SIN REGALOS, ¡ESTÁS CASTIGADO!

Desde que era niña me gustaba el mes de diciembre, directamente por la navidad, la decoración, y aún más por la unión familiar. Aunque también porque consideraba que en esta época la gente tendía a ayudar al prójimo con mayor facilidad. Sumó en mis ideas el hecho de que mis padres solían hacer rituales para que cada navidad sea bonita.

Regalos.


En todos los países, ciudades, pueblos y familias tienen diferentes rituales y tradiciones para celebrar las fiestas, eso hace que las fechas sean mucho más especiales.

Algo que recuerdo es la constante idea del portarse bien, ya que de ello dependían los regalos que uno pudiese obtener, aunque tal vez era una consigna demasiado estricta para niños que solo deseaban jugar y pasarla bien, considerando que sus bromas o travesuras son parte de su etapa.


Desde que era niña me gustaba el mes de diciembre, directamente por la navidad, la decoración, y aún más por la unión familiar. Aunque también porque consideraba que en esta época la gente tendía a ayudar al prójimo con mayor facilidad. Sumó en mis ideas el hecho de que mis padres solían hacer rituales para que cada navidad sea bonita.


En todos los países, ciudades, pueblos y familias tienen diferentes rituales y tradiciones para celebrar las fiestas, eso hace que las fechas sean mucho más especiales.

Algo que recuerdo es la constante idea del portarse bien, ya que de ello dependían los regalos que uno pudiese obtener, aunque tal vez era una consigna demasiado estricta para niños que solo deseaban jugar y pasarla bien, considerando que sus bromas o travesuras son parte de su etapa.

Hace algunos años, puede conocer la historia Alemana sobre el Krampus, criatura mítica, la cual tenía la misión de castigar a los niños que se portaron mal, y por ello no obtendrían los regalos deseados.


Los Krampus son demonios Celtas, estos tienen la función de castigar a los niños que realicen malas acciones, se dice que pueden estar cerca observándolos durante mucho tiempo en los techos de sus casas. La noche del cinco de diciembre de cada año, cuenta la leyenda que, los Krampus salen en busca de los niños que tuvieron malas conductas aprovechando la oscuridad de la noche, los niños secuestrados son puestos en jaulas, a los que luego serán golpeados con ramas de árboles o se los comerán.

La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es krampus.jpg
krampus.

En algunas ciudades esa noche realizan pasacalles en donde los ciudadanos se disfrazan con trajes que tienen cuernos, ojos saltados, lenguas afuera, pantalones que simulan las patas de cabras, campanas, las cuales la hace sonar para demostrar que ya llegaron a cumplir su cometido.

En Islandia se cuenta otro mito tradicional sobre el Jalokutturinn o el gato de Yule, esta historia es un tanto antigua, la cual indica que durante las noche oscura de Navidad por las calles frías de Islandia, deambula un gato hambriento en busca de algo para comer, el cual se asoma por las ventanas de las casa para poder observar que los niños que realizaron sus tareas recibieran sus regalos, pero el regalo más importante serían las prendas de vestir, cuando no encontraba nada Yule se llevaba a sus víctimas y se las comía, algunos pobladores que tenían más dinero solían regalar prendas de vestir a las personas de escasos recursos económicos para evitar que se los coman, en el momento que Yule se molesta, se irisa y su tamaño es superior al de otros gatos.

Del mismo modo, mis abuelos me contaban que el día de reyes los niños también debían de recibir regalos por sus buenas acciones, ellos me comentaron que tres reyes llamados Melchor, Gaspar y Baltasar, con características físicas totalmente diferentes, vestimentas coloridas y muchas joyas de oro, llevaban con ellos tres cajas con regalos para el momento del nacimiento de Jesús, guiados por una estrella la cual acompañaba su recorrido durante la noche, para el 6 de enero de cada año los reyes tenían que regresar a casa haciendo el ritual figurativo en donde se voltea en forma de despedida a las figuras de lo reyes en los nacimiento que son armados en las casa, demostrando así su retirada.

En estas fechas se efectúa el ritual en donde los niños que realizaron buenas acciones durante estos primeros días del año recibirían un presente en nombre de los reyes y los que no recibirán como castigo una bolsa con carbón, cada rey tiene una tarea. Melchor castigaba con el carbón , Gaspar entregaba juguetes y Baltasar dulces.

Retomando el tema del carbón, al encontrar ese regalo, se pueden suscitar una serie de reacciones, puede provocarles el llanto, berrinches y hasta decepción, es en donde los padres tienen que explicar porque obtuvieron ese castigo, esta acción suele ser una broma ya que los los carbones están hechos de caramelo, con esta historia vuelvo a considerar que el castigo es un condicionante, centrado en los regalos se obtienen como premio.

Con estas historias anteriores podemos resaltar el castigo por los malos comportamientos de los niños, categorizándolos como buenos o malos, estos castigos provocan miedo e incomodidad.

El castigo es un término que se utiliza constantemente para asociar la educación y formación de los hijos. Se hace uso de la frase «Pórtate bien o te castigo», los padres dicen esto en reuniones sociales, durante la convivencia en casa, actividades en parques o escuelas, este pedido se puede estar acompañado de amenazas o negociaciones sobre premios adicionales.

La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es enojado-1.jpg


Para la psicología conductual, el castigo, es la aplicación de un estímulo aversivo para poder reducir a cambiar una conducta. Existen dos tipos de castigo: El verbal, como frases, amenazas e injurias, y el segundo, es el castigo físico, desde la mínima palmada, nalgadas, hasta llegar hacer uso de algún objeto y provocar daño.


Te has preguntado ¿Qué podría llevar a los padres al castigo?, tal vez la falta de paciencia, educación muy permisiva con nuestros hijos en sus primeros años, reglas muy complicadas y difíciles de entender.


Otra pregunta es, ¿Por qué lo hijos respetan el castigo?, un factor podría ser el amor, un afecto con valor inexplicable del hijo para con sus padres, los cuales suelen estar relacionados con las admiración, el respeto, instinto y ganas de querer cuidarlos, evitar que nuestros padres sufran, querer resolverles todos sus problemas, este podría ser un amor incondicional el cual se conserva a través de los años.

Pero, ¿Qué podría ocurrir si los castigo son frecuentes?, Algunas consecuencias de los castigos son irreversibles, se presentan a corto, mediano y lago plazo en los niños, estas pueden ser deterioro de autoestima, inseguridad, reacciones agresivas, perdida de control de impulsos, problemas o inseguridades para socializar, comportamientos de sumisión y posición de víctima. Considero que tiempo fuera o time off es necesario tanto para padres como para hijos.


Puede que en alguna oportunidad le levantaste la mano a tu hijo, ponte un stop y analiza porque lo hiciste, que fue lo te llevo a esas situación, seria hipócrita de mi parte considerar que ningún lector lo hizo, lo mas importante es evitarlo, sal de esa situación, respira, cálmate, conversa un momento contigo a solas.

Es recomendable analizar la situación actual, podría estar pasando algo con el vínculo entre tu hijo y tú, quizás el reclama atención, tu no eres malo y tampoco él, conversen calmados, explícale que sientes sin herir sus sentimientos y escucha si el pequeño desea comunicarte algo o explicarte que siente y porque actuó así.

Los padres en estado de rabia pueden decir cosas como, “ Ya acabaste con mi paciencia”, “No te soporto”, “ Te estoy advirtiendo”, estas son lanzadas a nuestros hijos durante los días de convivencia. La paciencia es un don, por ello les pedimos a nuestros hijos ser pacientes, cuando tal vez tu padre o madre, no lo estás siendo en esos momentos. La irritabilidad, el estrés, los problemas de pareja, nos agotan demasiado, pero recuerda que ser padres es una obligación también emocional, y por ende, un compromiso.

El dedicarle tiempo a nuestros hijos durante el día tiene que ser respetado, no utilices frases como, “Estoy cansado”, “ No tengo tiempo”, porque le estas enseñando a tu hijo que ser mayor es aburrido y complicado, en mi experiencia como Psicóloga, escuché a niños decir que sus padres o los adultos son aburridos, ya que ellos nos perciban así.

Una forma de conectarte con tu hijo es dejar de lado tus preocupaciones por un momento, conéctate con el presente, tu aquí y ahora, recuerda cuando eras niños, con que te divertías, que juegos realizabas y compártelo con tu hijo, enséñale a disfrutar de esta etapa, que juegue, que explore su imaginación esto es interesante para ambos, escucha lo que te cuenta, déjalo soñar, no le cortes las alas, tampoco le pidas que sea como tu, porque podría adoptar cosas buenas o malas, déjalo que sea único, que te demuestre su cariño, recuérdale cuanto lo amas, cuanto lo respetas, acepta cuando quiera cuidar de ti.

La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es abrazo.jpg
Abrazo.

También identifica los estilos de crianza y practica algunos, no busques la perfección tanto en tu rol parental, como la de tu hijos, ambos están en constante aprendizaje, analiza si estas repitiendo historias que has vivido en carne propia, la inquietud, el querer jugar siempre es parte de su etapa, dale valores y explícale lo importante del respeto muto, sus expresiones emocionales son diferentes a las tuyas pero que las disfrute , las identifique tanto en el como en ti.

Para finalizar deja del lado, el móvil, la laptop, la televisión o lo que este haciendo y abrázalo, ya que el tiempo pasa volando y así como luce tu hijo hoy no lucirá mañana. ¡Gracias!





Fergie Alexandra Hurtado Meza

Soy colegiada en la carrera profesional de Psicología, me gusta trabajar en el área clínica, no considerado que los pacientes sean una etiqueta diagnóstica, sino entendiendo que tienen muchas más áreas para explorar. Es decir son un todo, y por ello, considero que una de mis misiones dentro de esta profesión es ayudar y sumar a las personas, tanto con las que trabajo, como las que me rodean. Tengo un lado espiritual en constante desarrollo, respeto la energías y las historias que voy descubriendo, me agrada leer e investigar temas asociados a mi carrera o enfoque terapéutico, por ahora tengo mas aprecio a el lado de la psicóloga humanista, pero también me agradan algunas técnicas cognitivo conductuales y otras más. Para mi, el respeto y el saber escuchar son cualidades realmente importantes.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *