Fergie Alexandra Hurtado Meza

Soy colegiada en la carrera profesional de Psicología, me gusta trabajar en el área clínica, no considerado que los pacientes sean una etiqueta diagnóstica, sino entendiendo que tienen muchas más áreas para explorar. Es decir son un todo, y por ello, considero que una de mis misiones dentro de esta profesión es ayudar y sumar a las personas, tanto con las que trabajo, como las que me rodean. Tengo un lado espiritual en constante desarrollo, respeto la energías y las historias que voy descubriendo, me agrada leer e investigar temas asociados a mi carrera o enfoque terapéutico, por ahora tengo mas aprecio a el lado de la psicóloga humanista, pero también me agradan algunas técnicas cognitivo conductuales y otras más. Para mi, el respeto y el saber escuchar son cualidades realmente importantes.

APRENDE A AMAR(TE)

«EL AMOR ES NECESARIO PARA VIVIR, TANTO COMO EL AIRE PARA RESPIRAR».

La constante necesidad del ser humano por encontrar una pareja, sustentando frases como «no quiero estar solo(a)», «encontrare a mi media naranja», «es mi pareja ideal», «nadie me amará como él o ella», » sin él o ella no soy nada», sin darnos cuenta que algunas de estas frases son producto de lo poco que conocemos de nosotros mismos y del amor en si.

Pero, ¿Cómo aprendemos del amor y por qué siempre lo asociamos a las relaciones de pareja? Muchas de las cosas que sabemos sobre el amor surgen a raíz de la observación de nuestros primeros vínculos, es decir al hacernos conscientes de la relación de pareja de nuestros padres, empezamos a interpretar como «se debe amar». Si el vínculo de nuestros padres es conflictivo e insano, por ejemplo, con conductas de hogar machistas, o con episodios violentos, es muy probable que repitamos las mismas acciones en relaciones futuras.

Al conocer al amor en los libros; novelas; películas e incluso en historias de fantasía que lo aborden superficialmente podemos llegar a tener la expectativa de encontrar al príncipe azul o a la princesa rosa en algún momento de nuestras vidas; o nos invita a idealizar a un persona cuando nos gusta y recién estamos empezando a conocerla podemos terminar comparándola con los personajes de ficción, queriendo que nuestra relación de pareja sea como lo que vimos, escuchamos o leímos.

En la programación neurolingüística se considera que en la actualidad reflejamos lo que nuestro inconsciente desea. Teniendo en cuenta las leyes del universo mencionaré información clara e importante solo de las dos primeras. La primera ley habla de hacernos consientes de lo que pensamos y esto será real, un ejemplo es pensar tanto en la infidelidad que de algún modo lo hará real a largo plazo. La segunda ley, es la de la correspondencia, la cual nos permite enfocarnos más en el interior, ya que eso proyectamos y atraemos, por ejemplo si estas en un proceso inestable emocionalmente atraerás de alguna manera una persona con similares características, en donde tengas que hacer el papel del cuidador o el cuidado, llegando a una relación toxica.

Para poder entender estas leyes y como funcionan en nosotros, es necesario conocernos a nosotros mismos. Todos tenemos un historia, nada de esto tiene que ver ser hombre o mujer, tenemos vivencias buenas y que nos suman, también vivencias traumáticas o dolorosas que al igual nos brindan aprendizajes. Tengamos en cuenta que todos vemos el mundo de perspectivas diferentes, demostramos amor y cariño según como lo entendemos, el uso y practica de una escala de valores es diferente de con quienes nos relacionamos, nuestro manejo emocional es diferente al de nuestra pareja.

Aunque nuestras acciones son controladas en gran medida por el inconsciente, muchas veces este no permite el cambio ya que nos cuida. Sanar heridas y vivencias provocadas durante nuestra vida, no es algo fácil, pero lo principal es buscar la ayuda correcta con que te sientas cómodo(a), lo segundo es querer cambiar realmente y lo tercero hacerte responsable de tus actos.

La paciencia es necesaria, ya que a veces queremos todo rápido, entendamos que las cosas duraderas tardan y son paso a paso, el reconocer tus virtudes y defectos, criticarte sin humillarte, no compararte, sentirte seguro(a) de ti mismo, respetarte y respetar a los otros, vivir y dejar vivir, en conclusión, eso es amor propio.

Recuerda que cada cambio que realices en ti, es para ti y por ti, si tú empiezas a entender lo que te pasa, todo lo que te rodea será mejor. La vida no es perfecta, ya que la perfección no existe, recuerda que puedes enamorarte de quien tú quieras, cuando tú quieras y continuar siendo feliz.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *