DERRIBANDO MUROS CON LA PELÍCULA PINK FLOYD

Palabras Clave: Aparato psíquico, trauma, sublimación

Mientras estaba cursando mis estudios universitarios tuve la oportunidad de ver una película llamada Pink Floyd – The Wall. Si bien la película tiene elementos surrealistas, también contiene aspectos psicoanalíticos interesantes por analizar. Es así que, decidí hacer un análisis de la película desde un punto de vista psicoanalítico, en donde encontraremos el proceso de construcción del aparato psíquico del personaje principal. Asimismo, vamos a observar la elaboración de un trauma y de qué manera se puede canalizar toda esta energía a través del arte.

ANÁLISIS

En primer lugar, se puede observar que el protagonista llamado Pink sufre la pérdida de su padre cuando apenas era un bebé, esta pérdida actúa como una huella mnémica significativa que luego se convierte en un trauma psíquico que lo va a acompañar a lo largo de su existencia.

El hecho de haber perdido a su padre a tan temprana edad hace que Pink anhele una figura paterna. En un desarrollo psicosexual normal, se suscita el complejo de Edipo en el cual el niño presenta sentimientos ambivalentes hacia el padre, esta situación se ve menguada en el protagonista por el anhelo que causa la ausencia paterna. Cuando el complejo de Edipo va culminando es porque el niño se identifica con la figura de su propio sexo, situación que no ocurre en Pink, provocando que busque figuras masculinas que reemplacen al padre perdido.

Las figuras masculinas a las cuales trata de acercarse contribuyen a que el trauma sea más profundo porque encuentra rechazo en esas personas. Por ejemplo, cuando era niño estando en el parque se acerca a un hombre para jugar con él, sin embargo, este lo rechazó. Al igual que el maestro de escuela quien lo humillaba por escribir poemas y le aplicaba castigos físicos. Estas situaciones aumentaron la frustración en el protagonista, quien se encontraba en una constante búsqueda de establecer un vínculo filial – paterno.

Por otro lado, en la película se resaltan escenas significativas que en sentido figurado son los ladrillos de un muro que Pink ha elaborado para poder alejarse del mundo exterior, las escenas son las siguientes:

Escena 1:

La madre de Pink se caracterizó por tener una actitud sobreprotectora haciendo que el vínculo con su hijo sea dependiente. Todo ello genera que en su adultez Pink se vuelva una persona llena de inseguridad y con problemas para tomar decisiones, esto se ve reflejado en las siguientes frases: “¿Mamá ella será buena mujer?” o “¿Mamá les gustará la canción?”; preguntas que se suscitan en el inconsciente.

La relación de dependencia con la madre se encuentra tan presente durante su adultez, que cada vez que Pink está frente a un problema o una decisión importante regresiona hacia su etapa de niñez. Hecho que se hace notar cuando decide casarse y en su cama se observa un Pink adulto echado en forma fetal, además las letras de la canción que en ese momento sigue a la escena denotan una actitud infantil en el cantante.

Escena 2:

Durante la época de colegio Pink Floyd no tiene buenos recuerdos de los profesores que le enseñaron, ya que no sólo recibía castigos físicos por parte de ellos sino también que humillaban a los alumnos en clase. Describe un sistema rígido de educación en el cual los profesores no incentivaban la espontaneidad ni la creatividad en los alumnos, es así que cuando el profesor de Pink Floyd descubre que escribe poemas este lo humilla delante de sus compañeros. Pink Floyd considera este hecho como un ladrillo más que se añade al muro que va construyendo en su inconsciente.

Escena 3:

Ya en su vida adulta decide contraer matrimonio y se ve que a pesar de sentirse enamorado siente desconfianza hacia su relación. También se muestra una escena mientras estaba pasando la noche con su esposa, en la que siendo adolescente y se sentía enfermo iba a dormir a la cama de su madre; al recordar ello Pink Floyd mientras duerme con su esposa trata de acercársele, pero ella le da la espalda. Esta relación que cae en la monotonía hace que su esposa engañe a PinK Floyd mientras estaba de gira. Este engaño es tan profundo que causa demasiado dolor en el cantante refugiándose en las drogas y siendo infiel.

Con esta última escena, la estructura del Yo de Pink Floyd que de por sí estaba frágil termina por romperse y es interesante la forma simbólica en la que está representada esta escena. En la cual se observa dos flores hermosas y una de ellas toma la forma de una planta carnívora que devora a la otra flor.

Continuando con el análisis, hemos observado que a través de estas escenas significativas Pink va construyendo un muro psíquico en su mente en el cual logra refugiarse por largo tiempo. Hasta que un momento de la película dice “¡Alto!” y decide hacer una elaboración del trauma, ya que se da cuenta que hay un muro que le impide ver el mundo exterior. Para ello, necesita saber de qué forma se fue construyendo ese muro que ha llevado a alejarlo del mundo y a ser metafóricamente un muñeco de trapo totalmente destruido y resignado.

Volver a revisar los sucesos que dejaron huella en su infancia, es un camino de regreso intenso y doloroso para el protagonista quien va reconociendo cada unos de los ladrillos que ayudaron a construir su muro.

El primer ladrillo del muro que revisa es la pérdida temprana del padre, es interesante ver cómo se muestra a Pink Floyd de niño recorrer un campo de batalla en el que entre varios soldados fallecidos encuentra a su padre, de esa manera metafórica Pink logra despedirse del recuerdo de su padre, quien se representa como un fantasma que se desvanece.

Después el protagonista empieza a reconocer, por ejemplo, que los excesivos cuidados de su madre no fueron buenos para su presente, ya que dice: “Tú ayudaste a la construcción del muro”. Asimismo, cuando se acuerda de su profesor quien enseñaba aplicando la violencia física, lo concibe en su mente como una marioneta que era manejada por un sistema rígido. De esa forma Pink entiende que su profesor fue también víctima de violencia física y empieza a perdonar.

El juicio que sucede hacia el final de la película es una forma metafórica de observar como el protagonista está en plena elaboración del trauma ya que se enfrenta a sus temores de forma directa.

CONCLUSIONES

En ocasiones se menciona que nadie posee recuerdos de cuando uno era un bebé, sin embargo, esta película me enseñó todo lo contrario. Como el caso de Pink Floyd quien pierde a su padre siendo él un bebé, dicho evento fue tan traumático para la madre de Pink Floyd que transmite todo este dolor en su bebé.

Al ser un duelo no elaborado por parte de la madre del protagonista, ella deposita todo ese temor de pérdida en el hijo, ya que no quiere volver a sufrir ese dolor. Es así que la madre adopta una actitud sobreprotectora hacia el niño generando un sinfín de temores e inseguridades que hacen del protagonista un adulto con problemas en diversos aspectos de su vida.

Sin embargo, no todo es negativo ya que el cantante sublima todos estos hechos a través del arte (la poesía) y esto ayudó a que el trauma no afecte de forma severa la personalidad del cantante. La sublimación, es una buena forma de sobrellevar una carga psíquica.

Al final cada persona puede haber sufrido durante su infancia, sin embargo, esto no puede ser motivo para seguir atrapado en los recuerdos tras un muro que impide disfrutar lo bonito del presente. Es cuestión de tomar la decisión de poner un alto, como en la película identificar aquello que molesta, aceptarlo y aprender a perdonar por los daños causados.

La decisión de indagar en nuestra propia historia personal, tal vez resulte un proceso doloroso, pero es necesario para avanzar. Este proceso requiere de acompañamiento terapéutico, donde el terapeuta actúa como guía y brinda herramientas para poder derribar ese muro que impide el camino hacia la construcción de un adulto sano.

REFERENCIAS

Parker, A. (Productor). (1982). Pink Floyd – The Wall (DVD)

Fabiola Castro Enrique

Licenciada en la carrera de Psicología, de la Universidad Femenina del Sagrado Corazón. Con diplomado en Estimulación Temprana y Terapia de Juego. Como parte de mi experiencia profesional he trabajado en el área de recursos humanos desde el momento en el que egresé. Trabajé en entidades financieras y en empresas del rubro industrial. De forma paralela he llevado cursos orientados al área educativa – clínica con el fin de poder ser acompañante terapéutico. Por último, considero importante difundir más literatura que aborde temas psicológicos, ya que la sociedad necesita sanar a nivel bio-psico-social-espiritual.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *