CAPÍTULO II: «Ser padres en tiempos de Coronavirus»

Érase una vez, luego de estar a punto de iniciar una nueva semana, que las puertas de casa se cerraron, y los niños se escondieron de un virus invisible por un tiempo indeterminado. Así, el mundo empezó a cambiar cada día un poco más.

Luego, la vida en casa, se convirtió en el único escenario para los niños, los personajes que representan a algunos familiares, serían también su único medio para transmitir abrazos, la realidad cada día se volví­a más virtual, el contacto fí­sico cada vez más lejano, y ya ni podían explorar su increí­ble poder para camuflarse en la naturaleza mientras jugaban, como pequeñas criaturas salvajes.

Pero, mientras lo de afuera estaba en silencio, lo de adentro se escuchaba cantar cada vez más fuerte.

Érase una vez, que el mundo de afuera estaba censurado, y el mundo de adentro tení­a la oportunidad de ser explorado.

En este cuento que leerán, los niños se convertirán en la generación con mayor poder imaginativo, y quizá cuando el mundo se vuelva a detener en un futuro, ellos sepan cómo hacerlo mejor.

Para que, en tu cuento, alcancen este mismo desenlace, es necesario que escribas desde AHORA las mejores lí­neas para ellos.

Pero, para escribir, resulta inspirador leer primero, informarnos, estudiar, analizar y reflexionar.

Confianza y Comunicación:

Ten presente que, esta temporada de confinamiento, te convierte en la principal fuente de referencia sobre lo que ocurre tras sus ventanas.

El primer paso es que te tomes un tiempo en seleccionar y revisar información sobre el tema, orientada a los niños como, por ejemplo, algunos dibujos, cuentos, experimentos, vídeos y otras actividades que permitan iniciar la conversación.

Para explicarles sobre esta situación, el segundo paso es pedirles su opinión, no podemos construir algo, sin revisar primero los cimientos, ¿Cierto? Necesitamos saber qué es lo que ellos saben de esta pandemia.

No se deberí­a tratar de una conversación alarmante, pero si puedes guiarlos a razonar, a qué traten de sacar sus propias conclusiones.

Recuerda esto: Los padres son los principales facilitadores de pensamientos para sus hijos.

Observa:

Las respuestas que buscas, están frente a ti, observa la conducta de tu hijo(a), analiza qué cambios se han dado estas últimas semanas, puedes tratar de responder las siguientes interrogantes: ¿Cómo describes su hábito de sueño?, ¿Duerme tranquilo(a) o tiene pesadillas?, ¿Tiene insomnio?, ¿Cómo calificas su apetito?, ¿Se mantiene en el mismo peso?, ¿Se muestra más irritable?, ¿Tiene momentos de juego imaginativo?… Si notas alguna variación significativa, o tienes dudas y buscas orientación, aní­mate y busca apoyo psicológico.

Validar las emociones:

Conversa con tus hijos, háblales acorde a su edad cronológica, te recomiendo que el mensaje que vayas a expresarles emplee palabras claras, frases concretas, y que abarque un solo tema a la vez.

También ayuda que les manifiestes algunas de tus emociones. Si empiezas a quitarte la armadura, ellos te mirarán, y lo terminarán haciendo también.

Esto porque, hablar de tener miedo o acerca de sentirse triste, con los niños, podrá ayudarlos a expresar lo que sienten, y a validar sus propias emociones, llegando a sentirse más seguros.

Vamos a colocar un ejemplo, Graciela, una niña de 8 años, a quién le encanta dibujar dinosaurios, tiene miedo de tener el virus, y por lo menos, unas cinco veces al día coloca la palma de su mano derecha sobre su frente, luego de haberlo hecho con la frente de su hermanita, para tratar de comparar su temperatura, y ya se imaginarán cómo reacciona cuando percibe tener una temperatura más alta, lo más difí­cil para ella, no es el tener ansiedad, ni el manifestar una constante necesidad de comprobación de sus sí­ntomas, sino que, lo más difí­cil para Graciela es el pensar que no puede compartir lo que le pasa con sus padres.

Información selectiva:

Filtra la información que lees, escuchas y observas, y hazlo tan seguido que se convierta en un habito.

Verifica lo que tus hijos están escuchando, hay mucha información de fuentes de diversa í­ndole, en torno a la enfermedad del coronavirus.

Vamos a colocar otro ejemplo, imaginemos que, un sábado en la mañana, esta desayunando una familia, de pronto la madre se muestra ciertamente distraída, parece no estar prestando atención a lo que sucede en la mesa, sino que, esta totalmente atenta a las noticias que mira desde su celular, lo que genera curiosidad en sus dos hijos, de 4 y 6 años, quienes no le quitan la mirada por un largo periodo, y mientras esto sucede, la madre cada que lee una noticia, presenta los gestos de temor en ascenso. De pronto, la madre decide compartir una de las tantas noticias, es más, la lee tal cual delante de su esposo e hijos…

Con este ejemplo pretendo recordar que, muchas veces los medios textuales no exponen una categorí­a PG13, como los medios televisivos, por ejemplo en el caso de las pelí­culas que son solo para adultos.

En general, las noticias del periódico, TV, celular, radio, etc., tienen contenido únicamente para adultos. Quizá algunas páginas puedan ser revisadas por los adolescentes, pero esto luego de que los padres seleccionen dichos contenidos.

Actitud:

La visión que vayan a desarrollar los niños sobre la situación actual, no depende únicamente de la información que sus padres les transmitan, sino especialmente de la forma en la que lo hagan.

La actitud que manifestemos generará una respuesta en los niños, que vendrí­an a ser nuestros receptores primarios.

Tolerancia a la incertidumbre:

Cuando sucede algo, solemos regresar al pasado para evaluar situaciones en un contexto similar. La coyuntura actual, no lo permite, se trata de una situación atípica y lo que prima es la incertidumbre.

Aceptar que no sabemos lo suficiente sobre lo que va a ocurrir, es un paso que nos invita al silencio, a la reflexión, a analizar todas las posibilidades, y esta bien, pero todo eso nos distrae de disfrutar del presente.

¿Habías escuchado alguna vez sobre la técnica de Mindfulness?, esta técnica sugiere que mantengamos una atención plena dirigida al momento presente. La mejor manera de hacerlo es percibiendo las sensaciones.

Vamos a colocar un último ejemplo, imaginemos que estamos cenando, y que mientras lo hacemos estamos sentados en la mesa, junto a nuestra pareja, estamos presencialmente, es cierto, pero no estamos conectados con el momento, ya que en esa media hora, estamos teniendo una serie de pensamientos catastróficos sobre la pandemia. Lo que necesitamos es retornar al presente, el futuro es lejano e incierto.

El Mindfulness aplicado a esta situación sugeriría que la persona se permita «sentir», disfrutar de esa taza de café caliente, percibir el olor, la temperatura, el sabor, observar la escena de compartir ese momento junto a su pareja, escucharla, mirarla a los ojos… vivir el presente.

Es importante aprender a aplicarlo, para que a través nuestra propia vivencia, logremos transmitirlo a nuestros hijos.

Recordemos que, usualmente los niños se encuentran más posicionados en el presente, en lo inmediato, y le sacan el mayor provecho especialmente mientras juegan, así que, tal vez nos hace falta observarlos más, para ser también nosotros quienes aprendemos de ellos. Por eso jugar siendo adultos, se convierte en una estrategia de salud mental, jugar suele llamarse «tener un pasatiempo», ya sean hacia las plantas, la cocina, bordado, la carpintería, armar rompecabezas, coleccionar…

Altruismo:

Efectúen una lluvia de ideas, sobre la mejor forma de ayudar a los demás, estas actividades pueden ir desde acciones simples, como que te ayude a explicarle lo que sucede a niños más pequeños, mediante una carta, o un dibujo, hasta acciones más complejas, en donde podrán formular ideas para ayudar a otras personas, si tus hijos se centran en ayudar, estarán canalizando adecuadamente parte de sus emociones.

También resulta motivador que le cuentes a tus hijos noticias positivas, especialmente las que tienen que ver con personas ayudando a otras personas.

Más adelante, en otros capí­tulos resumiré algunas estrategias para proteger el bienestar emocional de los niños. El contenido incluye ideas que he podido ir desarrollando en las sesiones terapéuticas (Modo consejería) con padres, madres, cuidadores y familiares.

Maria Alejandra Muñoz Muñoz

Directora Consultora Warayana Psicóloga Clínica

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *