No es malo llorar

Desde que somos pequeños nuestros padres nos decían que no debemos de llorar, que debemos de ser fuertes y aguantar. Pero no es malo llorar si realmente nos sentimos mal, hablo de ese dolor de pecho, de esa presión, y un gran dolor de cabeza.

Nuestro cerebro es tan maravilloso que, cuando nosotros estamos enojados o tristes, se acumula una hormona llamada cortisol. En momentos de estrés, nuestro organismo pone en marcha un sistema de defensa para contrarrestar el daño que pueda causar la sensación de ansiedad. Este sistema se activa mediante el cortisol. Y nuestras lágrimas poseen cortisol. Por ende, al momento de llorar estas liberando cortisol, y acompañado de una buena respiración, ayuda a poder liberar cortisol.

“Llorar y honrar tus propias necesidades y sensibilidades es una parte fundamental del autocuidado y de amarse a sí mismo, ser consciente de las necesidades y honrarlas para beneficiar la salud del cuerpo, de la mente y del espíritu”, destacó la Dra. Judith Orloff, autora de The Empath’s Survival Guide: Life Strategies for Sensitive People y psiquiatra de la Facultad de Psiquiatría Clínica de la Universidad de California. Si bien el llanto está asociado al dolor o al sufrimiento, desde el punto de la perspectiva de la ciencia, existen razones para considerar que llorar reporta beneficios. 

¿El estrés puede salir través de nuestras lágrimas?

Pues sí, cuando nuestro cuerpo siente que nos sentimos estresados o ansiosos, es posible que lloremos automáticamente, pues es un tipo de defensa que nuestra constitución física pide.

Si estás acostumbrado a reprimir tus emociones, permitirte llorar podría crear ansiedad cuando tus sentimientos salgan a la superficie, durante las primeras veces. Pero es algo normal, cambiar la perspectiva y darte gusto según sea necesario, puede ayudar a superar gradualmente cualquier molestia. Puedes tomar el proceso con calma. “Tienes que regresar y trabajar un poco con tu niño interior, porque el niño interior es quien apagó (esta expresión) cuando no era seguro llorar”, agrega Orloff.

Al llorar, nos permitimos ser vulnerables. Y eso puede ser bueno, ya lo decía Sideroff: «Porque no puedes estar en guardia todo el tiempo. El cuerpo siempre se apoya en dimensiones diferentes para estar en un lugar de equilibrio. Ser vulnerable y bajar la guardia es una forma de recuperarse, en cierto sentido, del estrés y la tensión».

Usualmente, las personas sostienen que se sienten mejor después de llorar. Eso podría deberse a que el llanto nos obliga a prestar atención a lo que lo desencadenó y a trabajar a través de nuestras emociones y pensamientos (Bylsma). Llorar también podría ayudarnos a comprender lo que es importante para nosotros, especialmente, si los hacemos por algo que nos molesta inesperadamente.

Sabias que…

Cada 24 de julio se celebra el Día Internacional del Autocuidado, para promover y mantener nuestra salud física y mental, cuidándonos a nosotros mismos. Este día nos invita a fomentar estilos de vida saludables, hoy y todos los días.

Referencias

Carpintero, A. (2021). Cortisol: Qué es, función, alteraciones y valores normales. https://nutricionyfarmacia.com/blog/salud/enfermedades/cortisol/

Rogers, K. (2020). Sí, llorar es bueno: mira los efectos que tiene para tu mente y cuerpo. https://cnnespanol.cnn.com/2020/07/28/si-llorar-es-bueno-mira-los-efectos-que-tiene-para-tu-mente-y-cuerpo/

diainternacionalde.com (2023). Día Internacional del Autocuidado. https://www.diainternacionalde.com/ficha/dia-internacional-autocuidado

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *