Eddy Neil Zapata Valderrama

Emprendedor, Trader, Artista y Escritor. Apasionado por el aprendizaje genuino; mi objetivo es ayudar a que transformes tu mejor palanca: ¡Tu mente!

La interpretación de los sueños y la liberación de la conciencia

En el transcurso de las investigaciones de Sigmund Freud acerca de los sueños y sus otros libros sobre el inconsciente colectivo, a su avanzada edad, estaba un poco decepcionado de la especie humana, decía que era un especie mala, llena de rencor y de sentimientos profundamente escondidos, mas letales de lo que cualquiera puede imaginarse. Además, decía que si no existieran leyes, los humanos nos destruiríamos unos a los otros; suena duro expresar estas palabras, sin embargo, dedicó su vida a entender la mente humana e interpretar los sueños de sus pacientes.

Dicen que para ser un escritor, primero debes ser un gran lector, y Freud no es la excepción. Estoy seguro que durante su vida como psicoanalista y escritor llegó a una comprensión mas precisa acerca de la humanidad, su mente, su conciencia y su espíritu.

Los sueños tienen sentido, no son azarosos ni expresan solo una condición de traumas pasados, sin embargo, las investigaciones de Freud estaban en contra de la ciencia de la época, lo que quería, básicamente, era mostrar sus resultados a favor del saber popular. En muchas tradiciones populares cuando alguien sueña a que se cayó del puente, algunos piensan que tiene un sentido o significado, y Freud coincide con el saber popular.

En principio tenemos al método simbólico

Para Freud los sueños pueden interpretarse, podemos ver un ejemplo claro si recurrimos a la Biblia, en el sueño que tuvo el faraón en el antiguo Egipto (Génesis 41:1-45): vio siete vacas gordas y siete vacas flacas, la interpretación que le dio José, es que venían siete años de abundantes cosechas y siete años de hambruna y sequía, y que lo que debía hacer el faraón era guardar trigo los primeros siete años para sobrevivir, el faraón le hizo caso a José y pudieron prosperar a las sequias. Lo que postula Freud, es tomar el sueño totalizado, a fin de dar entender una cosa, y que el sueño exprese otra, a veces un significado premonitorio por lo tanto Freud piensa que el solo hecho de descifrar los sueños es un arte, y que este método, por la elevada importancia del factor simbólicos, que inapto para la interpretación de sueños de manera general.

También podemos encontrar el método descifrador que proviene también de la cultura popular, y en lugar de tomar al sueño en su totalidad, propone que hay que tomarlo por partes, ir decodificando todo lo que pasa en el sueño como clave.

Por ejemplo: Soñaste que te encuentras dinero tirado en el piso y lo levantaste, fuiste a un minimarket y compraste dos kilos de cebolla. El método descifrador va encontrar un significado al caminar por la calle, un significado cuando encuentras el dinero, un significado cuando vas a comprar los dos kilos de cebollas, y dicho método, para su aplicación, necesita un código fijo, un código que traduzca y que especifique cada elemento del sueño, y cuál es el significado que le corresponde. Para Freud este método tampoco es apto para la ciencia ya que depende de un clave que en sí misma, es improbable ya que no resistiría una evaluación científica.

Freud propone su método de la asociación libre

Lo descubrió gracias al análisis psicoterapéutico a sus pacientes de neurosis que consistía en relajarse y contarle al psicoanalista todo lo que a uno le pasa por la mente, dejar de lado el relato que uno trae desde su yo, diciendo que «esto paso primero y esto paso después» y seguir un intento de coherencia donde uno va seleccionando lo que le parece relevante.

Freud dice que hay que relajarse e ir contando lo que se nos viene a la mente, sin importar la vergüenza o la crítica, todo lo que sea irrelevante y que parezca una estupidez debe ser tenido en cuenta y debe contarse. Freud hace uso del término representaciones meta que es aquello que orienta o estructura nuestro relato. Quiere decir que si te cuento qué es lo que compre hoy en mi visita al supermercado, se que tengo un fin en esta actividad. Por lo tanto, indica que debemos olvidar la representación meta para dar lugar a la asociación libre, dejamos que la ideas aparezcan, de esa forma estamos más cerca del inconsciente o nuestros deseos inconscientes, permitimos que se refleje de una manera más aproximada al inconsciente.

Tenemos que recordar y descomponer el sueño por pedazos, y con cada pedazo, asociar libremente. Asocia libremente qué se le ocurre cuando camina por la calle, qué se le ocurre cuando encuentra el dinero, qué se le ocurre cuando compra los dos kilos de cebolla, y el resultado no va ser azaroso. Con los ejemplos anteriores, tenemos algo muy parecido al método descifrador, con la diferencia que no toma el sueño como un todo, sino que lo desarma y toma algo del método simbólico en cuanto a la interpretación individual, pero le agrega algo nuevo; Freud postula que no hay código preestablecido de lo que significa cada elemento, sino el mismo soñante va generando el contexto por el método de asociación libre, y le da sentido a cada uno de los elementos, y de esta manera, llegar al significado del sueño.

Además, Freud también habló de una tesis la cual sostienen que los sueños reemplazan pensamientos por alucinaciones, en su libro da un ejemplo:

“Un niño estaba muy enfermo y su padre lo cuida muchos días y muchas noches, sin embargo, el niño muere y lo están velando; había niños alrededor del cuerpo rodeados de velas, el padre muy cansado; tiene sueño y se va a dormir a una habitación cercana, y sueña que su hijo se acerca a él y le dice: ´papá. ¿No ves que me estoy quemando?´. El padre se despierta apresurado y va a ver el cuerpo de su hijo y vio que una vela se había caído y estaba prendiendo fuego en el ataúd y parte del brazo del cadáver. Lo que indica Freud es que el padre se fue a dormir con la preocupación de las velas prendidas alrededor del cuerpo de su hijo. Quizás presintiendo que algunas de las velas podrían caerse”.

Si todo el día estamos preocupados y el problema que tenemos no lo podemos resolver, es probable que soñemos con eso. Freud quiere decir que el sueño también es pensamiento, pero es un pensamiento sensorial y vivido.

Los sueños se pueden cruzar, puedes soñar que estas en una autopista en Perú y por el otro lado estás en Australia con los canguros, sucede que el lugar geográfico puede cambiar. La lógica y las fechas pueden saltar de una a otra en cualquier momento en los sueños, puede ser que en tu sueño estés en el 2023, y al día siguiente estarás en 1999, todo puede ocurrir en los sueños, y para Freud era un factor muy interesante y recurrente en sus investigaciones. Posteriormente, otras de sus tesis daban a entender que el sueño podría representar la realización de deseo, era una tesis muy controvertida, una afirmación de Freud es que los sueños son placenteros, dando lugar a los sueños infantiles e ingenuos, por ejemplo: “Una niña le pide un helado a su padre y este no se lo da, pero cuando la niña se va a dormir sueña que su padre le compra el helado”.

También pueden ser sueños displacenteros o de comodidad, por ejemplo: “Cuando alguien sueña que suena la alarma para ir al trabajo, pero en su sueño es un bombero que está asistiendo a una emergencia, sin embargo, no despiertas porque quieres complacerte al dormir”.

Al continuar con las tesis de Freud, también postula que el sueño tiene un contenido latente. Compara el contenido manifiesto, que es lo que podemos contar, y el latente, que es lo que desenterramos o descubrimos.

Ejemplo de Freud:

El mismo Freud tiene un sueño de la Inyección de Irma, Irma era una paciente que sufría de neurosis histérica, según Freud, y nos dice, que le sugirió cuál sería la solución posible para su enfermedad. Queda sobreentendido que Freud le estaba diciendo a su paciente viuda que retome su actividad sexual, cosa que en esa época, a finales del Siglo XIX, una viuda ya no tenía vida sexual, de todos modos, Freud le dijo que eso podría ser la solución a sus síntomas histéricos. Sin embargo, Irma rechazó la solución que le propuso.

El sueño de Freud:
Freud nos compartió uno de sus propios sueños, en él, se encuentra con un amigo que se llama Otto, Freud le pregunta, en su sueño, si vio a Irma, Otto le dice que sí. Freud agrega: «¿y como esta?, ¿ya se mejoró?». Otto dice: «la verdad, está un poco mejor, pero no del todo». A Freud no le gusta nada esta respuesta y lo toma como un fracaso para su cura psicoanalítica, entonces, bastante enojado vuelve a su casa y se pone a escribir la historia clínica de Irma y le envía una carta a un médico, al doctor M. explicándole el estado de este caso. En resumen, el sueño, en su esencia, le dice a Freud que él no tiene la culpa por el mal estado de Irma, sino que ella misma es la responsable por no acceder a la solución que Freud le propuso, asimismo, el sueño le indica que Otto tiene la culpa, lo que deja libre de culpa a Freud para que no se sienta mal. Esto es lo que hacen este tipo de sueños.

Freud continua y nos dice que el sueño combina diversas fuentes, como pensamientos diurnos y recuerdos de infancia. Todo el sueño deriva de la experiencia; es probable que, si por alguna razón le debes dinero a alguien, y eso te deja muy pensativo durante el día, traslades esos pensamientos a tus sueños, según Freud. También dice que la hipermnesia tiene que ver en recuerdos muy antiguos, en líneas generales, los sueños combinan y recombinan diversas fuentes, los sueños no inventan nada. Se apoyan en todo el capital de experiencias, recuerdos, y deseos inconscientes. Nada de lo que hemos vivido se pierde según Freud, todo lo podemos recordar.

Podemos entender que los sueños talvez sean expresiones de deseos inconscientes, por ejemplo: Un paciente que tenía fantasías homosexuales, en su sueño alguien lo acuchillaba por la espalda, la interpretación del sueño puede ser, que el deseo de ser penetrado aparecía sustituido por el cuchillazo que otro hombre le daba por la espalda. En el caso de este paciente, el deseo no era aceptado por el yo. Entonces el sueño debe desfigurarse para ser percibido, no puede llegar intacto, debe deformarse, por lo tanto, lo que se hace para interpretar el sueño es empezar con el contenido manifiesto, se analiza y se trata de encontrar el deseo inconsciente que está en la base.

A sabiendas de esto, conocemos los materiales con los que se construye el sueño, ahora debemos comprender cuales son los procesos por los cuales, a partir de estos materiales, se va formando el texto del sueño. Freud dice que hay dos artesanos que colaboran mucho para que los sueños se realicen y estos se llaman condensación y desplazamiento.

Desplazamiento:

Tiene un carga de efectividad que se pasa a otra, por ejemplo:
Un hombre que siempre quiso tener una familia, pero no lo logra y se convierte en un coleccionador de objetos antiguos, así que se da entender que esta carga se pasa a otra idea o representación. Freud dice que el desplazamiento al igual que la condensación son iguales a la vigilia, el primer acto es intentar rastrear estos desplazamientos. Por ejemplo: Un paciente sueña que está en una gran sala, y esta sala tenía un detalle: los vidrios tenían una particularidad, eran esmerilados con pequeños triangulitos. Y se le pregunta al paciente: «¿a qué puedes asociar ese detalle del vidrio de triangulitos?». El paciente responde que le recordaba a la puerta del garaje de su abuelo. Entonces se le pregunta: «¿Qué asocias con el garaje de tu abuelo?». El paciente responde que recuerda una escena un tanto violenta que había ocurrido en ese garaje.

Podemos ver que pequeños detalles que quizá te recuerdan a alguna cosa en particular, y a partir de ello te diriges al origen de donde surge ese recuerdo, y puede llevarte a entender el porqué de ese sueño. Los desplazamientos pueden seguir diversas vías.

Freud también señala que pueden haber interpretaciones léxicas, por ejemplo: Un paciente sueña que está en el campo con su hijo, le enseña las áreas verdes y los diversos animales, de pronto el hijo le pregunta al padre «¿papá, todo esto es ganado?». Y el padre responde: «no hijo, es robado». Freud también da a entender que los chistes y las interpretaciones léxicas dan pistas acerca de lo que quiere decirnos los sueños.

Condensación:

A veces, los sueños son escuetos y no tiene mucho detalle, pero cuando el paciente comienza asociar, aparecen diversas aproximaciones. En otras ocasiones, el paciente no obtiene demasiado material en sus sueños.

En los estudios que realizó Freud, tuvo muchas coincidencias o repeticiones en los sueños de diversos pacientes, y aquí te muestro algunos símbolos:

  • Reyes = Padres.
  • Sombrero, armas, herramientas = Falo.
  • Cajas, cavidades, baúles, paisajes = Genitales femeninos.
  • Subir escaleras o montañas = Coito.
  • Pequeño = Órgano genital.
  • Ser aplastado = Tener relaciones.
  • Casa = Cuerpo.
  • Decapitación = Castración

¿Cómo opera el trabajo del sueño?

Freud lo divide en proceso primario y proceso secundario, uno es un proceso psicológico inconsciente, y el otro tiene que ver con la conciencia. También están los deseos inconscientes infantiles y sexuales que buscan representarse. Todo esto forma, por así decirlo, la materia prima del sueño. Y como un tercer proceso vemos al simbolismo para crear relaciones, y los elementos del sueño que deben tener algún valor psíquico para ser analizados.

Finalmente, para que el sueño llegue a la conciencia debe someterse a una cierta desfiguración para que sea aceptable para el yo, y para la conciencia. Además, va haber una censura, no todo va a pasar la barrera, habrán elementos del sueño que se verán borrados. Asimismo, el proceso secundario indica que cuando nos despertamos, tratamos de darle coherencia al sueño de una manera narrativa.

Aquí tienen otro sueño de Freud, al que analiza y disecciona para tratar de encontrarle un significado:

“Recibo una carta de la municipalidad referente al pago de una internación hospitalaria de mi papá en 1851. Ello me resulta cómico, pues en 1851 yo todavía no había nacido, y mi padre ya está muerto, voy a verlo a la habitación contigua, y se lo cuento, para mi asombro, se acuerda que por 1851 se emborrachó una vez y debió ser encerrado o detenido. Freud le pregunta a su papá en el sueño: ´¿entonces tu bebías? ¿y poco después te casaste?´. Hago la cuenta, dice Freud, de que soy nacido en 1856, y me parece como si este año siguiera inmediatamente al otro».

Es decir, a Freud le parece que después de 1851 viene 1856, es un sueño interesante ya que reúne tres características que Freud nos va a explicar: El uso de los números en los sueños, soñar con personas muertas, y con lo absurdo.

Números, cifras y cálculos

Freud indica que el trabajo del sueño no razona, ni hace cuentas, sino que utiliza y compone los números y cálculos como elementos que sirven para figurar cierto material. Es lo mismo que hace con los nombres y con los dichos (construcciones léxicas).

Ejemplo: “Papá, ¿este terreno es muy grande y todo eso es ganado? Y el padre responde: “no, hijo, es robado”. Los sueños usan las mismas técnicas que los chistes.

Personas fallecidas y el absurdo

Freud hace referencia a su sueño que pueden tener diversos significados, indica que en los sueños no necesariamente deben ser racionales, sino que simplemente ponen en escena los pensamientos directamente, como en el caso de su sueño, el padre de Freud ya estaba muerto, y, sin embargo, entra a una habitación hablar con él. También incluye elementos absurdos, como el caso de la fecha de 1851 y que después le sigue 1856, además también es absurdo en su sueño que le estén cobrando una deuda (del padre) que data desde antes de que Freud naciera, diciendo que el padre está muerto. Freud dice que este elemento absurdo sirve para representar cierta contradicción.

La contradicción en el fondo es: Amo a mi padre y lo critico, o me puedo oponer a él. El sueño no presenta un modo lógico, pero le presta atención a las dos corrientes, la que ama al padre y la que le critica. Cuando le pregunta si bebía o no, Freud lo está criticando, pero al mismo tiempo, dice que es absurdo, y compara a los sueños locos con la gente que aparenta locura.

Por ejemplo: Una persona que se excusa de estar borracha para insultar a otra, o que disimula un estado de enajenación para evitar las consecuencias de lo que dice. Esto es lo que hacen los sueños absurdos, muestran estos pensamientos y los ridiculiza. Cuando el sueño representa lo contrario de lo que quiere decir, o cuando uno quiere escapar y gritar, y sin embargo esos movimientos se presentan inhibidos en el sueño.

En resumen, el juicio sobre el sueño cuando decimos: «esto es asombroso», «esto es ridículo»; «esto es inmoral». No hay que tomarlo como un resultado del razonamiento, sino que es parte del contenido (pensamientos oníricos no racionales).

En la ontología de mente que nos propone Freud, hay dos tipos de entidades:

  1. Representaciones: Semiosis (producir signos), palabras, imágenes.
  2. Afectos: Cargas energéticas, libido o catexias (conjunto de fuerzas).

Casi todo lo que Freud nos dice cobre cómo se forman los sueños se refieren a las representaciones. En cambio, los afectos no varían como las representaciones que muestran desplazamiento y destitución, sin embargo, los afectos se mantienen estables, no se trasforman.

La censura como elaboración secundaria

Freud argumenta que cuando se está soñando y uno dice: “no, esto es solo un sueño”, solo es un truco de la censura que nunca se duerme del todo y se ve sorprendida por el sueño que dejo pasar. La instancia que censura tiene una función psíquica que contribuye al contenido onírico (no racional) con intercalaciones y acrecentamientos. Estas intercalaciones muchas veces buscan darle coherencia al sueño, con el fin de hacerlo más aceptable para el yo.

Es lo mismo que hacemos durante el día con las percepciones: ordenamos el material, creamos una trama inteligible con nuestras percepciones, y a veces, nos excedemos al darle coherencia. De eso se aprovechan los magos, dice Freud, y acabamos cayendo en el truco del prestidigitador.

Como ya dijimos antes, el sueño es un conglomerado, por eso tenemos que interpretar cada componente, si hay algo que no encaja, lo último que debemos hacer es descartar ese elemento, lo que sí debemos hacer, es poner el foco en lo más intenso, en los elementos más vívidos. Sospechemos de la coherencia, dice Freud, ya que es lo que le agrega el yo, para no escuchar al inconsciente que trata de comunicarse con nosotros. Si un sueño es muy claro o muy coherente, quiere decir que funcionó muy bien la elaboración secundaria, es decir la censura.

Freud nos da su modelo de la mente humana, ofrece una perspectiva de cómo funciona la psique; habla bastante de ello en su libro La Interpretación de los Sueños, que abarcaría muchos temas, por ello trato de sintetizar los más relevantes para nuestro tema.

Considero que interpretar los sueños demanda estudiar a Freud y su libro, también recomiendo leer a Carl Gustav Jung, en su libro Arquetipos, que da muchas luces acerca de cómo entender nuestros propios sueños para posteriormente, saber qué trata de decirnos nuestra conciencia. Como ya sabemos, la conciencia es la reprimida, como vimos en mi articulo anterior acerca de “La Tecnología, El ego, y el Autoconocimiento” Los yoes (“ego”) reprimen el mensaje de la conciencia, sin embargo, hay diferentes detalles en la investigación de Freud que nos da entender, implícitamente, el interior del humano, la conciencia o espíritu que trata de comunicarse con nosotros, pero muchas veces, debido a la poca información que tiene la cultura popular acerca de los sueños, dejan pasar los mensajes encriptados que nuestra conciencia o espíritu trata de comunicarnos, no obstante, tal y como mencionamos en líneas anteriores, Freud estaba de acuerdo con la creencia popular de que los sueños tienen un significado.

En este punto, podemos hacernos varias preguntas como: ¿Qué trata de decirnos nuestra conciencia o espíritu? ¿Por qué le llamo la atención a Freud este tema? ¿El ser humano tiene un poder oculto que trata de manifestarse? Estas y más preguntas que quizá tú también puedes estar formulándote, me recuerdan lo que Einstein dijo una vez: “La mente intuitiva es un regalo sagrado y la mente racional es un fiel sirviente. Hemos creado una sociedad que rinde honores al sirviente y ha olvidado al regalo”. Asimismo, Platón, en su mito de la caverna, habla sobre un mundo dual, donde existe la luz y la sombra, lo real y lo imaginario. Me atrevo a decir que en cada ser humano existe la imaginación y la creatividad, ellas están ahí, latentes, y que muchas veces, la inspiración viene mediante los sueños.

Para tratar de entender esto nos adentraremos en un texto de la India, el Bardo Thodol, que habla acerca de la liberación de nuestra conciencia por medio de la audición. Me parece muy interesante ya que estamos tocando el tema ¿Acaso la conciencia, en efecto, busca liberarse? ¿Qué quiere decir liberación de conciencia o espíritu? ¿Son los sueños manifestaciones de nuestra conciencia?

Gracias a los estudios de Freud, podemos responder la última pregunta, en efecto, los sueños son manifestaciones de la conciencia, que -como ya mencionamos anteriormente- se ven obstaculizados por el ego.

El Bardo Thodol: «La liberación por audición durante el estado intermedio»

Este texto, traducido para occidente como El Libro Tibetano de los Muertos (convengamos que es una traducción mercadotécnica), postula que los antiguos sacerdotes del Himalaya llevaban toda una vida de preparación para su muerte, y cuando ya era hora de morir, ellos lo sabían, de modo que preparaban un ritual para los moribundos, se acostaban en una cama a dormir, a su vez, un sacerdote se encargaba de leerles el libro Bardo Thodol al oído, a su alrededor, típicamente, estaban los familiares y las personas más cercanas haciendo plegarias por su espíritu o conciencia. El Bardo Thodol indica que, cuando estamos muertos, el último sentido que desaparece es el del oído, por eso leían el Bardo Thodol al oído del moribundo, mientras poco a poco, su conciencia dejaba su cuerpo. Los familiares hacen plegarias para que su espíritu encuentre la salida y se haga uno con la luz, en términos de cultura occidental, podríamos decir, que vaya al paraíso, y ya no vuelva a encarnarse más, de no lograr tal hazaña, queda atrapado en el Bardo “el estado intermedio”. El Bardo es un lugar inmaterial, podríamos decir que allí no se está en la tierra ni en el cielo. Según el texto, el alma deambula por 49 días por el mundo, como si fuera una hojita seca llevada por el viento; el espíritu recorre el mundo como un espectador, el cual puede escuchar, pero nadie puede verlo, pues está vagando en el Bardo.

Las plegarias que los familiares y allegados hacen, tienen el propósito de que ese espíritu escuche y pueda encontrar un camino, para ya no volver a encarnarse. Es decir, debemos aprender a escuchar de un modo determinado, que me advierte que estoy entre dos cuestiones, el Bardo Thodol postula que cuando no se halla ese camino, inexorablemente, vuelves a nacer, ese espíritu o conciencia puede elegir donde encarnarse, a los padres o la familia donde volverá a nacer, cuando una pareja esté a punto de concebir la vida, en el vientre de la madre, en el momento de la concepción, el espíritu entrará automáticamente, y mantendrá la creencia de que con ellos, podrá resolver el problema que en su vida anterior no resolvió.

https://www.youtube.com/watch?v=MWyWl2GVt9g

Si decimos que toda nuestra vida es un Bardo, podemos asentir, y además añado que, si lo vemos en una perspectiva de dualidad, es decir, entre dos cuestiones, no escapa de la vida cotidiana del ser humano. Las personas dicen que quieren hacer una cosa, pero terminan haciendo otra cosa: «amo a mi mujer, pero deseo a la vecina», «amo el arte, pero deseo el dinero», trasladándolo a ese Bardo “entre dos lugares”. Entonces, podemos decir que antes de la encarnación y después de encarnar, se vendría del mismo lugar. Nuestra conciencia o espíritu, en realidad, es infinito, nunca muere, lo que muere es nuestra carne, nuestro cuerpo material.

Llegado a este punto, ya tenemos un entendimiento más claro acerca de la pregunta: ¿Qué trata de decirnos nuestro espíritu? Parece todo un misterio por resolver, y lo es, pero he tratado de exprimir la pulpa de los conceptos tratados en este artículo. Es una perspectiva interesante la idea de que nuestro espíritu o conciencia busca liberarse, o quizá busca darnos las pautas para que comprendamos, por medio de los sueños, cómo resolver lo que en una supuesta vida anterior no pudimos resolver. Así que terminaré con una pregunta: ¿Acaso Freud se apoyó en otros textos para formular sus tesis investigativas? Es probable.

Referencias

Freud, S. La Interpretación de los Sueños. Sigmund Freud – La interpretacion de los sueños – v1.0 (iesdi.org)

Einstein, A. (s/f). https://citas.in/frases/64021-albert-einstein-la-mente-intuitiva-es-un-regalo-sagrado-y-la-mente/

Platón (1988). La República. España: Gredos. PLATÓN La Republica, Libro VII-El mito de la caverna.pdf – Google Drive

Parise, J. L. (Eterna Luz org) (2023). Vida, Muerte, Reencarnación y Espiritualidad desde la Iniciación | Jose Luis Parise | Eterna Luz [Archivo de video]. 🔷 Vida, Muerte, Reencarnación y Espiritualidad desde la Iniciación | Jose Luis Parise | Eterna Luz – YouTube

Sígueme en mis redes sociales:

https://www.youtube.com/@eddyeltigre1/featured

https://www.instagram.com/eddyneil.z/

https://twitter.com/EddyZapata

https://web.facebook.com/eddy.zapatavalderrama/

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *