El origen de lo ineludible

Palabras clave: Albert Camus, el dilema,El mito de Sísifo, suicidio, el absurdo, el salto de fe.

¿Qué pensarías sí te digo que al día en la ciudad de Arequipa se está registrando de dos a tres intentos de suicidio y la situación se está volviendo mucho más caótica y preocupante respecto a la salud mental? El médico psiquiatra Edwin Casaverde, del hospital Honorio Delgado ya nos estaba advirtiendo de esta situación y nos comenta que se está agravando por la inestabilidad política y la crisis económica y también por los cuadros depresivos en la población tanto adolescente y adulta joven.

Ahora bien, mi cometido en esta oportunidad es precisamente solventar esta disyuntiva acudiendo a un autor francés del siglo XX cuyos escritos marcaron está época. Albert Camus. ¿Estás preparado para afrontar verdades dolorosas inminentes?

El dilema del «para qué», si la respuesta es afirmativa, es cuestión de abrir el telón y demos comienzo al espectáculo. La mejor manera de comenzar con las peripecias que hoy nos atañan es relatando un mito narrativo trascendental en la filosofía de Albert Camus.

«El mito de Sísifo»

Así pues, según la mitología griega Sísifo fue el primer rey de la ciudad de Efira, actualmente conocida como Corinto en La Ilíada y la Odisea de Homero. El gobernante es descrito como un personaje ambicioso, déspota y cruel pues no se resistía a emplear la violencia en pos de mantenerse en el poder y conservar su influencia ante adversarios, además muestra poco o  ningún resentimiento al engañar y asesinar a quién fuera necesario. Bien es cierto, que Sísifo hizo algo que nadie tuvo la osadía de hacer: imponer su voluntad infringiendo las normas de los dioses para con el resto de mortales. De tal modo que, los dioses decidieron en conjunto la sentencia que se le adjudicará, ¿La humillación eterna? ¿Desempeñar alguna labor útil para ellos? ¡pues nada de eso! la pena que debía cumplir el hombre era experimentar de primera mano el sinsentido durante el resto de la eternidad…

Para ellos el castigo que se le impuso a empujar una gran piedra redonda desde la base de una montaña hasta el punto de partida para volverla a subir una y otra vez, fue la perfecta humillación para el rey burlón.

Este relato despertó la curiosidad del pensador francés, quién publicó en el año de 1942 un ensayo titulado «El mito de Sísifo» donde se realiza un comentario crítico acerca del mismo fundamentado con las máximas y principios básicos de su particular corriente filosófica: el absurdismo.

Este término acorde a Camus explica los esfuerzos realizados por el ser humano para encontrar un significado dentro del universo mediante los fracasos estrepitosos por definición puesto que no existe una explicación racional capaz de unificarlo todo (mucho ojo) no es que el mundo parezca absurdo,ni tampoco el hombre como tal es absurdo, sino es cuando la apetencia por buscar un efecto para cada causa, una razón para cada hecho y un todo para cada parte se encuentra ductilidad a un principio racional y razonable y creemos que sabemos.

Sin embargo, nuestro conocimiento es una mota de polvo en comparación a lo que ignoramos. Bajo dichas circunstancias, lo más sensato habría sido lo contrario a negarse rotundamente a esa rebelión, es decir, el absurdo. De manera análoga, al mito de Sísifo, gran parte de nuestra existencia,  la esperanza en el mañana, es que estemos un paso más cerca de la muerte, por ello, el preciso instante en el que uno realiza un profundo acto de introspección y se percata del carácter maquinal de la vida en primera persona es sumamente impactante.

Mientras redacto las líneas, pensaba en la segunda Guerra mundial, ya que ésta construyó un caldo de cultivo para la gestación de las ideas del pensamiento absurdista. Especialmente en las devastadas ideas de este concepto en el modus vivendi contemporáneo, sin duda el ejemplo más destacable que nos ofrece el pensador es el del obrero, ya qué llegó un momento en el que el escenario vital cae por su propio peso: levantarse, manejar, trabajar,  comer rápidamente, trabajar otras tantas horas, cenar, dormir y repetir el ciclo lunes, martes…es jueves, viernes y sábado durante todas las semanas hasta que un día cualquiera surge el inevitable ¿para qué? Y es entonces cuando se acentúa esa condición teñida de repugnancia.

Así mismo es menester destacar la referencia de Simone de Beauvoir con respecto al castigo de la piedra. Pocas tareas se asemeja más a la tortura de Sísifo, el trabajo doméstico con su infinita repetición. Lo limpio se ensucia y lo sucio se limpia, una y otra vez; jornada tras jornada. Actividades tan mundanas como comer, dormir, hacer ejercicio o mantener relaciones sexuales, tampoco se escapan a esta dinámica.

El remedio

Albert Camus

Además el francés nos ofrece arquetipos bastante representativos del hombre absurdo que merece la pena repasar.

Pero antes que nada Camus examina minuciosamente la posibilidad del problema filosófico dónde el hombre se vuelve consciente de su miseria, la auténtica tragedia a la par que los pensamientos que sucumben al volver de la oficina, al limpiador tras terminar trapear el suelo, al seductor nada más que conquista otra mujer, al actor jugar su papel y la fugacidad de la vida en combinación con la impotencia que uno atraviesa cada vez que grita desesperadamente al vacío para hallar una respuesta y se topa con el más absoluto y atronador silencio, eso es en definitiva…El absurdo.

Probablemente muchos de nosotros pensarán ¡Qué horror de vida! ¡Esto es insufrible!  y con razón pues la primera parte de la reflexión no invita precisamente al optimismo qué hacemos entonces pues no nos queda más remedio que seguir con el hilo conductor del francés para averiguar cuáles son las opciones a nuestra disposición concretamente son tres los caminos que podríamos adoptar para con esta problemática tan apremiante.

Camus examina minuciosamente la posibilidad del suicidio. De ello el autor considera que el único problema filosófico realmente serio es el suicidio, el resto de cuestiones tales como lo real, qué es la justicia, existe el libre albedrío, existe Dios o hay algo después la muerte, son pasatiempos secundarios en comparación con el asunto que precede con observación a lo expuesto anteriormente. Cabría pensar que está alternativa no resulta tan descabellada como parece desde fuera a fin de cuentas si el problema radica en la toma de conciencia acerca de la fatal condición de la existencia humana. ¿No sería acaso una buena idea suprimir dicha existencia? ¿No sería la solución más coherente eliminarnos del mapa? ¿qué fácil verdad? pues no. El pensador defiende que al quitarse la vida uno confiesa subrepticiamente que no merece la pena vivir en sí y eso es falso.

Para Camus, no hay nada que refuerce más el absurdo que el hecho de acabar con la vida voluntariamente debido a la presencia del absurdo, darse es equivalente a confesar que la vida no supera o directamente que no la hemos entendido al no hallar una respuesta inexistente. Encierra una contradicción querer marcharnos por el absurdo pero hacerlo implicaría una resignación total ante el absurdo lo cual es el absurdo en el apego de un hombre a su vida, puesto que hay algo más poderoso que todas las miserias del mundo en un juicio corporal equivale a lo espiritual en consecuencia el cuerpo retrocede ante el aniquilamiento, el hombre es al absurdo como el absurdo es al hombre, se puede vivir con él. No obstante, ¿Cómo podría uno convivir con el absurdo sin hundirse ante su presencia? ¿Acaso estamos capacitados para soportarlo?

«Sobre todo mirarlo«

Monumento de Søren Kierkegaard

El autor, a su vez, plantea «el salto de fe» como elección moral y epistemológica, que consiste la adopción de un sistema de creencia religioso espiritual cuyas ideas estén justificadas por la existencia de un sentido vital divino o trascendente y absoluto, esto es una concepción de la realidad bajo un marco desde que trascienda. Según el filósofo Søren Kierkegaard, el padre del existencialismo, nos propone un salto de fe hacia lo intangible y empíricamente indemostrable, puede ser considerado como una postura sumamente irracional pero también necesaria, ya que vivir es lo más sensato cuánto menos que depositar nuestras esperanzas en un ente omnipotente y omnipresente que otorga una respuesta definitoria, puesto que es contraproducente o inútil. ¿Qué nos queda entonces?

La posición del escritor advierte que uno no ha de imaginar a Sísifo como un ser miserable pues el héroe ya es perfectamente consciente de su castigo y por tanto no espera que su situación vaya a  mejorar. Tampoco ruega a los dioses a la desesperada para que le vuelvan de sus cargos ni mucho menos se inventa esquema mentales que excusan su sufrimiento en su lugar al final comprende a cabalidad que haga lo que haga nada tiene sentido lo único que le queda es sublevarse en contra de los dioses bajando al pie de la montaña para empujar hacia arriba de nuevo la tarea es inútil su destino es inevitable en lo sabe y aún así continúa haciéndolo.

Es precisamente el reconocimiento de la verdad lo que acaba conquistando porque lo que buscaban los dioses desde un principio no era que cargara con la piedra sin más, sino que se cuestionara porque tenía que hacerlo una y otra vez. La verdadera tortura es ese «para que»  nunca fue desde el momento en el que Sísifo disfrute de su castigo sin cuestionarse lo que lo sobrepasa y es liberado del mismo ya que el castigo deja de ser castigo y lo más pertinente es que se vuelve en aceptación. Un estado en el que el individuo no solo reconoce la estampa absurdista sino que se apropia de ella. Le toma gusto, la vive en paz da entierro al problema y este se confronta por medio de la ciencia de sabiduría y paciencia  transformando en regla de vida lo que antes era una invitación a la muerte, ahora bien cómo puede uno encarar dicha verdad y coger el toro por los cuernos, es mejor que darle las espaldas. 

Pero hay que tener cuidado,  la noción de aceptación que el escritor proclama es un tanto difícil de entender pues está viene acompañada de la resignación y al mismo tiempo de una actitud activa y lúcida, por lo tanto constituye una aparente contradicción, si el absurdo está ahí y lo acepto pero esto no implica que no deba despreciarlo, desafiarlo o rebelarse contra él, en el acto de rebeldía el sujeto admiten conscientemente la puesta en escena del absurdo y a la par manifiesta expresamente su disposición a encararlo el autor declara vivir una experiencia, un destino.  Implica aceptarlo plenamente pero no viviremos tal destino sino hacemos todo lo posible para actualizar nuestra conciencia frente al absurdo, darle vida es sobre todo mirarlo.

La rebeldía consiste en la confrontación perpetua y directa del hombre con su propia oscuridad, es cuestionar el mundo a cada segundo. No hay aspiración, esperanza, deseo, ya que su única verdad es el desafío y la decisión más importante que toma cada día es la de no eliminarse.

El origen de lo ineludible es admitir que podamos reírnos de pensamientos que puedan parecer escalofriantes, deprimentes y asoladores, más pobre del ser humano que jamás se haya cuestionado estos interrogantes o peor aún, que los haya barajado sin atreverse a confrontarlos debidamente.

Referencias

  • Camus, A. (1942) El Mito de Sísifo. Madrid: Alianza.
  • Kierkegaard, S. (1984) La desesperación es “la enfermedad  mortal”. Madrid: Sarpe S.A.
  • Navarro, L. (2004) El malentendido de Albert Camus. Madrid: Alianza.

El fenómeno de las emociones

Hasta el trabajo de Wukmir (1967), nadie ha sabido dar una explicación definitiva acerca del fenómeno de la emoción. Todo lo que se ha dicho de ella y se sigue diciendo, son descripciones de sus efectos muy generales. En este artículo, queremos resumir la aportación de Wukmir al esclarecimiento definitivo del fenómeno emocional. Esperamos que la lectura detenida y reflexiva de este artículo pueda ayudar al lector la cuestión aludida.

Aproximación a la emoción

En cada instante experimentamos algún tipo de emoción o sentimiento. Nuestro estado emocional varía durante el día en función de lo que nos ocurre y de los estímulos que percibimos. Otra cosa es que tengamos siempre conciencia de ello, es decir, que sepamos y podamos expresar con claridad lo que sentimos en un momento dado.

Estas tienen una naturaleza muy compleja y para expresarlas utilizamos una gran variedad de términos, además de gestos y actitudes. De hecho, podemos utilizar muchísimas de las palabras del diccionario para expresarlas y, por lo tanto, es complicado hacer una descripción y clasificación total de lo que podemos experimentar. Sin embargo, el vocabulario usual para describirlas es mucho más reducido y ello permite que las personas de un mismo entorno cultural puedan compartirlas. En la siguiente tabla se muestran algunas tanto en sus vertientes positivas como negativas.

Emociones positivasEmociones negativas
Me siento …Siento …Me siento …Siento …
BienBienestarMalMalestar
FelizFelicidadDesgraciadoDesgracia
SanoSaludEnfermoEnfermedad
AlegreAlegríaTristeTristeza
FuerteFortalezaDébilDebilidad
AcompañadoCompañíaSoloSoledad
etc.etc.etc.etc.

Las emociones están acompañadas de un proceso multifactorial o multidimensional. Uno siempre tiene la impresión de que le faltan palabras para describirlas con precisión.

Pero debajo de esta complejidad subyace un factor común: cada una expresa una cantidad o magnitud en una escala positivo/negativo. Así, experimentamos emociones positivas y negativas en grados variables y de intensidad diversa. Podemos tener cambios de intensidad, bruscos o graduales, bien hacia lo positivo o bien hacia lo negativo.

En el lenguaje cotidiano, las expresamos dentro de una escala positivo-negativo y en magnitudes variables, como «me siento bien», «me siento muy bien», «me siento extraordinariamente bien» (intensidades o grados del polo positivo) o «me siento mal», «me siento muy mal», «me siento extraordinariamente mal» (intensidades o grados del polo negativo).

Según sea la situación que provoca la emoción, escogemos unas palabras u otras como ‘amor’, ‘amistad’, ‘temor’, ‘incertidumbre’, ‘respeto’, etc., que, además, señala su signo (positivo o negativo). Y según sea la intensidad, escogemos palabras como ‘nada’, ‘poco’, ‘ bastante’, ‘muy’, etc. y así, componemos la descripción de la misma. Decimos, por ejemplo, «me siento muy comprendido» (positiva) o «me siento un poco defraudado» (negativa).

En consecuencia, podemos reconocer en toda emoción dos componentes bien diferenciados. Por un lado, el cuadro siguiente trata de reflejar estos a ambos.


Emoción como valoración o medida de la probabilidad de supervivencia:

Ahora nos falta determinar a qué se refiere este componente cuantitativo (magnitud positiva o negativa) que contiene toda emoción. ¿Qué es lo que miden? ¿Qué significa ‘positivo’ y ‘negativo’ en ellas?

Los organismos vivos disponen de mecanismos perceptivos que les permiten reconocer aquellos estímulos que son significativos para su supervivencia: para obtener comida, para protegerse de un ataque, etc. Pero la percepción cubre sólo una parte del problema; tiene como objeto reconocer los estímulos y saber que son.

Esto no es suficiente para un ser vivo. Además, necesita saber si esto que ha asimilado (que ya ha reconocido) le es útil y favorable para su supervivencia o no. ¿Qué mecanismos tienen los seres vivos para determinar si lo que han percibido es favorable para su supervivencia o no?

Wukmir (1967) planteó que tales mecanismos son las emociones, que son una respuesta inmediata del organismo que le informa del grado de favorabilidad de un estímulo o situación. Si la situación le parece favorecer su supervivencia, experimenta una emoción positiva (alegría, satisfacción, deseo, paz, etc.) y sino, experimenta una emoción negativa (tristeza, desilusión, pena, angustia, etc.). De esta forma, los organismos vivos disponen de este mecanismo para orientarse, a modo de brújula, en cada situación, buscando aquellas situaciones que son favorables a su supervivencia y alejándose de las negativas para esta.

Por ejemplo, cuando entramos en una reunión, lo primero que hacemos es reconocer (percibir) a las personas que están en la sala y casi simultáneamente, empezamos a experimentar nuevas emociones relacionadas con la nueva situación. Si lo que sentimos es positivo y agradable significa que nuestro mecanismo emocional valora que la situación, lo que allí ocurre, es favorable para nuestra supervivencia (negocios, afecto, conocimientos, etc.). Por el contrario, si nos sentimos mal, inquietos, forzados, etc., cree que la situación puede perjudicarnos.

Esta valoración se realiza mediante mecanismos físico-químicos muy diversos dependiendo de la complejidad del organismo. Los de un organismo unicelular son simples para evaluar si una situación o estímulo le es favorable o desfavorable, mientras que los de un mamífero, son mucho más intrincados, en los que su sistema nervioso juega el papel fundamental.

Con la aparición y desarrollo del córtex, los procesos cognitivos participan de forma fundamental en la elaboración de las emociones. En particular, la importancia del neocórtex en la especie humana es tal que, los procesos cognitivos las determinan en gran medida. Pero el hecho de que el córtex y neocórtex participen en la creación, no significa que sea de forma consciente. Esta elaboración es un proceso no voluntario, del que se puede ser sólo parcialmente consciente.

A menudo se habla de controlar las emociones como una habilidad necesaria para el buen desarrollo de nuestras relaciones sociales. En este caso, controlarlas significa que uno sea capaz de no mostrar las emociones que está experimentando. Es decir, no tenemos control sobre las mismas sino sobre su manifestación externa.

En definitiva, queremos decir que, por medio de la emoción, un organismo sabe, consciente o inconscientemente, si una situación es más o menos favorable para su supervivencia.

Ahora bien, cualquier organismo puede equivocarse en su valoración emocional. Todo proceso de medida puede ser erróneo en grados variables. Los mecanismos emocionales, al igual que los perceptivos, son limitados y están sometidos a múltiples incidencias, tanto internas como externas, que disminuyen su eficacia. En consecuencia, lo que sentimos puede no corresponder a la realidad de la situación y producir graves perjuicios al organismo. Es decir, una situación puede ser valorada positivamente, aunque en realidad, sea muy perjudicial para el organismo.

Un ejemplo típico es el efecto droga. La droga es un estímulo capaz de engañar al sistema emocional, es decir, hacer que el organismo valore dicho estímulo como positivo para su supervivencia, cuando, en realidad es todo lo contrario. De hecho, en la vida de los seres vivos, estos errores son frecuentes. Nuestra subjetividad nos enseña que muchas emociones experimentadas son incorrectas y que sólo mediante un gran esfuerzo de introspección podemos conocer cuáles son las que corresponden con nuestra realidad. Saber lo que sentimos verdaderamente es algo difícil de lograr. Esto no tendría mayores consecuencias si no fuese porque participan directamente nuestro comportamiento y el error nos sitúa en una posición de riesgo.

En resumen, Wukmir planteó que siendo la vida y la supervivencia lo positivo para un ser vivo, las emociones son el resultado de una medida (o valoración) subjetiva de la posibilidad o probabilidad de supervivencia del organismo en una situación dada o frente a unos estímulos determinados. Estas informan al organismo acerca de la favorabilidad de cada situación. Diríamos, pues, que se comportan como una variable de estado intensiva (el valor total es igual al promedio de las partes). A cada estado de nuestro organismo le corresponde una emoción, que es más positiva cuando se trata de un estado más saludable, más orientado hacia la vida (orexis) y es más negativa cuando nuestro estado se acerca más a la enfermedad y la muerte (anorexis). Pero, como todo proceso de medida, está sujeta a errores que acaban perjudicando al organismo.

Referencias:

Alonso-Recio, A., Serrano-Rodríguez, J., Carvajal-Molina, F. Calder, A.J., Young, A.W., Perrett, D.I., & Etcoff, N.L. (1996). Categorial perception of Morphed Facial Expressions, Cognition. 3(2), 81-117.

M.P. González, E. Barrull, C. Pons y P. Marteles (1998). Loeches-Alonso,A. (2012). Reconocimiento de expresiones faciales de emociones en la enfermedad de Parkinson: una revisión teórica. Revista de Neurología, 54(8), 479-489.

Wukmir, V. J., (1967): Emoción y Sufrimiento. Barcelona: Labor.

Explicando el terror: El sendero desde lo patológico

Cuántas veces se nos ha dicho que no se aprende en cabeza ajena y a pesar de ello, existe una gran capacidad en nosotros para poder conectar, es decir, coincidir.

Esta gran habilidad tiene sus bases en la biología, pero la más importante en la neurociencia (propiamente dicha). Y sin embargo, pese a esta base tan dura, trasciende en ese entender del otro.

Pero, aquí viene la incógnita…¿Qué pasa con las personas que no tienen buena empatía? ¿Les falta neuronas espejo? No necesariamente.

PRIMERO, LO PRIMERO…

Sobre las neuronas de la empatía

Giacomo Rizzolatti, el neurocientífico italiano que descubrió las neuronas espejo, señala que este sistema cableado es lo que nos permite «captar las mentes de los demás no a través de un razonamiento conceptual sino a través de una estimulación directa de los sentimientos, no con el pensamiento» (Rizzolatti en Goleman, 2006).

El dato más confirmado es la relación de estas neuronas con el aprendizaje motor, y social.

Las neuronas espejo brillando en otras áreas:

Ervin Staub, un investigador pionero en este campo, admite que incluso si la empatía tiene sus raíces en la naturaleza, las personas no se guiarán por ella “…a menos que tengan un cierto tipo de experiencias vitales que dirijan su orientación hacia otros seres humanos y hacia sí mismos” (Staub, 2002, p. 222).

Según Jesen. “El modo en que se nos educa y se nos entretiene evita que entendamos el dolor de los demás “ (2002, 2008). Las circunstancias pueden bloquear o abrumar nuestras percepciones, volviéndonos incapaces de reconocer y dar expresión a nuestros sentimientos morales (Albert, n.d.; y también, Pinker, 2002).

Por otro lado, el reconocido paleoantropólogo Richard Leakey declara categóricamente: «Somos humanos porque nuestros antepasados aprendieron a compartir su comida y sus habilidades en un red de compromisos que se cumplían».

Lo que subyace a todo esto son los experimentos neurocientíficos que muestran que cuando uno percibe el dolor de los otros se movilizan automáticamente los mismos circuitos neuronales afectivos cuando siente su propio dolor.

Pero fue en 1996, a través de grabaciones de una sola célula en los macacos, los investigadores informaron del descubrimiento de un tipo de células del cerebro denominadas “neuronas espejo” (Gallese, 1996). Situadas en el área F5 de la corteza premotora, estas neuronas espejo disparaban no sólo cuando el mono realizaba una acción, sino también cuando el mono observaba a otro realizando la misma acción. Las neuronas del mono reflejaban, como en un espejo, la actividad que estaba observando. Posteriormente, cartografiando las regiones del cerebro humano mediante la Resonancia Magnética funcional (RMf), se descubrió que las áreas humanas de las que se suponía que contenían neuronas espejo también comunicaban con el sistema límbico, o emocional, facilitando la conexión con los sentimientos de otra persona, probablemente reflejando estos sentimientos.

Se cree que estos circuitos neuronales constituyen la base del comportamiento empático, en el cual las acciones en respuesta a la aflicción de los demás son prácticamente instantáneas. Como dice Goleman, “el que este flujo de la empatía a la acción ocurra de modo tan automático hace pensar en unos circuitos dedicados precisamente a esta secuencia.” Por ejemplo, cuando uno oye el grito angustiado de un niño, “la aflicción que siente impulsa la necesidad de ayudar” (Goleman, 2006, p. 60).

Volvamos al punto de partida…

Si bien existe una relación entre la empatía y la activación de las neuronas espejo en el cerebro, existen otros factores a tomar en cuenta…

La otra cara de la moneda es la psicopatía. Siendo este un tipo de trastorno mental que se caracteriza por la alteración del carácter o de la conducta social de una persona, pero no supone ninguna alteración de la capacidad intelectual.

A tener en cuenta:

Sus características y consecuencias para la vida en sociedad lo convierten en un trastorno mental cuyo estudio es de gran relevancia tanto en el ámbito clínico como en el de la criminología. Según los estudios elaborados sobre psicopatía, las personas afectadas por este trastorno suelen seguir unas pautas de conducta que permiten identificar estos rasgos:

  • Se muestran distantes y ajenos, ignoran los sentimientos de otras personas y desarrollan conductas crueles.
  • Son capaces de distinguir entre lo que está bien y lo que está mal, pero no les importa cometer infracciones, incumplir las reglas y convenciones sociales y sin miedo a los castigos que eso pueda suponer.
  • Muestran conductas deshonestas y manipuladoras para obtener beneficio personal o por placer.
  • Son irritables, egocéntricos, agresivos, imprudentes y mentirosos patológicos.
  • Son capaces de relacionarse con normalidad con su entorno, con encanto superficial, pero incapaces para mantener relaciones afectivas estables.

Aplicado a nuestra realidad 

El terrorismo desde su aparición ha causado innumerables pérdidas (humanas y materiales) y en su época de mayor vigencia causó un desequilibrio en las estructuras de nuestro país (políticas, económicas, sociales, militar).

En todos estos años del accionar terrorista poco o nada es lo que se ha hecho para revertir las condiciones que favorecieron la aparición y desarrollo de las organizaciones terroristas (OOTT) en el Perú, por lo que es necesario analizar y estudiar la situación socio-política actual del país, para propiciar la toma de medidas para prevenir la ocurrencia de nuevos atentados; así mismo, poder transmitir estos conocimientos a las nuevas generaciones de peruanos y evitar la influencia de ideologías violentas.

Patrones

Es la suma total de patrones del comportamiento, reales y potenciales, determinados por la herencia y el ambiente. Se forma por los factores que emergen y se desarrollan en el interior del individuo (inteligencia, carácter, temperamento y el factor somático) y por los factores psicofísicos de su ambiente (sistemas motivacionales, perceptivos, cognitivos y de valores y actitudes).

TIPOS

En psicología de la personalidad se considera que existen distintos tipos de personalidad deficientemente estructuradas (el tipo dependiente, tipo pasivo-agresivo, tipo paranoide, tipo esquizoide, tipo narcisista, tipo antisocial o psicópata, etc.). En la práctica psicológica acerca del terrorismo se menciona algunos tipos especiales: narcisistas- autoritarios, místicos- mesiánicos, puritanos, dogmáticos y mitificadores.

PERSONALIDAD Y CONDUCTA SOCIAL

Ni las características personales ni los acontecimientos ambientales ocurren en el vacío. La conducta social de un individuo es producto de su personalidad, y esta puede ser adecuada, deficientemente estructurada o presentar patologías en esta.

Conductas generales

1. APARENTE SERENIDAD: que la disfrazan presentando una postura rígida, siendo su comunicación y contacto interpersonal muy forzados.

2. FRIALDAD AFECTIVA: se les aprecia carentes de sustento afectivo, fuerzan su comportamiento fingen sus sentimientos, exteriorizando resentimientos hacia personas o situaciones.

3. NEGATIVISTAS: su comportamiento es retraído, con ausencia de comunicación, asociado a su estado afectivo, que para ellos es sumamente desagradable, por ello son parcos y ansiosos.

4. SUSPICACES: actúan a la defensiva, muy alertas, dándole un doble sentido a la entrevista, utilizan respuestas monosilábicas o de lo contrario optan por el mutismo.

5. HIPONÍMICOS-ABÚLICOS: muestran incapacidad para pasar a la acción, hay que iniciarlos en el diálogo, siendo necesario motivarlos y establecer una relación empática.

Abimael Guzmán: El falso mesías

Nació en Mollendo, ciudad porteña de la provincia de Islay, en la región peruana de Arequipa. Fue hijo de Abimael Guzmán Silva, un contador que tuvo 10 hijos con mujeres distintas, y de Berenice Reinoso Cervantes. Fue su madre quien, con dolorosa ausencia, decidió que su único hijo, Abimael, estudiará en el Callao.

Estudió su secundario en la ciudad de Arequipa, en el Colegio La Salle. A la edad de 19 años comenzó sus estudios superiores de Derecho y Filosofía en la Universidad Nacional de San Agustín, en Arequipa. Sus compañeros de clase luego lo describirían como tímido, disciplinado, obsesivo y ascético. Atraído por el marxismo, su pensamiento político fue influido por el libro 7 ensayos de interpretación de la realidad peruana de José Carlos Mariátegui, fundador del Partido Comunista Peruano. Quien se convertiría en la 4ta espada (después de Karl Marx, Lenin y Mao Zedong) de esta filosofía. Adoptando el alias de Presidente Gonzalo y comenzó a abogar por una revolución de carácter maoísta dirigida por los campesinos. Sería el que sembraría el terror por medio del «Luminoso Sendero de Mariátegui», cuyo nombre se debe a la frase de Mariátegui: «Ell marxismo-leninismo es el sendero luminoso del futuro»

Explicando el terror

RASGOS DE PERSONALIDAD DE LOS DIRIGENTES

FANÁTICOS: convicción dogmática, relacionada con su ideología, que es irreductible y ciega, no considera las demás opiniones.

LÍDERES: manejo y conducción de grupos.

AUTODIDACTICAS: orientan su comportamiento a un sentido intelectual.

PERSUASIVOS: amplio poder de convencimiento.

DOMINANTES: prohíben y controlan dictando normas.

TEMERARIOS: por su convicción no le temen la muerte.

RASGOS DE PERSONALIDAD DE LOS CUADROS O MANDOS

DOGMÁTICOS-FANÁTICOS: su aspecto cognoscitivo se centra a un aprendizaje dogmático parametrado.

LÍDERES: habilidad para el trabajo ideológico en las escuelas populares.

CÍNICOS: fabulan sus argumentos en el interrogatorio.

APÁTICOS: falta de sentimientos pero capaces de hacer actos cruentos.

ASOCIALES: muestran desajuste social, no consideran las normas sociales.

HERMÉTICOS: soportan situaciones complicadas por su regla de oro.

INTRÉPIDOS: por su fanatismo puede morir por ideales.

RUPTURA FAMILIAR Y SOCIAL: se desligan de toda relación afectivo-familiar, viven en la clandestinidad.

SIN SENTIMIENTOS DE CULPA: matar o morir es su deber, glorificación de la violencia.

La cuarta espada

RASGOS DE PERSONALIDAD DE LA MUJER TERRORISTA

MALEABLES: de fácil persuasión, su convencimiento por la ambición del poder hace que sean manipuladas, aprovechando su resentimiento natural, sus condiciones económicas, marginación y postergación social como mujeres.

RESENTIDAS: muestran suspicacia ante un medio ambiente, que considera capitalista, actúan con un resentimiento social mayor que el hombre por vivir en una sociedad machista, que las conduce a mostrar conductas antisociales.

AGRESIVAS: su asimilación ideológica, basada en un aprendizaje intencional, hace que actúen con violencia, acometiendo contra personas, objetos, más agresivas que los hombres; demuestran arrojó, sanguinarias y crueles frente a sus víctimas. En SL la mujer terrorista era de mayor número y mayor participación en atentados y aniquilamientos selectivos.

FRUSTRADAS: se muestran defraudadas en sus esperanzas con respecto al aparato estatal, no habiendo para ellas una clara satisfacción a sus necesidades y deseos. La mujer se siente rezagada sin esperanzas futuras de lograr mejoras socioeconómicas y las OOTT les ofrecían todo eso.

PENSAMIENTO IRREDUCTIBLE: sus procesos mentales, están estrechamente relacionados con su aprendizaje parámetro-dogmático, asentado en consideraciones irracionales, que son irreversibles e irreductibles por la lógica.

FANÁTICAS: muestran convicción dogmática, relacionada con su ideología, que es irreductible y ciega,que le hace olvidar o no considerar las demás cosas u opiniones.

INSENSIBLES: insensibilidad para el dolor ajeno. Cometen sus crímenes con acentuada naturalidad y agresividad.

Con el aporte de la psicología y otras ciencias que colaboran con ella, podemos entender a mayor profundidad, no solo la capa más gruesa y dura de las anomalías mentales, sino también como éstas al no ser tratadas pueden desencadenar un gran problema ya no de salud pública sino de seguridad ciudadana.

Tal vez la coyuntura siendo una realidad tan compleja  y que por azares del destino, confabulado con este momento histórico de nuestro país, siendo está quizás, un poco más difícil el proceso de saborear, no la victoria, pero por lo menos darnos un respiro a todos aquellos que amamos y defendemos nuestro país. Probablemente no hemos vivido en carne propia esta época de terror, pero no nos es necesario para saber las secuelas que dejó; no  entenderemos en su real magnitud cómo fueron los hechos, pero mediante los vestigios que nos dejan, no solo nuestros padres, sino los estragos y la fragmentación social y todos aquellos sobrevivientes de esta época oscura del Perú, nos enseñan a amar más a la patria. Hoy más que nunca, luchar contra esa ideología y saber que no se es necesario pasar por el trago amargo que fue el terrorismo.

En memoria de todos aquellos que perdieron la vida, los que aún siguen con nosotros y qué son un testimonio para ser resilientes, coherentes y ser un ejemplo a seguir, mi más profundo y sincero agradecimiento.

Que nos sirva para no cometer los errores del pasado, que nada justifica la muerte a manos de ideologías, sea está la que fuese, sino más bien guiarnos por el otro «sendero» el del bien común, la justicia y la verdad. Hoy más que nunca, no nos demos el lujo de olvidar…

Referencias

  • Albert, M. (n.d.), “Universal Grammar and Linguistics”, www.zmag.org/Zmag/articles
  • Allot, R. (1992), “Evolutionary Aspects of Love and Empathy”, Journal of Social and Evolutionary Systems, 15, 4, 353-370.
  • Amin, A. (2003), “From ethnicity to empathy: a new idea of Europe”, www.opendemocracy.net/debates/articles 24-7-2004.
  • Barber, N. (2004), Kindness in a Cruel World, Pantheon, New York, pp. 203-231.
  • Bennett, J. (2005), Empathetic Vision: Affect, Trauma, and Contemporary Art, Stanford University Press, Stanford, CA.
  • Blair, J., Mitchell, D., and Blair, K. (2005), The Psychopath: Emotion and The Brain, Blackwell, Oxford, UK.
  • Blakeslee, S. (2006), “Cells That Read Minds”, The New York Times, 1/10/06.

Psicología paliativa y la negativa del dolor: Parte III

«Protégeme de lo que quiero»

-Jenny Holzer-

Al estar solos, ¿Cómo afrontamos el dolor? Aún más en este contexto: La pandemia, es el reflejo de una sociedad de supervivencia. Cuanto más se reduce la vida a esta supervivencia, más se teme a morir.

ALGOFOBIA: MÁS QUE UNA FOBIA

La pandemia ha hecho nuevamente visible a la muerte, que tanto deseábamos reprimir, la muerte ha vuelto a dominar la vida.

La cuarentena se convierte en un campo de internamiento. Ya desde antes de la pandemia, la vida era un proceso biológico desnudo. Sin dimensiones metafísica, sin narrativa, sin rituales.

La algofobia podría haber ocasionado al azar una sensación de dolor con otro estímulo que no es positivo, también, podría haber aparecido como consecuencia de este trauma vicario e internalizado, de dolor incontrolable o demasiado intensos.

Otra esfera de este padecer, es que las fobias podrían heredarse, refiriéndose a que podría padecerlas por observación, ya sea por un proceso de condicionamiento modelado o vicario.

Adicionalmente, por transmisión de información podría originarse la algofobia, en estos casos, son terceras personas quienes aportarían al desarrollo de la algofobia, quiere decir, una tercera persona manifiesta experiencias de dolor y síntomas de su enfermedad a otra persona, y ésta acabaría evolucionando la fobia, esta es nuestra realidad; doliente y angustiosa en donde caemos en la desesperanza aplicada en la psicología explicado por este específico trauma.

SOCIEDAD DE MUERTOS-VIVOS

La pandemia no es un lugar donde demorarse. Hoy en día, ya la vida misma NO es un lugar de ocio sino de muertos vivientes, donde solo nos enfrentamos a nosotros mismos para aumentar dicho rendimiento, ya antes impuesto.

Pero ahora el virus desata un estado de shock que nos paraliza, la pandemia actúa como un terrorista (un agente que incrusta el miedo en medio de la sociedad). Los conceptos de diversidad, igualdad y comunidad se ven afectados por el regreso del temor, ya que todos ahora somos potenciales transmisores del virus y por ende enemigos (dependiendo del grado de relación que se tiene con el otro).

Ahora más que nunca, el sin sentido de la agonía reduce la vida a un proceso cosificado, sin ser un acto liberador, ya que el dolor sin propósito que no se puede gritar, explorar, lleva justamente a que la vida sea en esa misma forma una existencia vacía…

En el libro, «Duelo y melancolía», podremos ver que la noción de pulsión a la que Freud se refiere, es la melancolía como una hemorragia interna. Incluso con nociones un poco más claras, se vuelve al mismo punto de dificultad, volviendo a tomar el modelo del dolor orgánico.

En segundo lugar, para Freud supone que algunos cuadros melancólicos podrían tener como etiología algún uso de ciertas toxinas. Ubica a las toxinas como solución posible. La manía o la borrachera como solución para el abatimiento, donde solo entra esa dinámica dual del dolor y el placer.

En tercer lugar, hay que incluir la idea más novedosa de que podría haber una mutilación o censura al dolor, sin embargo, también a la represión como mecanismo eficaz. En el caso de la melancolía, hay una suerte de cancelación del mecanismo de la represión que puede ser considerado como causa o como efecto. La última cuestión, que ya precisa del concepto de narcisismo, es que a consecuencia del cual se produce una contrainvestidura narcisista que empobrece al Yo.

MALSANA ACTITUD

«Es cruel decir a un enfermo o a quien pierde su empleo: ‘trabaja tu actitud»

– Barbara Ehrenreich –

La ensayista y activista social Barbara Ehrenreich

«Si tienes cáncer y no te curas es porque no tienes una actitud positiva; si te despiden de tu trabajo y no encuentras otro es por la misma razón; si eres pobre es tu culpa, porque odias la riqueza» afirma en tono irónico, Barbara Ehrenreich (Butte, Montana, 1941).

En palabras de Ehrenreich nos dice: «cuando vales cientos de millones de dólares no ocupas el mismo mundo que la gente corriente; no vas en vuelos comerciales, usas el helicóptero en la ciudad, te alojas solo en hoteles de cinco estrellas, vives en una burbuja en la que todo lo que deseas se hace realidad. Si estás en tu casa de Palm Beach y piensas que no tienes un buen borgoña para ofrecer a tus invitados, mandas a un empleado en tu avión privado a tu casa en la Costa Este para que traiga unas cuantas cajas a tiempo para la cena. Es mágico. Porque además esta gente es más rica que nunca y tiene auténticos poderes mágicos comparado con nosotros».

La crisis actual no sólo por la falta de sentido sino del resquebrajado sistema que nos envuelve el placer constante y al dolor efímero; hace que esta propuesta de la autora estadounidense sea realmente contundente como otros tantos autores que muestran no sólo por medio de su inquietud, sino en su vida como testimonio el vacío del ser constante y perenne; donde el consumo, la crisis del capitalismo, hace que deseemos más entre tantas opciones, pero llega un punto en que nada satisface, nada sacia, nada nos llena…

La escritora cree que esta filosofía está en el origen de la crisis económica

CONCLUSIONES

La pandemia ha hecho otra vez visible a la muerte transeúnte sutil, que ahora ya no lo es. Se cuentan los muertos a diario. Con la privatización del dolor y está despolitización, la tarea de abrazar nuestras heridas se ha vuelto cada vez más ajetreada y difícil; sin tener la clara concepción que el sufrimiento es una vía de sanación o de purga que le antecede algo más grande que ese mismo padecimiento: la inspiración.

Será pues, la creación de cosas bellas por medio de este motor llamada sufrimiento nuestro camino a la reivindicación; para no ahogarnos en ese hoyo al cual ya tocamos fondo, sino que sirva como abono para que se fortalezcan nuestras raíces y crezcan nuestras más hermosas flores…

Referencias:

– Luciano Lutereau. La respuesta narcisista. Modelos freudianos del dolor. Psicoanálisis – Vol. X X X I X – n. 1 y 2 – 2017 – pp. 143-158

– Barbara Ehrenreich. Clínica Contemporánea. Vol. 4, n.° 1, 2013 – Págs. 77-80

– Friedrich Nietzsche, Humano demasiado humano (Madrid: Akal, 1996), 88.

– Friedrich Nietzsche, El nacimiento de la tragedia (Madrid: Alianza, 2000) 133.

Psicología paliativa y la negativa del dolor: Parte II

“El poseer no existe, existe solamente el ser: ese ser que aspira hasta el último aliento, hasta la asfixia”

Franz Kafka – El escritor checoslovaco

Haciendo un hilito de donde nos quedamos en la falta de esa psicología negativa, que nos ayude a experimentar el dolor de un modo mucho más audaz, llega el concepto de resiliencia, pero no una resiliencia que sea realmente consciente del dolor, sino que desprecia esta carencia de una manera acérrima y feroz.

RESILIENCIA NEOLIBERAL

El entrenamiento de la resiliencia vuelve más bien al ser humano, en un ser de rendimiento (cuestión que va logrando notablemente) y que podemos corroborar en nuestra experiencia de vida.

Vivimos en la cultura de la complacencia que nos lleva a ocultarnos debajo de aquella positividad.

Y como ya previamente se habló de esto, no hay espacio para el dolor, por ende, este silencio llega a otras esferas en donde gracias a esta cultura de la complacencia se enfrasca en el comercio, el arte y por ende al consumo.

La vida que rechaza el dolor es una vida cosificada.

Sin embargo, grandes personajes del arte ponen de manifiesto este amor-dolor que se vislumbra en la sociedad, pero más íntimamente en nuestra condición humana.

En palabras de Heidegger: «Siempre y continuamente sube la marea del sufrimiento»; pero «la esencia del dolor se esconde» (Heidegger, 1994, p. 57).

Para Kafka la escritura es una dulce recompensa a cambio de un sufrimiento, en su misma vida podemos corroborar que fue de tal modo; relaciones sentimentales fallidas, matrimonios no consolidados, un padre opresivo y cruel, imposiciones en su   profesional y enfermedades recurrentes. Estos cinco elementos, paradójicamente, potenciaron la capacidad creativa y de escritura del novelista checo. Escribe en aquella angustia que no le dejaba dormir.

Sin embargo, llegamos a una anestesia social que nos hace llegar al ocaso de la poética del dolor. Los anestésicos, la sedan. El dolor es interrumpido antes que se convierta en aquella narrativa que nos salve.

SOCIEDAD PREMODERNA Y LA NARRATIVA DEL DOLOR

Los espacios de poder rebosaban de ese grito de dolor, ya que el dolor era un grito de poder, y los cuerpos martirizados eran los trofeos que resaltan y engrandecen esta condición, peor al momento de pasar a la sociedad disciplinaria, se vuelca esta condición, se aplica el dolor de una manera más discreta y sutil aparece el cuerpo productivo, que es obediente y disciplinado, bajo jornales interminables de trabajo y sumamente arduos.

En la actual sociedad de rendimiento el cuerpo ya no resulta ser la víctima, ni siquiera un medio de producción, dino que llega hacerse un cuerpo hedonista llevado por sus pasiones e instintos.

El dolor pierde referencia con el poder y se despolitiza y se convierte meramente en un asunto médico, la nueva forma de dominación es ser feliz, la nueva positividad rechaza la existencia de dicho dolor.

FELICIDAD PALIATIVA

La felicidad sirve como motor de rendimiento. El imperativo de ser feliz genera una presión mÁs devastadora. Sin embargo, se vuelve elegante y no vuelve, seduciendo y aparentando ser libertad, y esta no se reprime sino se expresa.

De igual modo la vigilancia total, el desnudamiento pornográfico, comunicamos nuestros deseos, un infierno en nuestro propio circulo sin preguntarnos como se contratan los otros en sus propios círculos.

Pero ahora nuevamente la psicología positiva causa el fin de esta revolución ya que se privatiza el dolor centrándonos ya no en la sociedad y en la genuina preocupación por el otro, sino en este individualismo enfermizo del cual estamos pendiendo de un hilo.

La sociedad paliativa se inmuniza mediante medicamentos, fármacos y otros medios. Así como la felicidad hoy también privatizada llevada solo al despilfarro de uno mismo, pasa de tal manera igual con el dolor, este se privatiza.

Pero al estar solos como afrontamos el dolor, es cuando ya no es una revolución (placer) sino es una depresión (dolor). La vida que rechaza el dolor es una vida cosificada.

“Todo hombre es una historia médica”, recita un fragmento póstumo. Ciertamente, el propio Nietzsche es el primero en darse cuenta de que «su propia historia es la historia de una enfermedad y también de una curación», y esto no solo es cierto para él, sino para todos los que experimentan el sufrimiento de cerca. Esta experiencia de dolor, tan íntima que parece difícil de expresar con palabras, no encierra en uno mismo, sino que sirve para introducir una discusión sobre la propia subjetividad y como ocasión para una aventura moral en las profundidades de la propia vida y existencia.

Referencias:

ASSOUN, P. L. (19849. Freud et Nietzsche Paris, PUF, 1980. Trad. México, FCE.

JOHNSTON, W. H. (1972) The Austrian mind Univ. of California Press.

VENTURELLI, A. (1983). Nietzsche in Bergasse 19 Univ. de Urbino.

LACAN, J. (1986). L’éthique de la psychanalyse Paris, Seuil.

HEIDEGGER, M. (1997) Introducción a la Metafísica Barcelona, Gedisa.

Que la autoeficacia te acompañe

El tesoro de la confianza en uno mismo 

En homenaje a Albert Bandura

“Confiar en ti mismo no garantiza el éxito, pero no hacerlo garantiza el fracaso”

Albert Bandura – 

Si alguien realmente confío en sí mismo y después en los demás, fue Albert Bandura. No sólo porque desarrolló el concepto de autoeficacia sino que a su vez también le dio un significado mucho más grande a la teoría de la misma.

En palabras de Bandura la autoeficacia percibida se basa en la perspectiva agente de la teoría cognitiva social  (Bandura, 1997 , 2006 , 2008a ). 

En este sentido podemos decir que ser un ‘’agente’’ es influir intencionalmente en el funcionamiento y las condiciones de vida de uno, desde este punto de vista, la gente son contribuyentes a las circunstancias de su vida y no sólo producto de ellas.

PROPIEDADES FUNCIONALES BÁSICAS DE LA AUTOEFICACIA

 La evidencia convergente de estudios controlados experimentales y de campo verifica que la creencia en las capacidades de uno contribuyen de manera única a la motivación y la acción (Bandura, 1997, 2008b; Bandura y Locke, 2003).

Las creencias de eficacia afectan la automotivación y la acción a través de su impacto en las metas y aspiraciones. Es en parte sobre la base de creencias de eficacia que las personas eligen qué desafíos de objetivos emprender, cuánto esfuerzo invertir en el esfuerzo y cuánto tiempo perseverar ante las dificultades (Bandura, 1997; Locke y Latham, 1990).

Esto solo explicaría que cuando nos enfrentamos a obstáculos, contratiempos y fracasos, quienes dudan de sus capacidades aflojan sus esfuerzos, pueden darse por vencidos prematuramente o conformarse con soluciones más ‘’pobres’’. Por otro lado, aquellos que creen firmemente en su capacidades redoblan su esfuerzo para superar los desafíos.

La eficacia percibida juega un papel influyente, es cierto, pero todo depende en gran medida de las creencias sobre lo bien que uno puede desempeñarse en determinadas situaciones. Los de alta eficacia esperan obtener resultados favorables a través de un buen desempeño, mientras que aquellos que esperan los malos resultados de sí mismos provocan resultados negativos. Los resultados esperados pueden tomar la forma de costos y beneficios materiales, elogio social y reproche, y reacciones afectivas de autoaprobación y autocensura.

Cultivo de las competencias

¡Es cierto! Para mantenerse al día con un mundo que cambia rápidamente, uno debe desarrollarse, actualizarse, y reformar sus competencias en continua autorrenovación. Para lograr esto, debemos desarrollar habilidades en la regulación de los determinantes cognitivos, motivacionales, afectivos y sociales.

De hecho, el crecimiento acelerado del conocimiento y el rápido ritmo de los cambios sociales y tecnológicos están dando prioridad a las capacidades para la automotivación y el autodesarrollo (Bandura, 2002).

Factores de la Autoeficacia

Muchos factores se conjugan como en una quimera maravillosa desde nuestra niñez para mostrar aquellas sendas paulatinas de la Autoeficacia en cada uno de nosotros. Entre ellos se destacan:

Los logros de la actividad

Dado que en la medida que se va obteniendo éxito en las diferentes actividades que se realizan, se acrecienta la confianza (Autoeficacia) en sí mismo y la sensación de competencia personal que caracterizan a una persona autoeficaz pero también a la inversa.

El aprendizaje observacional

Observar comportamientos deseables incentiva el deseo de ser como ellos y, en consecuencia, “modelan” la conducta de los individuos en pro de la Autoeficacia.

En este sentido, podemos entender que el aprendizaje observacional como resultado de la contemplación de conductas de otros seres vivos (ya que no se trata de un término específico para los humanos), así como de las consecuencias.

La principal particular del aprendizaje observacional es que se da sin necesidad de que la persona que aprende obtenga refuerzo. Sin embargo, el refuerzo sí es necesario para que la conducta se lleve a cabo.

Las persuasiones verbales

Resultan también sustanciales, puesto que el hombre es un ser esencialmente social y necesita de la comunicación con los demás, fundamentalmente por medio del lenguaje, es decir, las expresiones verbales (y en gran medida las no verbales) a las que está expuesto desde el inicio de la vida y que resultan un elemento que puede tanto fortalecer como debilitar la expectativa de eficacia personal. Elogiar o decirle a una persona (dentro de límites de lo real, obviamente) que posee o puede alcanzar determinadas habilidades, hará que se eleven cuál pájaro en vuelo su sensación de adecuación, seguridad y confianza (por ende la Autoeficacia), y esto (posiblemente) lo lleve al tan ansiado éxito, incluso a personas que no posean tal vez las virtudes en su totalidad, lleguen a escalar peldaños que los impulse a ser mejores. Sin embargo, también este modelo puede darse a la  viceversa, es decir, que frente a persuaciones no tan agradables o favorables (mejor conocidas como las críticas «destructivas» solo por mencionar un ejemplo) pueda que esto desaliente a la persona, y lo aleje de aquella meta ( por más que este sea capaz de lograrlo).

Acá un claro ejemplo de que aquel que cree en los otros puede encender un faro, una luz en el camino: 

Conclusiones

El desafío es preservar en el considerable valor funcional de la autoeficacia (sobre todo resiliente.) 

Y en este sentido, volvemos a reafirmar que los sistemas de retroalimentación social que pueden ayudar a identificar estas prácticas (positivas estarán más allá del punto de utilidad, porque no solo buscarán el fin de la producción (en el sentido de eficacia) sino también se motivará a la persona a explorarse a sí mismo y sobre todo creer en él (nadie mejor que esa tarea en ocasiones pesada pero decisiva que cada uno de nosotros) 

La psicología no puede decirle a la gente cómo deben vivir sus vidas. Sin embargo, puede proporcionarles los medios para efectuar el cambio personal y social.

Albert Bandura   – 

Bibliografía: 

 Bandura , A. ( 1986 ). Social Foundations of Thought and Action: A Social Cognitive Theory . Englewood Cliffs, NJ : Prentice – Hall .

 Bandura , A. ( 1991 ). Self – regulation of motivation through anticipatory and self – regulatory mechanisms . In R. A. Dienstbier (ed.), Perspectives on Motivation: Nebraska Symposium on Motivation (Vol. 38 , pp. 69 – 164 ). Lincoln : University of Nebraska Press .

 Bandura , A. ( 1997 ). Self – effi cacy: The Exercise of Control . New York : Freeman .

 Bandura, A. (1999). Moral disengagement in the perpetration of inhumanities. Personality and Social Psychology Review, 3, 193 – 209.

 Bandura , A. ( 2000 ). Exercise of human agency through collective effi cacy . Current Directions in Psychological Science , 9 , 75 – 78

Psicología paliativa y la negativa del dolor

Sociedad enferma ante el dolor.

“¡Cuéntame qué es para ti el dolor y te diré quién eres!”.

 Ernst Jünger 

Palabras claves: algorafobia, sufrimiento, dolor, carencia, psicología positiva. 

En la vida del hombre, se deslumbra un peregrinar del sufrimiento, que se manifiesta a través de experiencias tangibles y palpables. A su vez, aparece una incógnita constante que nos persigue y es ¿por qué? 

En el mundo, se presenta como personal y concreto. El terreno del sufrimiento humano es mucho más vasto, mucho más variado. El hombre sufre de modos diversos. El sufrimiento es algo todavía más amplio que la enfermedad, más complejo y a la vez aún más profundamente en la humanidad misma.

Eso es así por cuanto una de las características del dolor es que afecta a la realidad en toda su extensión. Es lo que dice San Agustín: “Sentir dolor es privativo del alma, no del cuerpo” (La ciudad de Dios, XXI, 3).

Sin embargo, hoy en día vemos que como las olas del mar el dolor se disipa y se vuelve más extremo e incluso irracional.

ALGORAFOBIA

El sentido del dolor y del sufrimiento humano es, en definitiva, un misterio que al igual que el propósito de la propia existencia terrenal, escapa a la comprensión.

Es así como entramos a una sociedad agonizante y llena de perturbaciones que se explicarían mucho mejor con este tipo de patología (Algorafobia) que es el miedo anormal y persistente al padecer dolor. Las causas de este pueden ser variadas. Sin embargo, el magma de la fuente traumática es la experiencia con situaciones donde la persona se ve sometida al dolor de una forma sumamente excesiva e intensa. De igual manera tenemos que tener en cuenta que, las fobias pueden ser heredadas y adquiridas por medio de lo que es la observación, lo que mejor se conoce como es el condicionamiento vicario o modelado.

“El Grito” -1893 – Edvard Munch / Expresionismo

APRENDIZAJE VICARIO Y SOCIAL 

El “gurú” de la cuestión, es nadie más ni menos que el gran psicólogo canadiense de ascendencia europea, Albert Bandura – 4 de diciembre de 1925 (edad 95 años). Quién considera que el aprendizaje vicario es este principio de aprender a través de la observación de tal modo que, la persona realiza dicha acción y experimenta las consecuencias de la misma. Bandura, A. (1969).

 ¿Pero se preguntarán qué tiene que ver esto con el dolor o el sufrimiento humano? Tal vez ahora en la coyuntura actual podemos hablar y deslizar un poco más respecto a esto y ver las causas de tal comportamiento en lo que es el aprendizaje social. 

Nuevamente Bandura, A. (1986) nos ilumina y recalca que el aprendizaje social es dicho aprender pero no mediante un refuerzo, sino que cae en el modelo de la imitación. Para Bandura, tal comportamiento de la persona se ve íntimamente influida por el mundo y se da de una forma hasta causal, es decir, mutua.

Bandura fue Presidente de la American Psychological Association (APA). Además es doctor “honoris causa” en varias universidades del mundo.

COYUNTURA ACTUAL 

La pandemia fue la gota que derramó el vaso (aunque siempre se puede esperar más.) De igual modo, han sido develadas las carencias del hombre moderno (y el mundo moderno) en el sentido que no estábamos preparados para las circunstancias y para tal evento con tan compleja magnitud.  A su vez al hombre, lo ha retado a confrontarse así mismo y mucho más hondo aún con la muerte.

Ya el sufrimiento y el dolor ha evolucionado; en este sentido podemos decir que se ve un gran enfrentamiento. Porque es ahora donde se hace mucho más visible esta condición de finitud nuestra y a su vez el rostro de la decadencia y la muerte prácticamente está tocando la puerta. 

¡Pero no solo es esto! Ahora bajo el contexto en el cual estamos viviendo se va expandiendo este malestar a través de lo que es la aceptación de la visión positivista de la globalización (medios de comunicación). Por otro lado, este conflicto que se ha ido dando en otras esferas de nuestra sociedad: La política (en un estado antagónico). En términos de Chantal Mouffe, desarrolla este marco analítico, subrayando la imposibilidad de llegar a un consenso (ilusión de una sociedad reconciliada) sin exclusiones.

Otra cuestión que vuelve a aparecer es el dolor. ¿Por qué tenemos que ir a la agonía? Otra pregunta muy clave. Ya que, debemos volver a este estado de agonismo como una solución radical para poder resolver de forma definitiva los diversos conflictos. Sin embargo, no hay espacio para el dolor, no hay espacio para el sufrimiento.

Chantal Mouffe, esposa de Ernesto Laclau – Filosofa Post-marxista

Y esta carencia también lo sufre la psicología. 

¿PSICOLOGIA PALIATIVA 

O

POSITIVA?

Habíamos mencionado previamente el término de carencia en la psicología respecto al dolor. La respuesta es muy sencilla, es la no existencia de una psicología negativa. 

Martin Seligman el pionero, (ya que el padre prácticamente que acuña el uso de dicho término fue Abraham Maslow.) La psicología positiva explica bien que la felicidad es un estado de diversas fortalezas, que se conjugan y hacen que esta realidad nos lleve a una vida con algo más que no sea dolor.

En este sentido podemos ser bastante críticos con Seligman, porque la perspectiva que construye acerca de la felicidad está basada en dimensiones que no albergan alguna connotación negativa.

Veamos por qué:

  • El sentido de la vida placentera: como un concepto muy hedonista orientado al placer.
  •  La construcción de una buena vida:  es decir alcanzar no solo el éxito en el sentido social, laboral, sino también alcanzar nuestro máximo potencial.
  • Una vida significativa: La última gran dimensión, qué es el altruismo. Definición de la bondad y su ejercicio en el servicio a los demás.
  • Incluso para complementar toda esta idea, Seligman crea un sistema o clasificación de dichas fortalezas humanas donde destacan virtudes tales como:

 la sabiduría,  el conocimiento,  el coraje, la humanidad, la prudencia y a su vez también la trascendencia.

Sin espacio para el dolor la psicología, en su grandeza,  tiene este gran defecto o carencia: servir como una especie de paliativo, y también (porqué no)  otras ciencias (psiquiatría), no sería en sí misma, sino también en la negligencia de unos especialistas, llenándonos de medicamentos,  para tal vez quizás también paliar, de alguna u otra forma dicha agonía, sin penetrar en ella…

«Confieso que no sé porqué pero mirar las estrellas siempre me hace soñar»

Vincent Van Gogh 

Bibliografía:

Bandura, A. (1969). Principles of behavior modification. New York: Holt, Rinehart & Winston

Bandura, A. (1986) Social Foundations of Thought and Action: A Social-Comparison Theory. Englewood Cliffs: NJ: Prentice Hall

Chantal Mouffe, En torno a lo político, p. 16.

San Agustín de Hipona – La ciudad de Dios (Libro XXI: El infierno, fin de la ciudad terrenal) (413).

Seligman, Martin (2011) La auténtica felicidad. Madrid: Zeta Bolsillo.

Spotify y el control emocional

¡Dime lo que lo que escuchas y te diré que sientes! 

Como sabemos hoy por hoy, Spotify es una empresa de servicios multimedia de origen sueco fundada en 2006, por el tecnólogo Daniel Ek y el empresario  Martin Lorentzon cuyo producto es la aplicación empleada para la reproducción de música vía streaming. 

La aplicación se lanzó el 7 de octubre de 2008. Las cuentas gratuitas permanecieron disponibles por invitación, mientras que el lanzamiento abrió suscripciones pagas para todos.

¿Una lista de reproducción indicada para cada emoción?

¿Alguna vez no han intentado engañar a un algoritmo? ¡Yo sí! Creo que es un esfuerzo  poco ortodoxo y puede les haya jugado una mala pasada si lo intentaron. Quizá el algoritmo se desconfiguró ligeramente, al ver que un usuario o tal vez varios como yo, pasemos  de escuchar, solo por dar un ejemplo, a Mercedes Sosa deleitándome con su voz y con un clásico como es «Alfonsina y el mar»; y de la nada salto repentinamente, sin más… a una de las canciones más significativas, también por el alto contenido emocional (que representa para mí) como es «Accidentally in love» de la banda de rock alternativo Counting Crows.

¡Definitivamente una cosa, no tiene nada que ver con la otra! (ya que son dos géneros musicales totalmente opuestos). Y si eso fuera poco, me sale tan, pero tan natural, que ya ni busco de forma intencional hacerlo, es algo tan espontáneo que lo hago sin percatarme; escojo música tan variada y aleatoria como el camino de regreso a casa, o si deseo cambiar de no tomar determinado transporte para llegar a un sitio de mi ciudad.

Sin embargo, me fijé en un pequeño detalle, por el cual decidí escribir este artículo. Aunque por muy sutil que parezca (considero yo), es delicado y debe ser observado con lupa y hasta ser muy bien estudiado…

La música, como en cualquier arte, es una expresión donde el hombre explora lo más íntimo de su ser, expresa su alma sin ningún tapujo, y manifiesta lo que posiblemente siempre ha callado. A través de melodías, sonidos y bellas letras, muchos artistas, cantantes y compositores nos transmiten pedazos o fragmentos de su alma. En otras palabras, se ven expuestos, nos vemos expuestos. 

Aproximación a la emoción

Desde ya, es complicado en ocasiones expresarnos o definir lo que experimentamos.  Nuestro estado emocional varía a lo largo del día, en función de lo que nos ocurre y de los estímulos que percibimos. Esto debemos tenerlo en consideración.  Otra cosa fundamental, es que tengamos siempre conciencia de ello, es decir, que sepamos y podamos expresar con claridad que emoción experimentamos en un momento dado.

Las emociones son experiencias muy complejas y para expresarlas utilizamos una gran variedad de términos, además de gestos y actitudes. De hecho, en el diccionario podemos encontrar muchas más palabras de las que nos podríamos imaginar para expresar emociones distintas y, por tanto, es imposible hacer una descripción y clasificación de todas las emociones que podemos experimentar. Sin embargo, el vocabulario usual para describir las emociones es mucho más reducido y ello permite que las personas de un mismo entorno puedan compartirlas. 

La  lista de reproducción de las emociones

Plataformas como Spotify, Apple Music, Dezzer y compañía, no deberian tener la intencion de reducir nuestros sentimientos o expresiones emocionales a solo pequeñas carpetitas llamadas: (canta en la ducha, forever verano, en el trabajo o mientras conduces) solo por contar algunas cuantas…Sin mencionar el detalle también de la inteligencia artificial (IA) inmersa en el lío, donde Spotify está impulsando un proyecto para medir tus gustos en «buenos o malos» ,es decir, si tu playlist personal e individual es desagradable al oído o no… ( ¡Vaya! Si eso le importara a alguien más que al propietario de la playlist, es decir, a ti mismo…) 

La respuesta está en el término ya antes mencionado: los algoritmos. En este punto se preguntarán porqué; ya que el algoritmo tiene la capacidad como para poder identificar las emociones. Tal cual lo leen. 

Se han dado estudios relacionados dónde se encuentra que Spotify tiene particular interés en el desarrollo de nuevas habilidades, funciones y además de recientes tarifas para poder implementar en su plataforma, si eso fuera poco, nos ha generado  nuevas expectativas entre los usuarios que sin contarlo nos han dejado un poco congelados.

Sin embargo, a inicios del año Spotify había propuesto una nueva tecnología para la promoción y la capacidad de analizar no sólo la calidad de nuestra voz, sino también el sonido del ambiente en el que nos encontremos, con lo cual podría determinar el estado de ánimo tentativo y así configurar la música más “adecuada” para nosotros. En ese sentido, se debería implementar o promover recomendaciones o políticas, tanto éticas como profesionales, las cuales deben ser consideradas no solo por la empresa y los mismos usuarios. 

El argumento ante esta propuesta planteada es muy simple y básica: la música evidentemente es un reflejo del estado anímico que manifestamos en un momento determinado. Sin embargo, no sería idóneo o hasta incluso, se podria llegar a considerar una violación a nuestra intimidad o al consumo que tenemos de forma diaria o cotidiana…

Considero que ahí radica el gran problema de la búsqueda incesante de estar presentes en absolutamente todo… tanto como la música de las fiestas infantiles, de los centros comerciales, de las ferias, de los funerales, incluso de nuestra depresión…¡Solo pensémoslo por un momento! ¿De igual forma nos podríamos llegar hasta cuestionar que no sería quizás hasta un juego u experimento? El hecho de seleccionar una música respecto a mi estado anímico que quizás pueda prolongar un mal innecesario… Y es que no siempre necesitamos un tipo de música en una circunstancia en particular, ya sea positiva o negativa. Quiero imaginar que no tenemos carpetas con canciones predeterminadas inspiradas de momentos de dolor, porque no debemos enfrascar la totalidad y la complejidad de nuestras emociones y sentimientos en 3 o 5 minutos y en un dispositivo multimedia. Eso es devaluar nuestra condición humana y ponerla al servicio de un streaming como es Spotify. 

Porque la clave de mis emociones (o de cualquier otra persona),  de su control y de su autonomía, no está en la música, sino en sí misma, su inteligencia, en sus habilidades  y ahí es donde jamás nunca un algoritmo va a poder llegar e igualar a un ser tan desarrollado, tan complejo y maravilloso como el ser humano. 

Quizás Spotify no tomó en consideración ese pequeño detalle o se les escapó ese algoritmo… 

Es cierto, pueden saber de memoria nuestros gustos musicales respecto a nuestras emociones, pero no podrán decodificar con ningún algoritmo nuestra conciencia, ahí no podrán llegar…

Bibliografía:

  • Cohen, S. (1993). Ethnography and popular music studies. Popular music, 12(02), 123-138.
  • Crozier, W. (1997). Music and social influence.
  • DeNora, T. (1986). How is Extra-Musical Meaning Possible? Music as a Place and Space for» Work». Sociological theory, 4(1), 84-94.
  • DeNora, T. (2000). Music in everyday life. Cambridge University Press.
  • Frith, S. (1978). The Sociology of Rock Music. London: Constable.

La otra cara de la moneda

Aborto: Secuelas y consecuencias

«El cuidado de la vida y la felicidad humana y no su destrucción es el primer y único objeto legítimo del buen gobierno« 

Thomas Jefferson

En el lenguaje corriente, aborto es la muerte del feto por su expulsión, natural o provocada, en cualquier momento de su vida intrauterino.

Fuente: «EL ABORTO»

Conferencia Episcopal Española

Comité para la Defensa de la Vida

Madrid, 25 de marzo de 1991

Teniendo en claro (por lo menos en un lenguaje apto para todo público). Podemos adentrarnos en lo que son las secuelas o consecuencias de este hecho doloroso, pero a su vez también real e innegable.  Hablar de aborto, no resulta facil. Sin embargo, vayamos a los actos y así a sus consecuencias. 

Solo para mencionar algunas de estas secuelas (psicológicas), diremos que el aborto causa:

  • Evitación de situaciones relacionadas con el mismo evento.
  • Sentimientos reprimidos además de aislamiento.
  • Sensación de revivir la experiencia.
  • Presenta ataques de angustia.
  • Recelo hacia sus hijos vivos.
  • Falta de energía, desinterés, llanto frecuente, conductas autodestructivas, etc.

Conceptos previos que nos pueden ayudar: 

La OMS (2007) define la DEPRESIÓN

Vista como una enfermedad que se caracteriza por una tristeza persistente y por la pérdida de interés en las actividades con las que normalmente se disfruta, así como por la incapacidad para llevar a cabo las actividades cotidianas, durante al menos dos semanas. La depresión es el resultado de interacciones complejas entre factores sociales, psicológicos y biológicos. Quienes han pasado por circunstancias vitales adversas (desempleo, luto, traumatismos psicológicos) tienen más probabilidades de sufrir depresión. A su vez, la depresión puede generar más estrés y disfunción, y empeorar la situación vital de la persona afectada y, por consiguiente, la propia depresión.

TRASTORNO DEL ESTADO DEL ÁNIMO

Son trastornos que tienen como característica la alteración del humor de las personas. El DSM IV (2002) divide este tipo de psicopatología en trastornos depresivos (trastorno depresivo mayor, trastorno distímico y trastorno depresivo no identificado), trastornos bipolares (trastorno bipolar I, trastorno bipolar II, trastorno ciclotímico y trastorno bipolar no identificado) y dos trastornos basados en la etiología (trastornos del estado de ánimo debido a una enfermedad médico e inducido por sustancias). 

EPISODIO DEPRESIVO MAYOR

Se caracteriza por un episodio que dura al menos dos semanas durante en el que hay un estado de ánimo deprimido o una pérdida de interés en casi todas las actividades que normalmente realizaba la persona. Esto debe acompañarse de un malestar clínico significativo y alteraciones en la funcionalidad de la persona en las dimensiones sociales, laborales y otras áreas importantes. El estado de ánimo de una persona que está pasando por esta situación, se presenta como triste, desanimado. También puede manifestarse en el aspecto físico, irritabilidad e inestabilidad. Incluso existe la inhibición del deseo sexual y el apetito disminuye considerablemente. En cuanto al sueño, este tipo de episodio se asocia al insomnio sin aparente razón. Otros síntomas pueden ser fatiga, falta de energía, sentimientos de culpa e inutilidad.

EL ESTRES- POST ABORTO

Se vincula con el tabaquismo. Las mujeres que abortan tienen el doble de probabilidades de convertirse en grandes fumadoras y de sufrir los correspondientes riesgos sobre la salud. Las mujeres que han abortado tienen también mayor probabilidad de continuar fumando durante los posteriores embarazos deseados, con el riesgo añadido de muerte neonatal o anomalías a causa de esta adicción. 

• DESÓRDENES ALIMENTICIOS:

Para algunas mujeres al menos, el estrés post-aborto se asocia con desórdenes en la ingestión de alimentos tales como comer compulsivamente, bulimia, y anorexia nerviosa. 

Ahora mencionaremos las físicas y diremos que: 

Las principales complicaciones de un aborto son: 

  • Sangrados severos (por los desgarros)
  • Cancer ( 60% mayor de probabilidades de padecer)
  • Infecciones (en el peor de los casos desencadenar peritonitis)
  • Lesiones en vagina y útero
  • También pueden darse consecuencias a largo plazo que afecten a embarazos futuros
  • La infertilidad o mayores probabilidades de padecer cáncer. 
  • Finalmente la muerte

Seguidamente desglosamos las antes mencionadas y diremos que: 

• CÁNCER DE MAMA:

El riesgo de cáncer de mama casi se dobla después de un aborto e incluso se incrementa aún más con dos o más abortos.

• CÁNCER DE OVARIOS, HÍGADO Y CERVICAL:

Las mujeres con un aborto se enfrentan a un riesgo relativo con el cáncer cervical, en comparación con las mujeres que no han abortado. Riesgos igualmente elevados de cáncer de ovario e hígado se ligan con el aborto único o múltiple. Estos porcentajes incrementados de cáncer para el caso de mujeres que han abortado se relacionan aparentemente a la interrupción no natural.

• PERFORACIÓN DE ÚTERO:

Entre un 2 y un 3 % de las pacientes de aborto pueden sufrir perforación del útero,  la mayoría de estas lesiones quedarán sin ser tratadas. El daño en el útero puede complicarse y de por sí puede conllevar diversas complicaciones adicionales y lesiones que incluyen la osteoporosis.

• MUERTE:

Las primeras causas de muerte en relación con el aborto son hemorragia, infección, embolia, anestesia, y embarazos ectópicos sin diagnosticar. El aborto legal constituye la quinta causa de muerte de gestantes en los EE. UU, aunque de hecho se sabe que la mayoría de muertes relacionadas con el aborto no son registradas oficialmente como tal.

Cáncer cervical

A Continuación veremos con datos de lo que estamos hablando. 

Teniendo en cuenta estas características mencionaremos a continuación las estadísticas:

  • Para Reardon, Strahan, Thorp y Shuping (2004) las mujeres que han experimentado un aborto tienden al suicidio 3.7 veces más que las mujeres que nunca se han embarazado. 
  • En otros estudios similares para Fergusson, Horwood y Ridder (2006) encontraron en su estudios realizado con 630 mujeres en Nueva Zelanda que quienes sufren una pérdida gestacional, arrojo que el 78.56% de las mujeres que experimentaron un aborto sufrieron de depresión mayor, mientras que el 64% de ellas presentaron un cuadro de ansiedad.
  •  Mientras que por su lado, en Noruega, Pedersen (2008) realizó un estudio con 5768 mujeres, del cual concluye que las mujeres que se sometieron a un aborto tienen un riesgo del 95% de sufrir una depresión mayor.
  •  Por su parte, Yilmaz, Kanat-Pektas, Kilic y Gulerman (2010) realizaron un estudio en Turquía a mujeres que se practicaron abortos quirúrgicos o con medicamento, del cual concluyen que el 34.3% de las mujeres que emplearon el método quirúrgico padecieron estados depresivos. 
  • Y para el estudio de Rousset, Brulfert, Séjourné, Goutaudier y Chabrol (2011) se encontró que de 86 mujeres que habían pasado por la practica de un aborto, el 38% presentaban síntomas de TEPT.  Las cifras hablan por sí solas.

Cáncer de mama

Por las secuelas psicologicas del aborto se dan coductas muy dañinas en la mujer y se dan otros severos problemas, estas son las siguientes:

REFUERZO DEL HÁBITO DE FUMAR CON LOS CORRESPONDIENTES EFECTOS NEGATIVOS PARA LA SALUD:

• ABUSO DEL ALCOHOL:

El aborto se vincula de forma significativa con un riesgo doble, añadido al abuso del alcohol entre las mujeres. El aborto seguido de abuso del alcohol se vincula con conductas violentas, divorcio o separacion, accidentes de tráfico, y pérdida del trabajo. 

• ABUSO DE LAS DROGAS:

El aborto se encuentra significativamente ligado a abuso posterior de las drogas. Además de los costes psicosociales que supone tal abuso, la adicción a las drogas se vincula con el riesgo sumado de contraer infecciones por VIH/SIDA, malformaciones congénitas y conducta agresiva.

• DESCUIDO DE LOS NIÑOS O CONDUCTA ABUSIVA HACIA ELLOS:

El aborto se vincula con mayores niveles de depresión, conducta violenta, abuso del alcohol y de las drogas y relajación de los lazos que unen a las madres con los hijos habidos posteriormente. Estos factores se asocian estrechamente con el trato abusivo hacia los niños y parecen confirmar particulares valoraciones clínicas que vinculan el trauma post-aborto con abuso infantil subsiguiente. 

DISFUNCIÓN SEXUAL:

Entre el 30 y 50 % de mujeres que han abortado mencionan sufrir disfunciones sexuales, estos comienzan después de dichos abortos. Pueden darse uno o varios problemas: ausencia de placer en las relaciones, dolor añadido, aversión al sexo incluso mucho mas preocupante aversión a los hombres en general.

• DIVORCIO Y PROBLEMAS CRÓNICOS DE RELACIÓN:

Para la mayor parte de las parejas, un aborto crea problemas imprevistos en su relación. Las parejas que han recurrido al aborto están más expuestas a divorciarse o a separarse. Muchas mujeres que abortan desarrollan una mayor dificultad para establecer lazos duraderos con un compañero. Esto puede deberse a que el aborto se relaciona con reacciones tales como baja autoestima, mayor desconfianza hacia los hombres, disfunción sexual, abuso de substancias y niveles incrementados de depresión, ansiedad, etc.

Para terminar, les dejo un testimonio de una de las mejores voces (como tiene que ser), un testimonio de valentía, pero también un ejemplo de que si perdemos una sola vida, podríamos estar perdiendo una estrella entre miles, un talento, privando al mundo, de un sol, una luz, una esperanza. 

Andrea Bocelli, quien tiene una historia personal muy singular con el aborto.

En palabras suyas, nos cuenta: “cómo su progenitora recibió tras un ataque de apendicitis durante la gestación un tratamiento que podría haberle causado graves malformaciones fetales, por lo que le recomendaron que pusiera término a su embarazo. Sin embargo, la madre del tenor italiano optó por no seguir dichas recomendaciones”. Es por esto, que hasta el día de hoy gozamos de la prodigiosa voz de este icono del canto lírico. 

Andrea Bocelli y su esposa Veronica Berti

Bibliografía:

American Psychological Association Task Force on Mental Health and Abortion. Report of the American Psychological Association Task Force on Mental Health and Abortion. APA, 2008.

Bradshaw, Z, Slade, P. The effects of induced abortion on emotional experiences and relationships: a critical review of the literature. Clin Psychol Rev 2003; 23: 929–58

Coleman, PK. Induced abortion and increased risk of substance use: a review of the evidence. Curr Women’s Health Rev 2005; 1: 21–34.

Kaunitz. «Causes of Maternal Mortality in the United States,» Obstetrics and Gynecology, 65(5) May 1985.

 H.L. Howe, et al. «Early Abortion and Breast Cancer Risk Among Women Under Age 40,» International Journal of Epidemiology 18(2):300-304 (1989); L.I. Remennick, «Induced Abortion as A Cancer Risk Factor: A Review of Epidemiological Evidence,» Journal of Epidemiological Community Health, (1990); M.C. Pike, «Oral Contraceptive Use and Early Abortion as Risk Factors for Breast Cancer in Young Women,» British Journal of Cancer 43:72 (1981).

La influencia del medio: una aproximación volátil

La psicología social y su relación con la psicología ambiental

Nuestra memoria está compuesta de un sin fin de imágenes de sitios y de
lugares que revelan nuestro pasado, presente, incluso el futuro; esta
experiencia de los lugares es una posible relación entre la Psicología Social y la Psicología Ambiental. Ahora bien, es menester entender de primera mano los conceptos de la psicología ambiental, para esto diremos que estudia el comportamiento humano en relación con el medio ambiente ordenado y definido por el hombre; sería complicado imaginar contenidos de la identidad social sin hacer referencia del escenario.

ANTECEDENTES
 
El psicólogo Kurt Lewin (1890-1947) fue uno de los primeros en dar
importancia a la relación entre los seres humanos y el medio ambiente. Su
objetivo era determinar la influencia que el medio ambiente tiene sobre las
personas, las relaciones que establecen con él, la forma en que las personas
actúan, reaccionan y se organizan como el medio ambiente.


De acuerdo con la psicología ambiental, el medio ambiente se puede definir como:

  • todos los contextos en que el sujeto (por ejemplo, casas de vivienda,
    oficinas, escuelas, calles, etc.)se pueda desarrollar actuando más sobre
    el comportamiento del grupo que en el comportamiento individual.
    Esta rama de la psicología principalmente presenta cinco principios que han de tenerse en cuenta a la hora de cualquier intervención o la investigación sobre la base de esta industria:
  • Tener en cuenta que el hombre es capaz de modificar el ambiente.
  • Es necesario estar presente en todos los contextos del ambiente día a día.
  • Considerar a la persona y el medio ambiente como una entidad única, de habitación.
  • El individuo actúa en el medio ambiente y el medio ambiente afecta a la persona.
  • Una investigación o intervención de este tipo debe siempre llevarse a cabo con la ayuda de otras ciencias.

Veamos ahora los conceptos de forma general.

CONCEPTO DE PSICOLOGÍA SOCIAL: 

Es una ciencia dentro de la psicología que analiza los procesos de índole psicológica que influencian al modo en que funciona una sociedad, así como la forma en que se llevan a cabo las interacciones sociales. Según Allport es un intento de comprender y explicar cómo el pensamiento, sentimiento y la conducta de las personas individuales resultan influidos por la presencia real, imaginada o implícita de otras personas. 

CONCEPTO DE PSICOLOGÍA AMBIENTAL: 

Se ocupa de estudiar «algo que la mayoría de las veces no se hace presente a la persona, a pesar de saber dónde se encuentra, tener la destreza de poder describirlo y deambular por el lugar» .

IDENTIDAD Y MEDIO AMBIENTE:

Los conocimientos de  identidad y medio ambiente permiten abordar y analizar las transacciones entre los individuos y sus lugares de vida, bajo el ángulo de diferencias culturales y de singularidades respectivas. Debemos de tener en claro que el medio ambiente no es un espacio neutro carente de valores, el medio ambiente vehicula significaciones que son parte integrante del funcionamiento cognitivo y comportamental del individuo, donde se incluye el pasado, presente y futuro, quiere decir todo el contexto ambiental, en donde se forman comportamientos, percepciones y actitudes que se despliegan en el seno del contexto ambiental.

Entonces el concepto de “Identidad de Lugar”  en relación al ambiente urbano, se refiere a aquellas dimensiones del ser que definen la identidad personal del individuo en relación con el ambiente físico por medio de un patrón complejo de ideas, creencias, preferencias, sentimientos, valores, metas, tendencias conductuales y habilidades relevantes para este ambiente; así podemos afirmar que la exploración de la historia del lugar en que vivimos se convierte en una exploración de nuestra identidad. 

COMPORTAMIENTOS ECOLÓGICOS:

Se basa sobre las modalidades de una interrelación entre  las representaciones y las prácticas sociales y espaciales con las complejas estructuras ambientales dentro de las cuales ellas se desarrollan (la ciudad, el barrio o el ambiente de algún lugar específico). Ellas deben buscar describir e identificar las formas de vida y comportamientos (vida social, uso del hábitat, apropiación, civilidad, inseguridad) en función de la percepción, evaluación y la representación de los espacios concernidos, y determinar igualmente la incidencia de las características urbanas y/o ambientales, sobre el comportamiento; desde un sentido moral y aplicando los principios éticos.

PSICOLOGÍA SOCIAL Y AMBIENTAL:

Nos basamos en las interrelaciones entre el individuo y su medio ambiente físico y social a través de los conceptos de identidad, conocimiento de historia y cuidado del patrimonio.

Estas dos ciencias se encargan del estudio de las diversas facetas que tiene la relación dinámica que establece el individuo con su medio físico y  social. Centrándonos principalmente en el análisis de la relación entre la identidad y el territorio con el fin de consolidar un modelo de comprensión de comportamientos ambientales bajo diversos aspectos. Esto nos permitirá explicar problemas como la pobreza, exclusión, formas de consumo, problemas de salud, conductas de riesgo, violencia, etc.

Se parte de la idea de que la experiencia humana es influenciada directamente por el lugar donde se vive. Las sensaciones, los recuerdos y los sentimientos de nuestro pasado y presente están ligados a las experiencias que hemos tenido y están ligados a los lugares alrededor de los cuales se desarrolla nuestra existencia. Lo que funda a la psicología ambiental es el concepto de que la experiencia humana está ligada a la experiencia espacial por lo que hace referencia no solo al espacio sino también a la historia de este, la cual está ligada a la historia de los individuos. Se interesa tanto en el contexto como a la manera en la cual el lugar de vida es apropiado por aquellos que lo habitan.

El medio ambiente nos informa sobre los individuos, sobre sus valores e intereses; esto comprende el medio ambiente rural y urbano.

En esta perspectiva las prácticas urbanas son consideradas como indicadores de la relación entre el individuo y la ciudad, por lo que las problemáticas con fundadas sobre.

·         La construcción individual y social de significados del espacio urbano y de su desglose en unidades coherentes

·         La identificación de grupos sociales asociados

·         Dinámica de construcción identitaria a partir de estrategias de diferenciación social a través de inversiones ambientales específicas.

1.    Identidad y medio ambiente:

Ocupa el centro de intereses investigativos para ubicar las nociones de entorno e identidad. Las nociones de identidad y medio ambiente permiten abordar y analizar las transacciones entre los individuos y sus lugares de vida, bajo el ángulo de diferencias culturales y singularidades respectivas.

Refiriéndonos al  concepto de “identidad de lugar” (Proshasky 1978 en Moser, 2003) nos referimos a aquellas dimensiones del ser que definen la identidad personal del individuo en relación con el ambiente físico por medio de un patrón complejo de ideas, creencias, preferencias, sentimientos, valores, metas, tendencias conductuales y habilidades relevantes para el ambiente.

Así podemos afirmar que la exploración de la historia del lugar en que vivimos se convierte en una exploración de nuestra identidad. Por tanto una tarea importante para quienes trabajan en programas de educación ciudadana es desarrollar una forma de conceptuar las relaciones entre la historia y los lugares públicos. Se tiene como propuesta recuperar el significado de los lugares públicos actuales.

2.    Comportamientos ecológicos:

Respecto a una perspectiva de responsabilidad individual es importante identificar los medios apropiados concernientes a la sensibilización sobre la problemática ambiental y la transmisión de valores pro ambiental en el seno de pequeños grupos y comunidades, así como el llamado al sentido moral y a los principios éticos, todo  con el fin de suscitar comportamientos que preserven los bienes comunes.

Este enfoque está dado por la necesidad de una mejor toma en cuenta de factores humanos en la gestión de riesgos ecológicos y de situaciones extremas.

Calidad de vida, ambiente y salud 

Cabe destacar que entre el 25 y el 30% de la carga global por enfermedad ha sido estimado como atribuible al ambiente. Entre los principales factores ambientales que afectan a la salud se pueden incluir: 

* El abastecimiento de agua potable y el saneamiento: es importante la cantidad y calidad del agua como elemento básico para la vida. Un gran

número de enfermedades son transmitidas a través de ésta, por ejemplo, cólera, hepatitis, enfermedades diarreicas, etcétera.

* La vivienda y el hábitat: por ejemplo, viviendas húmedas e inadecuadas, con poca ventilación, poca entrada de luz solar, etcétera. 

* Humo de tabaco ambiental: aire viciado que afecta tanto a los fumadores activos como a los pasivos. Se cree que el 3% de las muertes por contami-

nación ambiental en el mundo, se debe a la exposición al tabaco ambiental.

* La contaminación biológica, química y física del agua, aire, suelo, alimentos, etcétera, son también causas de problemas de salud. Por ejemplo, la exposición a plaguicidas cada año produce entre 1 y 4 millones de personas que mueren o quedan discapacitadas. 

* Los riesgos ocupacionales: por ejemplo, la exposición a ciertos materiales en los lugares de trabajo (metales, polvo), el ruido de las maquinarias, los problemas posturales, la jornada laboral que exceden las 8 hs. diarias, etcétera, se oponen a la calidad ambiental y por lo tanto a la salud y a la calidad de vida.

La meta final del desarrollo socioeconómico es, o debería ser, el mejoramiento sostenido de la calidad de vida de los seres humanos. La relación calidad de vida-calidad ambiental se encuentra mediada por un nexo directamente proporcional. Parece necesario, pues,adoptar una perspectiva holística que contemple al hombre y su medio en una mutua interacción y entrecruzamiento, de manera que los hechos y las acciones que tienen lugar en la escala más reducida de la vida cotidiana (en la que el individuo tiene que ser y “hacerse”como persona moral) puedan verse de algún modo vinculados a, o insertos en, una dimensión planetaria tan alejada en apariencia de sus diarias preocupaciones,pero tan decisiva en cuanto a las posibilidades realesde sus opciones y decisiones.La urgente necesidad de una educación ecológica y ambiental se vincula con el grado de conflictividad que se manifiesta actualmente en las relaciones de los seres humanos entre sí, y en las relaciones que establecen con los otros seres y componentes naturales y culturales de los ecosistemas y ambientes respectivos.

PROYECTOS AMBIENTALES EN AREQUIPA:

Entre los proyectos que tenemos para la implementación ambiental y mejora en nuestra amada y querida ciudad de Arequipa, mencionaremos los más significativos, tales como: 

·         Proyecto “Mi Arequipa limpia”:

     Este proyecto se basa en reducir la cantidad y peligrosidad de los residuos sólidos en Arequipa.

·         Proyecto de conservación de bosques de Queñua en Chiguata:

     Se trata de un plan para el aprovechamiento sostenible de los recursos del bosque asociados a la actividad local y económica de la provincia de Arequipa

·         Proyecto “ #Aqpsostenible”:

    Basado en salvaguardar los recursos hídricos ya que en Arequipa son irregulares y poder enfrentar el cambio climático de manera favorable tanto en ciudad como en provincias. 

FINALMENTE PODEMOS CONCLUIR QUE:

  • El objeto de estudio característico de la psicología ambiental es la INTERACCIÓN entre las personas y sus entornos, y que esta interacción se enmarca necesariamente dentro de un CONTEXTO SOCIAL (o de interacción social) por lo que los «productos» de esta interacción entre persona y entorno (incluyendo a la propia persona y al entorno) han de ser considerados antes que nada como productos «psico-socio-ambientales». Es en estos términos que la cuestión planteada permite reconsiderar la psicología ambiental como PSICOLOGÍA SOCIAL AMBIENTAL.
  • Los problemas ambientales ofrecen la posibilidad de influir sobre el curso de la sociedad; al mismo tiempo ofrecen la posibilidad de incrementar el conocimiento sobre el comportamiento.

BIBLIOGRAFÍA:

  • Introducción a la Psicología Ambiental. J.I Aragonés y F.J. Burillo. Madrid 1985. Editorial Alianza
  • Aragonés, J.I., Cognición ambiental. En J.I. Aragonés y M. Amérigo (Eds) Psicología Ambiental. Ediciones Pirámide, Madrid, 1998
  • Holahan, Ch.J., Psicología Ambiental. Un enfoque general. Ediciones Limusa, México, 1999.
  • Ribes,E y López, F., Teoría de la conducta. Un análisis de campo y paramétrico. Trillas, México, 1985
  • Suárez, E., Problemas ambientales y soluciones conductuales. En J.I. Aragonés, M.Amérigo (Eds.) Psicología Ambiental. Ediciones Pirámide, Madrid, 1998.