Lucía Villalba

Soy Egresada de la Carrera de Psicología y Bachiller en Educación Inicial Intercultural Bilingüe, me apasiona la Psicología Infantil y me encanta pasar tiempo con mi familia. Soy fiel creyente que una persona puede mejorar si es que así se lo propone.

Hablemos de suicidio y cómo podemos intervenir

¿Qué es el suicidio?

El suicido consiste en una serie de comportamientos que involucran el acto de autolesión hasta provocar la muerte. Cada año, más de 700.000 personas se quitan la vida tras numerosos intentos, lo que corresponde a una muerte cada 40 segundos. Desde que la OMS declaró la COVID-19 como una pandemia en marzo de 2020, más individuos experimentan pérdida, sufrimiento y estrés. De acuerdo con las Estadísticas Sanitarias Mundiales 2019 de la OMS, 97.339 personas murieron por suicidio en las Américas en 2019 y se estima que los intentos de suicidio pueden haber sido 20 veces esa cifra. Los hombres representaron alrededor del 77% de todas las defunciones por esta causa y, aunque se han hecho progresos en intervenciones basadas a la evidencia en la prevención del suicidio, muchos países siguen teniendo tasas crecientes. (OPS- Organización Panamericana de la Salud)

Conducta suicida

La conducta suicida corresponde al individuo que piensa, actúa y se comporta con diferentes alteraciones correspondientes a autolesionarse o dejar este mundo. Esta conducta puede incluir diferentes aspectos como ideaciones suicidas, gestos o intentos hasta concluir con el suicidio.

¿Cómo identificar si una persona tiene una conducta suicida?

Existen diferentes señales de alerta para tomar en cuenta si vemos alguna de estas características:

  • Habla abiertamente del suicidio: “deseo morirme” o “desearía no estar vivo” (ya sea una broma o una especulación).
  • Amenaza con suicidarse o puede obtener armas para su propia autolesión (armas blancas o de fuego, píldoras, etc).
  •  Se aísla de amigos y familiares.
  • Tiene cambios de humor muy repentinos un día puede estar bien y al otro día mal.
  • Se muestra triste, ajeno, apático, pesimista, irritable.
  • Expresa sentimientos de odio por sí mismo, sintiéndose culpable.
  • Cambios repentinos en su comportamiento, alteraciones en el sueño y apetito.
  •  Descuido por el aspecto físico.
  • Bajo rendimiento en el trabajo o estudio.
  • Tristeza profunda por la muerte reciente de un amigo o familiar.
  • Adicciones (alcohol y drogas, básicamente).
  • Se despide de nosotros como si nunca más nos volviera a ver.

¿Cómo podemos ayudar a una persona con esta conducta?

Debemos tomar en cuenta que existen muchas formas de ayudar en esta situación, aún más si la gente es cercana a nosotros y ya identificamos las diferentes características

1.     Debemos escucharlos atentamente: Prestarle la atención correspondiente que nos está expresando sus ideas y pensamientos es necesario para poder identificar qué es lo que necesita y cómo podemos crear un abordaje más rápido.

2.     Podemos realizarle preguntas: Si una persona nos está contando todo lo que está pasando para tener una información más clara y precisa podemos intervenir realizando preguntas tales como:

  •  ¿Cómo estás afrontando lo que está pasando ahora?
  •  ¿Has hablado con alguien sobre lo que me estás contando ahora?
  •  ¿Alguna vez has intentado hacerte daño a ti mismo?
  •  ¿Tienes acceso a armas o medicación para hacerte daño?
  • ¿Buscaste ayuda con algún especialista?

Una vez que nos responda todas las preguntas tendremos una idea más clara de cómo podemos ayudar a este ser humano

3.     Actuar de manera empática: Ponernos en su lugar y analizar lo que está sucediendo desde su punto de vista es complicado, pero es necesario para poder ayudarlos sin juzgarlos.

4.     Permanecer cerca e involucrarnos: Estar pendiente es importante, ya sea un familiar o un amigo, es necesario ser constante con la comunicación y la motivación, así no estará sola y no podrá cometer algún acto de autolesión. Ya sea un mensaje o una llamada, podemos hacer que cambie completamente su día y se motive para no cometer algún acto riesgoso para su vida.

5.     Motivarlo para que busque ayuda profesional: Es posible que necesite ayuda de este tipo, para eso tenemos una línea directa contra el suicidio y los propios psicólogos nos pueden ayudar.

¿Cómo ocurre un intento suicida?

Si nosotros ya dimos un acompañamiento continuo y vemos que no intenta nada por cambiar su conducta o pensamiento, debemos concentrarnos en que este sujeto no cometa el acto suicida para eso vamos a ver a continuación cómo podemos actuar ante la crisis y etapas de alguien que intentó cometer un acto suicida.

Crisis de intento suicida

Si nosotros estamos presenciando que alguien está en plena crisis podemos abordar de la siguiente manera:

  • Verificamos la escena: Que hay a nuestro alrededor, si hay algo con lo que se pueda lastimar o autolesionar; si se está en una altura considerable, tratar de alejarnos y mantener la distancia; si quiere consumir alguna sustancia tenemos que abordar con comunicación. (Cruz Roja Peruana- Manual de Primeros auxilios. Lima-Peru)
  • Pedir ayuda: Llamar al 105 (Policía) o 204343 (Cruz roja peruana), estas entidades nos pueden ayudar al abordaje rápido.
  • Comunicación: Es necesario establecer el primer contacto de manera relajada, no amenazante y respetuosa. Podemos preguntarle si necesita ayuda o facilitarle nuestro celular para realizar una llamada. (García Sastoque Saira Fernanda- Seminario de profundización en primeros auxilio)
  • Intervención: No dejarla sola o solo si se muestra amenazante y conflictiva, tratar de averiguar si está bajo los efectos del alcohol o alguna droga.
  • Mantener la calma: Mantener la compostura nos ayuda a pensar mejor y dar soluciones rápidas

¿Qué hacemos si la persona ya cometió el acto suicida?

  • Primera etapa: Tenemos que verificar el pulso a través de la muñeca o el cuello a la persona, si no respira aplicar algún método de RCP (Reanimación Cardio Pulmonar) o si está despierta tratar de no moverla- (Cruz Roja Peruana- Manual de Primeros auxilios. Lima-Peru).
  • Segunda etapa: Ya que verificamos la escena, es necesario comunicarnos con las entidades de atención médica y ser precisos en la información que argumentamos: “Mi nombre es…, me encuentro en el lugar…, y sucedió…” siempre dando la ubicación exacta para que sea fácil llegar.
  • Tercera etapa: Cuando el personal médico llegue a la escena es necesario comunicar todo lo que vimos, cómo sucedieron los hechos y cómo usted intervino realizando los primeros auxilios.
  • Cuarta etapa: Es necesario realizar un acompañamiento hasta que el paciente se quede encargado con un familiar, comunicarse con la familia y dar datos precisos sobre lo que usted vio o cómo actuó. En caso de que los familiares estén notablemente estresados o emotivos, necesitamos actuar como mediadores, llegar a ellos con tacto y compasión para que no se sientan solos.
  • Quinta etapa: Derivar. Es necesario que los profesionales de la salud mental actúen en este caso, por eso, es menester recomendar ayuda profesional al paciente para poder prevenir un futuro suicidio.

En conclusión, el suicido es algo que nos involucra a todos, algunos podemos conocer a personas con ideación suicida, mientras que otras personas solamente lo ocultan, es necesario saber identificar cuando una persona tiene estos pensamientos, como debemos ayudarla a superar o como debemos intervenir luego de que cometan este acto. Mantenernos informados sobre la salud mental es importante y ayudar a alguien con estas características es salvar una vida.

Manos solidarias – Si,da Vida – Impulsando un modelo social de salud

Referencias:

OPS-Organización Panamericana de la Salud, Prevención del suicidio 2021, Organizacion Mundial de las Americas

García Sastoque Saira Fernanda (2019) Seminario de profundización en primeros auxilios psicológicos en jóvenes con ideación suicida- Cooperativa Colombia

Cruz Roja Peruana (2014) -Manual de Primeros auxilios, Lima-Perú

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *