiempo, las rutinas han cambiado, ya que aunque inicialmente por situaciones económicas las mujeres, tuvieron que salir a desempeñarse con más frecuencia en el mundo laboral, se fue reconociendo el plano vocacional. Se tuvieron que organizar en sus tiempos entre el lado laboral y la maternidad, en estos hogares las actividades comenzaron a ser compartidas, los hijos también colaboraron, estimulando a un cambio de percepción en las próximas generaciones.

Es importante mencionar que, las mujeres tienen la autonomía de decidir ser o no ser madres y de ser o no esposas sin ser criticadas o discriminadas por ello. Tal cual es el derecho de todas las personas en general.

Para terminar, los comportamientos de las niñas son instruidos desde su hogar inicialmente, por lo que es importante dar ejemplos de valentía y respeto mutuo, a la vez a sus ideales y sueños, sin dejar de lado su individualidad.



Kohlberg y el Bushido: Enseñanzas morales del psicólogo y del código ético samurái

Moral y ética

Para empezar, establezcamos lo siguiente. Etimológicamente, moral viene del latín moralis, de mos moris (costumbre), que fue un calco hecho por Cicerón, del griego ethos que significa ética. Por lo tanto, desde esa perspectiva, es válido usarlos como términos equivalentes.

Psicología y moral

La psicología propone diversas aproximaciones al juicio y la conducta moral. Existen estudios acerca de los factores socioculturales involucrados y otros centrados principalmente en el hombre cuyo crecimiento moral va de la mano (en mayor o menor medida) con el paso de los años.

Kohlberg y la teoría del desarrollo moral

Lawrence Kohlberg

Fue el psicólogo Lawrence Kohlberg, quien se encargó de crear una teoría que va más allá de aquellos estudios enfocados y de las perspectivas de corrientes como  psicoanálisis o el conductismo. Y no solamente abarcando el ámbito académico, ya que su teoría está fundamentada por la teoría así como los propios dilemas morales que vivenció.

Kohlberg, cuando muchacho, fue problemático, le gustaba «romper las reglas». Fumar, beber y cortejar a muchas señoritas siendo menor de edad, era algo que hacía recurrentemente. Al crecer y madurar, dejó esa actitud pero aún se encontraría transgrediendo la ley. La ley británica en particular, pues luego de participar en la Segunda guerra mundial por el bando de Estados Unidos, se encontraba transportando ilegalmente a judíos sobrevivientes de campos de concentración, hacia Palestina. (Giardini et al.,2017, pp. 37,39). Es evidente la abismal diferencia de las motivaciones de Kohlberg en ambos casos. Así vivió más dilemas morales a lo largo de su vida, entorno a injusticias dadas debido a las mismas leyes establecidas. Es por ello que se preguntó si existía una moral que va más allá de lo jurídico, de lo sociocultural, de lo subjetivo y lo emocional. La respuesta parecía requerir una guía intelectual.

Sí bien Kohlberg recogió posturas del psicoanálisis, del conductismo y del cognitivismo. Construyó su teoría teniendo como piedra angular a la filosofía clásica occidental, a Sócrates y Platón en particular (Giardini, 2017, p. 55).

Platón, basado en el aspecto de Leonardo da Vinci. Detalle de «La escuela de Atenas» por Rafael Sanzio

Kohlberg (según Giardini, 2017, p. 56) nos menciona que los filósofos, entre sus conceptos fundamentales, están:

– La virtud es única y tiene una forma ideal, que se mantiene independientemente del contexto sociocultural.
– La forma ideal de la virtud está forjada por la justicia.
– El bien es uno solo, y la virtud constituye el conocimiento del bien.

La teoría del desarrollo moral propone siete momentos clave y tres niveles, en donde el hombre va dando forma y perfecciona su moralidad. Este es un proceso fascinante que merece su propio artículo en una próxima ocasión. Por el momento iremos directamente al hombre que ha llegado al tercer nivel, este es el «hombre de principios», que posee el juicio y razonamiento moral más elevado.

Kohlberg (según Giardini, 2017, p. 80) afirma que, el hombre de principios tiene la facultad de ejercer su derecho individual; se desenvuelve en sociedad, siempre observando los contratos sociales y su entorno cultural, con mirada crítica. A su vez reconoce los principios éticos universales: El derecho a la vida, a la dignidad y a la libertad, lo cuales se deben respetar siempre, prescindiendo de la situación o la opinión de la mayoría.

El Bushido, código del samurái

Kanji para Bushido

Bu-shi-do, literalmente significa Militar-caballero-camino. Entonces, es el camino; los preceptos del noble guerrero.

Este código de principios morales debía ser aprendido y observado por todo samurái. No es un código escrito, tampoco un dogma, son unas pocas máximas que se transmitían oralmente y tenían un desarrollo netamente práctico (Nitobe, 2017, p. 24).

El Bushido bebe del budismo zen, y del sintoísmo. Cree en la bondad innata del ser humano y su conexión con lo Absoluto que se eleva más allá de las cosas humanas (Nitobe, 2017, p. 32).

El Bushido era acción, el hombre culto y el artista, no podían quedarse dentro de cuatro paredes, de ser así «sus conocimientos comenzarían a desprender un olor fétido» sin que pudiesen servir para nada (Nitobe, 2017, p. 37).

Y sí bien se incentivaba la sabiduría y el arte (en especial la poesía) en el guerrero. También llegaba a sostener que el hombre recto -cualidad sumamente difícil de conseguir- podia prescindir de cualquier otra cualidad (Nitobe, 2017, p. 44).

Se inculcaba la tranquilidad del espíritu, clara influencia del budismo zen, el samurái debía ser, inmutable en su interior, su espíritu no podía perturbarse por alegrías, penas, dolores, sorpresas, por nada en lo absoluto (Nitobe, 2017, p. 54).

Eso no significa que el samurái fuese una piedra, pues el buen humor, la cortesía, la piedad y la benevolencia eran recursos a los que siempre debía recurrir en lo posible. Tanto en su vida cotidiana, en sus rituales y en el campo de batalla, ya sea con el pobre, el oprimido y aún con el enemigo.

Un samurái no debía hablar, a menos que estuviese dispuesto a comprometerse totalmente con lo que salga de su boca. Tanto mentir como equivocarse son igualmente viles para el samurái, la veracidad era una facultad sobrenatural. Cabe agregar que la veracidad como valor cuasidivino, no podía dar frutos mundanos. El samurái no ambicionaba la riqueza, solo servir a su señor, a su patria y a su honor.

Nitobe pregunta «¿Qué la recompensa de la virtud no es la virtud misma?» (2017, p. 97).

Inazo Nitobe, figura emblemática de Japón y descendiente de samuráis

La lealtad era entendida, como algo más allá de la individualidad, hablamos de una lealtad con el colectivo, con la nación y la patria.

El samurái defendía su honor ante todo, incluso por encima de su propia vida. Su juez (y a veces, verdugo) era su propia conciencia. Es por ello que, de ver su honor mancillado podían recurrir al seppuku (incorrectamente llamado hara-kiri) (Nitobe, 2017, p. 143). El suicidio samurai es muy conocido en occidente, pero poco se difundió el saber que no era el único camino y que hubo uno más noble, aferrarse a la vida a pesar de toda adversidad.

«Y, sin embargo para un verdadero samurái, apresurar la muerte o buscarla era equivalente a una cobardía» (Nitobe, 2017, p. 154).

Nitobe afirma: «Esta pues, fue la enseñanza del Bushido. Sufrir y hacer frente a todas las calamidades y adversidades con paciencia y con la conciencia pura» (2017, p. 155).

El pensamiento del Bushido, pervive en el Japón, ya no como código, sino como legado cultural e histórico, esto tuvo consecuencias tanto buenas como malas (Nitobe, 2017, p. 205). Podemos tomar de ejemplo, la ambición nacionalista que alimentó su participación en la Segunda guerra mundial o su patriotismo que los inspiró a levantarse de las catástrofes causadas por aquella guerra.

«Escarbad ligeramente en un japonés de las ideas más avanzadas, y encontrareis un samurái» (Nitobe, 2017, p. 221).

Musashi Miyamoto, el samurái más famoso de Japón

Puntos en común y contraste

Mientras Kohlberg considera a la libertad, al respeto y a la vida, como derechos innegociables en cualquier situación, el Bushido disminuía la libertad individual en favor del colectivo: El cuerpo podía ser sometido a su señor feudal, pero la libertad del alma era imposible de anular. La vida según el Bushido estaba en una categoría menor al honor y la reputación por ejemplo, pero eso no significba el desprecio de la misma. Si bien en situaciones específicas se permitía el seppuku; en todo momento se animaba a conservar la vida, decisión más virtuosa. Nitobe (2017, p. 155) nos comparte un poema al respecto:

¡Venid! ¡Llegad sin descanso,
tristezas y dolores crueles!
Amontonaos sobre mis hombros abrumados;
¡Que no me falte ni una sola prueba
de las fuerzas que aún me restan!
-Samurái anónimo

Mientras la moral planteada por Kohlberg, invita a la mirada crítica y recomienda transgredir la ley cuando esta es injusta. El Bushido anima a obedecer a la autoridad y a la patria por encima de todo, aún a sabiendas de las ambigüedades morales por parte de la autoridad.

En occidente, el hombre, en la práctica moral, tropieza muchísimas veces y otras tantas procura enmendarse. El samurái, como ser excepcional que era, no podía permitirse aquello, faltar a su palabra era faltar a su honor (y ya sabemos en que lugar ubicaba al honor). Cabe decir que estar en esa atención permanente de si mismo, de las cosas y de su entorno era sin duda una actividad muy exigente y requería un estado de conciencia elevado.

La moral de Kohlberg es universal, procurando que, en teoría y práctica sea verificable y aplicable en cualquier persona, de manera progresiva. Por ejemplo un niño va desarrollando su moral a medida que crece. Por otro lado el Bushido era un código militar, reservado para una élite que entregaba la vida para el combate y el servicio marcial. Cuando la tecnología avanzó, y a su vez la tecnología bélica, la espada del samurai quedó muy mermada (así como la del caballero) para el combate. De este modo, impedido de actuar en su campo de acción principal, su llama fue debilitándose. No es así con la moral occidental, viable en cualquier área y disciplina de la vida. No obstante el Bushido permanece como legado en el inconsciente colectivo del pueblo japonés.

El Bushido y el samurái ardieron con una llama viva e intensa, tan fuerte que la leña que la alimentaba se consumió rápidamente y ahora sólo queda una pequeña flama, que aún se resiste a apagarse. Si seguimos con la analogía, la llama de la moral occidental es mesurada y constante, no arde violentamente y eso le permite permanecer. Su leña es el dogma y la tradición, ya sea de los clásicos griegos o de las páginas del evangelio. Y por más que parezca que el utilitarismo y el materialismo del mundo moderno, le quite brillo, realmente no es así. Kohlberg hombre académico, la defendía y Nitobe, descendiente de estirpe samurái, la admiraba, y reconoció su fuerza (2017, p. 224). Nosotros también debemos apreciarla, es nuestra herencia y legado. Asimismo, es bueno aprender de la sabiduría de oriente, siempre, con juicio crítico.

Bibliografía

Giardini, A.; Baiardini, I.; Cacciola, B.; Maffoni, M.; Ranzini, L. y Sicuro, F. (2017). Comprende la Psicologí­a. Lawrence Kohlberg: El desarrollo moral. Barcelona: Editorial Salvat, S.L.

Nitobe, I. (2017). Bushido: El código ético del samurái. España: Biblok Book Export, s.l.

¿POR QUÉ TODO ME PASA A MÍ?

Levantarse cada mañana no es un simple hábito, para algunos, en especial los jóvenes, esto significa un viaje a través de una motivación perdida, un desgano monumental y una obligación inusitadamente grande que marca el compás de los pasos. No es levantarse para ver el sol salir, es abrir los ojos y pensar ¿para qué lo hago? En esta era los números hablan por sí solos, las diferencias entre oportunidades, creatividad e inclusive diversión nos llevan a caminos distintos dependiendo no solo de cómo se desenvuelven por el mundo las personas, sino que, hay algo más que las empuja a caminos bienaventurados y a otros, la gran mayoría, los conduce a senderos amargos. Pero, ¿Cómo se llega a esos caminos?, ¿qué estado mental nos hace entrar hacia un laberinto de tristeza?, ¿será que es posible escoger la miseria sobre la felicidad?

Dirigir la tormenta muchas veces es una labor imposible, pero, dirigirnos a nosotros es decisivo.

¿Realmente controlamos lo que pensamos

Dependiendo del autor al que leas, puede que sí y puede que no. Según la  Terapia de los Esquemas de Jeffrey Young y Janet Klosko, hay un porcentaje grande  de control que podemos tener frente a la rumiación ácida de la mente, pero, antes de  indagar sobre este proceso, debe quedar claro por qué debemos cuestionarnos esto.  

Resulta que para nadie es un secreto que muchas veces, y sobre todo en  periodos de “vacas flacas” las caras largas no se hacen esperar, que los anuncios de  muerte se abran de par en par como bocas que nos comen al igual que el coco de la  infancia, que muchas veces la fortuna en cualquiera de sus formas parece que se  escabulle y pasa la noche en un hotel de lujo y no al lado de un catre. Es como si todo  se moviera en pro de la miseria, y es aquí cuando muchos se detienen y piensan:  ¿Por qué a mí?, ¿qué hice para merecer esto?, ¿cómo llegue aquí?

Los relámpagos mentales no cesan en las noches, siguen de día y atraviesan  cada momento de la tarde, no controlamos lo que pueda suceder de parte de otros,  pensamos inclusive en el Fondo Monetario Internacional, el ozono, la plusvalía, no  obstante, nada de eso está en manos de los jóvenes ni de los mayores, pero aun así  estos pensamientos llegan y afligen hasta la médula. Es como si cada título obtenido  a lo largo de la vida se va a la basura, se lo comen los gusanos y termina en el fondo  del océano, al lado de la basura mental de otros que también lo piensan. Es una red  en la que muchas veces las grandezas escapan. Sin embargo, sí, se puede controlar  a la quimera mental, pero todo tiene un costo, y no es precisamente el honorario del  psicólogo. 

Los sucesos del pasado con inamovibles, pero, la libertad de actitud, puede transformarlos.

Los esquemas, grandes rutas hacia la virtud o la desgracia 

En el libro “Reinventa tu vida, cómo superar las actitudes negativas y sentirse  bien de nuevo” (Young y Klosko, 1992) ocurren dos impactos. Primero, es que para  algunas personas parece demasiado bueno para ser verdad, y el segundo y más  fuerte impacto es el que lleva a considerar que es tan bueno que no servirá de nada.  Ese autodesprecio, desgano y caída en picada a la Fosa Mariana de la negatividad  tiene nombre, y va más allá de la pesadumbre, y viene gestada desde antes de saber  usar Facebook.

Los esquemas, son grandes andamios mentales que fijan en las personas  modos de proceder, sentir, pensar e inclusive imaginar. Si se tuviera que describir  cómo se fraguan, puede decirse que están hechos de experiencias, de situaciones  gratas e ingratas, personas significativas y otras que no lo son tanto, pero que sin  lugar a dudas han dejado una huella mnémica lo suficientemente amplia como para  imprimir en nuestro sistema un nuevo “modus operandi”. 

¿Por qué elijo la desgracia? 

Es una pregunta aceptable luego de lo anterior. Sí los esquemas nos conducen  a caminos distintos en la vida ¿cómo gestamos la tragedia? A través de los vínculos  sociales distorsionados, apadrinados por una maquinaria mental que intenta hacer lo  mejor posible para evitar el desastre ocasionándolo cada vez más. Un ejemplo  práctico arrojará luz sobre el tema: 

Frida, es una mujer voluptuosa con carrera brillante y un noviazgo que se  desborona con cada infidelidad de su pareja, cada vez que él se va, ella siente un  apetito casi irrefrenable por perseguirlo y sentirlo en sus brazos. Cada día es una discusión sobre el pasado o el presente, realmente, por cualquier cosa. Sin embargo,  al llegar la noche y encontrar a su pareja echado en la cama, siente una calma casi  absoluta. Frida se encuentra envuelta en el esquema de abandono, mientras más se  aleja su pareja más desea su presencia, la calidad de esta poco importa, solamente  interesa que esté allí, aunque sus esfuerzos infructuosos por retenerlo hagan una  espiral voraz de autodestrucción.  

Cuando el esquema de abandono se hace presente, es natural que entre las  muchas causas exista un cuadro de pérdidas significativas muy marcado, además de  fluctuaciones emocionales tan rápidas e intensas que hacen de la persona un amasijo  de “nervios” cuando la persona añorada se va.

Los esquemas son formas de ver la vida, generalmente aprendidos, por lo que se pueden desaprender, inténtalo.

Para esta situación, es prudente cuestionarse porqué seguir allí, pese al desespero e infelicidad, y la respuesta la trae una afirmación tan cruda pero constante en terapia: “sí se va, me desmorono, sí no está, estaré peor y no sé  cómo dejarlo. Lo tristemente irónico en estos casos es que existe una repetición constante que aviva el esquema y produce  que su “víctima” quede esclavizada soportando y proveyéndose abusos. 

La razón por la que probablemente está compulsión persiste es al aprendizaje  de patrones durante el desarrollo de la persona. En un momento fueron útiles, pero,  perdieron vigencia caducaron y la persona lo siguió empleando para recrearlos sin  darse cuenta en diversos escenarios de su vida. El niño abusado y humillado busca  en la adultez una pareja o jefe que lo veja y avergüenza en cada momento. Es una  realidad desconcertante pero genuina. 

Es necesario acotar que existen muchos otros esquemas, tales como: desconfianza y abuso, vulnerabilidad, dependencia, privación emocional, exclusión social, imperfección, fracaso, subyugación, normas inalcanzables, grandiosidad, entre otros, que veremos en otra oportunidad. Ahora bien, ¿Cómo lograrlo?

Salir a flote 

Empezar el camino para encarar la verdad de las  creencias y esquemas distorsionados es una lucha entre una quimera y un mortal. Si piensas a este punto que es imposible,  ya perdiste la batalla, en terapia no estás solo y en la vida,  muchas veces, tampoco. Acércate a una vida tranquila, es posible. 

En primer lugar, etiqueta de la mejor manera qué vives, el conocimiento es  poder y otorga la capacidad de progreso, reclámate la posibilidad de saber dónde  estás parado y a dónde quieres ir. Caracteriza de la mejor manera qué sucede. 

Siente desde tus entrañas el origen, de dónde viene, qué dice el niño herido  (técnica tomada de la Psicoterapia Guestáltica), revivir el sufrimiento es atemorizante,  pero en sesión no estás solo. Atrévete a aconsejar, guiarlo, imaginar cómo lo llevas a  su objetivo, en el caso de Frida su vivencia infantil de abandono se revivió a partir de  la pérdida de uno de sus padres, ninguno de sus esfuerzos infantiles logró devolver a  su madre de las garras de la muerte, ni estabilizó la convivencia familiar tras ello.  Conecta con el niño interior herido, desprotegido, que sufre. 

Además, somete a escrutinio qué hechos validan tu esquema, cuántas veces  el esquema se aprobó y cuántas veces el esquema no se cumplió. Esto es, hechos a  favor y en contra. Cuestiónate ¿tu desprecio es innato o lo aprendiste?, ¿fue real en  tu infancia solamente o lo sigue haciendo ahora? Describe además tus opciones  ¿cómo cambiarlo? Enumera todas las posibilidades realistas e inclusive a alguien que  pueda colaborar, no estás solo.

Escribe quiénes favorecieron tus esquemas, “sin disclaimers” es decir, si tus  padres te humillaron y vejaron, expresa todo lo que visceralmente desearías decirles,  lo injustos que fueron contigo. Descarga emocionalmente aquello que en su momento  no lograste, hacia tu jefe, una ex pareja, un hermano, la escuela, quien sea. Desahoga  tu niño interior.  

Revisa, de forma concienzuda tu esquema, desarticula su funcionamiento,  conviértete en detective de cómo funciona, sigue los pasos hacia cómo son sus  desarrollos y desenlace, nadie más que tú lo sabe. Además, así como Holmes,  describe momentos contraproducentes, formas en las que sucumbes ante el esquema  donde te rindes fácilmente, y de nuevo, remarca cómo cambiarlo, tenlo siempre a la  mano, es tu arma ahora hacia un futuro brillante y esperanzador. 

Rompe el esquema a través de pasos manejables, no vayas por lo que  socialmente te exigen, escoge trabajar en el esquema que más repercute en tu vida  sin morir en el intento. Se trata de sanar, no de herirte con más furia. Escoge pasos  que puedas superar y sean realistas con tu estilo de vida, a fin de que las veces que  “metas la pata” sean menores, y si suceden, puedas salir más deprisa y sin un coste  emocional que corte tu estabilidad en dos. Poco a poco, pero, persistente. 

Visibiliza a los agentes que ocasionaron el reforzamiento de estos esquemas,  y está vez, en lugar de hablarles, cuestiónalos ¿son ellos niños heridos al igual que  tú con esquemas disfuncionales?, ¿son ellos verdaderas quimeras furiosas o son  personas que equivocadamente te trataron? Cuestiona.  

Muchas veces, la grandiosidad con la que observamos  a estos agentes reforzadores impide que el esquema  sea superado, es por ello, que debemos verlo de forma racional y hasta objetiva, llegando inclusive, si quieres  y estás listo, a perdonarlos, sin presión, esto es tu  decisión, te apoyaremos. 

Ante las nubes grises, la apreciación y agradecimiento por lo realistamente bueno, es vital.

Existen obstáculos y pueden superarse 

Contraatacar el esquema, darle más importancia o veracidad de la que tiene  puede ser un problema, para ello, es necesario abandonar las armas y defender la  integridad de uno mismo. El esquema perjudica y debe dejarse. 

Escapar del dolor parece razonable, hasta que te das cuenta que el vejador y  la víctima eres tú mismo. No encarar el esquema es huir de la posibilidad de una  esperanza de vida estable, es huir de acercarte a las personas de manera sana, es  evitar que tus problemas se aminoren o al menos, puedas reconocerlos con mayor  facilidad. Piensa en la recompensa, si deseas verlo con mayor claridad.  Finalmente, por qué todo a ti no es una simple frase, puede esconder una serie  de defectos que son complicados de asimilar, puede a su vez implicar que lo que  hacemos lo hemos manejado de manera inadecuada, que la situación es abrumadora  y nuestro sistema decidió activar el “modo automático”. Sin embargo, no hay lugar a  dudas que cuando sentimos el dolor y razonamos lo que sucede allá afuera y aquí  dentro, grandes cambios pueden darse, agradeces la negación del empleo o de la  chica linda de la tercera cita, y aprendes que no todo es una situación de todo o nada, hay matices, y puedes aprender a manejarlos y crecer.

Referencias 

Young, J. & Klosko J. (1992). “Reinventa tu vida. Cómo superar las actitudes negativas  y sentirse bien de nuevo”. Disponible  en https://d1wqtxts1xzle7.cloudfront.net/48146676/Reinventa_Tu_Vida_Jeffrey_E_Young.pdf ?1471525025=&responsecontentdisposition=inline%3B+filename%3DReinventa_Tu_Vida_Jeffrey_E_Young.pdf&Expires=1612 735299&Signature=E5O3UPs6sgTc-Fb-y9eZA85ntS

El método Kaizen como una alternativa para evitar la procrastinación en casa

Todos los cambios que estamos pasando actualmente, nos están obligando a modificar nuestro estilo de vida para adaptarnos a lo que llamamos ahora la nueva normalidad. Si vemos este escenario desde un punto de vista más amplio podríamos compararlo con antiguos sucesos que afectaron la historia de la humanidad, obligando a que antiguas épocas se muevan en otra dirección, en vez de la que estábamos acostumbrados. Algunos de estos cambios fueron generados por las secuelas de guerras, ya que como es sabido, su producción y mantenimiento puede absorber la economía y las vidas de países enteros, sería innecesario mencionar ejemplos, pero justamente este método nace a partir de un conflicto bélico que casi acabó con Japón.

Si investigamos sobre el método Kaizen, tenemos que hablar sobre la situación de Japón a finales de la segunda guerra mundial, se encontraba en una de sus peores crisis; añadiendo también que, es un archipiélago con pocos recursos naturales y en ese tiempo su producción industrial carecía, ciertamente, de calidad, era casi imposible pronosticar un futuro con economía sostenible y mucho menos ubicarse entre los países de potencia mundial como lo es ahora. Claro que no fue de la noche a la mañana, tuvieron que tomarse su tiempo para desarrollarlo, se inspiraron en las ideas de profesionales industriales estadounidenses, que realizaban charlas sobre la administración del control de calidad en las empresas, las adaptaron a su filosofía y fue tomada como una norma que debía ser cumplida por todos los empleados logrando transformar el futuro de su país, un proceso que duró más de 30 años. 

Su definición en sencilla, está compuesta por dos vocablos japoneses: Kai que significa cambio y Zen que significa bondad, una traducción aproximada sería cambio a mejor o lo parecido a un mejoramiento progresivo y continuo; contando cada pequeño paso que sumados nos acercan a una meta. Mostrando que los logros no se obtienen si te sientas a esperar, a nadie le pasó eso, ni mucho menos podríamos pensar que viene al instante que empecemos a hacer algo. Esta perspectiva nos enseña que, en vez de mirar la meta debemos centrarnos en cómo nos desenvolvemos en el camino identificando las cosas que nos proporcionan apoyo y quitando las que nos hacen perder tiempo, esfuerzo y espacio. 

Aunque este método se utiliza mucho en el ámbito empresarial, su estilo y modo de trabajo puede ser de ayuda, al momento de querer adquirir algún hábito o mejorar en algún ámbito de nuestra vida ya sea familiar, laboral o personal; el avance que hagamos un día a la vez hecha de manera disciplinada trae beneficios para nosotros mismos. Empecemos con cambios pequeños como despertar temprano o cambiar algunos alimentos por algo más saludable, evitemos dar un giro completo a los hábitos desde el comienzo. Si queremos realizarlo correctamente tenemos que conocer sus dos componentes principales:


  1. Mantenimiento 
Ilustración de Ray Caesar

En pocas palabras nos indica que toda actividad nueva que queramos añadir a nuestra rutina, tiene que ser realizada a diario con disciplina; parece un poco complicado pero solo necesitas adaptar el cuerpo y la mente a pequeñas dosis para habituarse, tomemos como ejemplo el caso de una persona que quiere incrementar su tiempo de estudio media hora más, para que logre tal meta podría por una semana añadir 5 minutos al tiempo que normalmente dedicaba a estudiar, y de acuerdo a como va acostumbrándose al cambio va incrementando más los tiempos hasta llegar a los 30 minutos, desarrollado de esta manera no se ve tan difícil.


  1. Mejoramiento
Ilustración de Ray Caesar

Este componente es el siguiente paso a la rutina diaria y la disciplina, ya que el propósito de este método no solo es adquirir un hábito nuevo, también nos pide mejorar para alcanzar nuevos estándares, en otras palabras tenemos que evaluar la realización de la actividad diaria y fijarnos en los elementos que nos traen más resultados positivos; siguiendo con el ejemplo anterior, ya no solo nos centramos en cumplir todos los días con los tiempos de estudio asignados, podemos empezar a organizar los temas que debemos repasar adaptándolo a nuestra forma de trabajo, puede ser de acuerdo al nivel de atención que nos exija o de acuerdo al nivel de complejidad, probamos cuales elementos nos podrían apoyar y nos vamos habituando a ello.

Hay una herramienta que puede servirte de guía, se la conoce como el ciclo PHRA (Planificar-Hacer-Revisar- Actuar), son una serie de pasos que nos servirán bastante al momento de mantener un mejoramiento continuo en nuestras actividades. 

  • Planificar: estudiamos la situación en la que nos encontramos y definimos cual es el problema, lo analizamos determinando sus causas para luego formular un plan que nos ayude a mejorar. 
  • Hacer: con el plan ya realizado, el siguiente paso es ponerlo en práctica. 
  • Revisar: se verifica o se confirma si se está produciendo la mejoría deseada.
  • Actuar: si nos da mejores resultados, pasa a ser normalizada como un hábito, la cual puede seguir siendo mejorada.

Ilustración de Ray Caesar

Aunque parezca innecesario, el espacio en el que pasamos la mayor parte del tiempo es una pieza clave al momento de querer realizar algo, fíjate en las cosas que hay alrededor tuyo, observa como está ordenado y pregúntate si necesita mejorarse, a veces con ver un escritorio desordenado nos dejamos desmotivar y abandonamos el hábito que ya estábamos adquiriendo. Si queremos realizar algún cambio en este aspecto podemos contar con el apoyo de la técnica de las 5s o Los cinco pasos del housekeeping, estas son:

  • Seiri (selección o clasificación): Primero debemos seleccionar los elementos necesarios y eliminar los que consideramos innecesarios. 
  • Seiton (organización): Después de cumplir el primer paso y haber despejado vuestro espacio, es importante que dispongas un lugar para cada cosa, así minimizar el tiempo que tardas en encontrarlo. 
  • Seiso (limpieza): Si ya hemos ordenado y organizado nuestro ambiente, es importante que se mantenga constantemente limpio, para esta actividad si se vive en familia, es muy recomendable que se deleguen los deberes y así todos colaboran con el cuidado del hogar.
  • Seiketsu (estandarizar): Se debe practicar los tres pasos anteriores como una rutina diaria, de la misma manera aplicar estos pasos a otros aspectos de la vida.
  • Shitsuke (seguimiento y disciplina): El resultado final es la búsqueda de autodisciplina y habituarse a aplicar con compromiso las 5s. 

Conclusión 

A veces podemos sentirnos desorientados, que el tiempo nos va abandonando sin piedad, y tan pronto nos llega la necesidad de mantener el orden en nuestras vidas terminamos dejándola de lado para luego volver a sentirnos o través a la deriva, son sucesos que pueden pasarle a varias personas, usualmente tenemos esa costumbre de compararnos con otras y empezamos a   preocupamos por las cosas que nos faltan hacer y eso nos abruma más, esta es la razón por la que empezamos a buscar métodos que nos ayuden a seguir un horario. El que se describió es una de varias opciones que nos pueden ayudar, cada persona es distinta y su forma de realizar las cosas va variar; el propósito de este artículo es querer presentar una pequeña muestra de las opciones que podríamos encontrar si queremos mejorar nuestros hábitos y acercarnos a nuestras metas, cuál sea la forma en la que nos organicemos es importante tener presente las importancias de ser perseverante y constantes en tus actos.  


Referencias 

Estrucplan. (2021). Kaizen la clave del cambio: Estrucplan. Recuperado de https://articulospm.files.wordpress.com/2012/05/kaizen-la-clave-del-cambio.pdf